La lista de Garfunkel

Todos pensábamos que el cerebro era Paul Simon, pero no. He descubierto (vía Libros y lecturas, que remite a un artículo de Manuel Rodríguez Rivero) que Art Garfunkel es un intelectual que ha leído a casi todos los grandes de la historia del pensamiento y la literatura, desde Homero a Stephen Hawking pasando por David Hume. Es más, ha ha copiado mi idea 😉 y tiene en su web la lista con lo que ha leído.

No he podido por menos que hacer comparaciones. La lista de Garfunkel va desde junio de 1968 hasta el final de 2007; en ese periodo leyó 1023 libros. Mi lista comienza a finales de 1989 y al acabar el 2007 suma 417 libros. Garfunkel sale a 27 por año y yo a 24 (pero al principio no apuntaba todo, así que creo que le alcanzo). Y curiosamente, comenzamos la lista casi con la misma edad, yo un par de años más joven que él.

Pero no he podido quedarme ahí. Estas cosas son superiores a mis fuerzas, y he tenido que perder un buen rato explorando su lista y buscando coincidencias y curiosidades. Coincidencias: tenemos 50 libros en común, no está mal (los pongo al final del post). Curiosidades: Garfunkel ha leído The Simon and Garfunkel Story (escrito por Patrick Humphries) y Still Water (escrito por… Art Garfunkel).

Sólo una cosa más, que ya llevo perdido bastante tiempo. Dice en su artículo Rodríguez Rivero que la lista de Garfunkel es…

Una lista heterogénea -como debe ser la de todo lector felizmente no especializado- que el personaje ha decidido, orgullosa e infantilmente, poner a disposición de sus fans.

Me hace gracia el comentario, porque hace poco, en un post cuyo título la modestia me impide reproducir aquí, Loiayirga hablaba de mi lista, diciendo que es “algo que puede resultar un poco infantil pero que ayuda a conocer a una persona”.

Coinciden en que es algo infantil, pero ¿por qué lo es? 🙄

* * *

Apéndice 1:

En realidad debo confesar que yo copié la idea de colgar la lista en la web a Eric Leuliette. La suya sí es la madre de todas las listas

Apéndice 2:
La intersección de la lista de Garfunkel y la mía. Los asteriscos se los ha puesto Garfunkel a sus libros favoritos.

Erich Fromm The Art of Loving *
Mark Twain The Adventures of Huckleberry Finn
Aldous Huxley Brave New World
Hunter Davies The Beatles
Oscar Wilde The Picture of Dorian Gray
Voltaire Candide
L.N. Tolstoy War and Peace *
Fyodor Dostoyevsky The Brothers Karamazov
Bertrand Russell The Conquest of Happiness
Anais Nin Diary
André Gide The Counterfeiters
Jerzy Kosinski Being There
L.N. Tolstoy Anna Karenina *
Richard Bach Jonathan Livingston Seagull
Gabriel Garcia Marques One Hundred Years of Solitude
Robert M. Pirsig Zen and the Art of Motorcycle Maintenance *
John Irving The World According to Garp
Charles Dickens Great Expectations
James Joyce A Portrait of the Artist as a Young Man *
Miguel de Cervantes Don Quixote *
Thornton Wilder The Bridge of San Luis Rey *
Italo Calvino The Baron in the Trees
Milan Kundera The Unbearable Lightness of Being
Thornton Wilder The Ides of March *
Fritjof Capra The Tao of Physics
Carl Sagan Cosmos
C.P. Snow The Two Cultures & A Second Look
Tom Wolfe The Bonfire of the Vanities
P.G. Wodehouse The Inimitable Jeeves
James D. Watson The Double Helix
Arthur Koestler Darkness at Noon
Robert Louis Stevenson Dr. Jekyll and Mr. Hyde
Oliver Sacks The Man Who Mistook His Wife for a Hat
Hermann Hesse Demian *
Evelyn Waugh Brideshead Revisited
Henry James The Turn of the Screw
Bruce Chatwin The Songlines
Sherwin B. Nuland How We Die
Samuel Butler The Way of All Flesh *
Daniel Defoe Robinson Crusoe
René Descartes Discourse on Method and The Meditations
G.K. Chesterton The Club of Queer Trades
Jules Verne Around the World in Eighty Days
Frank McCourt Angela’s Ashes
Robert Hughes Culture of Complaint
Mitch Albom Tuesday with Morrie
Alessandro Baricco Silk
Jorge Luis Borges Other Inquisitions
Bill Gates The Road Ahead
Dava Sobol Longitude
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a La lista de Garfunkel

  1. panta dijo:

    A. Garfunkel estudió exactas y eso es ya un punto a su favor 😉
    Respecto a la lista de coincidencias, visto lo interesante de algunos títulos, lo difícil es ser lector habitual y no haberlos leído; en mi caso de estos cincuenta que mencionas coincido en doce, no los detallo que me acusan de infantilismo X)
    Saludos.

  2. clodoveo11 dijo:

    Nunca entenderé porqué algunos miden la intelectualidad en el número de libros o en los títulos concretos leídos. Más bien tal cualidad radica en la asimilación y aprovechamiento positivo-práctico de las lecturas realizadas, creo yo. He conocido gente que sólo leen piezas “ligeras” para entretenerse pero que poseen una comprensión del mundo y de la vida que me da a mi y a otros cien mil vueltas. Y otros que dicen haber leído la tira de sesudos volúmenes pero de los que ni se han enterado de nada ni han sacado conclusiones de provecho.

    Y por cierto, no me explico de dónde sacan algunos tánto tiempo para leer tánto. Salvo que sean millonarios encubiertos… 🙂

    Saludos a todos.

  3. kikollan dijo:

    Supongo que lo sabrás, pero en Librarything hay varios grupos edicados ha introducir las bibliotecas de varios ilustres.

  4. ¿Infantil?

    Supongo que quien dice eso tiene un puntito de envidia.

    Ambos comentarios (la presunta infantilidad y la presunta envidia) son estupideces.

    Me gustaría haber llevado esa lista de libros leídos desde que me aficioné a la lectura “independiente” (libros que uno decide leer no que le animan a leer).

    Ahora mismo son muchos los lugares de Internet donde uno se puede crear su lista de libros leídos. Modestia parte el link que tiene en mi nombre 🙂

    Lo que leemos nos define mucho mejor que a quién votamos, qué actores nos gustan, cómo vestimos, dónde trabajamos o, sí, qué estudiamos. Cada decisión de lectura es un apunte de nuestros gustos, deseos, temores… Si a eso añadiéramos una valoración de la lectura tendríamos el mejor test sicológico.

  5. Agus dijo:

    Pennac decía algo así como que “hay tiempo para leer como hay tiempo para amar”. Lo digo para el de los millonarios encubiertos.

  6. Javier dijo:

    Estoy con Clodoveo en que leer mucho es principalmente síntoma de leer mucho y no de casi nada más. Con todo, y habiendo gente poco leída con ideas claras y clarificadoras sobre el mundo, mi experiencia es que es más fácil encontrar alguien con ideas interesantes entre la gente con buenas y abundantes lecturas. Eso no les quita de ser perfectos cretinos. Luego hay personas estupendas que nunca han leído un libro, pero lamentablemente son pasto de tópicos y prejuicios repetidos hasta la saciedad. Mantener una conversación con ellos sobre determinados temas (política, religión, sociedad) puede llegar a ser agotador. Claro que pensar esto también es un prejuicio: es un meta-prejuicio, más precisamente.

    En el extremo están los ratones de biblioteca. Leer treinta o cuarenta libros al año es abordable dedicando una cierta cantidad de tiempo y evitando tochos y, sobre todo, sabiendo alternar géneros para no aburrirse. Leer cien libros al año es en general cosa de lector obsesivo que probablemente tenga muy poca vida más allá de la estantería. Agus está allí atinado. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que hay quien ni ve tele, ni va al cine, ni va a conciertos, ni surfea, etc. Si reciclas ese tiempo para leer, da para mucho. Aunque bien visto, ¿para qué renunciar a todo ello? Yo apunto la tele que veo como los libros que leo…

  7. loiayirga dijo:

    ¿por qué es infantil apuntar la lista de los libros leidos? Es una pregunta difícil.
    Algo de infantil debe haber en ello cuando he coincidido con Rodriguez Rivero en el adjetivo. Sin embargo cuando quiero explicar por qué no sé si puedo.

    Quizá se deba a que hay cierta ingenuidad en suponer que una lista de títulos dice algo. De la tuya habrá libros muy asimilados, muy estudiados, que verdaderamente han marcado tu vida, y otros por el contrario que habrán sido prácticamente olvidados ¿o no?
    La lectura es muy importante, pero la lista de todo lo leído es como una cáscara superficial que poco dice realmente de la experiencia lectora. ¿No?

    Cuando jovencillo tenía un amigo que sabía exactamente el número de libros que tenía en su casa. Reconozco que aquello aún era más infantil, pues un número no dice nada, sin embargo parece que hay una cierta similitud aunque lejana con hacer la lista de todo lo leido.

    El único argumento con cierta fuerza que se me ocurre para apoyar lo del infantilismo es el del album de cromos. Una lista de las lecturas recuerda el album de cromos. “Le tengo, le tengo, le tengo, no le tengo, no le tengo, le tengo”. Parece que su autor encontrara placer en engrosar su lista como el que completa aquellos álbumes de nuestra infancia.
    Muchas experiencias de la vida se viven y nos van construyendo (así parece que sucede con la lectura), pero no se suele hacer una recopilación de ellas, ni se enseña como se enseña un album de cromos. Sólo los niños encuentran placer en esa recolección.
    Solo se me ocurren esas razones para justificar el adjetivo que usé.

    Precisamente tu post me ha empujado a escribir el mio. Me ha recordado uno que tenía en el cajón y que quería haber escrito hace mucho. Quiza puedas hacer algo parecido algún día. Hoy he colgado una de las lecturas que más ha marcado mi vida.
    Y por si alguien le interesa leer el texto directamente, se trata de el apartado “el amor erótico” de “El arte de Amar” de From

  8. pseudopodo dijo:

    Panta, si esa proporción de coincidencias (12 de 50 es el 24%) la mantienes en toda la lista de Garfunkel y no sólo en su intersección con la mía, tendrías en común con él ¡más de 240 libros…! Claro que esa suposición no es realista, probablemente los libros en los que coincidimos son los más populares. Hay coincidencias sorprendentes, porque no me parecen muy comunes libros como “Zen and the Art of Motorcycle Maintenance”, “The way of all flesh” o “The songlines”. Quizá son libros bastante más conocidos en los USA que en España…

    Clodoveo, obviamente haber leído muchos libros, o haber leído algunos libros “imprescindibles” no garantiza, de por sí, nada. Pero está claro que, si no los has leído, no los puedes asimilar: no será condición suficiente, pero es necesaria.

    Cierto que las mismas ideas te pueden llegar por diversos cauces y no hace falta haber leído a Aristóteles, por ejemplo, para saber qué son los cuatro elementos…. Yo he fantaseado muchas veces con la idea de encontrarme con alguien que no tuviera ninguna lectura en común conmigo. Esa persona podría haber leído, por ejemplo, “El idiota” de Dostoievski, pero no “Crimen y castigo”; podría haber leído “Cómo funciona la mente” de S. Pinker, pero “La tabla rasa”…. ¿Sería posible que, a pesar de eso, hubiéramos llegado a tener una visión del mundo similar?

    Por supuesto que hay gente que sin apenas leer tiene mucha más sabiduría que cualquiera que nosotros… seguro que la mayoría de nuestros abuelos. Pero es que no hay que confundir sabiduría con cultura. Y por otro lado, pero eso nos llevaría muy lejos, creo que hoy en día ya va siendo difícil aquella sabiduría sin cultura. No sé si lo que dice Javier va por ahí, pero hoy el problema es que no tenemos sólo los tópicos y prejuicios “de toda la vida”, sino que hay una industria que los fabrica y los distribuye con enorme eficacia (la telebasura, etc). Y eso sí que es incompatible con la sabiduría.

    Ah, y sobre lo del tiempo… en mi caso es muy sencillo: paso dos horas y media al día en el tren de cercanías. Y no me gusta el fútbol. ;-). Dudo que los millonarios lean más que la media (igual que dudo que amen más que la media, ¿verdad, Agus?)

    Alberto, yo lamento no haber apuntado desde el principio todos los libros que he leído. Por eso me da mucha envidia Mr. Leuliette… A mi hijo le he comprado un libro con las hojas en blanco para que apunte los libros que lee. Si lo hace, de mayor tendrá un tesoro.

    Estoy de acuerdo con que “Lo que leemos nos define mucho mejor que a quién votamos, qué actores nos gustan…etc”. A mí me encantaría echar un vistazo a las listas de las lecturas de nuestros políticos, por ejemplo (¿estarán entre los personajes ilustres de los que habla Kikollan? ¡Tengo que echar un vistazo!)

    Loiayirga, me hace gracia lo del álbum de cromos, porque justo se me ocurrió esa comparación después de escribir el post. No me molesta la comparación, porque enseñar los cromos es algo: inocente. No te crees mejor persona por tener el de Butragueño. Lo mismo digo con los libros.

    Sobre el post que enlazas, te contesto en tu blog. ¿Te has dado cuenta de que ese libro también lo hemos leído Garfunkel y yo?

  9. Solagne dijo:

    Hola, soy nuevo por este lugar, la verdad un blog muy interesante. Desde el punto de vista de un visitador de blog empedernido, podría decir, o catalogar este blog como “intelectual” claro, yo no sabía quién es Garfunkel y la mitad de cosas que se hablan aquí no las conozco. Incluso más de la mitad diría yo.

    Leer, lo que es leer, no he leído demasiado, y si tengo que compararlo con las cifras de los que andan por aquí se podría decir que no he leído nada. O que… ahora que lo pienso, podría poner una lista de blog que he leído, o mejor aún, una lista de personas que a lo largo de mi vida me han aportado todo lo que sé. Pero esos cromos no valen, esos cromos no los venden.

    El último libro que intenté leer, fue La isla del día de antes, de Umberto Eco, no sé si lo conoceréis. Creo que si. Me hice el interesante durante unos días al leerlo en el metro, y otro día agotado del aburrimiento decidí cerrarlo y no volver a abrirlo más.

    Si pusiese una lista de libros que he cerrado sin terminar, creo que superaría a la de mi nuevo amigo Garfunkel o a la del famoso -Agus- y en este caso tampoco podría jugar a los cromos porque leer medios libros resultará ser la mitad de “culto”.

    Ante la cultura me gusta la humildad, por ejemplo la humildad de mi profesora de filosofía que nunca tuvo un comportamiento fatuo ante mi ni ante ningún alumno, que el ranking top 1000 de libros no era necesidad alguna para demostrar en niveles la cultura que se puede llegar a tener.

    Sabiondos hay en todos los lados, yo sin embargo leo el diario. Y como el organismo intenta asimilar ciertos alimentos cada cual que intente asimilar sus vivencias y aprender de lo que lo rodea.

    Saludos y enhorabuena por el blog y su gente que lo visita.

    Dar las gracias a pseudopodo por darme a conocer a Haruki Murakami, espero que no sea La crónica del pájaro otro medio libro, este creo que no ;).

  10. pseudopodo dijo:

    Hola, Solagne, me alegro de que haya gustado el blog. Si no conocías a Garfunkel es que debes ser bastante joven, porque hubo una época en la que Simon & Garfunkel vendían tantos discos como los Beatles.

    Yo también tengo por ahí una lista de libros sin terminar… No se trata de presumir de nada. Esto es un juego, y por eso está bien la comparación con los cromos. Todos valen, sólo que son de colecciones distintas.

    Ya nos dirás si te gusta Murakami. Yo creo que te gustará, y de lo que estoy seguro es de que no te pasará como con Eco…

  11. Zakynto dijo:

    Una de las primeras cosas que hice cuando visité este maravilloso blog por primera vez fue asomarme a la ventana de tus libros leídos. Quedé asombrado por la cantidad y por la calidad pero eché de menos una lista de “libros preferidos”.

    Te animo a que pongas asteriscos como ha hecho Garfunkel en tu lista.

    También me he alegrado de ver la lista de libros sin terminar, algo así como la piscina de Umbral. Si alguna vez decido hacer una lista de libros, empezaré por los que no he terminado.

    Un saludo.-

  12. Agus dijo:

    Ey, ey, Solagne, con el “famoso Agus” no lo pagues, que ni es famoso ni ha ofrecido su lista de libros.

    Hubo una época en la que empecé a apuntarlos, cuando hacía la carrera (hace no mucho), y desde que tengo blog he vuelto a la costumbre, aunque me da un poco de reparo, porque sé que en el fondo sí hay algo de vanidad, de sentirme un poco pagadete de mí mismo por ser tan presuntamente ‘culto’. En resumen, que creo que mi próximo post del blog va a ser ese, je. Incluyendo la lista de películas.

    Por otra parte, es para mí evidente -o quizá no tanto, pero creo en ello- que la plenitud moral es superior a la plenitud intelectual. No hay cosa más repulsiva que el culto que vive como si nos redimiese la cultura o el conocimiento (tan típico de la modernidad, por cierto).

    Sin embargo, los clásicos son un tesoro y una oportunidad. La oportunidad de poder conversar con gente generalmente interesantísima, que tiene cosas que aportarnos. Uno se puede creer Adán y empezar siempre de cero. Pero la grandeza de nuestro carácter histórico es que podemos subirnos a hombros de gigantes, los que nos precedieron, para llegar más lejos. (De ahí que sea del género pazguato el creerse “citius, fortius, altius” que nuestros mayores, cuando la realidad es que lo somos gracias a ellos.)

    Claro que el mundo está lleno de personas interesantes con las que uno se va topando, y que además son capaces de dar y recibir amor, que al final es lo que cuenta. Pero es difícil poder conocer en toda una vida a gente tan interesante como Dickens, Chesterton, Sócrates, Tolstoi, Platón, Cicerón, Einstein, Agustín de Hipona, Tomás de Aquino, Cervantes, Dante Alighieri, Miguel Ángel Buonarroti, Orson Welles, John Ford, etc., etc. Difícil, pero no imposible: basta sacar tiempo para escucharles en los libros, películas, obras de arte, ensayos… que nos dejaron.

    Yo leo varios diarios todos los días -por trabajo-, pero estoy con Péguy: “Homero es nuevo cada mañana, mientras el periódico de ayer es terriblemente viejo” (o algo así).

  13. Javier dijo:

    Como es costumbre conseguimos estar todos en perfecto acuerdo mientras mostramos nuestro desacuerdo. Incido en lo ya dicho por Agus. Además de conocer a gente interesantísima a través de sus libros, la literatura y el pensamiento te dan perspectivas que posiblemente la vida que te rodea no te ofrece o te muestran que lo que piensas y sientes ya lo han pensado y sentido otros antes. Eso ayuda a disolver tu individualidad adolescente en algo un poco más maduro.
    Respecto de las listas y su aspecto de coleccionismo infantil, estoy de acuerdo y no. Las listas tienen una función personal: retener nuestro pasado y permitirnos recordarlo. En ese aspecto son una versión muy primitiva de un diario, limitadas a hechos. Compartir las listas puede tener un punto de vanidad, como lo tiene, en general, escribir para que otros lean. Pero creo que la clave está en esa idea de compartir en lugar de enseñar.
    Por cierto, me ha encantado esto de Agus: “No hay cosa más repulsiva que el culto que vive como si nos redimiese la cultura o el conocimiento (tan típico de la modernidad, por cierto).” Pero creo que no es cierto. Sí lo hay. Es el que presume de ser culto sin tener cultura o conocimiento (tan típico de la posmodernidad).

  14. pseudopodo dijo:

    Zakynto, espero que no repitas esos elogios o no cabré entre la silla y la mesa :-).

    Poner asteriscos a toda la colección sería muy cansado, pero en lo que de tarde en tarde meto en Librarything sí que pongo las consabidas estrellitas. Ahora, lo interesante sería explicar por qué tienen esas estrellitas. Una vez hice un post con “mis cinco novelas favoritas”, y si tuviera más tiempo me encantaría escribir sobre muchos de los libros que leo. Aunque, bien mirado, muchos de los posts salen de ahí…

    Javier & Agus: de acuerdo en todo (incluso cuando Javier está en desacuerdo con Agus, que seguro que estará de acuerdo con ese desacuerdo…, ¿está claro, no?

    Lo que decís me ha recordado el soneto de Quevedo, recluido en la Torre de Juan Abad:

    Retirado en la paz de estos desiertos,
    con pocos, pero doctos libros juntos,
    vivo en conversación con los difuntos,
    y escucho con mis ojos a los muertos.

    Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
    o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
    y en músicos callados contrapuntos
    al sueño de la vida hablan despiertos.

    Las grandes almas, que la muerte ausenta,
    de injurias de los años vengadoras,
    libra, ¡oh gran don Joseph!, docta la emprenta.

    En fuga irrevocable huye la hora;
    pero aquélla el mejor cálculo cuenta,
    que en la lección y estudios nos mejora.

  15. heptafon dijo:

    ¿Infantil? Veo dos comportamientos relacionados con hacer listas. Por un lado un afán similar al coleccionismo. Esta es una pulsión que no es infantil, desde luego. Hay gente que se gana la vida con eso.
    Por otro, una inclinación al orden, saber qué tienes y dónde lo tienes. Claro, que si sólo tienes dos libros es muy sencillo saber dónde los tienes y lo que lees. Recordad que como la mitad de la población española no lee.

    Coincido con 8 libros de la lista común.

    He venido de visita de vez en cuando a este blog, animado por Loiayirga y me gusta. Con permiso del autor, lo enlazo en mi lista 😉 de blogs recomendados.

  16. Agus dijo:

    Estoy de acuerdo en el desacuerdo de Javier.

    Y también en que una lista de los libros leídos o películas vistas tiene más de memoria de uno mismo que de vanidad.

  17. pseudopodo dijo:

    Heptafón, puedes enlazarme incluso sin permiso 😉

    La verdad es que no recuerdo bien qué es lo que me impulsó a empezar la lista. Pero supongo que fue la inclinación al orden, precisamente por saber qué libros tenía. De hecho, lo que empecé apuntando fueron los libros comprados. Luego se me ocurrio apuntar en una columna paralela los que iba leyendo de esos, y luego todos los que leía, fueran comprados por mí o no.

    Nunca se me ocurrió que fuera a hacer pública la lista. Lo que pasa es que una vez la pasé a excel, porque era más fácil de ordenar, filtrar, etc. Luego la colgué en una web privada que tuve, porque era el sitio más cómodo para guardarla. Y cuando abrí este blog, la puse aquí también por comodidad (era más sencilla de actualizar así). Así que lo que tengo claro es que no ha sido por un afán de exhibirme ni por soberbia intelectual…

    En lo que no estoy de acuerdo, Heptafón, es en que el coleccionismo no sea una inclinación infantil. Es cierto que hay quien vive de ello y puede mover millones, pero no deja de ser un impulso infantil. Yo veo que a mi hijo le encanta coleccionar, sin que yo haya hecho nada por inculcárselo. Y a mí me encantaba cuando tenía su edad. Luego, lo normal es que se te vaya pasando. Algunos tienen la suerte de que no y les dura toda la vida (digo suerte porque es una fuente de placer).

  18. josele dijo:

    Hola a todos

    después del cabreo del 4 de abril, donde después de escribir un largo post le dia Esc en vez de a F1 vuelvo a la carga

    me ha hecho pensar dos cosas, esto de S&G, como yo rotulaba el lomo de las casettes

    1, que ordenar lo que uno hace le sirve a uno, mi mujer también guarda no sólo un listado de lo que lee, sino que lo resume a la vez que lo lee (en una hoja o asi cadad libro)

    2, que de hecho no es tan exagerado lo de leer tanto… es una cuestión de a qué se dedica el tiempo; hay gente que ve pelis, hay gente que se sabe la discografía (las letras) de S&G y de los beatles de memoria (un servidor)… aunque a mi me sigue dando una tremenda envidia esa librografia

    a uno siempre le parece alucinante lo del otro, admirable quiero decir.

    3.- infantil? bueno, es un poco lo de escribirse uno, de alguna manera como los graffittis en las paredes pero sin ensuciar lo de todos, igual que hacer un blog, o escribir una poesía, o escribir en una revista, o componer, o pintar, o dar clase… hay algo de vanidad, pero bien entendida, es decir “tengo algo que decir” por si a alguien le sirve. Y eso sólo lo hace aquel que sabe que las palabras de los demás a veces a uno le son utiles…

    darse, y que le reconozcan a uno; pero eso lo hacemos todos los dias, a todas horas, y nadie nos llama infantil

    porque no lo es

    coleccionar es ordenar, tener la seguridad de que, al menos algo, esta en su sitio, de que algo esta bajo control

    suele pasarle a quien le falta algo y tira por ahi (y lo digo por mi mismo, que cuando no coleccionaba llaveros hacia puzzles de 5000 piezas) cuando las cosas empiexzan a estar en su sitio, dejas de coleccionar, y eso suele pasar cuando te vas haciendo mayor

    un saludo

  19. pseudopodo dijo:

    Josele, como a mí me ha pasado algo parecido alguna vez, lo que hago cuando el comentario es largo es escribirlo en Word, copiar y pegar. De paso el corrector ortográfico introduce algunas mejoras (o peoras, en ocasiones).

    Habría que plantearse la cuestión (metafísica donde las haya) de adónde van esos posts perdidos…

    Por cierto, ya que veo que algunos han contado los libros que tienen en común con Garfunkel y conmigo, se me ocurre una idea tonta: si ponéis cuales libros son, a lo mejor llegamos a una minilista que es la intersección de todas las listas. ¿Habrá un libro que todos hemos leído?

  20. clodoveo11 dijo:

    Mi aportación: coincido con Don Quijote (obligado por la escuela), Cosmos, la Doble Hélice, el Discurso del Método y la vuelta al mundo en 80 días. El resto ni los he leído ni tengo interés en hacerlo. Y de los leídos el Quijote tampoco.

  21. Javier dijo:

    Tú lo has pedido, Pseudópodo. Aquí van los míos y ya tenemos la intersección vacía.

    (1) Brave New World, (2) The Picture of Dorian Gray, (3) Candide, (4) War and Peace, (5) A Portrait of the Artist as a Young Man, (6) The Bonfire of the Vanities, (7) The Man Who Mistook His Wife for a Hat, (8) Demian, (9) Brideshead Revisited, (10) The Turn of the Screw, (11) Robinson Crusoe, (12) The Club of Queer Trades.

    No me da vergüenza decir que no he leído el Quijote. Sorry for that. Podría decir que he leído “El discurso del método” (y así ya hay algo de intersección con Clodoveo), pero fue en el COU y no entendí ni una sola palabra (era joven, necesitaba la nota). O al menos, esa es la impresión que tuve entonces.

    Lo que sí me ha avergonzado, más o menos, es darme cuenta de que con la excepción del Dr. Sacks, y de Chesterton, todo eso lo leí antes de terminar la carrera. Brideshead es excepción también porque es la única novela que he leído varias veces.

    Y ya puestos (puestos a hablar de libros) y sacando a colación un post anterior sobre libros que dejan marca, son cuatro y sólo cuatro (muchos otros me han gustado, pero no ha sido lo mismo). Por orden de lectura: Brideshead (adolescencia), Rayuela (juventud), La broma y Opiniones de un payaso (¿madurez?).

  22. pseudopodo dijo:

    …mm, no esperaba que llegáramos a la intersección vacía tan pronto 😦

    Pero eso es por culpa de Javier que (a) es un purista y sólo considera leído lo entendido (como yo hiciera eso, me quedaba con media lista 😉 ) y además (b) se las arregló para hacer el bachillerato sin leer el Quijote.

    De todos modos, que esto no desanime a otros… por lo menos podemos hacer una lista de grandes éxitos.

    Clodoveo, te voy a regañar por no tener interés en leer ninguno de esos libros. Hay muchos que merecen la pena: además de Brideshead, que es excepcional, casi todos los destacados por Garfunkel son muy buenos. Por mi parte te recomiendo especialmente dos que estoy seguro de que te gustarían: Darkness at noon (que en español se titula El cero y el infinito) y Longitud.

    Sobre los libros que marcaron: de los que puse en el post de las cinco novelas sólo puedo decir que realmente me marcaran Demian (adolescencia) y Rayuela (juventud). Los otros tres me impresionaron, me admiraron, pero no me cambiaron. Luego han venido Si esto es un hombre, Guerra y Paz…, pero quizá sólo Brideshead podría aspirar al trono de la madurez. Aunque a estas edades a uno ya no lo cambian las novelas..

    En realidad, si tengo que poner otros libros que me marcaron, serían ensayos. Mira, a lo mejor un día escribo sobre eso…

  23. clodoveo11 dijo:

    Es que soy un fan del ensayo. Admito que las novelas pueden, y lo son, excelentes como evasiva, pero a la hora de leer busco informarme y aprender algo. Además, como soy torpe para discernir entre realidad y ficción, me quedo más satisfecho con el ensayo. Que es en donde están los libros que pueden marcarle a uno (aunque lo que en realidad marca son los avatares de la vida y no otra cosa).

    Ah, y que nadie se avergüence por no haber leído el Quijote. Es un rollo patatero, sobre todo la 2ª parte. Sin embargo, y en referencia a mi corta lista, sí que creo que Cosmos es un imprescindible, bien en libro o la serie. Aunque a Pseudópodo le repatee…:))

  24. Agus dijo:

    Que nadie se avergüence de no haber leído El Quijote.

    Pero es divertidísimo, la primera parte más que la segunda.

  25. Agus dijo:

    Por cierto: mi intersección con Garfunkel y tú es:

    Mark Twain The Adventures of Huckleberry Finn
    Oscar Wilde The Picture of Dorian Gray
    L.N. Tolstoy War and Peace
    L.N. Tolstoy Anna Karenina
    Miguel de Cervantes Don Quixote
    P.G. Wodehouse The Inimitable Jeeves
    Evelyn Waugh Brideshead Revisited
    Henry James The Turn of the Screw

  26. qbit dijo:

    “Coinciden en que es algo infantil, pero ¿por qué lo es? 🙄 “

    Por egocéntrico (nada grave 😉 ). Yo ordeno el egocentrismo así:

    Bebés (requieren toda la atención del resto de la gente) > niños > mujeres embarazadas > mujeres no embarazadas > hombres.

  27. Raul dijo:

    Hablando de hacerse el exquisito, el esnob,, está eso de decir los títulos en inglés. Me parece que es terrible hacer una lista de lo que uno ha leido, es siempre nada frente a la infinita o progresion infinita de libros que tenemos para leer, nuestra capacidad biológica de leer va por la escalera y los libros van en avión.
    Lo mejor es no hacer lista, de esa forma siempre podemos presumir de haber leído más de lo que realmente hemos leído. Es como contar los polvos que uno se ha echado.

  28. Raul dijo:

    Es como que con el franquismo, España ha llegado tarde a la postmodernidad, cuyo uno de sus signos es la moda de lo anglosajón. Quien puede no deja de advertir que ha estado en Londres, o que vive en Calfornication, lo que no está mal, o lo mal es el presumir, lo que mas que nada es pueril.

  29. pseudopodo dijo:

    Hola, Raúl, veo que te ha interesado el blog. No puedo responder a todos tus comentarios, pero sí aclararte que lo de poner los títulos en inglés no es por ningún esnobismo, sino porque así los tenía Garfunkel, y cortar-y-pegar es mucho más cómodo que traducir…

  30. Interesante.

    Durante los dos último años, 2007 y 2008, vengo contándolo, pero sé todos los libros que he leído en estos casi cincuenta años.

    Tendré que subirlo a internet.

    Saludos.

  31. Epaminondas dijo:

    ¿Puedo agregar mi intersección, o ya no vale?
    Va, la agrego:

    Brave New World
    The Picture of Dorian Gray
    Jonathan Livingston Seagull
    One Hundred Years of Solitude
    Dr. Jekyll and Mr. Hyde
    The Man Who Mistook His Wife for a Hat
    The Turn of the Screw
    Robinson Crusoe
    Discourse on Method and The Meditations
    Other Inquisitions

  32. Epaminondas dijo:

    He echado un vistazo a la lista de Garfunkel y veo que te faltó en la intersección “El hombre que fue Jueves”. Él lo leyó en julio de 2004.
    Lo agrego a mi intersección también.

  33. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…
           Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón “
           El título del libro es: “Veintitrés maestros, de corazón-un salto cuántico en la enseñanza-” Se plantea un modelo de educación que se basa en descubrir la fuerza interior.
           Hoy puede ser ciencia ficción…tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su trabajo va en la misma línea que el mío. Por eso, me atrevo a enviale mi libro en versión digital*. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar…hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                        Carlos González
    P.D Mi blog es: http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar desde mi blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s