Antología de bodrios (I): Un bodrio político / institucional

Con motivo del reciente aniversario de la Constitución, el PSOE ha sacado un manifiesto titulado “Constitución, laicidad y educación para la ciudadanía”. Este va a ser el primer ejemplar de nuestra galería de bodrios. Quizá no sea muy afortunado que se trate de un texto político y además de actualidad (conjunción que enturbia inevitablemente el juicio) pero el caracter de bodrio del texto es independiente de su ideología, y puede establecerse con un análisis puramente formal. El manifiesto puede leerse aquí en pdf y aquí en html

Cabría esperar que un escrito oficial del principal partido de España, presentado en ocasión tan alta y que se autotitula “manifiesto” debería ser un texto de cuidadosísima redacción. Y más cuando el secretario de organización del partido ha exhortado a sus cargos provinciales y regionales a que le den “máxima difusión“. Así que comenzamos impacientes la lectura de esta pieza de doctrina. Este es el primer párrafo:

En el año 2006 España conmemora el XXVIII Aniversario de la Constitución de 1978 que, junto a la Constitución de 1931, representa la más alta plasmación en la historia del pueblo español de su voluntad de vivir en un régimen democrático. Se trata, como cada año, de un acontecimiento que debe llenar de orgullo y satisfacción a los españoles pues, no en vano, tras la quiebra del régimen republicano y con él, de la legitimidad democrática, el vivido desde la promulgación de la Constitución del 78, ha sido el único período constitucional de normalidad democrática y estabilidad política.

Lo primero que llama la atención es la extemporánea mención, nada más arrancar, a la Constitución del 31. Pero ya dije que no quiero entrar en el trasfondo ideológico del documento, así que seguimos leyendo… para encontrarnos en la segunda frase con otra mención elogiosa al régimen de la República.

Esto recuerda a aquel alumno de la Antología del Disparate al que preguntaban en un examen por las gramíneas y decía algo así como “las gramíneas son unas plantas, igual que lo son también las coníferas como el pino, el abeto o el ciprés, que son árboles de hoja perenne muy abundantes en nuestros bosques… etc, etc”. Tiene que hablar de las gramíneas, pero de lo que quiere hablar es de las coníferas.

Pero no sigamos con esto porque acabaríamos hablando de política. Tras este primer atragantamiento, uno se apresta a leer de corrido el manifiesto, pero no puede. La prosa no fluye, se atraganta, se apelmaza en el gaznate como si fuera serrín. Por ejemplo, la palabra “plasmación” en la tercera línea (¿hay algún hablante castellano que haya pronunciado alguna vez eso?). Por ejemplo, las comas que salpican la segunda frase (¿verdad que hay que leerla dos veces para saber que dice?).

En fin, basta leer dos o tres párrafos para que sentirse desolados ante “la elocución tartamuda del bodrio, su sintaxis traspillada e indecorosa” (Juan Manuel de Prada dixit). Podrían encontrarse muchos ejemplos, pero no merece la pena ensañarse.

Sí me gustaría llamar la atención sobre dos aspectos de esta mala prosa que no son tan obvios como otros. Uno, ya mencionado de pasada, es el mal uso de los signos de puntuación; otro es el mal uso de las mayúsculas. El segundo párrafo sirve de botón de muestra de los dos:

La nuestra es una Norma Fundamental cuya elaboración estuvo presidida por la voluntad de consenso, concordia y generosidad de todas las fuerzas políticas llamadas a representar a los ciudadanos en el año 1977 y, en cuya aprobación, jugó un papel esencial el entusiasmo de un pueblo, el español, ávido de libertad y democracia.

Alguien debería explicar al redactor del manifiesto (llamémosle Sr. Cuesta) que las mayúsculas no son como alzas que ponemos en los zapatos de las palabras para que parezcan más importantes (para “elevar su plasmación”, diría quizá Cuesta). Las palabras llevan mayúscula o no según criterios gramaticales, no por la valoración que nos mece el objeto que designan. Un ateo tiene que escribir “Dios” cuando se refiere al dios personal del cristianismo (y ahora he escrito “dios” porque estoy haciendo una referencia genérica a “un dios”). Así que por muy fundamental que sea la norma, lo es con minúscula, Sr. Cuesta. Este uso espúreo de las mayúsculas está extendidísimo en este documento.

Y ¿qué decir del uso de las comas?: ya lo mencióné para el primer párrafo; en el segundo, recién citado, hay una coma que sobra tras “cuya aprobación”, y podemos encontrar ejemplos casi en cada párrafo. Esta inseguridad en la puntuación es un síntoma infalible de escasez de lecturas. Es algo muy común por ejemplo en cientificos, que pueden ser auténticamente brillantes pero que, absortos en su especialidad, no se han impregnado de prosa literaria. Y es que la puntuación es cuestión de oído, y no hay atajos para desarrollar ese oído. La mala puntuación es como el pelo de la dehesa que delata infaliblemente al paleto que va a la ciudad, aunque se haya puesto las ropas de domingo.

Y finalmente, alguien le debería decir también al Sr. Cuesta que no se presenta un manifiesto serio con ese formato de trabajo de la ESO (ver el pdf). Entiendo que no tengan gente con lecturas en el partido, pero asesores de imagen sí tienen: se usa letra Times o Arial, no se pone el título en mayúsculas cursivas, falta el anagrama del partido…en fin…

Para acabar, merece la pena comparar el principio del manifiesto del PSOE con este otro principio, de otro manifiesto publicado en 1848:

Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma: el Papa y el zar, Metternich y Guizot, los radicales franceses y los polizontes alemanes.

Esto es saber usar las mayúsculas, esto es saber usar los signos de puntuación… esto es saber escribir, Sr. Cuesta. Léaselo (está entero aquí), y vaya remediando esas carencias…

***

[P.S.: Para un análisis político y de actualidad del texto, que aquí no me interesa, recomiendo al siempre lúcido Alvaro Delgado-Gal]


Esta entrada fue publicada en literatura, Recortes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s