Cargo 2.0

Creo la primera vez que oí hablar de los cultos cargo fue leyendo Vacas, cerdos, guerras y brujas de Marvin Harris (quien no conozca ese libro, que deje de leer este blog y vaya corriendo a comprarlo, me agradecerá el consejo). El cargo es como llamaban algunas tribus de Nueva Guinea al cargamento que traían los aviones de los blancos. Deslumbrados por aquellas mercancías desconocidas, los indígenas llegaron a la conclusión de que eran la creación de espíritus, y que podían propiciar la venida de esos espíritus, quizá en aviones más grandes aún.

Así lo explica Richard Feynman:

Hay en los Mares del Sur gentes que adoran a los aviones de carga. Durante la guerra mundial vieron cómo los aviones de transporte aterrizaban en sus islas, cargados de magníficos materiales, y quieren que ahora ocurra otro tanto. Y han preparado pistas de aterrizaje con hogueras señalizadoras a los lados; han construido cabañas de madera que remedan la torre de control, en la que se sienta un hombre -el controlador de vuelo- con unas piezas de madera en la cabeza -los auriculares- y de la que sobresalen largas varas de bambú -las antenas- con la esperanza de atraer otra vez a los aeroplanos. Se están esmerando. La forma es perfecta. Todo tiene el mismo aspecto que tenía antes. Pero no funciona. Los aviones no aterrizan.

Los blancos hacían pistas de aterrizaje y los aviones llegaban, llenos de riquezas. Los indígenas hacían lo mismo, pero los aviones no aparecían. ¿Por qué? Obviamente, porque sólo estaban imitando la forma, el aspecto externo de una tecnología mucho más compleja. Para que realmente lleguen los aviones hace falta mucho más, hay que construir una estructura mucho mayor, que incluye desde ingenieros aeronáuticos a refinerías de petróleo. Las pistas de aterrizaje sólo son una parte, y la que viene al final.

¿Y por qué hablo yo aquí de los cultos cargo? Pues, evidentemente, por el caso de los ZPCs. Mientras en nuestra tribu sabemos poco más que poner ladrillos y encima el paro sube como la espuma, hay un deslumbrante mundo 2.0 que sobrevuela nuestras cabezas, lleno de maravillas. La pista de aterrizaje por la que ese mundo desciende sobre nosotros es el ordenador. ¿Y cómo hacemos para que ese mundo sea nuestro? Regalando a cada niño una pista de aterrizaje. Y ahora, a esperar a los aviones.

(Que conste que la comparación se le ocurrió a J. A. Millán)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Computers & Internet, Educación, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Cargo 2.0

  1. Hugo dijo:

    “Regalando a cada niño una pista de aterrizaje. Y ahora, a esperar a los aviones.”

    Totalmente de acuerdo. Es lo que ocurre en un mundo con prisas, los parches son más fáciles de encontrar que medidas más racionales, que empiecen por el principio y no por el tejado.

    En cuanto al libro que recomiendas -que desde ya me lo apunto para pillármelo-, si alguien quiere echarle un ojo aquí está en PDF:

    http://bz.otsoa.net/index.php?subdir=Libros%20de%20Divulgacion%20Cientifica&sortby=name

    Un saludo, y enhorabuena por el blog.

  2. Pingback: bitsenbloc » Blog Archive » Una absurda iniciativa més de ZP

  3. pseudopodo dijo:

    Gracias, Hugo, pronto va a estar todo en la red… en este caso de verdad que merece la pena compralo en papel, que además es muy baratito.

  4. Pingback: Anónimo

  5. jusamawi dijo:

    Par esta nueva generación de niños con Pc bajo el brazo el espíritu que viene montado en él se llama Windows.Ya tienen dos regalos en uno: pista de aterrizaje y un solo y único dios.

  6. eulez dijo:

    plas plas plas ¡Bravo!

  7. josempelaez dijo:

    Desconocía lo del “culto cargo”; su relación con los ZPCs me ha parecido genial.

    Lo que no he sido capaz de ver es que la comparación proceda de Millán. ¿Qué me he perdido?

  8. pseudopodo dijo:

    Realmente no lo pone en su post, pero en el último enlace remite al Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, dónde J. A. Millán ha publicado un artículo que se titula “La escuela y el ordenador: el nuevo culto cargo”. La revista no está en la web y no he leído el artículo, pero fue lo que me dio la idea…

  9. Julio dijo:

    Pues tenías razón, te agradezco el consejo del libro que has recomendado!

  10. jesús dijo:

    Muy bueno. Lo malo es que en educación las teorías más científicas que tenemos son todas muy “culto-cargo”.
    .
    Así que creo que es obligada la pregunta: ¿y tú qué propones hacer?

  11. pseudopodo dijo:

    jesús, algo he dicho en los comentarios al post “ZPCs”. Te copio un párrafo:

    “Yo la experiencia que tengo es que lo único que funciona son las iniciativas que salen de abajo, de la creatividad y talento de la gente. Y la única manera de que salgan esas iniciativas es seleccionando a los mejores profesores, dándoles autoridad y dejándoles en paz, sin obligarles a seguir hojas de ruta burocráticas. Y si piden un ordenador o veinte, se les da sin obligarles a rellenar mil formularios, pero cuando lo pidan”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s