¿A quién leer? por ÁLVARO DELGADO-GAL

Sismógrafo –
¿A quién leer?
Por Álvaro Delgado-Gal.

Los sucesos franceses han alineado en posiciones distintas a políticos, filósofos, o simples observadores. Dentro de la Prensa anglosajona de signo conservador, cabe destacar, por antitéticas, las opiniones de dos comentaristas muy conocidos: el británico Theodore Dalrymple y el americano Fukuyama. Según Dalrymple, que pronosticó mar gruesa hace años ?en el 2002 publicó un artículo profético: «The Barbarians at the Gates of Paris»?, el drama francés, y también europeo, surge como resultante de dos vectores: una inmigración demasiado veloz o torpemente planteada, y la degradación cultural de Occidente.
Los muchachos magrebíes de la banlieue parisina, o los pakistaníes de los suburbios de Londres, se han socializado mal porque no han terminado de desprenderse de resabios atávicos y también porque la cultura popular moderna, que consumen en las mismas proporciones que cualquier hijo de vecino, no sirve para socializar a nadie. La anomia contemporánea estropea al francés o británico inmemorial. Y hace descarrilar al que está menos pertrechado para metabolizar sus efectos letales.
Pero yo quiero hablarles de la tesis de Fukuyama, más interesante por sintomática que por perceptiva. Fukuyama pertenece a la raza de pensadores rápidos que hacen filosofía de la Historia desde las premisas provisionalmente incuestionables que flotan en el ambiente. Tras la caída del muro de Berlín, aventuró que el mundo se convertiría en un supermercado gigantesco, nutrido de consumidores carentes de ideología. Después, sacó varios libros sobre la sociedad norteamericana, y abundó, en términos conservadores clásicos, sobre el déficit de orden y capital social en aquel país. Ahora ha lanzado también una teoría. Fukuyama sostiene que el multiculturalismo es una mala solución. Y además de esto, en lo que nadie parece dispuesto a llevarle la contraria, afirma que Europa debería facilitar la integración del inmigrante rebajando o atenuando los criterios que definen la identidad nacional. Su diagnóstico es por tanto opuesto al de Dalrymple. Éste opina que la cultura, en sentido amplio ?consumo y escuela?, se ha debilitado hasta hacerse disfuncional. Fukuyama sugiere que es demasiado restrictiva.
Me siento mucho más cerca de Dalrymple. En parte, por deformación, por así decirlo, profesional. Mi ocupación mayor, desde hace años, consiste en intentar comprender qué ha pasado, en términos morales y estéticos, en el mundo de la expresión. Consideremos, por ejemplo, el cine. Los guiones son estúpidos en promedio, si los comparamos con los de las décadas de los cuarenta y cincuenta, y aun sesenta. Y el género popular del videojuego nos sumerge, sencillamente, en el espanto de la violencia, el pensamiento primitivo, y el sexo elemental. Una sociedad que produce esto, ha dejado de ser normal.
El segundo punto es filosófico. Fukuyama, conservador anteayer, ha rebotado en tics clásicos del liberalismo simplón. Lo que diferencia el liberalismo simplón del liberalismo a secas, es un factor de escala. El liberal inteligente abriga determinados puntos de vista sobre la política, la economía, o la moral. Pero no se cree dueño de una teoría integral sobre el ser humano. El liberal simple se toma al pie de la letra las ensoñaciones metafísicas sobre el hombre suelto en estado de naturaleza, y opina que basta, para constituir una sociedad, con añadir, a la estampa fantástica de una humanidad primordial y desparramada, ciertas garantías legales.
Por lo mismo, tiende a rechazar como gravoso o postizo todo proceso socializador que haga acepción de las tradiciones históricas o de códigos éticos complicados. Lo que necesitamos ahora, aparte de buenas ideas y políticos que por lo menos no sean pésimos, es un análisis más fino que el que pueden proporcionarnos la monserga progresista o el liberalismo de carril. No vendría mal, en este sentido, releer a Hayek. Y, sobre todo, a Adam Smit

Esta entrada fue publicada en Recortes, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s