Infosfera

[De los cuadernos del cercanías, 20-10-2006]

Venía pensando que la información, ubicua como el aire que respiramos, forma una infosfera de la que no somos conscientes pero tiene efectos poderosos sobre nosotros. Sólo los notamos cuando, tras un tiempo sin leer periódicos, ver televisión u oír la radio, cae en nuestras manos uno de estos diarios gratuitos llenos de estadísticas triviales y/o disparatadas, de “famosos” para mí desconocidos y de noticias condescendientes con el lector cortito.

Entonces uno se da cuenta de que esa infosfera no es transparente como parece a los que viven en ella: hay zonas enteras del espectro que no se ven, hay otras de transparencia desigual o equívoca; hay, finalmente, abundantes espejismos. Vemos, en fin, el mundo a través de la infosfera, pero no nos damos cuenta de que no es, en absoluto, neutra…

(Venía pensando esto al leer los titulares del ADN, 20minutos, Qué!, etc, saliendo de la lectura de Brideshead. Dos infosferas bastante distintas).

Hasta aquí he hablado de la “transmitancia” de la infosfera para distintas regiones del espectro intelectual o moral. Es obvio que podemos considerar también la metáfora en otro sentido: la infosfera no como medio sino como sustancia, sustancia que respiramos y metabolizamos. Pero cuando lo relevante es la información como sustancia que asimilamos, cabe hablar de contaminación infosférica y también de intoxicación informativa: infoxicación.

Así, es curioso que a nadie se le ocurra aceptar la comida que un desconocido le ofrece por la calle, pero sí la información del repartidor del 20minutos. ¿No podría ser también información en mal estado?¿No deberíamos preguntarnos, como lo haríamos de alguien que nos diera comida en la calle, con qué objeto nos la da?

Esta entrada fue publicada en Ideas & Thoughts, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Infosfera

  1. Magnífica pregunta, la del último párrafo. Para rumiarla despacio.

  2. eldoctorhache dijo:

    Yo nunca habría pensado que pasear por la calle o ir a trabajar con un diario “de pago” bajo el brazo iba a transformarse en un “status symbol”, pero por lo visto así lo es. Y veo en el metro o en el autobús leer el periódico a personas que no me imagino en ningún caso leyendo diario alguno de los que se venden. Como bien dices, algo habrá ahí.

  3. qbit dijo:

    La principal fuente de ingresos de la prensa de pago es la misma que la de la prensa gratuita: la publicidad, no los clientes que lo compran. Y la fuente de ingresos de la radio es la publicidad también, así como de las TV en abierto. Así que da igual.

    Además, no hay ninguna garantía de que la información de un periódico comprado sea más fiable que la de uno gratuito, abasteciéndose ambos de las mismas oligopólicas agencias de noticias.

    La única solución es tener sentido crítico ante lo que se lee.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s