Leyendo en francés

Leer un libro en francés no tendría nada de particular si yo supiera francés. Pero ocurre que no sé francés, y eso lo convierte en algo muy interesante.

No soy el único que piensa así. Hace tiempo que leí una entrevista con Eduardo Mendoza, en la que decía que uno de sus pasatiempos favoritos era leer en idiomas que no dominaba, de modo que la lectura, en vez de ser un acto mecánico, se convertía en un desafío, y cada frase era un problema de ingenio.

Creo recordar que Mendoza andaba por el rumano cuando la entrevista. Yo lo descubrí por mi cuenta, con el italiano. Y, como tantos otros descubrimientos, se lo debo a mi afición a las librerías de viejo. Hace quince años encontré en una librería de Roma Surprised by Joy, la autobiografía de C.S. Lewis, que allí se titulaba, claro está, Sorpreso dalla gioia. Acababa de descubrir a Lewis y el libro era una bonita edición bastante barata. Aunque no había leído nunca nada en italiano, lo compré. Y, ya roto el hielo, compré otro par de libros, de esas ediciones a 1000 liras que estaban de moda entonces.

De vuelta a casa, con un diccionario, empecé a leer a Lewis:

Mio padre apparteneva alla prima generazione della sua famiglia assurta ai fasti di una professione. Suo nonno era un contadino galese; suo padre, un uomo fattosi da sé, aveva cominciato da operaio…

¿Qué pondrá aquí? “assurta ai fasti” debía ser como “ascendida a los fastos”, “nonno”, por el contexto, tenía que ser “abuelo” y “un uomo fattosi da sé” seguro que era un “self-made-man”. Quedaba “contadino”, que resulto ser “campesino” según el diccionario. No había que buscar demasiadas palabras, y la sonoridad era espléndida (aunque reconozco que los colegios ingleses en los que transcurre medio libro quedaban un poco raros en italiano).

Terminé el libro, y continué con Mark Twain (“La banconota da un milione di sterline”). En otros viajes traje (y leí) libros de Primo Levi y George Steiner, y tengo a medias a Odifreddi y Sciascia.

Ahora le ha tocado al francés. El mes pasado tuve que coger un avión en Barajas, y, como no, se retrasó un par de horas. Acabé de leer La utilidad de la religión de J. S. Mill, y no me apetecía empezar Pedro Páramo (no pegaba nada con el ambiente de la T4). En un quiosco encontré Plateforme de Houellebecq entre los libros en francés, lo hojeé un rato y pensé que se podía entender.

Supongo que será la práctica con el italiano, pero me resultó bastante fácil sin diccionario:

Mon père est mort il y a un an. Je ne crois pas à cette théorie selon laquelle on devient réellement adulte à la mort de ses parents; on ne devient jamais réellement adulte.

Claro que en seguida la cosa se pone más fea:

Il avait profité de la vie, le vieux salaud; il s’était démerdé comme un chef. T’as eu des gosses, mon con… me dis-je avec entrain; t’as fourré ta grosse bite dans la chatte à ma mère.

¿Qué será esto? Bueno, alguna guarrería despectiva con el padre, tampoco hace falta entender todos los detalles. Y además en el libro hay muchas ocasiones de aprender este vocabulario:

Elle sourit, j’eus l’impression qu’elle hésitait à parler; puis elle posa une main sur mes couilles, approcha son visage. Je me remis à bander aussitôt. Elle enroula la base de mon sexe avec une mèche de ses cheveux, puis commença à me branler du bout des doigts

.…etc, etc. En este libro, Houellebecq se supera: he contado 35 eyaculaciones. Acaba uno hasta las couilles, pero es lo bonito del francés: hasta el vocabulario más soez parece glíglico

Postdata: he probado con el rumano, pero no entiendo nada. Se ve que Mendoza me lleva muchos años de adelanto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura, Ideas & Thoughts, Libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

45 respuestas a Leyendo en francés

  1. Sergio dijo:

    Cuando te vas haciendo mayor se va haciendo cada vez más difícil que te sorprenda lo que lees. Por eso está bien leer en otro idioma, porque además de decir “qué buena idea” piensas cosas como “qué estructura gramatical más curiosa”.

    Francés, italiano, portugués, catalán e italiano he llegado a leerlos. Hace un par de años tuve que tomar autobús y metro (dos hora y media cada día) durante un par de meses, tomé una novelita y un diccionario en alemán y … mucho mejor que un sudoku. Llegaba a casa y le decía a mi novia (qué sí que sabe): “¿esto no será un relativo?” o “¿pero por qué no salen los verbos en el diccionario?”. Qué “friqui” yo y qué aguante ella, ahora que lo pienso.

    Lo curioso es cuando -como me pasa a mí- puedes leer en un idioma -más o menos- pero eres incapaz de escribir o hablar ni una palabra.

  2. jusamawi dijo:

    Je suis tres content de te dire que je faisait la meme chose acec le francais il faut beacoups de temps.J’etais en searchant an libre de Alfred Douglas sur Oscar Wilde et je le trouvais en francaise.J’avais etudie un peu de francais a l’ecole mais je n’avais pas la habitude de lire en cette language.Il etait rare parce que le libre fus originalement ecrit en Anglais mais il etait absolutement impossible de trouver la version originale.Je trouvais le libre a Paris.Dans cette situasion je pris la decision de lire en francaise.Le experience etais tres bonne et je fus capable de lire le traduction francaise d’un libre que je voulait lire en anglais.Avec de la patience tout est posible.Je he decide de te envier se comentaire en ma personal francaise improvise.

    Io he probato con l’italiano ma le trovo dificile.O portugues e mas facil mas sai me com ritmo de samba.

    现在我从中国人开始 (Ahora voy a empezar con el chino)

    En cualquier caso es un excelente ejercicio de paciencia y concentración.

  3. Cuando la tesis a la fuerza ahorcan, y sin Internet ni nada, me tuve que poner con biblografía en catalán e italiano. La verdad es que para temas conocidos son idiomas bastante fáciles, quitados unos pocos falsos amigos. Pero para falsos amigos el portugués 🙂

    Nuestra capacidad de decodificación es muy superior a nuestra capacidad de codificación, siempre y en todo momento.

  4. Javier dijo:

    Con el francés hay un mundo de diferencia entre leer algo extranjero traducido al francés o algo escrito directamente en francés, que es un idioma muy tendente al barroquismo. Con el alemán aún es más exagerado porque la estructura de la frase es antinatural para alguien procedente de un idioma romance. De hecho, con estos idiomas tan retorcidos ocurre muy a menudo que el idioma hablado es estructuralmente mucho más simple que el escrito. Por eso es mucho más fácil leer traducciones.

    El italiano engaña, pero es muy fácil aprender lo suficiente para comenzar a leer. Con unos pocos meses de estudiar lo básico de gramática y los verbos, uno se pone a leer a los escritores italianos sin el menor problema.

    Jusamawi, buesn esfuerzo con el francés, aunque se te cae un poco a pedazos. 🙂

    Sobre leer en catalán, es mejor que no diga nada, para no herir suspectibilidades. Sí recuerdo un libro donde habían traducido “español” por “castellá” en todas sus ocurrencias. Especialmente cuando se referían a personas, no al idioma. El signo de los tiempos: identité vs communication.

  5. Javier dijo:

    susceptibilidades… ya ni sé escribir español

  6. Pingback: bitsenbloc » Blog Archive » Llegir en un idioma que no has estudiat mai.

  7. pseudopodo dijo:

    Bueno, así que no somos solo Eduardo Mendoza y yo 😉

    Sergio, yo también me he leído mi libro en el transporte público (casi todo lo leo ahí) pero me venía bien no tener que usar diccionario. Lo que hacía era marcar las palabras que no podía adivinar, y luego las copiaba y las pegaba en google translator (más rápido que buscar en diccionario y se te queda escrito). Con alemán no podría hacer esto, no sé si sería capaz con diccionario (y no tengo nadie a mano que lo hable).

    Jusamawi, c’est clear que pour vous la codification c’est aussi facile que la decodification…! una achievement extrordinaire, le votre, avec la langue de Moliere. Et vous avez une stile tres facile a comprire!

    Alberto, en realidad lo de lanzarme a leer sin estar teóricamente preparado empezó con el inglés, cuando estaba en segundo de carrera. No había estudiado más que lo del instituto, y con eso nadie (ni yo mismo) se consideraba capaz de leer un libro. Pero el profesor de termodinámica seguía el libro de Callen y resulta que la edición inglesa costaba la mitad que la española, así que la tacañería pudo con la pereza, y me vino muy bien, porque a partir de cuarto toda la bibliografía estaba en inglés… El inglés científico es muy fácil, pero la experiencia me animó a comprar (de ocasión, como siempre) una novela de Tom Wolfe, y hasta ahora. Supongo que esta experiencia me influyó para lanzarme con el italiano.

    Javier, me imagino que es cierto lo que dices del francés porque los autores franceses, incluso traducidos, resultan casi siempre un poco cargantes (demasiado retóricos). Con Houellebecq no pasa eso, en las traducciones no parecía francés y en francés tampoco… Yo creo que hay demasiado purismo en este tema, se piensa que si se va a leer un libro en cierto idioma tiene que ser literatura de ese idioma y es una tontería. Precisamente para el que no sabe el idioma lo que menos importa son esos matices: para leer a Proust ya tengo las traducciones. Lo importante es que el libro te enganche y sea un lenguaje sencillo.

  8. eva dijo:

    Este “deporte” lo aprendí hace muchos años, pero con una variante. Era adolescente y estaba con el “inglés del insti”, me encontré en el mercadillo un libro inglés (iba sobre el imperio romano) y me puse a leer-adivinar. Desde entonces no paro de hacerlo, y achaco a este hábito el haber logrado un vocabulario bastante decente en los idiomas que he tenido el buen tino de aprender con una mezcla de clases “ortodoxas” y leerme lo que me caiga en las manos en el idioma en cuestión. Sin usar diccionario, a lo bruto. La palabra que “adivinas” así, no la olvidas nunca.

    Ahora estoy con el chino… parecería que esto no funcionase, pero creo que sí. Aunque lo que hago no es leer, sino intentar identificar el puñado de idiogramas y radicales que conozco: los números, agua, montaña, mujer, persona………..

  9. marqus dijo:

    A mí me ocurrió que no encontraba ya en español un libro que quería que leyese una amiga. Acababa de llegar a Italia sin tener ni idea de italiano y decidí que una buena manera de aprenderlo antes y mejor iba a ser traducirle el libro al español. Al final resultó más sencillo de lo que parecía. Al mes de estar allí ya tenía algunos sueños en italiano. Por otra parte, yo también compré hace un par de años dos libros en francés en una feria del libro (uno de Balzac y otro de Georges Perec, de los que nunca soy capaz de recordar ni el título) pero reconozco que todavía no me he puesto con ellos.

    Un saludo.

  10. serenus dijo:

    “La vida es demasiado corta para aprender alemán” he leído hoy en alguna parte. Pero lo intentaremos.

  11. Diego Guate dijo:

    Me encanta leer, y algunas veces no soy capaz de encontrar libros en español ó inglés que me resulten interesantes. Tengo algunos amigos que saben italiano, francés, portugués, alemán, japones, coreano y mandarín; los últimos no me atrevo a intentarlos, pero he probado algunos libros pequeños en italiano, francés y portugués y no me resultan imposibles de entender, aunque si en muchas partes me quedo con la mente en blanco y tiendo a preguntar que significa. No habia considerado utilizar un diccionario porque generalmente no son de mi agrado, pero ahora después de leer este post creo que lo considerare en serio.

  12. Que forma mas interesante de leer los clásicos

  13. Clodoveo11 dijo:

    Pues yo de idiomas, salvo el inglés y para temas puntuales referentes al trabajo, nada, y que no me busquen: bastante poco tiempo tengo (libre y no libre) como para perderlo en descifrar lenguajes. Además, sospecho que el 90% del material necesario para el desenvolvimiento técnico, espiritual y humano ya está traducido y accesible en español. Los idiomas, aunque sean muy curiosos y nos enseñen mucho sobre el origen gramatical o sintáctico del nuestro y de las palabras, nos hacen rompernos la cabeza para interpretar lo que ya podríamos saber con un lenguaje único. Un fracaso colectivo de la humanidad esto de las lenguas: y que encima se maten por ellos…

    Deberían ponerse de acuerdo en hablar todos un idioma y ya está. Me da igual cual, pero todos a una. Yo apuesto por el chino, que es el mayoritario: ¿quien se apunta? 🙂

  14. marqus dijo:

    Clodoveo11, puestos a elegir yo voto por el Esperanto; todos tendríamos que trabajar para aprenderlo (incluidos los chinos) y nosotros, junto con ingleses, franceses, alemanes, italianos, portugueses y rumanos (formando así una mayoría) partiríamos con ventaja.

    🙂

  15. Melusina dijo:

    Si… Mejor que los sudokus. Sobre todo cuando descubres ideas y construcciones que no esperas. Por ejemplo los frances dicen: dejame la paz en vez de dejame en paz… Y a las beatas le dicen grenouille de benitieres. En aleman como te ponen el verbo al fianl no sabes de que puede ir aproximadamente hasta que no terminas de leer la frase y claro es mas dificil acertar. Pero me hace mucho ilusion que seamos bastantes los que nos dedicamos a cultivar nuestra fantasia y creatividad asi. Luego las cosas se parecen poco, algo , a lo que el autor quiere decir . Pero ¿y lo original que nos ha salido?. Si luego leemos la version española, hemos leido dos libros distintos con frecuencia.

  16. Javier dijo:

    A la espera de que el chino se lo meriende todo, ya tenemos un idioma semiuniversal, sin necesidad de recurrir al esperanto. Se llama el inglés. Y a muchos les fastidia, por eso de que es el idioma del imperio (americano, se sobreentiende), pero es cierto que hoy en día es el idioma más abierto a pronunciaciones múltiples y el más hablado por individuos cuya lengua nativa no es el mismo. Claro que nos puede reventar ponérselo tan fácil a los angloparlantes (que se fastidien y aprendan volapük), pero también se lo ganan día a día escuchándonos a tantos hacer como que hablamos su idioma y esforzándose en entender lo que decimos (esto no se si cuenta en la Gran Bretaña, donde el nivel medio de tolerancia con los extranjeros es bastante bajo).

  17. Mari Pili dijo:

    Nunca dejas de sorprenderme, Pseudópodo. Lo tuyo es bulimia intelectual.

    Y no, Javier, el chino no se merendará a nadie. En una generación los chinos hablarán su modalidad del inglés, con la que nos entenderemos todo el mundo…salvo los angloparlantes. Me apueto un ecu.

  18. Javier dijo:

    Posiblemente tengas razón, Mari Pili. En todo caso, hay que entender que en los USA y Australia están mucho más acostumbrados al inglés “asiático” que en Europa. En estos sitios el anglo-chino es de lo más normal del mundo. Precisamente me admira la paciencia que tienen con los acentos asiáticos.

  19. koenigsberg dijo:

    en primer lugar, manifestar mi asombro ante la curiosidad intelectual de los aquí escribientes, luego comentar que no sé si la existencia de muchos lenguajes supone un fracaso, como dice Clovodeo 11, pero es así, y pienso que son irreductibles entre sí, es decir, que no todo se puede traducir, así que, ampliar los límites del lenguaje, como decía Wittgenstein, supone ampliar los límites de mi mundo. Hay tantos matices que se pierden en las traiciones, digo, en las traducciones… Recomiendo el libro de Gödel, Escher y Bach sobre la multilateralidad de la traducción.

  20. pseudopodo dijo:

    Serenus, para aprender alemán no, pero para el chino, diga lo que diga Eva, mi vida sí que creo que va a ser demasiado corta…

    Clodoveo, eres demasiado pragmático. No creo que sea un fracaso colectivo que tengamos tantas lenguas, al contrario, me parece una riqueza, como la biodiversidad. Siempre que no se politicen, se usen para no entenderse, o se impongan… Yo creo que está bien el inglés chapurreado (el inglés pidgin universal) precisamente porque permite que cada uno siga hablando lo que quiera, pero se entienda con los demás.

    Javier, yo pienso lo mismo del inglés como esperanto práctico, me autocito de un post de hace tiempo:

    Hace tiempo oí una conferencia del director de Scientific American, creo que era John Rennie. En el coloquio que siguió se planteó la cuestión de la preminencia del inglés en la comunicación científica: otro ejemplo de convenio que se ha ido tomando solo (y que, desde luego, perjudica claramente a mucha gente). Alguien sugirió que sería mejor que se impusiera un lenguaje internacional, como el esperanto, o como en tiempos fue el latín. Rennie contestó: “We already have an international language: let’s call it english“.Tenía razón. No será el lenguaje internacional ideal, privilegia a ciertos hablantes para los que es la lengua materna… pero es lo que tenemos.

    (Lo cual no quita para que el esperanto me parezca un experimento interesante, pero es por bulimia, que diría Mari Pili…)

    Además, no es que los yanquis nos hayan impuesto su lengua. La culpa de que las cosas estén así es, resumiendo, de (a) Galileo, que fue el primero en abandonar el latín en los escritos científicos (b) Hitler, que echó a un montón de científicos e intelectuales que se fueron a los USA; a partir de entonces, la lengua científica y de cultura mundial fue el inglés. La verdad, es una pena que se haya abandonado el latín, pero no creo que vayamos a dar marcha atrás.

    Melusina, a mi también me hace ilusión que seamos unos cuantos los aficionados a este “deporte”: además de los que salieron ayer, tenemos que añadir a eva, marqus, Diego Guate…. Ahora tendríamos que pensar como lo llamamos: ¿babeldoku?¿idiomatlón?

  21. Gliptodonte dijo:

    Yo estoy estudiando inglés y me cuesta tanto leer un libro en el idioma que he estudiado toda la vida como a Pseudópodo leer algo en francés.

    Una pregunta. ¿Merece la pena que yo le dedique tanto tiempo a estudiar un lengua que no me es vital (tengo ya casi 50 años y no lo necesito para mi trabajo)? ¿No debería dedicar ese tiempo a leer otras cosas? ¿No está casi todo lo que yo voy a necesitar traducido? ¿No es dedicarle demasiado tiempo a una herramienta? ¿O una lengua no es sólo una herramienta? No soy un tipo al que le apasione viajar y no está en mis planes echarme amigos ingleses, como no sea para poder aprender el inglés. ¿Por qué estoy estudiando inglés? ¿Alguien quiere explicármelo?

    Disculpar tanta pregunta. Es que soy de natural dubitativo y además admiro mucho a Sócrates 🙂

  22. Daniel dijo:

    Bueno, Gliptodonte, seguro que tienes tu(s) respuesta(s), pero me voy a atrever a contestarte, por lo de Sócrates. En mi opinión aprender otra lengua tiene un valor que va más allá de cualquier fin utilitario. Es aprender otro lenguaje, otra forma de mirar, y establecer en cierto modo un diálogo con lo otro, lo que siempre enriquece. Yo creo que precisamente porque ya no lo necesitas (aunque ¿quién sabe?) como herramienta, te puede ser más fácil entregarte a esa práctica de aprendizaje no por obligación sino porque sí (o por amor, que es lo mismo y que es como realmente enriquece).

  23. Sergio dijo:

    Yo tenía un profesor de inglés en el bachillerato que dijo un día que una vez que sabías un idioma extranjero podías aprender otros solo con un diccionario. Así que un día -cuando ya había aprenudido el inglés- decidí ver si tenía razón.

    Yo, que no creo que haya libros imprescindibles, considero que hay más que suficientes libros en español y traducidos como para no tener que leer nunca en otro idioma. Lo de leer en otro idioma es otra cosa, y lo mejor es que no necesitas ser bueno para los idiomas: ¡no hay que lanzarse a hablar ni tener oído!

  24. Gliptodonte dijo:

    Daniel, te agradezco mucho tu respuesta.

    “aprender otro lenguaje es otra forma de mirar y establecer en cierto modo un diálogo con lo otro”. Me gusta. Y me parece que es verdad. Es salir de lo conocido para descubrir, de algún modo, otro mundo.

    Desde el punto de vista psicológico “hablar otra lengua” es un poder. Y cuando el alma percibe su poder se alegra. Para mí sería una satisfacción tremenda poder manejarme en inglés. Saber que puedo. La impotencia es muy fastidiada. También la de no poder hablar otro idioma 🙂

    Y también desde el punto de vista psicológico: todo poder da prestigio. Una linea invisible divide a los profesores de mi instituto en dos. Los que pueden enbarcarse, porque dominan el inglés, en proyectos de viajes al extrangero (con proyectos Comennius, etc. ) y los que no. A mi me gusta ser “reconocido como valioso” por los demás.

    Autoestima, prestigio. ¿Motivos despreciables para estudiar inglés?
    Despreciables o no, son humanos. Y me temo que son los mios.

    ¿”Diálogo con lo otro”, “otra forma de mirar”?. Claro, claro que sí, claro que quiero también eso. Quiero salir de esta burbujita de egocentrismo en la que estoy encerrado. Claro que quiero.

  25. Gliptodonte dijo:

    Gliptodonte, extranjero es con jota. ¿Qué te parece si aprendes primero el español?

    En fin, que siendo como soy… es muy fácil ser humilde.

  26. Clodoveo11 dijo:

    Yo no estoy tan seguro de que haya cosas que se nos escapan de otros si no conocemos su lengua: al contrario, creo que si todos usásemos la misma podríamos comunicar muchos más matices y sensaciones que frustra la barrera idiomática. Las lenguas son igualmente ricas a la hora de expresar, pero cada una en su contexto cultural, geográfico, histórico, etc: si el árabe es muy rico en matices al denominar con 40 palabras distintas al camello será por estas circunstancias, y no será por incapacidad idiomática si es más tosco para referirse a mecanica cuántica que el inglés científico, pongamos por caso (ojo, es un ejemplo que he puesto al tuntun sin conocer la expresividad árabe en MC, que igual es la releche: no se vaya a mosquear nadie ;)). Con la misma lengua, sea cual sea y accesible a todo conocimiento, surgirían las palabras, conceptos y giros precisos para expresar prácticamente todo, y las barreras comunicativas que asolan al mundo caerían.

    Cuando comentaba que la existencia de varias lenguas es un fracaso me refería a que actualmente sigamos sometido a las barreras idiomáticas sin que, a nivel político, colectivo, etc, nadie haya intentado poner remedio y tratar de unificar el mundo idiomáticamente: cosa por supuesto dificilísima y ardua, pero que merecería la pena cuando se ha acometido en temas monetarios no menos complejos, por ejemplo. Históricamente no ha sido un fracaso, sino una consecuencia de la lógica deriva de los lenguajes en ambientes cerrados, localismos y de comunicación cíclica: pero hoy día, con las facilidades comunicativas que proporcionan las nuevas tecnologías y no sólo en el primer mundo, merecería la pena intentarlo. ¡Fijaos si no cómo se ponen en todo el mundo de acuerdo para señalar fechas y horarios de competiciones deportivas, partidos de fútbol y demás! Osea que cuando se quiere, se puede.

    Coincido con la denominación de Gliptodonte: un idioma no es más que una herramienta, y la dimensión que queramos darle es cosa de cada uno. Lo que veo a la hora de aprenderlo es que ya no sólo cuesta mucho y es como la música (si no practicas se te olvida pronto, por lo menos en cuanto a vocabulario), sino que además y por mucho que lo sepas siempre se escapa alguna palabreja o matiz que, por lo menos a los perfeccionistas maniáticos como servidor, nos deja con cierta sensación de “incompletitud”, de que nunca llegas a captar del todo lo que el otro quiere expresarte, lo cual para mí resulta particularmente frustrante. Hay quienes comparan libros en español y en el idioma original porque les insatisface los posibles errores de traducción: pero por muy garrafales que sean éstos (excepción hecha de temas técnicos en los que es necesaria precisión) creo que compensa la comodidad que supone leer en tu lengua propia, además del menor tiempo que cuesta.

    Bueno, vale de rollo. Salutis.

  27. klepsidra7 dijo:

    A mi me pasa con el portugués, además tengo que leerlo en voz alta,.La sonoridad de algunos idiomas es increible, ¡qué más da lo que ponga!

  28. Gliptodonte apresurado dijo:

    Leí que en alemán hay una palabra que designa “la alegría que uno puede sentir por el pequeño fracaso de un amigo”. No es un sentimiento muy noble pero a veces la envidia juega estas malas pasadas. Alguien criticaba a los alemanes y decía que si tenían esa palabra era porque eran más propensos a tener ese sentimiento. Alguien contestaba que aunque esa palabra no existe en otros idiomas todo el mundo entiende qué sentimiento es el que designa.

    Parece que “la vergüenza ajena” es un término que aparece en el español pero no en otras lenguas. Supongo que sucede lo mismo. Un francés sabe lo que es la vergüenza ajena aunque no exista una palabra en francés para designarla.

  29. Gliptodonte vagueando dijo:

    Una de las cosas más interesantes a este respecto (cómo clasifican la realidad los distintos idiomas) es lo relativo al amor.

    Hoy en día diferenciamos entre “amor” y “sexo” (deseo sexual).
    En griego antiguo existían dos palabras pero no se corresponden con las nuestras: filia y eros. La primera es el amor que se siente por la esposa y los hijos. Es el “amor-cariño”. La otra es una especie de amor-pasión (locura que arrastra). Ya no lo recuerdo muy bien.
    Lo del “matrimonio homosexual”, por ejemplo, los griegos no lo entenderían (aunque a veces se diga lo contrario). Un hombre puede sentir “Eros” hacia un efebo, pero no tiene nada que ver con el amor productivo y domestico del matrimonio.

    Estos distintos modos de categorizar las realidades afectivas si pueden ser decisivas e interesantes de comprender. Pseudopodo nos obsequiaba hace tiempo con los distintos modos de colocarse ante el tiempo (el antes y el después) ¿Os acordais?

    ¿Se diferenciará mucho en la visión del mundo el inglés del español?
    Si las diferencias estan en cosas como que ellos cuando conocen mucho algo lo conocen “como el dorso de su mano” en lugar de como “la palma de su mano”, no merece la pena estudiarlo. Son diferencias curiosas o divertidas pero no van más allá.

    Yo quiero estudiar la lengua que categorice el mundo como es. ¿Para qué vamos a andarnos con interpretaciones? 😉

  30. Gliptodonte (super vago) dijo:

    Y hablando de mis motivaciones psicológicas para aprender inglés…

    En realidad tengo las motivaciones de un niño. Quiero subir a lo mas alto del columpio para saber que puedo. Y además necesito que los demás vean que me he subido. “Papá, papá, mira donde estoy subido”.

  31. Galileo (Gliptodonte de nuevo) dijo:

    “El libro del mundo está escrito en figuras geométricas, triángulos, circunferencias…”

    Gliptodonte, deja el inglés y aprende matemáticas.

  32. Galileo (Gliptodonte de nuevo) dijo:

    Lo siento hoy tenía incontinencia verbal. Sorry. Ya paro.

  33. pseudopodo dijo:

    ¡Gliptodontito, deja ya de enredar con el ordenador de papá y sube a tu cuarto a hacer los deberes de inglés…! 😀

    Lo de la lengua que categorice el mundo tal como es… es la lengua perfecta que buscaron muchos filósofos (Umberto Eco tiene un libro sobre eso, pero todavía no lo he leído…) Precisamente porque tal lengua no existe, y porque todas son puntos de vista distintos, es por lo que la variedad de lenguas es una riqueza y no un castigo. Es como si una lengua fuera acuarela, otra óleo… o más bien, como si una fuera Picasso, otra Renoir, otra Goya…cada una tiene un estilo.

    Así que sigo discrepando de Clodoveo… es verdad que sería muy práctico que todos habláramos en el mismo idioma, igual que sería muy práctico que se abandonaran las acuarelas y el óleo y sólo hiciéramos fotos… Por no hablar de cómo implantar esa lengua universal, que me temo que sólo podría ser un proyecto totalitario.

    Por otro lado, esa riqueza de los idiomas, lo de aprender otra forma de mirar, como dice Daniel (¡hola, Daniel!), sólo te aprovecha cuando dominas el otro idioma, y eso no es tan fácil. Coincido con Sergio en que “lo de leer en otro idioma es otra cosa”, es un pasatiempo, y sí te enseña cosas pero menos trascendentes: curiosidades culturales, etimologías reveladoras… en realidad, casi aprendes más de tu propio idioma, porque al tener con qué comparar aprecias mejor su carácter, sus peculiaridades (es lo que pasa con tu país cuando viajas). Pero la experiencia es más enriquecedora cuando es un idioma próximo, para un español son más interesantes en este sentido las leguas romances que el inglés.

    Ah, Gliptodonte: el mejor idioma, el que más enriquece de todos, es las matemáticas. Si hay un lenguaje que categoriza el mundo tal cual ese, sería este.

  34. Daniel dijo:

    ¡Hola Pseudópodo! Antes no he saludado, qué maleducado. Te leo como siempre y disfruto tus posts, en silencio. Sobre el tema de las lenguas, coincido contigo. La diversidad de lenguas me parece una riqueza por la que uno puede estar agradecido como por la diversidad de colores y de flores y de pareceres y de religiones. Además, cada una refleja la mentalidad de sus hablantes y el mundo tal como lo perciben, y es la más idónea para expresar la sabiduría que éstos hayan podido expresar con palabras desde su perspectiva.

    Tenía por ahí una defensa de Dixon de la diversidad de lenguas, a ver si la encuentro…

  35. Daniel dijo:

    Bueno, el texto concreto de R. M. W. Dixon al que me refería es muy largo para transcribirlo entero, y más que una defensa es una previsión personal bastante pesimista. Se aparta mucho del tema de tu post pero enlaza con lo de la lengua única:

    “Si las cosas no cambian [la desaparición progresiva de lenguas naturales ante el empuje agresivo de las lenguas oficiales de prestigio], el fin último del período de interrupción del equilibrio en el que ahora estamos será una única lengua mundial, aquella que tenga más prestigio. Se tardará unos pocos cientos de años en llegar a eso, pero esa es la situación hacia la que nos movemos”. Sin embargo, dice, las cosas podrían cambiar. “El mundo tendría que cambiar de una manera radical para que se satisficieran los requisitos: pequeños grupos igualitarios viviendo en una situación estable, en relativa armonía unos con otros y sin que uno de los grupos, lenguas o dialectos tenga un especial prestigio sobre los demás”. Ahí queda eso.

  36. Javier dijo:

    Gliptodonte, “Schadenfreude” es ese concepto tan germánico de la alegría por el mal ajeno (el dual de la envidia), aunque hay términos muy alemanes que tampoco existen en otros idiomas: Zeitgeist es lo que es, y lo podemos traducir, pero es Zeitgeist.

    La vergüenza ajena es un sentimiento muy español, pero existe en inglés: se llama Spanish shame!

    La curiosidad intelectual es una buena razón para aprender un idioma. A mi más que la riqueza de que haya muchos idiomas me asombra la riqueza de los idiomas ricos. Hay mucho escrito en inglés, alemán o francés que no es tan obvio de encontrar (bien) traducido. Si te dedicas a las matemáticas, como es mi caso, todo.

    Hay más razones para aprender inglés, Glipto. Yo encuentro razones en cuestiones sociales (me sigue pareciendo increible poder hablar con gente de todo el mundo en una lengua franca) y porque me gusta la narrativa audiovisual, especialmente mucho de lo que se hace en televisión hoy en día. Con las prisas, lo mal pagados que están los traductores (y lo flojitos que son muchos de ellos), los doblajes hechos de cualquier manera con un número limitado de voces, etc, disfruto mucho más viendo cualquier serie en inglés original que doblada. Esto son gustos. En particular, por ese engendro tan vilipendiado como es el televisor.

  37. Clodoveo11 dijo:

    ¿Es totalitario que sigamos las mismas leyes de tráfico en todo el mundo? ¿O que el Euro haya sustituido a las monedas nacionales y sus engorrosos cambios? ¿Sería totalitaria la enseñanza progresiva de una lengua universal que, en un periodo de tiempo razonable y teniendo en cuenta el relevo generacional (cien años, por ejemplo), llegase a hablar el conjunto de la humanidad?

    ¿O acaso es menos totalitario que las lenguas sigan como instrumentos de división, de coacción política, de costes administrativos, de separación cultural, etc?

  38. Javier dijo:

    Clodoveo11, aunque sea solo por tocar las narices… de hecho no seguimos las mismas reglas de tráfico en todo el mundo. El 20% del mundo conduce por la izquierda. Igual un poco menos. (P.S. Los que cambiamos fuimos nosotros).

    Cambiar de idioma a edad adulta es casi imposible. Lo que aprendes se aloja en una parte completamente distinta del cerebro con un acceso mucho menos rápido que tu(s) lengua(s) maternas. Cuando se hacen estos cambios y no es a idiomas cercanos se producen un par de generaciones de individuos con dificultades de comunicación, que emplean su idioma de una manera totalmente artificial. La unicidad de idioma es el ideal desde el punto de vista de la comunicación, pero es utópica a corto/medio plazo, diga lo que diga el catastrofista de Dixon.

    En España, país especialista en malgastar sus esfuerzos y quemar su futuro en batallas perdidas e inútiles, precisamente andamos en la dirección contraria, por cierto.

  39. pseudopodo dijo:

    Clodoveo,, creía que te referías a que todo el mundo tuviera por lengua materna la misma. Eso es lo que sería un proyecto totalitario (lengua como instrumento de coacción, precisamente). Otra cosa es que todo el mundo tenga una lengua vehicular común, eso me parece muy bien pero no hace falta esforzarse especialmente para conseguirlo porque se conseguirá sólo (obviamente es el inglés). Pero cuando esto ocurra no creo que vaya a significar que se pierdan las lenguas que tienen un cierto volumen de hablantes. Se perderán lenguas muy minoritarias igual que llevan siglos perdiéndose, pero la generalización del inglés no supondrá ninguna catástrofe (salvo para los angloparlantes, que se quedarán sin saber otro idioma…).

    Javier, me ha encantado lo de Spanish shame. No lo sabía.

    Ah, y sobre por qué lado se conduce, mirad este bonito mapa

  40. Gliptodonte dijo:

    Javier, llevo un montón de años explicando que la envidia (como pecado capital) no es querer lo que tiene otro sino entristecerse del bien ajeno y nunca me había dado cuenta que era “el dual” del conocido sentimiento alemán cuyo nombre me parece no lograré aprender.

  41. tiachea dijo:

    Pseudopodos, ¿Que tal va lo de encontrar un nombre a este deporte? Este invierno he dedicado un cuatrimestre a interlingua y es divertidisimo. Conoces las palabras internacionales, las raices latinas y una suscinta gramatica a la inglesa y el resultado es que te arranca a hablar una jerigonza que en medios latinos sirve con frecuencia . Cuando conectas y consigues hablar con otro imaginativo es glorioso

  42. pseudopodo dijo:

    Pues nada, de momento no hay propuestas nuevas. Tomo nota del interlingua, aunque creo que lo voy a dejar aparcado, que me ha preocupado lo de la bulimia intelectual que dijo por ahí arriba Mari Pili y me voy a tener que poner a dieta 😀

  43. Victor dijo:

    Si se manifiesta la idiosincracia en las “construcciones” de los idiomas me gustaría aprender quechua, algo exótico a lo europeo, como será ? (suena muy correcto al oído)

  44. gliptodonte dijo:

    Con lo poco que se de inglés ya puedo decir que “ambitious” no tiene el carácter negativo que tiene en español. Me parece que refleja toda una manera de entender como deben ser las personas. Querer ser un ganador no está bien visto en España. Ser ambicioso y “querer ser más” es algo claramente negativo.
    ¿No es sorprendente que culturas tan cercanas puedan tener concepciones tan distintas de lo bueno y lo malo?

  45. Joan dijo:

    Hola a tod@s, me he leído todos los comentarios y me han gustado mucho.

    Referente al tema de leer en otros idiomas, yo, que hasta hace un año (tengo 18) tenía un nivel de inglés de español medio de 1º bachillerato (o en otras palabras, un nivel precario, patético y avergonzante xD), me puse las pilas con el idioma. Apenas un año después ya soy capaz de leer best-sellers en inglés sin demasiadas dificultadas, solo echando mano del diccionario para algunas palabras contadas que me dificultan seguir la trama.

    Saludos a tod@s, y recordad que aprender nuevas lenguas es siempre un incremento en la riqueza cultural de la persona muy pero que muy grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s