El reto de los hijos difíciles, por JUAN JESÚS AZNÁREZ

REPORTAJE
El 40% de los padres no sabe manejar los conflictos, y muchos optan por mirar hacia otro lado. Los jóvenes infractores suelen considerar trasnochadas las ideas de los adultos
Cientos de miles de hogares afrontan el problema de cómo manejar la mala relación entre padres que no aciertan con sus criterios educativos e hijos que consideran trasnochadas las ideas de sus progenitores y las rechazan activamente. El acceso de los chavales a la droga y el alcohol agrava la convivencia y puede conducir al delito.

EL PAÍS – Sociedad – 04-04-2006

El diputado X expulsó de casa a su hijo de 18 años por vago e irresponsable, pero no pudo aguantar las consecuencias de una decisión tan radical: se quebró emocionalmente. Lloraba imaginándolo en la calle, sin dinero, atrapado por las drogas y la delincuencia. El chaval incubó un terrible rencor contra su padre. “No se lo perdonó”, recuerda una amiga de la familia. El trance no es excepcional. Los padres españoles con hijos imposibles se angustian cuando deben optar entre el castigo o la inhibición tras haber fracasado la vía del entendimiento y la negociación de pautas de comportamiento. La interrelación en una sociedad de formatos familiares heterogéneos y complejos, sin un consenso básico en valores y criterios educativos, tiene que ver con el dilema. El 40% de los progenitores reconoce no saber manejar los conflictos de convivencia familiar, según una encuesta de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

Los cambios sociales y tecnológicos, y la mayor disponibilidad de dinero entre los chavales, son otros factores que influyeron en la nueva cultura juvenil y pillaron a contrapelo a la generación de la democracia. El filósofo José Antonio Marina se preguntaba en una conferencia si esa generación se comunicaba con sus padres. “Me parece que no. Lo que sí es posible es que los respetáramos más. Pero el concepto de respeto es un concepto ambiguo, pues unas veces será bueno y otra veces será malo”. La sociedad era antes una gigantesca ola sobre la que surfeaban padres y docentes, según observó Marina, y aunque parecía que ellos dirigían la navegación, la dirigía la ola. “Ahora padres y docentes tienen la absoluta seguridad de que no están educando en nombre de la sociedad, sino que están educando contra la sociedad. Y se sienten desbordados”.

Entonces muchos padres dejan hacer, deciden desconocer los conflictos graves con sus hijos para evitar el choque. Los limitan al ámbito doméstico, al manejable. Riñen al chaval porque no estudia, porque vuelve a casa cuando le viene en gana, porque no se hace la cama, o porque no ayuda a poner la mesa. Eluden las dudas esenciales: ¿con quién andará? ¿Qué riesgos corre? ¿Qué valores tiene? No lo hacen al temer la confirmación de sus peores sospechas. Cuando sucede son proclives a culpar a la escuela, a los medios de comunicación, a las leyes, a la sociedad. Ciertamente, los mensajes sociales más cercanos al discurso juvenil mayoritario, casi todos en torno al ocio y la transgresión, hacen estragos a través de la sociedad: la publicidad, el mercado o la televisión.

“Pero la familia sí influye en los comportamientos de los adolescentes conflictivos, aunque no en el 100% de los casos. Hubo que explicar a una madre que no es correcto que su hijo llamara “imbécil” a un profesor de 60 años”, señala María Iñesta, psicóloga, jefa de estudios del instituto Luis Buñuel, de Móstoles. “Hay un revolución copernicana. Los profesores tienen que ocuparse de cosas que tradicionalmente correspondían a la familia: enseñar a los chicos a ser buenos ciudadanos, buenos compañeros y a respetar”. El director del centro, Francisco Javier Lapuente, de 40 años, con un hijo de doce, observa, además, que los problemas aparecen más tempranamente. “Hay casos de acoso a los siete y ocho años. Está claro que los padres deben saber poner límites”.

Buena parte lo ha intentado, pero no ha sabido hacerlo. La incapacidad no es ajena a la proliferación de comportamientos juveniles generadores de crisis en la familia y en el colegio, que frecuentemente deben ser resueltos en las consultas de psicólogos y de los psiquiatras, y también en las comisarías y los juzgados. Más de 34.000 menores de 18 años fueron detenidos durante el año 2004, según datos del Ministerio del Interior. Las conductas que rompen con las normas suelen esconder carencias personales y familiares graves y una ausencia de tratamiento adecuado. Nacen entonces los adolescentes difíciles, a los que casi todo “les raspa o ralla”, y que tienen en común el sudar poco la camiseta para conseguir algo, la ley del mínimo esfuerzo, la baja resistencia a la frustración, y la exigencia de derechos pero sin asumir obligaciones, según coinciden los sociólogos.

Los porcentajes son elocuentes. De acuerdo con el promedio de distintas encuestas, el 23% de los adolescentes y jóvenes es infractor y negativo; medio millón admiten haberse emborrachado al menos una vez al mes; cerca del 30% consume cannabis; el 3,6%, cocaína; el 12% sufrió algún accidente de tráfico, y el 7% de una muestra salió la noche de un sábado y no había llegado a casa a las siete de la mañana del domingo. El 53% de las chicas que practican sexo entre los 15 y los 19 años no usa anticonceptivos, y un 5,7% del alumnado reconoce haber sido hostigado por sus émulos al menos una vez por semana. El Consejo Escolar del Estado detectó 60.000 incidentes en la convivencia escolar, 26.000 de ellos graves. Son cientos de miles de hogares españoles con el alma en vilo.

La psicóloga Eva Amman tiene 18 años de experiencia profesional en cárceles y sabe muchísimo sobre los resortes detrás de los adolescentes y jóvenes, y, especialmente, de los infractores. Es la responsable educativa del Centro Educativo de Ibaiondo, en Guipúzcoa, que alberga a menores condenados judicialmente o con cargos; entre ellos, los siete escolares que acosaron a Jokin, compañero de clase, que acabó suicidándose en septiembre del año 2004. “La falta de límites conductuales, la dejación de la autoridad de la familia en el colegio o el instituto, el egoísmo de los menores, la falta de empatía y la necesidad de conseguir sin demora sus pretensiones”, subraya Amman, “hacen que los menores o jóvenes sean unos tiranos y egoístas faltos de escrúpulos, pero desde luego lo han aprendido de una sociedad que refuerza esos valores”.

La violencia, psicológica o física, la ley del más fuerte, es el medio más rápido para conseguir sus demandas. En el camino causan depresiones y dramas en las propias familias y en las de terceros. El verbo que quizá más preocupa a los adolescentes es el ser “respetado” por su grupo de iguales, y eso se logra con la fuerza o la intimidación. Es decir, los valores tienen “color” de imposición. El grupo es la mayor referencia para ellos, y el modo de convencer a quien se incorpora al grupo es por la imposición, según la explicación de la psicóloga. “El hablar, convencer, dialogar, respetar a los diferentes, en definitiva, valores de estilo de vida positivos, no son más que ideas trasnochadas de los adultos o de los viejos”, añade. La vigencia de una sociedad donde se premia al que tiene éxito al precio que sea, y donde las relaciones entre los jóvenes son superficiales y poco comprometidas, no es ajena a las distorsiones juveniles.

Los chavales internados en Ibaiondo o en otros centros de reinserción social suelen admitir sus delitos. Eso sí, lamentan la mala suerte de que les hayan “pillado” y descargan su responsabilidad, mayoritariamente, en las “malas compañías” y las drogas. La relación afectiva entre el menor y los profesionales de los centros de reinserción social es determinante para conseguir cambios positivos. No es fácil lograrlo sin una terapia continuada y un buen ambiente familiar. Pero la clave es una educación diferente desde la cuna, según los expertos, porque si los padres no son capaces de decir “no” a un niño de dos años, como suele ocurrir, ese niño se los come a los 15. “Un día me cogió mi hijo de la pechera y no supe qué hacer”, confesó un padre.

El psicólogo Javier Urra, que trabaja desde hace más de 20 años en la Fiscalía de Menores, aporta un dato fundamental: “Hay gente que es incapaz de llevar la contraria”. Son padres que no han podido llevarla a sus hijos, algunas veces por comodidad y otras porque temen agravar el conflicto. “Pero hay padres que lo están haciendo maravillosamente bien. Todo eso se comparte con una sociedad que ha trivializado todo, al extremo de que entre el bien y mal ya parece que no hay diferencia”, agrega Urra, que fue el primer defensor del Menor de España (1996-2001). El título de su último libro es revelador: El pequeño dictador. “Si no ponemos límites, te sale un chico que es un déspota en casa”.

El especialista maneja los siguientes datos: un 8% de los padres manifiesta impotencia y desesperación, otro 8% reconoce haber sido insultado o amenazado por sus hijos cuando éstos se enfadan, un 20% se siente desbordado por las exigencias de dinero de los chavales y el 25% impone sus opiniones sobre las de sus padres. “Mayoritariamente, los padres transmiten a sus hijos, o lo intentan, ilusión por alcanzar puestos laborales reconocidos, amor al estudio, desarrollo del esfuerzo y asunción de responsabilidad”, según el autor del ensayo sobre los niños consentidos. “Los padres inciden muchísimo menos en valores ideológicos, sociales, políticos o religiosos. Claramente, transmiten pragmatismo, quizá miope”.

No obstante, un sector de los adolescentes y jóvenes no es muy permeable a los valores. Son caprichosos y carecen de respeto hacia la autoridad del padre, de la madre y del profesor. No quieren trabajar, ni estudiar, son faltones y apenas han desarrollado afecto hacia sus padres. Tienen mal rollo con ellos. Éstos reconocen frecuentemente no saber educar y haber fracasado. “Nadie me ha educado a ser padre en estas circunstancias”, se lamentaba uno. “Cuando le digo que ‘no’ a mi hija de 16 años, me responde que le dé razones que la convenzan. Y a veces no sé cómo hacerlo. Por ejemplo, me dice: ‘¿Por qué tú sí puedes fumar porros y yo no?’. No me obedece”.

El miedo a las consecuencias del choque con el hijo atenaza. Algunos especialistas subrayan que han quedado derogados, no legalmente, pero sí socialmente, los artículos 154 y 155 del Código Civil. El primero faculta a los padres para educar, procurar una educación integral y corregir razonablemente a los hijos; el segundo establece que los hijos deben obedecer y respetar a los padres mientras estén con ellos, y contribuir a las cargas familiares. El juez de menores de Granada Emilio Calatayud, de 50 años, que ganó notoriedad por sus sentencias ejemplarizantes, atribuye los desencuentros a que España tiene el complejo de joven democracia “de que todos somos iguales y no hay que decir ‘no”. Y como en este país no tenemos término medio, hemos pasado de un extremo al otro: del padre autoritario, preconstitucional, indiscutible, al padre de la corriente psicológica que dice que hay que argumentar con nuestros hijos, a ser colegas de nuestros hijos.

Las consecuencias de un diálogo al que no se supo poner límites están a la vista, según un juez, el decano en menores, con 900 casos anuales llevados a juicio. No es fácil ejercer la paternidad en una sociedad donde la familia sufrió profundos ajustes, aumentaron las separaciones, los divorcios, y los hijos que rotan de una a otra casa; una sociedad con drogas de fácil acceso, y sometida a una cascada de episodios violentos, casi glorificados en algunos videojuegos y series de televisión. “Nos encontramos con chavales a los que les hemos dado muchos derechos y no les hemos hecho hincapié en los deberes”, subraya Calatayud. “Y los menores son menores pero no son tontos: han hecho abuso de sus derechos y dejadez de sus deberes”.

La mayoría de los nuevos delincuentes juveniles pertenece a familias de clases media y media alta, contrariamente a la década de los ochenta, que provenían de los sectores marginales. “Todos los padres que tenemos hijos menores estamos en situación de riesgo. En cualquier momento nos pueden llamar de comisaría diciendo que nuestro hijo, y también la hija, ha hecho cualquier cosa: o bien una tontería o un hecho relativamente grave. El mundo del delito es muy fácil. Te compras una semilla de marihuana en muchos lugares”, agrega el juez Calatayud, que saca de su cajón un chupa chups sospechoso, bajo investigación policial. “Mire esto. Es una piruleta que se vende a críos de 11y 12 años a un euro. El crío las llama ‘piruletas de las buenas’ y cree que se está metiendo un pelotazo de marihuana”.

Comportamientos y experiencias que el adolescente español de generaciones anteriores vivió a partir de los 18 años ocurren ahora en edades infantiles. Las gratificaciones sensoriales y las relaciones de todo tipo son muy tempranas. A esta realidad se suma el hecho de que el tránsito por la adolescencia de las actuales generaciones dura en España dos veces más que el de sus abuelos, según el catedrático de la Universidad Complutense Manuel Martín Serranos, autor de Adolescencia producida y adolescencia vivida. Las contradicciones de la socialización. La mayor durabilidad obedece, fundamentalmente, a que la incorporación del trabajo se alarga hasta los 24 años de promedio. Hasta entonces, los jóvenes siguen dependiendo económicamente de sus padres, pero tienen las apetencias de autonomía de los adultos.

“En términos generales, los cambios históricos están haciendo que las nuevas generaciones recorran un camino más largo, por parajes existenciales en ocasiones broncos y para muchos muy duros, en los que aumenta el riesgo de perderse”, sostiene Martín Serrano. Pero no sólo se han perdido los adolescentes y jóvenes; también sus padres. “Aquí en Granada, a lo mejor porque se han sensibilizado por este juzgado, o por lo que sea, cerré el año con 165 denuncias de padres a sus hijos maltratadores”, agrega el magistrado del Juzgado de Menores. “Ya no aguantan más. Hace dos o tres años eran 30 o 40 casos. Son chavales que maltratan a sus padres y hermanos, que chantajean y vejan”.

Antes de acudir a la comisaría y a los juzgados, y después de consultar a profesores, psicólogos y psiquiatras, hay padres que contratan a detectives privados para saber sobre sus hijos. Julio Gutiez, presidente de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España, explica que un despacho de detectives dedica el 40% de su trabajo a asuntos empresariales y laborales; otro 40%, a cuestiones económicas, fraudes de seguros, piratería o marcas, y el 20%, a investigaciones del entorno familiar. De este 20%, el 50% (un 10% del total) son pesquisas relacionadas con adolescentes.

“Ha crecido el tema de los adolescentes porque, evidentemente, se han desmadrado un poco. No nos vamos a engañar. Los últimos cuatro años ha pegado una subida espectacular”, señala Gutiez. Casi de cero a 7.000 casos al año. ¿Las preocupaciones de los padres? ¿Se emborracha su hijo? ¿Consume drogas? ¿Con quién se mueve? El 98% de las sospechas de los padres son fundadas. “Recomendamos a los padres que sepan usar esa información para reconducir la situación”. El presidente de la asociación cita casos de chavales que se financian su consumo trapicheando con droga. “Salen de casa con 50 o 60 euros un sábado. Y con eso consigues un gramo de coca, consigues chocolate, te tomas tres whiskies y haces lo que te da la gana. Y chavalitas de 16 o 17 años que se prostituyen ocasionalmente los fines de semana para sacarse sus 600 o 700 euros para su ropa”.

Otros padres echan de casa a un hijo, pero quieren estar informados de cómo se las ingenia para sobrevivir. Algunas situaciones son límites. “Ahora mismo tengo un chaval de 17 años a quien lo han echado por pegar palizas a su padre y su madre. Tiene dos antecedentes por robo con fuerza”, prosigue Gutiez. “Sus padres quieren saber qué es lo que hace porque está con una pandilla que… Tienen miedo de que vuelva a casa. Quieren que lo controlemos para avisarles y que salgan corriendo. Estamos hablando de cosas terribles”.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Familia, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a El reto de los hijos difíciles, por JUAN JESÚS AZNÁREZ

  1. alexandra dijo:

    Desearía recibir articulos sobre esos puntos que son muy importantes porque tenemos varios casos dificiles y estos articulos nos ayudará a orientarlos mejor .

    Gracias

    Un saludo

    alexandra

  2. ALVARO dijo:

    tengo una hija con 14 años . que no puedo hacerla enterder que estudie ni que haga nada en casa entra y sale cuando quiere y no puedo hacerle entender las cosas cuando intento hablar con ella insulta y chilla y se marcha. Tengo que decirles que tengo un bar en el cual me paso 16 horas todos los dias y no tengo manera de controlarla gracias por su tiempo

    attemte Alvaro

  3. lucia dijo:

    Parece mentira que todo termine en un chaval fichado por la policia sin más….cuando todo esto deberia empezar por un estudio y una reprogramación del chaval para recuperarle ante la petición de sus padres a la administración y por tanto se debe pedir al gobierno una ley que posibilite la solución final a estos dramas familiares. Y que antes de llegar a los actos delictivos, se tome por parte de los educadores, siquiastras,reprogramadores, el camino de lo social y no el camino policial, el codigo civil y el codigo penal,
    asi no atajaremos el problemón para los padres y para la sociedad que en definitiva es la verdadera responsable de lo que transmite en conjunto a sus miembros.

  4. no se como actuar dijo:

    MI hija tiene 15 años , de ser una niña muy dulce y obediente , a pasado a ser una persona dificil , complicada i conmigo de muy mal trato, obitne todo lo que quiere y no respeta los pactos que pudieramos hacer para llegar a algunas soluciones, he procurado pasar de ella para que no me tome el pelo , y despues me lo echa en cara lo poco que me preocupo , su padre no me ayuda en su aducación a todo dice que no tiene importancia y ella se vale de eso , de la poca union que ve que tenemos para poner orden sobre ella.
    Necesito algun comentario para saber como tengo que actuar estoy

    bastante cansada de este mal ambiente que hay entre ella y yo.
    En cuanto a los estudios es bastante despreocupada no le interesa demasiado solo aspira a pasar curso no da todo el potencial y no la podemos girar en sus ideas

    Saludos y muchas gracias
    Una madre ROsa

  5. pseudopodo dijo:

    Hola, Rosa,

    Por desgracia, pocos consejos puedo dar. No tengo experiencia en educación de adolescentes (tengo dos hijos, pero todavía son niños, y profesionalmente tampoco trabajo en esto ni en nada parecido).

    Lo único que puedo es aconsejarla un par de sitios que me parecen interesantes:

    Este del ministerio de Educación y Ciencia y este otro que es un foro para padres, donde se pueden hacer preguntas e intercambiar opiniones con otros (pero no parece muy activo últimamente).

    Probablemente hay páginas mejores, animo a quien encuentre cosas interesantes a compartirlas aquí… además, dentro de unos años seguramente lo necesite yo…

    Un saludo y ánimo.

  6. preciouz dijo:

    todo esto se puede evitar si nosotros como padres tomamos por lo menos 5 minutos al dia para platicar con nuestros hijos. cada dia recordarles que no estan solos y que los amamos!!! que pueen contar con nuestro apoyo.

  7. Maria dijo:

    Es verdad que cosechamos lo que sembramos, pero tambien es verdad que no todos supimos cual era la mejor manera, sin embargo, las malas yerbas que estan alrredor de una planta, no la dejaran bien crecer si no son cortadas de tajo (malas amistades).
    Yo, estoy sufriendo por eso, y se la impotencia que se siente ver como tu hijo de repente se identifica mas con sus amigos que lo indujeron a consumir drogas y que algunas veces te insulta, y otras parece tan indefenso y tan falto de cuidados…

  8. vivita dijo:

    tengo dos hijos adolescentes, mujer y hombre, supuestamente siempre traté de hacer lo mejor que pude, pero admito que en ocaciones me equivoque, soy divorsiada y siempre me preocupo el estado emocional de mis hijos sin embargo mi hija es un sol a pesar de empezar a cumplir 15 años, estudiosa y amorosa, siempre lo fue hasta ahora, él tambien fue un buen chico, aunque a veces no reaccionaba muy bien ante las frustaciones, hoy tiene 16 y es fatalista, quiere ser distinto en opiniones a los demas, aunque no va a muchas fiestas ni fuma o toma es muy reservado y eso me angustia, no puedo tener conversaciones profundas con él y no quiere contarme nunca nada de su vida con los amigos, no anda muy bien en el cole a pesar de ser mas hábil que su hermana, me gustaria saber como hago para ablandarlo, algunas veces no me contesta muy bien, por lo pronto trato de hablar cosas agradables para mantener una buena atmosfera.

  9. necesito ayuda dijo:

    por favor necesito que alguien me ayude tengo dos hermanos horribles,insultan hasta 200euros le han robado y dejandola sin nada ni para comer le levantan la mano andan con muy malas compañias fuman porros son unos chulos que no os lo poneis imaginar y mi madre no hace nada es demasiado buena llegan a casa a la hora que les da la gana no me tienen respeto ni a mi nisiquiera a mis hermanos mallores y no podemos con ellos son horribles e intentado hablar con ellos pero se hechan a reir nos hemos pegadoy ni eso funciona mi madre pasa de ellos pero no me gusta ver a mi madre asi ,no me gusta que se salgan con la suya y que agan los que les da la gana, no kiero que mi madre siga sufriendo y quiero meterlos en menores como sea tienen 16 y uno 13 años uno de ellos tiene una denuncia por intentar robar una moto que puedo hacer soy de vigo (galicia) quiero hacer algo quiero que mi madre pueda vivir empaz porfavor no me digais que intente hablar con ellos porque os lo juro es imposible son de lo peor me dan ganas de matarlos ayuda porfavor no kiero ver a mi madre sufrir mas de lo que a sufrido, estoy muy mal me estreso muchisimo y hay un hermano de 6 años que tenemos, que lo insultan de todo y no es normal no voy a permitir que insulten a mi hermano de 6 años no señor,quiero ayudar a mi madre y que ellos sepan lo que es disciplina y no poner hacer lo que les da la gana,es una situacion muy grave porfavor va enserio ademas son muy agresivos hablando y con gestos .porfavor necesito hablar con alguien.

  10. Estela Gonzales dijo:

    Tengo un hijo de 20 años, con muchos problemas de comportamiento, problemas de autoestima,no tiene iniciativa para realizar nada en su vida,tiene episodios de violencia tanto verbal como fisica y lo peor de todo , no hay manera de llevarlo a hacer una terapia, que es claro que lo necesita con urgencia.Estos problemas los arrastra desde los 6 años.Adonde podria acudir para recibir ayuda?

    Estela Gonzales

  11. gracia dijo:

    Estoy en la misma situación que la persona anterior.

  12. yoly dijo:

    si el limite se comienza a querer imponer despuès de los 2 años de vida, considero que es un error.
    Ya que el ser humano necesita crecer en una base de confianza, respeto mutuo y limites claros, el niño deberà ir aprendiendo, que con gritos y berrinches nada se puede conseguir, deberà aprender que todo esta reglado segùn las normas que existan en su familias.
    Pero claro, si sus padres son un desastre, no esperemos que los niños salgan mejores que los padres!
    Pomer lìmites no es violencia, no es gritos al vacio, no son golpes, poner limites es responsabilizarlo por la acciòn cometida y cumplir una penitencia, una vez que se lo retò con firmeza, no se le permite la contestaciòn, se lo deja solo y le pedimos que reflexione sobre lo que hizomal, luego de unas horas se le dice que pida disculpas y se puede dialogar sobre porque estuvo mal eso que causò el enojo.

  13. evelyn dijo:

    HOLA AMIGOS NECESITO SUS VALIOSOS CONCEJOS Y AYUDA, TENGO UN HIJO DE 14 AÑOS QUE NADA LE SIRVE NO CUMPLE LA NORMA, TODO LO MIO LE ESTORBA, DEL COLEGIO NO QUIERE HACER NADA, SOLO LE INTERESA EL INTERNET, LOS AMIGOS, LA RUMBA CADA DIA QUE PASA ES MAS IRRESPETUOSO, YA NADA LE VALE NI CASTIGADO, NI GRITADO, NI QUITANDOLE LO QUE MAS LE GUSTA, EN FIN LE HE DEDICADO TIEMPO, LE DOY AMOR NO LE FALTA NADA APARENTEMENTE, PERO LES CONFIEZO QUE ESTOY CANSADA, AGOTADA CADA DIA ME DECEPCIONO MAS Y NO SE QUE CAMINO COGER. SI DEPRONTO TIENES INFORMES, FOLLETOS EN FIN ALGO EN LO QUE ME PUEDA FUNDAMENTAR SE LOS AGRADECERIA MUCHISIMO NECESITO SU AYUDA Y APOYO.

  14. maria isabel arnet dijo:

    tengo un hijo de 26 años que padece una enfermedad neuralgica en la cara todos los medicos le recomiendan que acuda a un psiquiatra pero el enloquece cada vez que se le nombra la palabra psicologo o psiquiatra es muy agresivo conmigo y me insulta cada vez que me ve pues vive en una casa que yo tengo fuera de mi localidad, mi marido actual le niega que venga a mi casa y el se encuentra totalmente solo debido a su agresividad pues sus hermanos padre y demas familia no quieren ningun contacto con el yo veo que se esta autodestruyendo y el sufrimiento por parte de el y por parte mia es atroz,me siento impotente para encontrar una solucion a mi problema.el quiere irse a Canada para que le solucionen el problema del dolor neuralgico atipico de la cara.Leagradeceria que me orientara en lo que podria hacer en este caso pues necesito la ayuda de alguien pues me siento tremendamente perdida muchas gracias

  15. JALPER dijo:

    Los hijos dificiles o imposibles: Mucho se habla al respecto que si los padres deberian, que si patatin que si patatan. Amigos/as al que le toque que se agarre al tarae. Que si alguién ha encontrado la fórmula magistral que lo diga. Yo lo único que he sacado en claro es lo que dice mi anciana madre. “VAN VENDIENDO POR LA CALLE AVELLANITAS TOSTAS EL QUE NO QUIERE ARRELO EL TIEMPO LO ARREGLARÁ”. Que Dios nos coja confesados a los que sin comerlo ni beberlo nos ha tocado.
    Un cordial saludo

  16. JALPER dijo:

    No siempre se siembra lo que se recoge. Unas veces el agricultor es bueno, muy bueno; pero vienen las lluvias, las tormentas, el grano cae en una piedra y se pierde. Que es verdad que si un hijo crece en un clima propicio de afectividad y las circunstancias que lo rodean son buenas tiene más probabilidades de que todo llegue a buen puerto. Desde mi punto de vista los genes de los padres, sobre todo los de la madre determinan muy mucho como va a ser una persona. Luego estan las circunstancias que los rodean dentro y fuera de casa. Ya Ortega y Gaset decía “YO SOY YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS”. María, te voy a poner un ejemplo y por mi parte ya te digo de antemano que no es acertado. Un escorpión lo puedes educar como quieras ero sigue siendo un escorpión. Te contaré la fábula del escorpión y la tortuga: El escorpión no sabía nadar por lo que pidió a la tortuga que lo pasara a la otra orilla del rio. La tortuga en un principio se negó porque le decía al escorpión que si la picaba moriría. El escorpión dijo “NO TE PICARÉ YA QUE TE MATARÍA Y MORIRÍA YO QUE NO SÉ NADAR”. La ingenua tortuga dijo de acuerdo. Cuando la tortuga tenía al escorpión encima del caparazón y ya estaba por la mitad del rio asomó la cabeza para ver si todo iba bien. El escorpión picó a la tortuga. La tortuga antes de morir le dice al escorpión “No decías que no me ibas a picar pues moriríamos los dos”. El escorpión respondió “Ya pero es que soy un escorpión y eso no lo va a cambiar nadie”.
    Un saludo a todos

  17. JAL dijo:

    No siempre se siembra lo que se recoge. Unas veces el agricultor es bueno, muy bueno; pero vienen las lluvias, las tormentas, el grano cae en una piedra y se pierde. Que es verdad que si un hijo crece en un clima propicio de afectividad y las circunstancias que lo rodean son buenas tiene más probabilidades de que todo llegue a buen puerto. Desde mi punto de vista los genes de los padres, sobre todo los de la madre determinan muy mucho como va a ser una persona. Luego estan las circunstancias que los rodean dentro y fuera de casa. Ya Ortega y Gaset decía “YO SOY YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS”. María, te voy a poner un ejemplo y por mi parte ya te digo de antemano que no es acertado. Un escorpión lo puedes educar como quieras ero sigue siendo un escorpión. Te contaré la fábula del escorpión y la tortuga: El escorpión no sabía nadar por lo que pidió a la tortuga que lo pasara a la otra orilla del rio. La tortuga en un principio se negó porque le decía al escorpión que si la picaba moriría. El escorpión dijo “NO TE PICARÉ YA QUE TE MATARÍA Y MORIRÍA YO QUE NO SÉ NADAR”. La ingenua tortuga dijo de acuerdo. Cuando la tortuga tenía al escorpión encima del caparazón y ya estaba por la mitad del rio asomó la cabeza para ver si todo iba bien. El escorpión picó a la tortuga. La tortuga antes de morir le dice al escorpión “No decías que no me ibas a picar pues moriríamos los dos”. El escorpión respondió “Ya pero es que soy un escorpión y eso no lo va a cambiar nadie”.
    Un saludo a todos

  18. isabel dijo:

    Somos cutaro hermanos, de los cuales tres estamos casados, el cuarto el pequeño de 26 años, vive con nuestra madre.
    El problema que se nos plntea desde ahce ya unos 6 años es que nuestro hermano no sale de casa, bueno mas bien de su habitacion.
    Apenas come, fuma y bebe mucah cocacola y se pase el día en el ordenador, apenas habla con nosotros, no tiene ningun tipo de relación externa con nadie. Y lo que si estamos notando es que se está haciendo cada vez más viloento…..
    Le hemos propuesto ir a algún profesional medido, no quiere,le hemos conseguido trabjo, dice que no le interesa……
    Qué podemos hacer, que pasos debemos seguir ……..
    Gracias,
    Isabel

    • elizabethtepi@yahoo.com dijo:

      hola, tengo un unico hijo de 17 años. y desde hace tres años vive encerrado en su cuarto, apenas sale hacer lo necesario en la casa, es un caso parecido al tuyo y se que ha pasado ya mucho tiempo desde que escribiste pero quisiera saber si alguien puede orientarme, el no quiere ayuda profecional, no sale, no hable con nadie, que puedo hacer?

  19. mariaca dijo:

    mi hijo tiene 18 , estudio en buen colegio, hemos sido padres amorosos, responsables, honestos le hemos dado buen ejemplo desde que tenia 13 o estaba en primer año de secundaria, la dulzura se le fue desapareciendo, creaba conflictos en el colegio, se fue volviendo agrio, os calumniaba, agresivo con su hermano menor que tiene déficit de atención, se volvió mentiroso, mentía sobre sus notas, siempre iba a reparación, pero también tenia momentos buenos, sin embargo cuando se molestaba cada vez se ponía mas agresivo, siempre inconforme, pidiendo mas de lo que podíamos, le encanta la tecnología, tener buenas cosas y ropa, lo que lamentablemente no hemos podio complacer, pero nunca se nos había desaparecido nada en el hogar, hace unos meses se perdió un teléfono sansung galaxie que tenia su papa y negó que lo tenia, incluso culpaba a su hermanito, lo acusaba y amenazaba de golpearlo para que lo devolviera, aun a sabiendas que era el quien lo tenia, simultáneamente se me perdió un anillo de oro de la graduación de su hermana mayor que me lo había dejado para que se lo guardara yo..(en mi casa nunca se perdía nada) el anillo nunca ha aparecido y el niega haberlo tenido o agarrado , dudamos de el porque tenia una novia por la que estaba enloquecido ,y cada vez que cumplia mes de novio quería darle regalos especiales, asi que podría ser que lo haya vendido o empeñado, el teléfono si lo tenia el , que decepción tan grande, una noche nuestro hijo menor lo pillo enviando mjs, y no los dijo inmediatamente, ahí encontramos msjs que el le enviaba a un amigo vecino en el que decía que nosotros no le podíamos comprobar nada , que no lo delatara, eso fue peor para nosotros porque pudimos ver como nos subestimaba, el es humanista , le encanta el derecho y siempre le habla a uno con palabras leguleyas, para colmo es buenmozo y tiene carisma..lastima que use estas herramientas que tiene en la vida en su contra y no para su provecho..ahora resulta que me he percatado que me robaron unos dólares producto de la venta del apartamento de mi mama, he lorado, he gritado, me he angustiado ya que debo pagar impuestos , registro de documentos, y todo lo que adeuda ese inmueble, el lo niega culpa a su hermano, me ha insultado, me ha amenazado, me ha escupido, me ha dicho que soy una escoria de mujer , una porquería de madre, me dijo que deseaba que alguien me diera un balazo en la calle..eso me ha destruido aun mas ..porque ese hijo a quien he amado y he dado todo por el ..que sabe que sufro de lupus que me colocan quimioterapias y tratamientos muy fuertes..que aun enferma siempre he velado por el y lo he cuidado, hasta verlo graduado de bachiller y estudiando en la universidad, a quien le he inculcado el deporte, por quien me he sacrificado para que fuera a todos sus juegos y torneos sin importar nada de mi..como es capaz de ser tan malo? el lo niega incluso dice que llamemos a la policía que el no fue..por otro lado anda sin dinero pidiéndonos para el pasaje y comida cuando sale, pero lo hemos emplazado a busque trabajo pero sabemos que no hace gestiones..aun a sabiendas que no tenemos dinero para nada y en el problemos en que estoy metida..no se si esta vez fue el..pero su agresividad que incluso ha retado a su padre varias veces para caerse a golpe..nos dice que algo esta pasando..que tristeza que dolor tan grande siento

  20. Pedro dijo:

    Mariaca, tu hijo necesita que le pongas en el límite. Todos tenemos esa inquietud de, si al ponerle en el límite reaccionará contras su propia vida o hará algo de lo que tenga que arrepentirse para siempre, pero si lo haces con cabeza y apoyada por tu marido, pareja, psicólogo, etc. verás que se le acaba la tontería de repente.
    Te aconseja alguien que oye de sus hijos que no tiene amigos, que es un amargado y que no confían en él, pero por lo que leo, lo que sé por propia experiencia y lo que creo que debe hacerse te lo recomiendo. ponle la maleta en la puerta y dile que se vaya definitivamente. Muy posiblemente vuelva en poco tiempo con ánimo de reconciliación.

    Un Abrazo y suerte.

    • claudia dijo:

      totalmente de acuerdo con Pedro,

    • claudia dijo:

      totalmente de acuerdo con Pedro, Lamentablemente nosotros los adultos padres no somos lo suficientemente maduros y coherentes con lo que predicamos ssermoneamos y finalmente hacemos y nuestros hijos son nuestros observadores formando un criterio de cada uno para despues ser igualmente implacables. Sufrimos ,Gritamos y pataleamos pero despues de todo esto accedemos por cansancio e incapacidad de manejar a nuestros hijos con disciplina y constancia a responder positivamente a los caprichos de nuestros hijos con la enganiosa idea que nos creamos nosotros mismos para tranquilizarnos y sentirnos menos culpables de nuestras equivocaciones. Entonces despues de darles esas dizque motivaciones encontramos que al poco tiempo todo empieza de nuevo convirtiendose en un circulo obscuro que unas veces disfrazamos para continuar viviendo tranquilamente y sin sentirnos que todo es un caos opor lo menos por unos dias.calmamos nuestros sentimientos de impotencia./ Despues de mi experiencia de vida , pienso que nunca es tarde para tener decision temple y decir ya no mas a un hijo que es tambien consecuencia de nuestras debilidades y falta de decisiones al educar con disciplina. Cuando se sufre y se sienten necesidades nos damos cuenta que si no trabajamos , no ganamos No comemos como nos gusta ni accedemos a una vivienda, comida, ropa,. y que los lujos y las cosas de marca cuesta mucho mas trabajo para obtenerlas. Entonces Sufrir un poco ver la REALIDAD de la vida y las consecuencias con las que no se juega NOS ensenia a sacar fortalezas y a tener imaginacion para lograrlas . No tener miedo a decir NO cuando es debido a cumplir lo que prometemos ya sea motivaciones o castigos . y a entender que nuestros hijos necesitan no solo Cantidad sino Calidad de nuestro tiempo en familia y lograr ponernos de acuerdo los padres divorciados o juntos para educar siguiendo el mismo criterio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s