Jacques Ellul: Traición a occidente

Hace tiempo que quería leer algo de Jacques Ellul. No recuerdo dónde leí algo sobre él la primera vez, pero por lo que decían lo asocié a Iván Illich y a Lewis Mumford, dos incisivos críticos de la sociedad tecnológica.

Ellul fue profesor durante muchos años en la Universidad de Burdeos, su ciudad natal. Entre 1936 y 1997 (murió en 1994) publicó más de 50 libros, que trataban desde la historia del derecho romano a la crítica a los mass media. Pero no se limitó a ser un erudito: participó en la resistencia, fue una figura destacada de la iglesia protestante francesa, dirigió un club de prevención de la delincuencia juvenil, fue alcalde de pueblo, y estuvo entre los pioneros del ecologismo francés (se le atribuye la frase “piensa globalmente, actúa localmente“).

Por fin he conseguido un libro suyo, Traición a occidente (editado en español en 1976, casi inencontrable). Lo he leído con avidez. Ellul es francés y se nota (empezamos mal). Pero no está afectado de pedantería. Escribe con pasión, y parece que sin un plan rígido: abundan las digresiones, aunque sabe dónde quiere llegar. Demuestra erudición, pero no se molesta en citar fuentes ni argumentar académicamente. Ellul escribe como un profeta, no como un profesor.

¿Cual es la traición a occidente de la que habla Ellul? La de los intelectuales que reniegan del valor de la civilización occidental. Y especialmente, los de izquierdas:

La izquierda está metida hasta el cuello en la mentira. No representa en absoluto a los pobres. No los defiende nunca. Les ha quitado la ilusión religiosa del paraíso celestial futuro para sustituirla por la ilusión del paraíso terrenal futuro. La izquierda es el equivalente exacto de la Iglesia burguesa del siglo XIX con respecto a los pobres. Presenta los mismos caracteres y merece los mismos reproches. Entre los pobres se hacen varias distinciones, exactamente lo mismo que hacían los cristianos burgueses del siglo XIX: hay pobres buenos, los que andan de acuerdo con las instrucciones, los buenos corderos de la revolución, aquellos cuya situación puede ser explotada como factor propagandístico, y hay pobres malos, aquellos que en un régimen comunista no aceptan estar a gusto, los que se revuelven a diestro y siniestro simplemente porque son infelices, sin tener en cuenta los planes de la revolución mundial, o aquellos que representan unos valores y una cultura tradicionales. A todos estos hay que reprimirlos sin más miramientos.

Pero Ellul no tiene elogios para la derecha. Al contrario: si no la critica es porque ni siquiera merece la pena. “Una vez más”, dice, “repetiré que, en mi opinión, la derecha no existe, que carece de porvenir, de legitimidad, e incluso de existencia”. Sólo la izquierda era la heredera de la esencia de Occidente: la libertad individual frente al poder. La izquierda estaba en el buen camino al ponerse de parte de los excluidos, de los perdedores, de los explotados. Pero tradujo esta opción por “llevar los pobres al poder”, por la dictadura del proletariado, por la identificación del pobre con Dios. Es decir, lo planteó en términos de poder, corrompiendo así la esencia de Occidente. En cuanto se produce este retroceso, dice Ellul, “las demás traiciones van seguidas. Y continúan. Se ha perdido la partida. Está irremediablemente perdida”.

El paisaje ideológico ha cambiado mucho desde la época en la que se escribió el libro, en 1974. Llama la atención que un engendro como el maoísmo estuviera de moda entonces entre los intelectuales franceses. Pero sigue vigente, incluso más acentuada, la traición de la que hablaba Ellul. Abandonado el marxismo, han permanecido como señas de identidad de la izquierda el complejo de culpa por los presuntos crímenes de Europa y la simpatía por cualquiera que luche contra la civilización occidental. El análisis de esta actitud ocupa la primera parte del libro de Ellul, y hablaré de ella en el próximo post.

Esta entrada fue publicada en Libros, personajes, Reseñas, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Jacques Ellul: Traición a occidente

  1. Asturchale dijo:

    >>“repetiré que, en mi opinión, la derecha no existe, que carece de porvenir, de legitimidad, e incluso de existencia”.

    Si no fuese por esta frase, pensaria que se trata de un intelectual conservador como hay tantos (Paul Johnson, por ejemplo). Por el contrario, me ha despertado la curiosidad. No comprendo bien a que se refiere cuando dice que “ponerse del lado de los pobres” y defender la “libertad frente al poder” no tiene nada que ver con derrocar ese mismo poder y entregarselo a esos mismos pobres. ¿Donde esta la libertad si el poder sigue en manos ajenas?

    Respecto a la autocritica de Occidente, que es un tema muy querido de los intelectuales de derechas, debo disentir.
    La autocritica es, precisamente, uno de los mayores logros eticos del Occidente moderno. No conozco ninguna otra cultura ni civilizacion que se haya atrevido a revisar tan a fondo sus propios cimientos, sus propias justificaciones, como Occidente a partir de la Revolucion Francesa. Es esa autocritica despiadada la que nos da legitimidad para exigirles a otros (al Islam, a China, a los jovenes regimenes del Tercer Mundo) igual firmeza etico.
    Respecto al revisionismo y el contrarrevisionismo, la eterna lucha entre la “leyenda negra” y la “leyenda rosa”, no me cabe duda de que la izquierda ha dicho y escrito toneladas de sandeces. Feministas, neopaganos, ultrasionistas, indigenistas americanos, escritores / as de narrativa poscolonial, militantes “gays”, izquierdistas latinoamericanos etc etc se han lanzado a sentar catedra sobre epocas y procesos muy complejos sin tener ni idea. Ya se que los propios africanos fueron complices de la trata de negros, y que los esclavos lo pasaban peor en el Imperio Otomano que en Missouri. Sin embargo…
    …Sin embargo no se puede negar que la desproporcionada prosperidad de Europa y Norteamerica, en los ultimos cinco siglos, proviene de un inacabable torrente de recursos baratos, provenientes de su creciente imperio ultramarino. A eso se le llama imperialismo y expolio, esta fundado en la violencia y en el racismo, y es intrinsecamente injusto y criminal. Incluso Cervantes, hablando de Sancho Panza, llega a decir:

    “solo le daba pesadumbre el pensar que aquel reino era en tierra de negros y que la gente que por sus vasallos le diesen habían de ser todos negros; a lo cual hizo luego en su imaginación un buen remedio, y díjose a sí mismo:
    —¿Qué se me da a mí que mis vasallos sean negros? ¿Habrá más que cargar con ellos y traerlos a España, donde los podré vender y adonde me los pagarán de contado, de cuyo dinero podré comprar algún título o algún oficio con que vivir descansado todos los días de mi vida?”

    Racista, esclavista y encima rentista.

  2. serenus dijo:

    Uno de los grandes problemas de la izquierda ha sido la carencia de una moral -ética- individual, su incapacidad para asumir -siquiera respetar las razones personales: la razones de “estado” -“grupales” sean las que fueren- las ha situado siempre por encima de las personales. Sin esa honestidad básica cualquier construcción acaba por ser una aberración.

    Cosas tan básicas y tan nobles como:
    “Mi padre siempre me decía que hiciera las cosas lo mejor que supiese y que dijera la verdad” McCarthy. No es país para viejos.

  3. pseudopodo dijo:

    Asturchale, creo que lo que quiere decir Ellul es que derrocar a los poderosos para colocar en su lugar a los pobres lo único que hace es cambiar los nombres, pero mantener igual las estructuras. Si los pobres se convierten en poderosos, van a actuar como poderosos, y en definitiva todo sigue igual.

    Viene a ser lo de El Gatopardo: “que todo cambie para que todo siga igual”. Esto es a lo que Watlawick llamaba cambio1: las cosas cambian pero se sigue jugando al mismo juego. El cambio sustancial es lo que él llamaba cambio2: cambia el juego al que se juega. Eso es lo que proponía el cristianismo en su origen, y lo que Ellul reivindicaba.

    Sobre que la autocrítica es una de las virtudes de occidente, estoy totalmente de acuerdo y seguro que Ellul también lo estaría. De hecho, lo que él hace es también autocrítica. Pero de eso hablaré en el próximo post (bueno, hablará él).

    Tienes razón en señalar al colonialismo como el principal pecado de occidente. Pero me temo que era muy difícil evitar esa tentación una vez alcanzado el grado de poder, de crecimiento demográfico, etc, que había alcanzado Europa. Lo que no disculpa que se cometieran los crímenes que se cometieron. Pero, ¿piensas que otra civilización, en esa tesitura, lo hubiera hecho mejor, habría sido más compasiva? No lo creo. (Por cierto: muy buena la cita de El Quijote).

    Serenus: de acuerdo en que ese ha sido siempre un problema de la izquierda. Pero ahora tiene además el problema de que se ha hecho posmoderna. Este elemento es muy nocivo cuando se combina con el anterior: forma un ácido que lo disuelve todo….

  4. Guadalupe de la Rosa dijo:

    Dónde puedo localizar un ejemplar del libro. Lo cheque en las librerías más conocidas (Gandhi, Porrúa, FCE) y no lo tienen. Por favor, me urge, gracias.

  5. pseudópodo dijo:

    Pues yo lo saqué de una biblioteca, y la edición era ya bastante antigua. No sé si se podrá encontrar fuera de las librerías de viejo, pero en alguna lo tienen.

  6. nebur dijo:

    la observacion amorosa que realiza Jacques Ellul de la vida moderna es el mejor aporte que encontre para mi modesta comprencion, esta en el libro ” LA EDAD DE LA TECNICA.

  7. Jonathan dijo:

    Costa rica está inundada de nicas los cuales son tontos y se nota un plan para acabar con la mayoritaria sangre española del costarricense. Alguien me podría decir como conseguir el libro en costa rica o por internet ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s