Antología de bodrios (VIII): Teología en el tren de cercanías

¿Quién dijo que los periodicos gratuitos sólo informan de cotilleos, deportes y escándalos? Hoy el 20minutos que me he encontrado en el tren nos da toda una lección de teología. Vean si no (click para ampliar):

infierno.gif

No hay duda de que el autor tiene un doctorado en Teología por Tubingen, por lo menos. Si no, no se explica esa prodigiosa capacidad de síntesis: “el infierno, ese destino funesto ubicado bajo la tierra“. O la explicación en dos frases del problema del mal, que ha atormentado a teólogos y filósofos durante milenios: “existe gente buena porque hay gente mala, y existe premio porque hay castigo; al menos esa era la base sobre la que se edificaba la ide de “salvación” en la religión crisitiana“.

He encontrado respuestas más sensatas a exámenes de religión en la “Antología del disparate” de Luis Jiménez Díaz… Aunque en honor a la verdad, algo le ha debido ocurrir al artículo al pasarlo al papel, porque la versión on-line, con ser también un bodrio, es menos cómica que la que he pegado aquí. Supongo que algún editor le pareció demasiado erudita….

No merece la pena explicar por qué casi cada frase contiene un disparate. Pero da que pensar hasta qué punto se da una imagen ridícula de cuanto se refiere a la Iglesia. ¿Puede alguien pensar que los teólogos vaticanos son tan estúpidos? ¿Que Ratzinger es esa especie de analfabeto facha que nos suelen presentar? Supongo que sí, que la mayoría lo piensa.

En fin, llevo varios meses avanzando con trabajo por la Introducción al cristianismo de Ratzinger y cuando llegue a lo del infierno lo cuento. Me da que no va a decir que está bajo tierra.

***

Apostilla: He echado un vistazo al tratamiento que da El País a esta noticia. Y el nivel teológico del “diario de referencia” no es mucho mejor el del 20minutos: “Desde san Agustín al Vaticano II la Iglesia de Roma había sostenido la visión clásica del hombre en pecado desde que Eva y la serpiente liaron a Adán para comerse juntos una manzana“, dice -y se queda tan ancho- el diario higbrow.

La principal diferencia no está en nivel intelectual sino en el de bilis: “La llamada de Benedicto XVI a la lucha ideológica contra el pluralismo moral y la modernidad incluye reponer el infierno, con mayúsculas“. Esto es lo que se llama no hacer juicios de intenciones y separar la opición de la información.

Lo que tiene gracia es que todo esto se origina, leemos, en una “Exhortación pastoral” aparecida el pasado 13 de marzo. Pero no es así. Buscando, por ejemplo, en Zenit, encontramos que lo que apareció el 13 de marzo fue la Exhortación apostólica (no “pastoral”) «Sacramentum Caritatis» sobre “la Eucaristía, fuente y culmen de la vida y de la misión de la Iglesia”. El texto está aquí y con una búsqueda en el Firefox se comprueba en 5 segundos que no aparece la palabra “infierno”.

 

¿De dónde sale entonces la referencia al infierno? De una homilía del 25 de marzo, cuyo texto está aquí. Por cierto, que vale la pena comparar con lo que dijo Juan Pablo II sobre el infierno, presuntamente desmentido por el actual Papa. Como dicen en La iglesia en la prensa: “Aquí el problema es simplemente de saber leer. Y como esto hay que darlo por supuesto, cabría concluir que lo que se pretende es tergiversar (RAE: “dar una interpretación forzada o errónea a palabras o acontecimientos”)“.

¿Costaría mucho a El País dar los enlaces? No, pero ¿para qué? ¡Si todo el mundo sabe que el Papa no dice más que chorradas!…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recortes, Religion. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Antología de bodrios (VIII): Teología en el tren de cercanías

  1. eldoctorhache dijo:

    Coincido contigo en que el tratamiento que los medios de comunicación, máxime cuando no son precisamente simpatizantes, dan a contenidos teológicos (no sólo católicos; leo cosas espeluznantes, por ejemplo, sobre budismo o judaísmo) carece en muchos casos de todo rigor académico. Yo por ejemplo estoy harto de oír llamar frailes a monjes y viceversa, órdenes a congregaciones, congregaciones a comunidades parroquiales (por influencia de los malos doblajes de la “pérfida” América protestante), etcétera. Figurémonos entonces cuando periodistas incultos y además tendenciosos se ponen a “pontificar” sobre materia teológica. Puede salir (y de hecho sale) de todo.

  2. Alta teología dijo:

    Me intriga conocer el destino de los 42 niños devorados por los osos enviados por Yahve, (2Rey 2,23-24), que les deparó tan cruel castigo por mofarse del profeta Eliseo.

    De momento los teólogos nos aclaran que no están en el limbo, pero ¿gozan estos niños de la contemplación del Padre que les deparó tan justo castigo?, o ¿penan entre llanto y crujir de dientes en un infierno que los mismos teólogos advierten existente y eterno?

    ¿Recibirán los teólogos la inspiración del Santo Espíritu para dilucidar tan difícil dilema?

  3. qbit dijo:

    Me ha recordado una cosa que escribí hace tiempo, sobre los ataques a la Iglesia y su motivación real.

  4. pseudopodo dijo:

    AT: si te interesa esa cuestión, deberías preguntársela a algún teólogo que se crea esa historia. Te aconsejo que busques por Alabama o Missouri, porque en el resto del mundo, tanto católicos como protestantes consideran que esos relatos (hay muchos más en la Biblia) son folklore, tradiciones y mitos del pueblo judío. Nada más.

    qbit: Ya he leído tu texto. Creo que tienes razón: la Iglesia es un “cuerpo extraño” en esta sociedad: un incordio cuando se trata de tener ciudadanos uniformes y acríticos…no es raro que moleste tanto.

    Un saludo…

  5. thinkingbeing dijo:

    Yo también me pregunto, como se puede hacer una crítica religiosa sin parecer ‘anti’ u ‘ofo’. Todos los dogmas, incluso los ‘libros sagrados’ para cada una de ellas, se quedarían en la anécdota si no fuera porque con cierta frecuencia y en determinadas áreas se intenta establecer leyes injustas y costumbres anacrónicas, tentativa de ‘santificar’ la discriminación entre seres humanos a través de sus leyes. No creo que importe mucho lo que le pasó a los niños en el relato de ‘reyes’, porque es una historia que ha de contextualizarse y comprenderse como fruto de una época y de un entorno cultural e histórico diferente, ni tampoco si el papa ha restaurado el infierno, y ‘eliminado’ el purgatorio. Pero sí ha de preocupar que se utilice la religión para hacer llamadas xenófobas y racistas en contra de los ‘infieles’. Que personas esté encarcelada por sus ‘no creencias’ o que se las sentencie a muerte por ir en contra de la ‘moral religiosa’.

    Creo que es harto demagógico, la brocha gorda usada para remarcar este tipo de ‘anécdotas’ del dogma católico que no afectan más que a los interesados, con poca o ninguna ‘trascendencia social’, ya que no afecta de forma directa al resto de la cuidadanía; y sin embargo se pase de puntillas, se haga un exquisito tratamiento de la noticia, cuando se trata de ‘otras ideologías religiosas’ diferentes. Existe un agravio comparativo , a pesar de que la vida diaria de las personas ‘implicadas’ está realmente afectada por dichas ‘creencias’ pertenezcan o no a ellas y donde no son respetados ni los más básicos derechos humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s