Deconstruyendo Bolonia

Ahora que parece que empiezan las protestas de los estudiantes, he pasado un rato buscando en la web páginas contra “lo de Bolonia”, sin encontrar gran cosa. Me sorprende tan poca movilización en este mundo supuestamente 2.0.

Pero he encontrado una joya: un artículo de Julio Carabaña, catedrático de Sociología de la Educación de la Universidad Complutense. Una joya porque explica qué es realmente Bolonia. No sé cuantas docenas de artículos habré leido sobre esto, ni a cuantas reuniones he tenido que asistir sobre lo que Bolonia exige y cómo tenemos que adaptarnos, ni cuantas veces hemos especulado en conversaciones de café sobre de dónde sale todo esto y para qué puede servir. Tiempo perdido: con haber leído, en media hora, este artículo habría estado infinitamente mejor informado.

Quien no quiera dedicarle ni siquiera media hora, puede leer en dos minutos sus conclusiones:

  1. La única cuestión sustantiva es la de las competencias profesionales que se concedan a los estudios cortos y a los largos.
  2. El programa de Bolonia no conduce ni siquiera lógicamente a los objetivos que dice pretender (es decir, facilitar la circulación de titulados y estudiantes, y más en particular, llegar a un sistema de títulos fácilmente comparables y reconocibles).
  3. En cualquier caso nuestra ordenación universitaria actual estaba ya tan adaptada al Espacio Europeo de Educación Superior como la de cualquier otro país.

En este último punto el autor es contundente:

Resultado en parte de la inercia de la tradición y en parte de los impulsos de reforma y renovación, nuestro sistema universitario está actualmente formado por primeros ciclos de tres años, segundos ciclos de dos años y títulos integrados de cuatro o cinco años muchos de ellos con dos ciclos. Esta estructura cumple ya con el programa de Bolonia mucho más que la adoptada en Alemania en 1998, que se limita a establecer títulos cortos sin prácticamente estructura cíclica. Podríamos incluso describir los acuerdos de Bolonia diciendo que consisten en que todos los países europeos adopten el modelo español de ordenación universitaria. Quizás sea esto un poco exagerado, pero no es mala manera de decir que podíamos habernos quedado quietos.

¿Pero qué hay de la otra faceta, la renovación pedagógica, el convertir al alumno en el protagonista de su aprendizaje y todo eso? Pues puro humo:

Fuera de algunas observaciones sobre el ‘aprendizaje a lo largo de la vida’ (anglicismo que sustituye al galicismo ‘formación permanente’ usual hasta ahora) no he encontrado mención a la didáctica en los documentos de Bolonia.

(Del mismo autor, Topo Universitario comentó un interesante artículo -aunque en mi opinión algo más discutible- sobre los informes PISA)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad, Universidad. Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Deconstruyendo Bolonia

  1. Pingback: Gestionando el conocimiento

  2. Peste de Bolonia… No conozco profesor universitario que lo vea con buenos ojos.
    Mientras los alumnos no comprendan que los que aprenden son ellos y que la responsabilidad es suya, poco podemos hacer. Nosotros podemos enseñarles, pero no podemos “aprenderles”.
    Además, cuanto más esfuerzo docente hace el profesor, menos hace el alumno, algo enteramente lógico por otra parte.

  3. Es normal que las referencias a la didáctica sean menores. Desde el Ministerio de turno no van a marcar por ley cómo hay que organizar la docencia. ¿O acaso sería más razonable que acá pasara como en Francia, país en el que desde la Presidencia de la República se quiere marcar cómo ha de ser los métodos de alfabetización infantil?

    Mi idea es que, en Esaña, Bolonia ha sido la excusa para renovar la universidad. Una institución inmovilista se sacude con el engaño de que estamos obligados desde Europa. Así el costo político nadie lo paga. A los profesores motivados se les seduce con la renovación de los métodos de enseñanza, capturando sus esfuerzos.

    Lo que está suponiendo Bolonia es:
    a) los profesores involucrados están ahora más quemados que el palo de un churrero: han sido muchos años con idas y venidos normativas, incertidumbre y trabajo perdido;
    b) retroceso didáctico en ciertos aspectos: las colaboraciones entre asignaturas, profesores, etc. están desapareciendo, puesto que en época de mudanza todo el mundo se atrinchera en su territorio;
    c) la atención ha dejado de estar centrado en cómo mejorar la universidad, para pasar a estar en cómo sobrevivir a esto, de tal modo que uno pueda rellenar los papeles que le piden desde el decanato, el rectorado, la Comunidad Autónoma, la ANECA…

    La parte buena es que se mejora la flexibilidad de los títulos. Ahora cambiar una asignatura del plan de estudios ya no será la misión imposible que era antes. Con el tiempo, títulos de mismo nombre no corresponderán a los mismos contenidos, por la especialización de las universidades

  4. kabish dijo:

    Lo que está claro es que de algún modo hay que homogeneizar los títulos europeos si lo que se quiere es movilidad real de estudiantes y titulados.

  5. En EEUU no hay apenas tal homogeneidad y de Europa con respecto a EEUU y la gente bien que se mueve…

  6. pseudopodo dijo:

    Alberto, lo de la relación entre el esfuerzo del alumno y el del profesor es interesante. Se me ocurre que podría plantearse como un problema de optimización.

    Un profesor malo, que no se prepara las clases, hace trabajar mucho a los alumnos y uno bueno les ahorra bastante trabajo. Si el profesor trabaja algo más seguramente la cantidad total de trabajo (de alumnos más profesor) disminuirá, porque los alumnos son muchos y el profesor es uno, y porque además, el efecto del trabajo del profesor es más crítico. En el límite, podemos minimizar el trabajo total si todo el trabajo lo hace el profesor. Esto sería lo óptimo en un cierto sentido económico. Pero está claro que entonces el aprendizaje conseguido sería mínimo. En el límite opuesto, sin embargo (todo el trabajo hecho por los alumnos) está claro que tampoco está el máximo de aprendizaje, y la cantidad de trabajo sería disparatada.

    En fin, lo que habría que hacer es maximizar una función que sería algo así como A-cT, siendo A el aprendizaje, T el trabajo total, y c una constante que hace homogéneas las unidades y sirve para que el trabajo pese menos que el aprendizaje.

    En fin, ya se que no sirve para nada, pero me hacía gracia la idea…

  7. pseudopodo dijo:

    Topo, claro que es normal que no se imponga una didáctica. Los documentos de Bolonia hacen muy bien en no decir nada sobre eso. Pero precisamente por eso es más alucinante que aquí se nos diga que Bolonia implica un enfoque digamos constructivista del aprendizaje. Me gustaría saber qué cerebro del Ministerio ha tenido la genial idea de vendernos esta moto. Que viene que ni pintada para tapar los rotos de la LOGSE, que ya se iban notando en la Universidad…

    Parece convincente eso de que Bolonia ha sido la excusa para renovar la Universidad sin apenas coste político. Pero ¿realmente hacía falta esta renovación? Creo que el artículo deja claro que no era necesaria. Las cosas que había que renovar eran otras: el caciquismo, el provincianismo, la burocracia y la rigidez, la ausencia de competencia, la falta de transparencia, la poca valoración del mérito. En fin, esto nos llevaría muy lejos, y yo tampoco sé como solucionar muchos de estos problemas, pero lo que sí está claro es que vamos a poner patas arriba todo el sistema universitario para dejar todos los auténticos problemas sin tocar.

    Sobre la flexibilidad de los títulos, yo tampoco veo que sea una ventaja. Me parece que eso precisamente dificulta la movilidad, y crea confusión en el mercado porque hay una profusión de títulos que no se sabe qué significan…

    Y sobre tus puntos a) b) c), de acuerdo. Estamos quemados o a medio quemar muchos y esto apenas ha empezado…

    Kabish, yo también pensaba que eso necesario, pero el artículo me ha convencido de que no es así. Lo explica muy claro, léete los apartados “La movilidad de los titulados” y “La movilidad de los estudiantes” a ver qué te parece.

  8. Javier dijo:

    Me ha encantado el artículo. He mandado el link a diestro y siniestro.

    Hace unos años participé (no de muy buena gana) en unas experiencias piloto sobre implantación de los créditos europeos, o de lo que se nos cuenta que deben ser. Increíblemente, profesores que yo tomaba por inteligentes cayeron rápidamente en la trampa de organizar grupitos de trabajo de alumnos, corregir incesantemente ejercicios, etc, etc., esto es, profesores cobrando como tales y dedicados a tareas de asistente. Al final de curso los resultados de los exámenes fueron exactamente igual que los de otros años. Por hacer más monerías los alumnos no habían aprendido mucho más. Los dos huesos que nos negamos a deconstruir nuestras asignaturas en trocitos digeribles por estómagos de lactantes (a saber, los chalados de Física y de Ecuaciones Diferenciales) tuvimos resultados ligeramente peores porque nuestros alumnos se habían pegado el año haciendo cositas y trabajitos para las demás asignaturas. Una tomadura de pelo en toda regla.

    Lo más indignate es que nos quieren hacer tragar que hay que pagar entre dos y tres mil euros mensuales a un profesor para que se dedique todo el año a corregir ejercicios y para atender a sus alumnos como si fueran niños. En España hace falta que alguien se dé cuenta de que un profesor universitario es eso: un profesor, en la universidad. No es un maestro de escuela, con todo el respecto que me merecen. Tener a los profesores haciendo labores de secretaría y de lo que en los USA hacen los teaching assitants (estudiantes doctorales que cobran por dar clases de problemas, atender tutorías y corregir ejercicios) es tirar el dinero público. Para eso contratas unos instructores a precio de saldo y no pagas salarios perpetuos de funcionarios de clase A. (No es que los profesores universitarios cobremos mucho en España, también hay que decirlo).

    Obviamente con quienes nos dirigen es muy difícil. Ya lo he apuntado en algún blog vecino más, pero por favor, mirad el currículum investigador del nuevo y flamante Director General de Universidades (ISI-Thomson y MathSciNet de la AMS) y veréis dónde comienzan los problemas. No es que los políticos nos la estén metiendo doblada (excuse my French): el problema lo tenemos muy dentro en el sistema, con una serie de profesores que ni se creen su labor ni pueden y se justifican inventando toda una serie de excusas pedagógicas porque dedicar tiempo a estas cosas es mucho más fácil que hacer investigación.

  9. Joaquín dijo:

    Gracias al paper de Julio Carabaña, por fin me entero de qué va el proceso de Bolonia…! 🙂

    Este comentario es tan sólo para agradecerte el link. Ahora no tengo tiempo, pero anuncio que también dejaré mis propias reflexiones…

    Saludos.

  10. kabish dijo:

    Pseudópodo, estoy de acuerdo a medias con el primero de los puntos del artículo (titulados). El principal obstáculo para los titulados es siempre el idioma, aunque arreglar el obstáculo secundario, el del título, es un paso adelante.

    Carabaña toma el ejemplo de los científicos e ingenieros, y ahí desde luego que el impaco es “poco”, como él dice. Yo ahora trabajo en Inglaterra y mi título les importó más bien poco, aunque se aseguraron de comprender la equivalencia que, sospecho, es un MSc en “Computer Science” (remarco el sospecho porque no tengo ninguna confirmación “oficial” de que esto sea cierto). Pongamos ahora el caso de mi anterior posición, en España y en la sanidad pública. Ahí *exigen* para ciertos proyectos la contratación de lo que en España es “Ingeniero Informático”, anteriormente conocido como “Ingeniero Superior”. Me puedo imaginar los problemas burocráticos que le pueden suponer a un italiano que aplica a uno de sus ofertas de trabajo con si “laurea specialistica”, que sí, es lo mismo, pero en ningún lado está escrito que lo sea.

    Pero todo esto es en el mejorcito de los casos: ¿qué pasa con los abogados, como el mismo Carabaña cuenta en el artículo? Y, sobre todo, ¿qué pasa con los estudiantes? Aún recuerdo los problemas de convalidación que tuve en mi Erasmus, porque los programas eran muy distintos. Y de pasar mi expediente a otra universidad europea en mitad de mi carrera, ni hablemos. Programas homogéneos implican mayor movilida: lo que dice Carabaña sobre Alemania no tiene sentido, porque el examen que cita no es más que algo similar al proyecto de fin de carrera en muchas titulaciones españolas, que cuenta más para la media de la carrera, mientras que otras no cuentan en absoluto pero hay que aprobarlas en cualquier caso. O sea, un sistema de llaves diferentes pero en el fondo lo mismo: muchas asignaturas y un examen final. Si las asignaturas y el sistema de ciclos es heteogéneo, mal vamos.

  11. Como de costumbre, estamos en manos de los políticos. Y no sirve quejarse, es lo que nos merecemos. Podría haberse hecho un debate ideológico, cultural o técnico, pero desgraciadamente se deja en manos de quien menos entiende, y cuyo máximo interés es, a menudo, el suyo propio, y barrer para casa.
    Desde hace mucho, los intelectuales huyen de la política, para regocijo de los políticos. No se les puede dejar solos. ¡A la política, intelectuales!.

  12. pseudopodo dijo:

    Javier, ya he visto el CV del nuevo Director General: un paper y sólo uno (de 1999) ¡Y ha llegado a catedrático! Madre mía.

    Sobre lo que dices del trabajo de los titulares haciendo de “teaching assistant”, bueno, es lo que debería de ocurrir tal como se han planteado las cosas, porque a nadie parece habérsele ocurrido que los cambios que se plantean exigen una remodelación de la plantilla… A lo mejor al principio es así pero pronto la cosa se pervertirá y se usarán asociados para dar los problemas y corregir los ejercicios. Como los titulares no querrán perder mucho tiempo planificando la docencia y coordinándose con una nube de asociados (que suelen ser difíciles de pillar, porque trabajan fuera de la universidad), la calidad bajará a la fuerza. Por no tocar el tema de la infantilización, claro (cada vez parece más claro que Bolonia, para España, va a ser la Logsización de la universidad…)

    Kabish, yo creo que tu experiencia da la razón a Carabaña. En el sector privado importa poco el título, en el público importa mucho. Pero lo que hace Bolonia no es garantizar la equivalencia de los títulos. Lo que se exige es estructurar las enseñanzas de una manera determinada, con “bachelor” y “grado”. No lo sabía, pero por lo que cuenta en el artículo, en Medicina sí se han acordado programas comunes, y eso es lo único que garantiza la equivalencia de títulos. En las demás titulaciones, Bolonia no ha impulsado para nada programas homogéneos, que son, como tú bien dices, los que de verdad impulsarían la movilidad.

    Podría ocurrir que en todo este jaleo se acuerde en algún momento que títulos de duración equivalente sean equivalentes, pero lo dudo porque ¿cómo van a ser equivalentes –convalidables automáticamente- títulos en los que se estudian cosas distintas? Hay carreras que tienen un contenido bastante claro, y aunque haya diferencias en los planes de estudios, está claro que son la misma carrera: física o biológicas, por ejemplo. Pero ¿qué hay de “ciencias medioambientales”, por ejemplo?¿”Civil engineering” es equivalente a “ingeniería de caminos”? ¿Y todas las dobles titulaciones, y quimeras semejantes que se han inventado nuestros creativos rectores? Con la flexibilidad que se impulsa ahora, que deja toda la libertad del mundo a las universidades para inventarse títulos, en mi opinión el problema incluso se agrava…

    Manolito, yo la verdad es que tengo alergia a la política. Cuando me acerco un poco me salen granos, me pongo melancólico y me asaltan ideas depresivas… Pero sí sería para estudiar por qué pasa esto. Carabaña, en el artículo del que hablamos, prometía estudiar la sociología de la boloñización, pero no me consta que lo haya hecho.

  13. Los titulares y catedráticos a corregir prácticas, como tiene que ser. Porque otro idea de los gestores universitarios es que la creatividad y empuje en la investigación llega hasta los 35 años. Después, poco más puede aportar un profesor. En ese momento, hay que dedicarlo a tareas administrativas y de docencia.

  14. pseudopodo dijo:

    Bueno, eso de la creatividad depende de las disciplinas. Los matemáticos a los 35 a lo mejor ya están viejos (sugiero preguntar a Javier o JuanPablo) pero los físicos estamos en la flor de la vida: Schrodinger publicó su ecuación con 39. Lástima que yo pase de los 40 😦

    Pero se supone que los cuarentones podemos, con nuestra experiencia, explotar a esos creativos veinteañeros 🙂

  15. josele dijo:

    Holatodos:

    hace alguna semana dejé un comentario sobre algo parecido a esto pero en un articulo ya pasado, que supongo nadie vio…

    en una de las dos unis donde imparto o reparto como falso asociado somos 34 asociados en un dpto de 50, en la otra no tengo ni datos, que será peor…

    logsizacion… bonito, pero es que me pregunto cómo es posible que no haya malpensado nadie, aun, que bajar el nivel educativo (y la renta disponible, y el nivel de ahorro de las familias, y los derechos laborales), y subir el precio de la educación (y el endeudamiento, y el precio de los bienes de primera necesidad, y los impuestos indirectos) etc etc… forman parte de un conjunto que, como dicen en matrix, es una ecuación muy bien balanceada.

    O sea, mi propuesta es que esta isla en la historia, la de una educacion generalizada y de cierto nivel solo se ha dado en el momento que ha hecho falta; pero antes nunca sucedió en la historia, y el que volvamos hacia atrás es algo buscado, ley tras ley, legislatura tras legislatura, mientras los intelectuales se dan al pan para hoy (en argentina sera pampa hoy) y me-das-llitas para mañana

    creo que nos tratan como a niños, porque demostramos, dia tras dia, nuestra irresponsabilidad por huir de la politica (del compromiso politico), y nuestra respuesta, como niños, es patalear

    la cultura del pataleo (cada uno firma o se manifiesta por lo que le duele, divididos e imperados), esta que vivimos…

    y si pensamos en una estrategia común? pensada… claro

    abrazos

    josele

  16. pseudopodo dijo:

    Josele, eso que dices que no ha malpensado nadie es lo que me comentó un compañero de la universidad, y me dejó bastante pensativo, porque es una persona muy ecuánime, nada dada a las conspiraciones, y poco politizado. Su idea era que el capitalismo ha triunfado en casi todos los frentes (el comunismo se hundió, los países del tercer mundo tienen que aceptar la globalización si no quieren aceptar la miseria, etc), pero le quedan dos fronteras internas por conquistar en occidente (o mejor, en Europa): la sanidad y la educación. Según él, el fin último e inconfesable de Bolonia era conquistar esa frontera: allanar el camino a la privatización de la enseñanza superior, de una manera no directa, que sería inaceptable, pero igualmente efectiva.

    Yo no sé si realmente es algo buscado, pero al final, todo confluye a eso. Y estoy convencido de que en diez años la universidad pública se va a hundir, por lo menos en las carreras que cuentan en el mundo económico y empresarial (filología semítica creo que seguirá estudiándose en la pública, pero las ingenierías se las van a llevar las privadas de calle).

    Hablas de irresponsabilidad por huir de la política, pero en este tema la izquierda y la derecha, por distintos caminos, nos llevan a lo mismo. ¿Hay alguna alternativa ya existente, que no haya que construir desde cero?

    Para mí el tema es más profundo: estamos viviendo el fin de una época. Esto es más o menos la caída del imperio romano. Y la verdad es que el tema me supera…

    (Ah: el enlace a tu comentario perdido 😉 )

  17. Zakynto dijo:

    Me preocupa el tema de la especialización. No habeis comentado nada.

    Necesito que alguien me explique si un estudiante (de ingeniería, p.e.) al terminar el grado estará más o menos especializado que los actuales ingenieros.

    Necesito también que alguien me explique si es bueno especializar las carreras a costa de comerse contenidos comunes y/o básicos. A día de hoy no me he posicionado todavía sobre si es buena o no esta especialización.

    Hace poco una amiga sostenía que en una carrera como Económicas no era neceasario ver temas, por ejemplo, de matemáticas, para mi esenciales, tales como logaritmos o límites. Sostenía que había que buscar la especialización de contenidos a cambio de estas materias “inútiles”. Que los contínuos avances exigen ampliar contenidos y que alumnos especializados son buenos “para el sistema”. (¿lo es para el futuro profesional?)

    En fin, que me preocupan los cambios a nivel de especialización y no tengo claro como van a afectar.

    Un saludo.-

  18. pseudopodo dijo:

    Zakynto, precisamente en las ingenierías creo que la cuestión está bastante clara: los nuevos grados van a tener el contenido de las ingenierías técnicas actuales, sólo que con un año más. Saldrán sabiendo lo mismo pero con 4 cursos en vez de 3. La idea que se piensa pero no se dice es que total, da lo mismo porque los alumnos las hacían en 6 o 7…

    El equivalente a la ingeniería superior será el grado+máster. Pero con una diferencia: los que sigan ese recorrido no tendrán la formación básica sólida (bueno, más o menos) que tiene un ingeniero superior. Y eso es una diferencia importante. Sin saber ecuaciones diferenciales o variable compleja es imposible profundizar en los fluidos o en la automática. Así que no sé en que consistirá esa especialización. A lo mejor en aprender a manejar el software que hace los cálculos y ahorrarle así la formación a la empresa. O eso, o ponerse a estudiar a los 22 años lo que se tenía que haber aprendido a los 18, desperdiciando 4 años en los que se podía haber dado una formación en profundidad.

    A tu amiga la dices que depende de lo que quiera en la vida. Si quiere ganar dinero, no hace falta saber lo que es un logaritmo. Pero ya puestos, es casi mejor que no vaya a la universidad: un fontanero gana bastante más q ue un licenciado en económicas. Y un enfoscador no digamos. Ahora bien, si lo que quiere es entender el mundo y perder el pelo de la dehesa, que vaya y que aprenda lo que es un logaritmo, una ecuación diferencial y hasta un proceso estocástico. Que los economistas de verdad es con lo que trabajan…

  19. kabish dijo:

    No escuché la palabra “enfoscador” en mi vida, ¿eres sudamericano, pseudópodo?

  20. josele dijo:

    Qué salao Kabish… enfoscador, en mi pueblo castellano andaluz de toda la vida es el albañil especializado en enfoscar, y cualquiera que tenga un familiar albañil o haya necesitado de uno lo tiene a mano…

    Pseudopodo sudamericano… por enfoscador. Bueno, vale la broma.

    Pesudopodo, a ver si fui yo el que te dijo eso… que tiene toa la pinta.

    Y te cito:

    “Hablas de irresponsabilidad por huir de la política, pero en este tema la izquierda y la derecha, por distintos caminos, nos llevan a lo mismo. ¿Hay alguna alternativa ya existente, que no haya que construir desde cero? ”

    la izquierda esta dividida en dos; uno, los infiltrados, que la dirigen de facto. Y dos, los que se creen el discurso de los dirigentes pero que no saben leer ni han leido en su vida, y por tanto nunca sabran de que hablan sino por referencias de terceros.

    Alternativa si la hay, pero exige un sacrificio que en este cashondeo de fiesta fin de curso con el pampa hoy nadie quiere afrontar. Y desde luego pasa por partir de cero, de aprender a leer y entender qué de bueno hay en lo que nos ha mantenido como civilizacion, y currarnoslo. Lo malo es que la comunidad cientifica intelectual esta tan vendida y dividida que encontrar una escuela de franfurt (es un ejemplo) ahora es como encontrar el espin ese perdido.

    “Para mí el tema es más profundo: estamos viviendo el fin de una época. Esto es más o menos la caída del imperio romano. Y la verdad es que el tema me supera…”

    el imperio romano solo se cayo nominalmente… fue continuado, en su estructura social y politica por el otro imperio romano, con sede en Roma, que lo sostuvo y mantuvo durante siglos, poniendo emperadores e incluso dictadores hasta pasado mañana.

    La Iglesia es el poder? No, el poder es la élite , y la Iglesia -la élite de ella-es parte de.

    Estamos viviendo el final de la revolucion bolchevique, pero aun queda china. En la proxima crisis (quedan unos 10 años) es cuando nos la van a dar bien; pero lo gracioso es que lo pediremos nosostros mismos; privaticen, que funciona mal, y el que no pueda pagarlo es que no quiere trabajar…

    Bueno, si que sabemos leer, pero discernir es mas dificil.

    Un saludo

    Josele

  21. pseudopodo dijo:

    Castellano por los cuatro costados, Kabish. Pero a lo mejor no te suena la palabra porque vives en Inglaterra, ¿no?

    Hace no mucho leí que un enfoscador cobra generalmente más que un ingeniero o un abogado….

  22. kabish dijo:

    Bueno aunque viva en Inglaterra he tenido buen tiempo para haberla escuchado. Pero ya la veo, ya… parece que todo el mundo cobra más que los ingenieros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s