Cristianismo vs. concepción védica

Me he encontrado con estos párrafos de Ratzinger que creo que arrojan luz sobre la relación del cristianismo con el materialismo y con la “concepción védica fundamental” (que esencialmente es lo que aquí se llama “idealismo puro”). Son densos pero merecen la pena.

¿Qué es propiamente la materia?¿Qué es el espíritu? Digamos brevemente que por materia entendemos un ser que no se comprende por sí mismo; un ser que ciertamente “es” pero que no se autocomprende. Reducir todo ser a la materia como forma primaria de la realidad comporta que la clase de ser que configura el comienzo y el fundamento de todo ser, no se puede comprender por si misma, lo que significa además que la comprensión del ser es sólo un producto secundario en el curso de la evolución. Con ello tenemos ya también la definición de “espíritu”, que es el ser que se comprende a sí mismo, el ser que es en sí mismo. La solución idealista del problema del ser afirma que todo ser es ser pensado por una conciencia única. La unidad del ser consiste en la identidad de una conciencia única, de la que la multiplicidad de los seres son simples momentos.

La fe cristiana no coincide con ninguna de estas dos soluciones. Es verdad que ella misma también afirma que el ser es ser pensado. La misma materia apunta al ser que la trasciende como a lo anterior y más original. Pero la fe cristiana se contrapone también al idealismo, que convierte a todos los seres en momentos de una conciencia que todo lo abarca y le dice: es verdad que el ser es ser pensado, pero no hasta el punto de que la idea se quede exclusivamente en idea, de que la apariencia de autonomía se muestre al observador atento como pura apariencia. Lo que al fe cristiana afirma es que las cosas son seres pensados por una conciencia creadora, por una libertad creadora, y que esa conciencia creadora que sostiene todas las cosas, entrega lo pensado a la libertad de su ser propio y autónomo. Por eso supera al idealismo puro. Mientras que, como hemos visto, éste considera todo lo real como contenido en una conciencia única, para la fe cristiana lo que sostiene todas las cosas es una libertad creadora que sitúa lo pensado en la libertad de su propio ser, de modo que éste es por un lado ser pensado de una conciencia y, por otro, verdadero ser él mismo.

Con esto queda también explicado el núcleo del concepto de creación. El modelo a partir del cual hay que entender la creación no es el del artesano, sino el del espíritu creador, el del pensamiento creador. Queda pues claro que la idea de libertad es un rasgo peculiar de la fe cristiana en Dios que la distingue de toda clase de monismo. En el principio de todas las cosas existe una conciencia, pero no una conciencia cualquiera, sino la libertad que a su vez genera libertades. Por eso sería bastante acertado definir la fe cristiana como filosofía de la libertad. Según la fe cristiana, ni la conciencia comprensiva ni la pura materia explican todo lo real; en la cima de todo hay una libertad que piensa y que, al pensar, crea libertades; una libertad que convierte a la libertad en la configuración estructural de todo ser.

J. Ratzinger, Introducción al cristianismo. Ed. Sígueme, 2005. p133-134

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Citas, filosofía, Religion. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Cristianismo vs. concepción védica

  1. Terzio dijo:

    Extraño que en todo el texto se alquitare “la fe cristiana” sin ninguna cita de las Fuentes. Hasta parece que se identifica “Fe Cristiana” con “filosofía cristiana”, y son conceptos muy distintos, relativamente análogos, pero no equivalentes.

    No me gusta el texto; ni el Cristianismo es una teoría media entre idealismo y materialismo, ni tampoco es “filosofía de la libertad”. Definir así el Cristianismo sería tan reduccionista como inmanentista.

    Claro que la Introducción de Ratzinger dice más, menos mal.

    Pero aquí asoma demasiado el teólogo alemán que lleva encima toda la filosofía germana…y se nota.

    +T.

  2. pseudopodo dijo:

    A mí me gustó el texto porque cuando escribí la entrada sobre “La concepción védica” me preguntaba hasta qué punto podía ser compatible con el cristianismo. Me pareció que el “idealismo puro” de el que habla aquí Ratzinger es esencialmente esa concepción, aunque expuesta de un modo que para mí es más inteligible.

    Los Vedas dicen que “el yo personal equivale al eterno Yo omnipresente que lo abarca todo” pero ¿en qué sentido “equivale”? Supongo que quieren decir que es idénticamente lo mismo (Athman = Brahman) Pero me parece que esto supera mi capacidad…
    El idealismo del que habla aquí Ratzinger precisa esa “equivalencia” de un modo que al menos para mí es concebible: somos pensamientos de la conciencia única.

    Ratzinger dice que el cristianismo está de acuerdo en que ser es ser pensado, pero esos pensamientos tienen vida propia: esa conciencia creadora que sostiene todas las cosas, entrega lo pensado a la libertad de su ser propio y autónomo.

    No creo que presente aquí al cristianismo como una filosofía intermedia entre materialismo e idealismo. Lo presenta como una superación del idealismo, superación porque al “adquirir vida propia” esos pensamientos es como se hace posible la libertad… Esa libertad no era posible en el materialismo pero tampoco en el idealismo “puro”, pues sólo la conciencia absoluta tendría libertad (por cierto, Schrödinger llegaba a la concepción védica precisamente buscando explicar la libertad, pero es que él admitía la identidad de nuestro yo con la conciencia absoluta, lo de brahman=athman, que es lo que yo me veo incapaz de concebir…)

    Tampoco creo que se esté presentando aquí el cristianismo como una filosofía: simplemente se está tratando de sus aspectos filosóficos y sólo en ese contexto se lo llama “filosofía de la libertad” …el libro ya tiene otras trescientas páginas para tratar el cristianismo desde todos los puntos de vista…

    En fin, Terzio: que estoy en todo en desacuerdo contigo y además no soy capaz de expresarlo con brevedad… 😉

  3. Terzio dijo:

    El cógito cartesiano no anda lejos de esas esencias-existencias pensadas, con todo lo que supone.

    De todas formas, los Vedas no usan conceptos de nuestra filosofía (griega-latina-cristiana), y me temo que las ideas védicas – sean las que sean – se enrarecen en cuanto se vierten en moldes occidentales o se discuten desde estructuras de pensamiento (filosofías) tan diferentes (y evolucionadas) como las de nuestra tradición-cultura-pensamiento.

    A los alemanes siempre les ha fascinado ese Oriente; que lo entiendan, es otro tema. Lo que sí hacen es complicarlo…o implicarlo (o explicarlo desde) en otras corrientes de pensamiento tan ajenas, como el prof. Ratzinger en ese texto.

    Claro que, si se empeña uno, se le sacan metafísicas y conexiones místicas a un tótem esquimal y a Las Moradas de Santa Teresa sin solución de continuidad. Pero no es eso, ni debería ser.

    Lo de Cristo y sus consecuencias es otra cosa; que se quiera entrar con equipamento cristiano en ese laberinto védico…bueno, pero es absolutamente prescindible.

    Perderse en eso es, entre otras cuestiones, síntoma de “decadencia filosófica”; rastrear “vedas” o seguir la pista al oriente por doquier, también.

    +T.

    P.s. Me gusta que estés en desacuerdo; confío que en verdades más trascendentes concordemos: Mía Pístis etc.

  4. pseudopodo dijo:

    Bueno, que conste que quien ha implicado a los Vedas en esto he sido yo, Ratzinger sólo habla de “idealismo”… así que no apuntes los extravíos su cuenta sino en la mía.

    No te niego que la filosofía pueda ser prescindible para el cristianismo, pero no es prescindible para mí. Y admito que no sea bueno como filósofo, seguramente soy muy malo, pero con eso de “decadencia filosófica” me voy a a enfadar, ¿eh?

    (P.S.: no sé casi nada de griego, pero gracias a Google te puedo contestar: eis kurios, mia pistis, en baptisma)

  5. Terzio dijo:

    Bien. (Pero Kýrios, con mayúscula, que se trata de Quién se trata).

    Y:

    1- La filosofía no es prescindible para el Cristianismo en cuanto que ha utilizado conceptos-términos-hipótesis de cierta filosofía para esclarecer o formular el Dogma. El “Fides quaerens intellectum” sigue vigente.

    2- Pero no toda filosofía cabe para expresar la Fe Cristiana, ni el Credo Cristiano es compatible con cualquier filosofía.

    3- Entender como filosofía toda elucubración de la mente o del espíritu, es desencajar la filosofía de su marco y extrapolarla fuera de sus límites. Dudo que la sabiduría védica sea equiparable a la filosofía; extraer de los vedas conceptos filosóficos y entenderlos como tales, es forzar y desvirtuar su sentido.

    Y no te enfades, que los filósofos no se enfadan.

    +T.

    P.s. La “decadencia” es general, ambiental y, hasta cierto punto, inevitable; nos envuelve y nos afecta a todos. Estas salidas y entradas de Siglo y Milenio son así.

  6. pseudopodo dijo:

    Vale, no me enfado (touché).

    Hasta empiezo a estar de acuerdo contigo. Lo estoy en los puntos 1, 2, y puede que tengas razón en el 3, porque mi conocimiento de la sabiduría védica es de segunda mano, filtrado siempre por occientales con inclinaciones filosóficas. Pero de todas maneras lo que me interesa es la idea de la “conciencia única” que decía Schrodinger y no me importa demasiado que eso sea propiamente védico o sea schrodingeriano (o quizá spinoziano, o…)

    Y bueno, también estoy de acuerdo en que estamos en una decadencia finisecular…pero espero que sepamos resistir.

  7. Terzio dijo:

    En Occidente, la recepción del pensamiento oriental ha derivado casi siempre hacia planteamientos/concepciones panteístas.

    Si algo resalta, sin embargo, a lo largo de toda la tradición filosófica de nuestra cultura es la afirmación del indivíduo y su autonomía de pensamiento-voluntad. Aquí sí cabe esa afirmación del prof. Razinger del cristianismo como cierta “filosofía de la libertad”.

    Cada vez que un griego ha topado con lo oriental, ha asomado ese panteísmo recurrente; con los “sistemas” de los neoplatónicos se cerraba la filosofía griega en un punto en el que la gnosis deliraba y se confundía con la filosofía misma. Sólo era un pensamiento decadente y estragado, confuso y mixtificado por lo oriental.

    Me alarman, por eso, conceptos como los de “conciencia única”, tan equivalentes a otras reducciones a la unidad que, llevadas al extremo, concluyen en tesis panteístas.

    +T.

  8. pseudopodo dijo:

    ¡Por fin de acuerdo! (aunque no sé gran cosa del gnosticismo y de los neoplatónicos…pero me fío de tu criterio).

  9. Terzio dijo:

    Me alegra concordar, pero no te fíes de mi criterio, que filosofar no es cosa de fianzas.

    Intersante tu blog, que pasa de lo más científico a lo más filosófico con espacio para literatura, también.

    Saluti!

    +T.

  10. pseudopodo dijo:

    Como digo en la cabecera: un blog inhomogéneo y anisótropo. Siempre me han interesado demasiadas cosas…

    …y gracias por asomarte por aquí!

  11. artaud dijo:

    que gran error rebajar a la filosofia a nivel de la fe cristiana. Para empezar, hay que recordar que el cristianismo a tomado la mayoria de sus rituales y costumbres de los Brahamanesy Vedistas. Ademas, los Vedas se guiaban por codigos eticos, en donde ni siquiera les importaba la existencia o inexistencia de una deidad. Los occidentales por el contrario, siempre actuando y viviendo con temor, ya sea en este o “aquel mundo” (jeje). ESO NO ES LIBERTAD SENIORES!

  12. Pingback: ¿Dónde están los pensamientos? ¿Dónde está el “yo”? « Apuntes y digresiones

  13. Aryavarta dijo:

    Pseudópodo:
    A lo que denominás “fe cristiana” es la filosofía tomista (es decir, la de Santo Tomás de Aquino y de otros doctores de la Iglesia) que “cristianizó” la filosofía aristotélica.
    Al respecto, en primer lugar debo recordarte que, al igual que sucede con los Vedas, la filosofía tomista no es la única filosofía cristiana, sino también la arrianista y la neoplatónica del Maestro Eckhart, las cuales a fuerza de la censura inquisidora fueron heretizadas parcial o totalmente por los acérrimos defensores del judeocristianismo.
    La esencia filosofía Samkhya consumada en el Baghavad Gita (recomiendo trad. de Bal Gangadhar Tilak) no dista mucho de los postulados de aquel santo monje dominico, recibidos como revelación en sus visiones místicas.
    Siguiendo la lógica de los que se creen portadores de la única Verdad revelada, de los herederos de la soberbia judía, son comprensibles tus afirmaciones acerca del presunto “idealismo” que le achacás sobre el ser a la filosofía derivada de los Vedas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s