No se puede no hacer nada

La semana pasada mi hijo, de 7 años, me contó su primer descubrimiento filosófico. La conversación fue justo a la hora de acostarse.

– ¿Sabes, papá, que no se puede no hacer nada?
– ¿Cómo que no? ¿Qué quieres decir?
– Bueno, yo ahora, tú dirías que no estoy haciendo nada, ¿no?
– Sí, no estás haciendo nada.
– ¡Pues no, porque estoy sentado en la cama! ¿ves? Estoy haciendo algo: estar sentado en la cama? ¡Siempre haces algo!

Pensé en la no-acción del Zen, pensé en el wu-wei del Tao, pensé en Watzlawick y su aforismo: “no se puede no comunicar”. Pero sólo dije:

-Bueeeno, hijo…, que es muy tarde y hay que dormir.

Esta entrada fue publicada en Familia, filosofía. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a No se puede no hacer nada

  1. A. N. Ónimo dijo:

    The Tao that can be expressed is not the eternal Tao Aún así, me arriesgaré a decir que, no sé si por la mente de principiante, o porque de casta le viene al galgo, tu hijo es un crack

  2. loiayirga dijo:

    Yo también creo lo que dice A.N.Ónimo, de tal palo tal astilla.

    Tu reacción como padre la comprendo perfectamente.

  3. Juanjo dijo:

    Glub, no me quiero imaginar las conversaciones dentro de unos años…

  4. pseudopodo dijo:

    Bueno, sobre mi reacción de padre, pues… no estoy orgulloso pero es que la vida es así… Y por cierto, Juanjo, eres único dando ánimos 😉 Pero yo tampoco me las quiero imaginar (no por filosóficas sino por adolescentes)

  5. Daniel dijo:

    Qué bueno, al leer el título del post yo también he pensado en la no-acción. Por cierto, que tu reacción al especular de tu hijo no la veo muy lejana a una respuesta del Zen.

  6. pseudopodo dijo:

    Daniel, ¡cómo no me había dado cuenta antes! Ahora ya estoy en paz…

  7. Epicuro dijo:

    Y lo mismo que no se puede NO hacer nada, puesto que el propio hecho de “no hacer nada” ya es un hecho, mi hija Alba, cuando tenía 9 años, oyendo un debate entre su madre y yo acerca de Descartes y del famoso “pienso luego existo”, nos preguntó a bocajarro: -¿Y porqué pienso luego existo, no sería SIENTO, luego existo?.-
    Casi que no hago mas comentarios, salvo deciros que desde entonces, esa es mi máxima: Siento luego existo. (y a Descartes…. descartado). Un saludo y ánimo a todos los padres y madres… que menuda tarea que tenemos.

  8. pseudopodo dijo:

    Tu hija ya no necesita leer a Damasio… va a ser cierto que “sabemos menos que un niño de primaria”

  9. Lógica aplastante, la infantil… Pero, ¿qué sería del lenguaje, con ella?

  10. Agus dijo:

    El hijo es un crack, sin duda, apunta maneras. Y la respuesta de su padre, de una sabiduría que -intuyo- solo la paternidad puede dar.

  11. Joaquin dijo:

    Es intrigante que todos los niños parecen atravesar una “etapa filosófica” en que se hacen preguntas sobre el mundo, el ser, la vida… Quizá ahí se encuentre la explicación de por qué, para ejercer la filosofía en la edad adulta, haya que adoptar una mirada ingenua frente al espectáculo del mundo, y casi hacernos como niños. Bonita experiencia la que nos has contado.

  12. quercus dijo:

    Es cierto que la ingenuidad de los niños arroja preguntas y respuestas muy curiosas. Cuando tenía 6 años recuerdo que me preguntaba cosas como por qué la gente dejaba los coches en la calle, si eran suyos deberían subirselos a casa… O también dónde se acaban las carreteras porque debería llegar un momento que se terminaban en el medio del campo… También me resultaba completamente extraño el concepto de patria que ya me contaban en el colegio por eso me parece antinatural y forzado el auge de los nacionalismos.

  13. pseudopodo dijo:

    Lo malo es que cuando uno crece suele olvidar aquello que se preguntaba, y no sólo olvida las preguntas concretas sino la actitud filosófica…

    Leyendo vuestros comentarios, creo que intentaré anotar las ocurrencias de mi hijo que vayan viniendo. Seguramente le gustarán cuando sea mayor…

    Gracias a todos.

  14. Daniel dijo:

    Decía Franco Battiato en una entrevista (aquí un extracto: http://candelero.blogia.com/2007/100701-el-sentido-segun-franco-battiato.php) que, al recuperar una redacción que había escrito a los 9 años, titulada “Yo, ¿quién soy?”, adquirió una cierta “consciencia” más profunda sobre “el sentido de todo esto”.

    Para él, al menos, reencontrarse con sus ideas de niño no supuso simpemente un placer. Hay que ver lo que se aprende si se escucha a los pequeñajos.

  15. pseudopodo dijo:

    Muy buena tu reseña sobre Battiato, ya la había leído, pero no recordaba lo de la redacción de los 9 años….

  16. Rafael R. Huertas dijo:

    Hola,
    Ignoro el porqué (no he visto ningún enlace) pero el caso es que desde esta página han visitado la mía. Así que por curiosidad me he acercado hasta aquí para encontrarme con el ”suave pasajero’ de tu hijo.
    Ya sé que la expresión no es la más adecuada, pero cuando intento encontrar un término para describirlo en esa situación solo acierto a deslizar horizontalmente la mano abierta como algo que vuela, pasa, o se desliza por la vida …..
    Por ahora con acierto. Que siga así, y ¡enhorabuena!. ¡Qué envidia!
    Lo mismo le digo a Epicuro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s