Nuevo monográfico: contra el mundo chato

Hace tiempo, aprovechando que wordpress permite crear “paginas” al margen de la estructura de blog, lancé un par de pseudópodos monográficos: uno recopilaba una serie de posts sobre apellidos, y otro presentaba la antología de bodrios. Están ahí, a la derecha, y ahora se les ha unido otro: Contra el mundo chato.

Tengo que dar las gracias a Gliptodonte que me ha dado el empujoncito que necesitaba, al decir en un comentario reciente que…

Cada uno tenemos nuestras obsesiones. Pseudópodo tiene una que atraviesa todo el blog: No conocemos toda la realidad, (o no la conocemos exactamente como es) hay realidad más allá de las representaciones que nos hacemos de ella. Y desde luego la ciencia no refleja como un espejo la realidad.

Yo no lo habría podido decir mejor. El monográfico sigue la pista a esa obsesión a lo largo de diez posts, haciendo explícita su conexión.

Freeman Dyson, uno de mis héroes, sostiene que el mundo está construido según un principio de máxima diversidad:

El principio de máxima diversidad dice que las leyes de la naturaleza, y las condiciones iniciales al comienzo del tiempo, son tales que hacen el universo todo lo interesante que sea posible. Como resultado, la vida es posible pero no demasiado fácil. Siempre que las cosas se ponen aburridas, aparece algo para desafiarnos y evitar que nos estanquemos en una rutina.

No sé si Dyson tiene razón, pero así lo veo yo también: el mundo no puede ser chato.

Esta entrada fue publicada en Blogs. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Nuevo monográfico: contra el mundo chato

  1. Pero si Thomas Friedman, que es el segundo gurú más gurú, según el ranking de no sé qué revista americana, dice e insiste en que “the world is flat”, como vienes tú a contradecirle!

  2. instan dijo:

    Por lo que voy leyendo en esta bitácora Pseudópodo tengo un distanciamiento muy grande con respecto a tus planteamientos filosóficos e ideológicos, y sin embargo Dyson también figura entre mis héroes intelectuales. Quizá se deba a que su pensamiento es muy “transversal”, pero sobre todo a su originalidad. Me gustaría pensar que su idea de un infinito en todas direcciones (que es otra forma de expresar su percepción de la presencia de diversidad en el universo) realmente representa la realidad. Y que su creencia de que la vida podrá durar indefinidamente en un universo hostil de algún modo podrá hacerse realidad.

  3. Será que a todos los que nos mola Pseudópodo, también nos mola Dyson! Yo conozco sólo sus “Mundos del futuro”. Suficiente para dejarme anodadado.

  4. pseudopodo dijo:

    Bueno, instan, no sabía yo que fueran tan distantes nuestros planteamientos…Me cuesta creerlo si eres un admirador de Dyson y, como a mí, te gustaría que su principio de máxima diversidad fuera cierto….pero en cualquier caso lo que importa es que la distancia no impida la comunicación (a lo mejor la enriquece).

    Fernando, lo que a mí me gustaría es que a los que les mola Dyson les molara Pseudópodo 😉 pero ya es un honor tener esa vinculación: Dyson es el científico vivo que más admiro. Seguro que te gustarán sus demás libros, pero te recomiendo uno en especial: su autobiografía, Trastornando el universo.

  5. instan dijo:

    Precisamente la diversidad de planteamientos es que la hace al mundo más interesante y la que permite justificar la diversidad y que el mundo no es chato. Si lo fuera sería mucho más sencillo mantener los mismos puntos de vista en muchos temas.

    Dyson es un personaje muy interesante precisamente por eso, y porque su trayectoria y sus referentes son muy interesantes. Un físico teórico pero que trabajó en temas de armamento y estrategia y con intereses tan variados como la búsqueda de vida extraterrestre, el futuro del ser humano o los avances tecnológicos que encontramos en la vida cotidiana. Me gusta mucho ver cómo tiene como referentes, además, muchos autores de ciencia ficción como Olaf Stapledon o científicos con ideas tan interesantes como Haldane o Bernal, pero muchos otros más.

    Tengo una predilección especial por sus artículos que tratan sobre cómo trastornar el universo en los que expone todo un bricolaje estelar o sobre el futuro a largo plazo de la vida. Pero también son interesantes sus reflexiones sobre la ciencia de a pie de lo que en algunos libros denomina “ecología” de la investigación científica.

    Creo que somos víctimas del abuso del reduccionismo en ciencia y el énfasis en la investigación de grandes aceleradores, lo que ha condicionado mucho la forma de entender la ciencia. Y lo peor de todo, su divulgación. Por eso resulta tan interesante leer a outsiders como Dyson, que además fue uno de los padres de todo el formalismo teórico que se esgrime como fundamentación del reduccionismo que domina las ciencias físicas y naturales. Y digo todo esto a pesar de que en cierto modo me considero fisicalista…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s