¿A cuánto está el kg de libro?

En el post anterior quedamos en que en una librería de viejo pueden encontrarse libros al precio del café, la mantequilla o las manzanas. Pero ¿es eso excepcional, o son valores típicos? ¿Son mucho más caros los libros nuevos?

Resulta que el mes pasado he comprado un montón de libros de ocasión (12, para ser exactos, la mayoría en la Feria del Libro Viejo de Madrid), así que tengo una buena muestra, y he hecho unas cuentecillas.

Precio por kg

Los doce libros me costaron exactamente 70 €, y pesaban 5,5 kg: el precio medio es de 12,7 €/kg. Pero hay una importante dispersión, así que conviene citar la desviación típica: lo vamos a dejar en 12,7 ± 7.6 €/kg.

He comparado con los últimos libros nuevos que había comprado, siete de bolsillo y seis “normales” (aunque para mí los normales son los de bolsillo: me refiero a seis “novedades”). Como era de esperar, las novedades son mucho más caras, del orden de cuatro veces más: 48.6 ± 17.3 €/kg. Lo que quizá es una sorpresa es que hay muy poca diferencia con los libros de bolsillo, que salen a 38.8 ± 6.2 €/kg. De hecho, teniendo en cuenta la dispersión de precios, sobre todo en las novedades, la diferencia está dentro del margen de error…

Precio por palabra

¿Por qué decimos entonces que los libros de bolsillo son más baratos? Porque en realidad cuando uno compra un libro no está tan interesado por su masa como por su contenido, y el contenido que nos interesa son las palabras, no el papel (los bits, no los átomos, que diría Negroponte).

Es fácil estimar el número de palabras de un libro (nº de páginas x nº de líneas por página x nº de palabras por línea). Un libro típico tiene 100000 palabras (100 Kpa), así que es conveniente dar el precio en €/100Kpa, y podemos pensar ese valor como el precio típico de un libro.

En mi muestra de 12 libros de ocasión el precio medio es 2.6 ± 2.7 €/100Kpa (un resultado compatible con el valor 0, lo que demuestra que son realmente baratos 😉 ). En las “novedades”, el precio es de 18.8 ± 7.2 €/100Kpa: siete veces más caros. Los libros de bolsillo salen a 8.4 ± 1.2 €/100Kpa: algo más de tres veces más caros que los viejos, y a mitad de precio que las novedades.

Así que, aunque los átomos de libro de bolsillo salgan casi al mismo precio que los de las novedades, sus bits salen a mitad de precio.

Peso por palabra

¿Y cómo es esto posible? Lógicamente, porque los libros de bolsillo son más ligeros: emplean un papel más fino, tienen menos márgenes, portadas menos sólidas… de modo que cada palabra pesa menos: en mi muestra, cada palabra de libro de bolsillo pesaba 2.2 ± 0.3 mg (miligramos), mientras que las de los libros nuevos no de bolsillo salían a 3.9 ± 0.6 mg: prácticamente el doble. En cuanto a los libros de ocasión, el promedio es muy similar a los de bolsillo: 2.1 ± 1.0 mg/palabra. Obviamente, aquí los valores son muy heterogéneos, y el parecido es en buena medida casual (y lo empujan a la baja los libros en papel biblia, que salen a 1 mg/palabra).

¿Tiene esto algún interés? Bueno, a mí me hace gracia. Supongo que es la manía cuantificadora de los físicos.

* * *

Si esto fuera un paper, habría que poner la sección de “materiales y métodos”, pero para un post creo que vale con decir cuales han sido los libros utilizados:

De ocasión: G. K. Chesterton: Obras completas, tomo I;  J. Boswell: The life of Dr. Johnson;  L. Kolakowski: Horror Metaphysicus;  J. S. Trefil: Un científico a la orilla del mar;  Lindsay-Norman: Introducción a la psicología cognitiva;  A. Koestler: En busca de lo absoluto;  La Bible-Evangiles;  H. Böll: Obras selectas;  R. Weisberg: Creatividad-El genio y otros mitos,  C. P. Snow: The search,  J.L. Bardasano: Bioelectromagnetismo,  J. Caro Baroja: El señor inquisidor.

Novedades: Pablo d’Ors: Lecciones de ilusión;  E. Waugh: Un aprendizaje incompleto;  Simone Weil: A la espera de Dios;  F. O’Connor: Misterio y maneras;  Dan Ariely: Las trampas del deseo;  Mary Midgley: Delfines, sexo y utopías.

Bolsillo: E. Burke: Reflexiones sobre la revolución francesa;  S. Hetherington: Filosofía;  R. Benedict: El crisantemo y la espada;  J. Joffo: Un saco de canicas;  Primo Levi: La tregua;  G. Steiner: Presencias reales;  Ch. Zschirnt: Libros-Todo lo que hay que leer.

Esta entrada fue publicada en cultura, Libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a ¿A cuánto está el kg de libro?

  1. Anónima dijo:

    ¡Guauu! Nunca se acostará una sin saber algo nuevo 🙂

    De todas formas hoy he estado ordenado la librería y lo que me andaba yo preguntando era más bien por el volumen de los libros…

  2. SilentBob dijo:

    En libro de bolsillo, este post pesaría sobre 44mg… ¿Pero cuanto pesan los bytes de la interné?

    Un post buenísimo.

  3. Zakynto dijo:

    Genial como siempre. Nunca dejas de sorprenderme.

    Un saludo.-

  4. roke dijo:

    Juasjuas…Gracias por el análisis.

  5. ramon dijo:

    cuidado:

    “el precio medio es 2.6 ± 2.7 €/100Kpa (un resultado compatible con el valor 0, lo que demuestra que son realmente baratos ).”

    el uso inadecuado de algunas formulas de error puede llevar a absurdos, como es el caso.

    saludos cordiales

  6. ¿Lo que fija la amplitud del intervalo es la desviación típica?

  7. Joaquín dijo:

    El peso de los libros es una importante barrera para su venta internacional. Los libros destinados a la exportación suelen imprimirse en “paperback” y son muy ligeros (tenemos la referencia de los libros ingleses y norteamericanos), para no gravar el coste del transporte. Los libros impresos en excelente calidad (p.ej. los de la editorial española Trotta) pesan mucho, y es un factor con impacto directo en su distribución en el territorio.

  8. pseudopodo dijo:

    Anónima, SilentBob, Zakynto y roke: gracias. Por cierto, los bits de interné son los únicos que son totalmente inmateriales y de peso cero…

    Topo, sí, es la desviación típica. Así que si la distribución fuera normal, en ese margen estaría el 68% de los casos. Pero la distribución, por lo menos para los libros de ocasión, seguro que no será normal, porque hay valores anómalos grandes, pero los pequeños no pueden bajar de cero… así que es verdad que el comentario de los libros a precio cero esa un mal uso de la teoría de errores, ramón (por eso le puse el muñequito 😉 )

    Joaquín, esa es la dialéctica entre los bits y los átomos de la que habla Negroponte. No sabía que los libros en tapa dura no fueran para la exportación, no se me había ocurrido. Uno de los libros de mi “estudio” es de Trotta, el de Simone Weil, pero no es especialmente pesado (a 3.2 mg la palabra… pero es que tiene la letra bastante pequeña); el más pesado en términos relativos es el de Ariely, a 4.9 mg/palabra.

  9. Ni! dijo:

    Bravo… estoy poniéndome al día en tu blog y siempre descubro tus artículos sorprendentes.
    Este “paper” o ensayo con biblio-biblio-grafía me ha recordado a cierto estudio sobre la Tiotimolina resublimada… ¡sobre todo cuando el precio medio por palabras rozaba el valor negativo! 😉

    Por cierto, enhorabuena por el post fractal y la referencia de microsiervos (es que me pongo al día leyendo el blog desde el último hacia atrás…)

    Un saludo

  10. pseudopodo dijo:

    Gracias, Ni! Aunque el descubrimiento de la Tiotimolina fue mucho más importante para la ciencia, compararme con el buen doctor es un honor.

  11. carlas dijo:

    jeje. A mi esto se me escapa de las manos.

  12. Pingback: La imbatible relación costo-beneficio de los libros usados – El Otro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s