Agregando sinergias customizables

– ¿Conseguiremos reproducir el podcasting dinámico? Producir la plataforma open-source es nuestra meta.
– Por supuesto. Si nuestros product managers logran monetizar lo que vendrían a ser nuestras arquitecturas compatibles, podremos incentivar los nuevos conocimientos embebidos.

¿Qué significa esto? Pues, francamente, esto… esto… es palabrería vacía, cháchara hueca, jerga profusa, confusa y difusa. En una palabra: es bullshit, caca de la vaca.

Realmente, la palabrería es sólo un aspecto del bullshit, que es algo mucho más amplio y que abarca cada vez más espacio en nuestras vidas (le dediqué dos posts en su día). Pero es su aspecto más visible, el front-end, que diría uno de esos product managers preocupados por el podcasting dinámico.

Por eso me encantan esos bullshit generators que demuestran como es perfectamente posible hablar con un discurso aparentemente significativo y profundo pero que en realidad está generado por un programa de ordenador que por supuesto no sabe lo que está diciendo. Ya enlacé algunos en su día, pero este que traigo hoy, que ha generado las frases anteriores, es especial, porque, aparte de ser magnífico, lo ha creado un comentarista de este blog, Ni! (la admiración va con el nick) y yo he tenido un pequeño (bueno, muy pequeño) papel para impulsarlo… un ejemplo de como, manejando modelos colaborativos, hemos agregado sinergias customizables 😉

(Tras hacer click en la imagen, pueden generarse todos los diálogos que se quieran dando al botón de Recargar)

Sólo queda que Ni! se anime a hacer lo mismo con la jerga pedagógica del segmento de ocio y los objetivos transversales (hace poco vi uno, más rudimentario, en francés, via el Café de Ocata)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blogs, cultura, Sociedad, Tecnología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a Agregando sinergias customizables

  1. Moebius dijo:

    Me hicistes recordar con esto, el experimento Sokal…y el circo que tienen montado los posmodernistas.

  2. Frenzo dijo:

    En la época de las Commodore, había programita de la revista Juegos para gente de mente que permitía dialogar con un maestro zen. Combinaba frases y lugares comunes de las historias zen, de modo de dar respuestas que a veces parecían tener un significado profundo, pero eran combinaciones al azar de una lista (respentando la grámatica y sintaxis). Entonces uno podía preguntarle al Maestro: “¿Qué es la vida?”, y el Maestro respondía: “La vida es el cáñamo que se dobla con el viento.” Y “¿Cómo puedo hacer para encontrar el cáñamo que se dobla con el viento?”, “Para encontrar el cáñamo que se dobla con el viento debes contemplar la flor del loto al amanecer.” Era un programa muy simple.

  3. Ni! dijo:

    Muchas gracias por la mención, pseudópodo. Me siento halagado. Como tú dices, ¡esto sí que ha sido una sinergia! La verdad es que descubrir el postmodern generator fue un gran aliciente, y más aún cuando vi en los comentarios a tu post sobre el bullshit que alguien había conseguido colar un artículo generado aleatoriamente en una revista matemática. Nietzsche dijo: “hay espíritus que enturbian sus aguas para hacerlas parecer profundas”. Ahora diría: “Hay espíritus que usan generadores de bullshit…”

    Han sido muchos días de preparación y ahora que por fin está publicado voy a dejarlo reposar para recuperar algo de tiempo libre. En el futuro pienso reescribir el generador en algún lenguaje serio y más rápido, como Python. Actualmente, al estar pensado para proyectos Web, está programado en PHP, que deja mucho que desear en cuanto a rendimiento. En cuanto a los usos, cada vez se me ocurren más: discursos políticos, generación de eslóganes, parapsicología… pero hay que tener en cuenta que el mayor trabajo siempre es el creativo, la creación del contenido a parodiar. Y eso lleva mucho tiempo.

    A propósito de esto, no olvidé tu sugerencia del “pedagogic generator”. He preparado esta página a partir de las frases que aparecen en el GDVNPD francés. Solamente es una traducción hecha por alguien (yo) con escaso nivel de francés y que no conoce la jerga pedagógica ni la mayor parte del contexto, así que no puedo darle el toque irónico que merece, sólo he preparado los elementos y me he asegurado de que concuerden y he copiado el estilo de la página original. Aquí entrarían las sugerencias de los lectores para añadir frases o corregir las que yo haya entendido mal.

    Igual que Frenzo, yo también he crecido ilusionado con los distintos simuladores de lenguaje natural, como ese terrible psicólogo que era Eliza, y he jugado a todos los (que entonces se llamaban) “juegos conversacionales” que caían en mis manos. Este generador sería la parte que vendría después de que el analizador sintáctico haya decidido qué respuesta va a dar (que es la más chunga). Quizá en el futuro…

  4. pseudópodo dijo:

    Moebius, si no conoces el posmodern generator te lo recomiendo… es el precursor de todo esto, además.

    Frenzo, cuando compré mi primer ordenador (un Amstrad) me regalaron un libro que se titulaba “Hacia la inteligencia artificial” y creo recordar que explicaba como hacer programas de esos… todos debían ser imitación del famoso Eliza. Quizá sea más fácil imitar a un psicoanalista (que se hace eco de tus palabras, etc) que simular el bullshit, aunque eso seguramente lo sabrá Ni!, que es el experto.

    Por cierto, Ni!, que no hace falta dar las gracias porque el programita se merecía el enlace. El detalle de los muñequitos a lo South Park y plantear la jerga como un diálogo, con la pizarra en medio, han sido dos puntazos… una pena que no puedas monetizar ese valor añadido 😉

    Voy a contar en El Café de Ocata lo de tu versión del Generador Pedagógico…

  5. Alonso dijo:

    Bullsh*t… Una de las razones de porqué no entré a estudiar filosofía o alguna ciencia social… Y es que últimamente, a base de vomitar caca de vaca sobre tus folios (o mejor dicho en tu procesador de texto), te ganas el aplauso de académicos y del mundo entero: aderezando un par de obviedades con un montón de palabrejas que ni tú mismo entiendes.

    Y quizás una de las razones del resurgimiento cientificista, creo yo…
    (Y es que las ciencias sociales llevan años automutilándose; los niños ahora llegan a la secundaria/ESO/Inserte-equivalente-acá diciendo que la filosofía es poco menos que inútil)

    El bullshit debería ser considerado una forma de arte, o por lo menos una escuela dentro de las miles que ya hay. Y es que, al fin y al cabo, obtienes lo mismo que, como por ejemplo, obtienes al oir la “Titan” de Mahler (reemplacen “Titan de Mahler” por su obra musical preferida) o viendo un cuadro renacentista. Es la belleza de las palabras en sí (Y con ese en sí me refiero a una belleza prácticamente musical: por el “Cómo suenan” y no por el “como son/significan”) la que produce el efecto, no su contenido. La poesía (al menos la decente) se salva de ello porque intenta equilibrar la “músicalidad” con el “significado”.
    Lo bueno del arte es que mucho peligro no reviste (excepto un par de ejemplos: una canción de Víctor Jara, un diseño postmoderno para un columpio o una casa, etc) pero el bullshit… Bueno, los resultados están a la vista… Ni siquiera el arte, la ciencia (y la religión D:) se han podido salvar de esto. Tenemos gente vendiendo el piano como la obra, unas obras musicales que producen mareos, sectas cada vez más raras, leyes que se meten principios del Derecho al bolsillo, etc.

    Creo que hasta Sokal en su momento hizo algo de bullshit en su libro de las imposturas intelectuales. Personalmente no lo he leído (Debo leerlo, debo leerlo, lo sé) pero al menos, en parte, sé que sus críticos tienen razón, en parte, cuando dicen que desconoce muchas cosas de las que critica. Pero debo confirmar eso… Algún día.

    Y uff… Algo tan lejano al Zen y sus maestros es el bullshit…

    Saludos.

  6. pseudópodo dijo:

    Alonso, tu comentario sobre el bullshit como arte me ha recordado uno de los primeros posts de mi antología de bodrios… sobre todo los rizomáticos comentarios 😉

  7. Alonso dijo:

    Había leído esa entrada hace tiempo, pero no la recordaba. Repasándola tengo razón al decir que ni mi oficio se ha salvado de esto. Y eso que sus productos no necesitan ser prácticos ni verdaderos: Importa solamente la belleza.
    Pero acá… hacer pasar el arte como ciencia o algún conocimiento fuera del campo de la belleza, ¡Dios! ¡Pecado! La belleza se transforma en repugnancia al tratar de venderla como conocimiento…
    Me alegro mucho de tener mi detector de bullshit innato.
    Gracias. Ejemplo a no seguir si algún día la Fortuna me coloca a escribir críticas de arte.

  8. pseudópodo dijo:

    Alonso, una cosa que ocurre en música y no en otras artes es que está más en vigor (pop-rock aparte) la música del hace doscientos años que la música actual: se escucha a Mozart pero no a los contemporáneos (casi ni siquiera me suenan sus nombres: ¿Penderecki, Messiaen…? seguro que estos no son los auténticos contemporáneos ya) Me pregunto si esto tiene que ver con que en la música es mucho más difícil dar gato por liebre que en la pintura. Uno puede decir que le gusta mucho Jackson Pollock porque le da un vistazo y se va a otra cosa, pero si tuviera que escucharlo durante veinte minutos seguro que cambiaba a Rembrandt… 🙂

  9. Athini dijo:

    Quienes hayáis padecido el CAP recordaréis que, entre otras muchas maneras de perder el tiempo, estaba la exigencia de presentar una “memoria”. Estas “memorias” nos las pasábamos unos a otros de año en año, de tal forma que con cuatro o cinco memorias originales (que sabe Dios quién habría escrito “in illo tempore”) nos fuimos apañando muchos cientos de CAPsufrientes durante décadas.

    Pero cierto año cambiaron los criterios, y, además, sin aviso previo: si hasta entonces las memorias debían tener, pongamos, treinta páginas, aquel año era obligatorio que tuvieran el doble.

    Una buena amiga, que hasta entonces había estado muy tranquila porque hacía meses que alguien le había proporcionado una memoria que copiar, se encontró de repente con la novedad. Esto sucedía, además, a final de curso (en aquella época el CAP se hacía en coincidencia con el último año de carrera): tener que perder el tiempo redactando una memoria de sesenta folios a principios de junio implicaba tener que dejar de preparar los exámenes de alguna o algunas asignaturas de la licenciatura. ¿Qué hacer?

    Nos reunimos entonces un grupo de amigos, y nos repartimos entre nosotros las páginas de la memoria “original” (llamémosle así). Cada uno tenía que duplicar el volumen de las páginas que le correspondían a base de aumentar más (más aún) la palabrería inútil. Si en el original ponía “así pues”, esto se sustituía por “tras todo lo visto anteriormente no queda más remedio que concluir que…”.

    Afortunadamente, el equipo estaba bien coordinado, y aquella misma tarde quedó concluida la flamante memoria “según la nueva normativa”, y pocos días después nuestra amiga recibió la notificación de que su memoria estaba aprobada.

    En aquella época los estudiantes aún no disponíamos de ordenadores, y por eso nos tocó generar manualmente el necesario “bullshit” con el que abonar el jardín de las estériles flores pedagógicas.

  10. Alonso dijo:

    Estimado:

    Messiaen ya es del siglo pasado, Pendereki se salva sólo porque aún le queda cuerda para componer y seguir viviendo (ya tiene 76 años encima). Auténticos contemporaneos, según mi criterio basado en puras fechas, serían Eduardo Cáceres (Profesor mio además :P) y Peter Gena (un italiano que compone a partir de una fórmula que obtiene una frase musical a partir de una secuencia de ADN), por mencionar a un par que conozco.

    Sí. Está de moda la música antigua. Particularmente el Romanticismo (Berlioz, Sain-Saëns), seguido del Romanticismo-Clasicismo (Beethoven) y el Clasicismo puro (Mozart). Del clasicismo Y en efecto, tu tesis es acertada: uno puede decir que un cuadro le gusta sólo porque no lo tuvo que aguantar por la hora y minuto que dura la Coral de Beethoven. Le agregaría, eso sí, otro factor: Debemos estar acostumbrados a tal cantidad de estímulos visuales que nuestra visión es más útil que artística. Tal vez pase lo mismo con la audición, pero en menor cantidad; sin contar además que la categoria “Música” en nuestra mente es bastante fuerte.
    Así al querer escuchar una obra, en cierta medida cada uno tiene una expectativa de qué cosa oirá. Y esta “expectativa” tiene un efecto curioso. Muchos compañeros mios hemos comentado de casos de personas que, tras oir una obra contemporanea “avant-garde” (aka: postmodernismo escatologico taurino hecho sonido) que han experimentado desde rechazo conciente hasta naúseas.
    Y claro: a nadie le gusta estar una hora sintiéndose pésimo. Puedes vender basofia en las pinturas o en las letras. Pero en la música (y quizás en la gastronomia) te será muy dificil…

    Saludos.

  11. pseudópodo dijo:

    Athini, veo que eráis unos adelantados a vuestra época (además de buenos compañeros). Aunque ya Machado advertía contra los que dicen “los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa” en vez de “lo que pasa en la calle”.

    Alonso: cierto, a nadie le gusta sentirse mal. Por eso yo creo que la mayor parte del “arte concienciado” (ese que le dice en la cara al burgués lo malo que es) no sirve para nada…

    • Alonso dijo:

      Uff, eso de decirle al “burgues” lo malo y feo que es quizás ha contribuido a su decadencia.
      (Y pensar que en mi facultad eso “la lleva” por usar un modismo propio :D)

      • Alonso dijo:

        Y como detalle queria agregar: ese arte tenía mucho sentido en su época. Ahora hacer ese tipo de arte es casi como apagar un incendio con napalm.

  12. pseudópodo dijo:

    Cierto, Alonso, cierto. Hoy la única provocación que queda es no provocar, y la única transgresión, ser tradicional.

  13. Athini dijo:

    Si aún no lo habéis visto, no os perdáis esto:

    http://www.elmundotoday.com/page/2/?s=adolescente

  14. Athini dijo:

    Perdón, perdón, la página a la que me quería referir no es la anterior, sino la siguiente:

    http://www.elmundotoday.com/2009/02/ningun-adolescente-es-problematico/

  15. pseudópodo dijo:

    No conocía El Mundo Today, pero es buenísimo 😀 Gracias, Athini. Y lo mejor es que hay poca diferencia con la realidad.

    Con lo que más me he reído es con esta noticia, que tiene además cierta relación con el españolsky…

  16. pseudópodo dijo:

    Rectifico: más todavía con esta

  17. Alonso dijo:

    Acabo de leer la noticia del adolescente y…
    😦
    Al menos Nietzsche no se mordía la cola…

  18. Athini dijo:

    En efecto, querido Pseudópodo, lo más interesante de la supuesta entrevista es que podría ser una entrevista perfectamente real: las entrevistas a los “especialistas” oficiales en pedagogía son, con mucha frecuencia, mucho más disparatadas…, y nadie dice nada.

  19. Pingback: Web Business Bullshit Generator en Castellano

  20. aa dijo:

    Tu disertacion multiproposito actual ha despertado mi capacidad cognitiva generadora de vocablos consecutivos.

  21. Pingback: Le nouveau Beaujolais est arrivé et Le Générateur de Vérités Néo-Pédagogiques Définitives aussi! « Antes de las cenizas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s