Sin rozamientos (capitalismos y suelos)

Hace poco hablaba de la paloma de Kant, que estaba convencida de que volaría mucho mejor sin el rozamiento del aire. Era muy ingenua, pero la verdad es que comparte su ingenuidad con otros personajes ilustres, pero más reales.

Por ejemplo, con Bill Gates. Hace tiempo leí The road ahead, el libro-manifiesto que escribió cuando, un poco tarde, se convirtió a internet. Dedicaba muchas páginas a loar el maravilloso “capitalismo sin rozamientos” (friction-free capitalism) que las comunicaciones instantáneas y universales iban a hacer posible.

Yo me revolvía en el asiento ante esta idea. Porque, aunque no era ningún experto en internet, y de economía lo ignoraba (y lo ignoro) todo, soy físico, y tengo muy clara la utilidad del rozamiento. No sólo para la propulsión de la paloma (donde, al menos conceptualmente, puede separarse el rozamiento aerodinámico de la sustentación) sino para el caso, mucho más cercano, de nuestra propia propulsión.

Andar nos parece lo más natural del mundo, pero no es tan fácil entender lo que está ocurriendo. Para echar a andar debemos acelerar (de velocidad 0 a, digamos, 5 km/h). Y, ya lo dijo Newton, para acelerar necesitamos una fuerza igual al producto de nuestra masa por la aceleración. Bien, ¿y quién hace esa fuerza? (piénselo el lector antes de seguir leyendo).

*  *  *

No, nosotros no. Porque la fuerza tiene que ser externa. No podemos levantarnos tirando de los cordones de nuestros zapatos, ni podemos impulsar una barca en la que estamos montados tirando de ella.

¿Quién hace esa fuerza entonces? El suelo. El rozamiento del suelo, para ser más precisos.

Hace una semana nevó en Madrid. En algunos puntos, la nieve pisoteada se había convertido en una placa de hielo, y estuve a punto de caerme un par de veces. Cuando la fricción disminuye mucho, se hace casi imposible andar o circular en cualquier vehículo. El colapso de Madrid estos días pasados es un ejemplo patente de cómo funciona una sociedad “sin rozamientos”.

Estas son fricciones mecánicas, claro, y Bill Gates hablaba de de fricciones económicas. Alguien podría pensar que es muy distinto. Pero hay razones fundadas para pensar que a fin de cuentas es igual: aunque las fuerzas no sean mecánicas, la economía no deja de ser un sistema dinámico, gobernado por tanto por ecuaciones diferenciales. Aunque estas ecuaciones sean sin duda más complejas que las que gobiernan nuestra marcha sobre el hielo, el principio de que las fuerzas de fricción son las que estabilizan el sistema y lo llevan al equilibrio sigue siendo válido.

Así que, si no queremos darnos porrazos contra el suelo (económico), por favor, que no quiten los rozamientos al capitalismo. Y que Bill Gates diseñe sistemas operativos en vez de diseñar la economía (bueno, casi mejor que tampoco diseñe sistemas operativos 😉 )

*  *  *

Coda 1: Repito que no sé nada de economía, pero ¿no es un factor de inestabilidad –que incluso ha tenido que ver en la crisis actual- la enorme facilidad para hacer transacciones especulativas casi “sin rozamientos” gracias a la informática?¿Y no era la tan debatida “Tasa Tobin” un intento de introducir artificialmente rozamientos en el sistema?

Coda 2: Merece la pena decir algo más sobre la fuerza que nos impulsa cuando andamos. Es, dije, el rozamiento del suelo sobre nuestros zapatos. Pero es interesante añadir que ese rozamiento es la fuerza de reacción del suelo a la fuerza que hacemos contra él al caminar. Es decir, para caminar (a despecho de Cortázar) las instrucciones son sencillas: empuje usted el suelo hacia atrás, que el suelo se encargará, en reacción, de empujarle a usted hacia delante (igual que, para remar, basta empujar el agua hacia atrás con los remos). De la fuerza de reacción nos olvidamos casi siempre, y nos vendría bien incorporarla a nuestra visión del mundo para evitar problemas en los que caemos con frecuencia. Pero eso ya sería el tema de otro post.

Esta entrada fue publicada en Computers & Internet, fisica, Ideas & Thoughts, Sociedad, Tecnología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a Sin rozamientos (capitalismos y suelos)

  1. M G dijo:

    Siempre he pensado que la física proporciona analogías muy representativas para cualquier otro campo, y tu tienes una especial forma de anotarlo. Felicidades, me queda claro el punto.

  2. Uno empieza utilizando la física como fuente de metáforas y acaba en ‘Imposturas intelectuales’.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Imposturas_intelectuales

    La economía sin rozamiento es, simplemente, imposible. Un componente básico de la economía es el intercambio de bienes y servicios, que unos ofrecen y otros pagan. Si esto no es rozamiento… Por eso me cuesta entender a qué se refiere Gates con esta expresión.

    El problema viene cuando el sistema se articula de tal modo que su capacidad de adaptación se reduce y su riesgo aumenta. Por ejemplo, con la intervención del Estado, que lleva a reducir la innovación y a que todos juguemos a la misma carta.

    La crisis económica se ha originado fundamentalmente en dos sectores: el inmobiliario y el financiero. Ambos, de los que cuentan con mayor intervención estatal.

  3. vera dijo:

    Estupenda entrada. A ver si te animas a escribir un libro como el de Sokal 🙂

  4. Masgüel dijo:

    ¡Hay que joerse Topito!. Osea que la crisis no se debe a una mala regulación, sino a un exceso de regulación de los mercados financieros. Greenspan dio carta blanca a los piratas que ocupaban y siguen ocupando los sillones directivos de los bancos de inversión que se sacaron de la manga un inmenso mercado de derivados financieros para inflar las cuentas de resultados anuales y sus correspondientes porcentajes en el reparto de dividendos. Más claro, agua.

    Obama les está diciendo a la cara que lo menos que podían hacer es disculparse, pero los directivos de las entidades rescatadas con el dinero del contribuyente, con más cara que espalda, siguen regalándose sueldos astronómicos. Es para ponerlos a picar piedra. ¡Qué poca vergüenza!.

  5. Bien apuntado Topo Universitario, pero yo afinaría aún más y diría que la causa original de la crisis es la manipulación a la baja de los tipos de interés por parte de los bancos centrales, las cuales no son otra cosa que entidades públicas o semi-públicas a las que el Estado les ha dado el privilegio de emitir moneda. Es por esto que me hace bastante gracia cuando la plebe berrea que el supuesto libre mercado existente es el causante de la crisis, mientras que no se paran a pensar que el Estado puede manipular a su antojo la moneda (que es pública) y el precio del dinero (tipo de interés), que a todas luces cualquiera pensaría que son las bases del capitalismo. De aquellas lluvias vienen estos lodos.

    Quien quiera una buena explicación de la crisis (y que por cierto nunca escuchará por la televisión, ni la leerá en periódicos ortodoxos) la tiene aquí de la mano de un maestro:


  6. Masgüel, de “eh, tú” hacia adelante, puedes llamarme como quieras, pero ciertos diminutivos suenan despectivos.

    Greenspan, como apunta Francisco d’Anconia, se lo pasó muy bien jugando con los tipos de interés. Los gobiernos presionaron a los bancos para que concedieran hipotécas a población de alto riesgo. Todos los gobiernos metan mano en el mercado inmobiliario. Hay miles de personas dedicadas a organismos de control económico. Los Estados rescatan a los bancos, en lugar de dejar que se haga limpia de los incapaces. Pero, claro, el problema fue el liberalismo salvaje.

    Si los directivos de banca cobran sueldos astronómicos después de todo, es porque:
    a) Obama es incapaz de hacer un contrato de prestación de servicios como Dios manda. Yo os daré dinero a cambio de tal, tal y tal, con las condiciones de tal, tal y tal. No sabe si redactar un clausulado básico y se lanza a regalar dinero. Pero, claro, la solución es más Estado.
    b) El sueldo de un trabajador, en mercados no intervenidos, lo marca la oferta y la demanda. Este sector está intervenido, claro, pero, ¿qué nos garantiza que si bajamos los sueldos no se irá toda la gente con experiencia a trabajar a un lugar donde no le pongan restricciones? Es simplemente imposible fijar sueldos por decreto y acertar. Es contraproduciente intentarlo.

    Como estos comentarios rompen la línea temática habitual de este blog y no considero cortés llegar a casa ajena y marcar el tema de conversación, por mi parte cierro aquí el tema.

  7. Masgüel dijo:

    Francisco, otra forma de ver el asunto.

  8. eulez dijo:

    Me parece a mi que un sistema económico medio elaborado es bastaaaante más complicado que el de un objeto con rozamiento sobre el hielo…. Empezando porque si se utiliza el análisis estocástico (que se debe) ni siquiera el cálculo vuelve a ser el mismo

  9. Cuanto me gustaría ser alumno tuyo y qué afortunado me siento de haberte encontrado hace tiempo, por cierto con una entrada similar a ésta en esencia. Yo con las ecuaciones diferenciales y el rozamiento en economía me pierdo, creo que ya lo sabes, pero incluso así he disfrutado como hacía tiempo que no lo hacía con una entrada tuya (no porque desde hace un tiempo no me gusten tus otras entradas, sino porque -como de alguna forma he dicho- ésta por alguna razón me ha hecho recordar aquel momento en que llegué a esta casa y dije: joder, yo quiero seguir leyendo a este tío).

    En hilsen.

  10. k budai dijo:

    Uuuf. No me lo tomes a mal pero te veo más despistado que Bill Gates.
    Supongamos que tu analogía con la física es válida (que no lo es) Pero aceptémosla y veamos adonde nos lleva:

    Coda 1: ¿Quien es el principal actor económico de la actualidad?
    Parece que es el Estado.
    1)Es un actor que controla más del 40% de la actividad económica (donde menos controla)
    2)Puede modificar (y lo hace) las reglas de juego en cualquier instante
    3)Es el único que puede imponer sus ideas por la fuerza

    Si la idea del rozamiento es válida entonces ¿Que sentido tiene lastrar a los demás para beneficiar a este actor? Porque no otra cosa indicas que sea la tasa Tobin.
    Ya arriba varios han dicho sobre ello y no los repetiré (topo universitario, y Francisco de Anconia)

    Si falta rozamiento en algún sitio es en esos poderes del estado de jugar con los tipos de interés, crear dinero de la nada para finaciarse a sí miismo, etc.

    @Topo Universitario creo que Bill Gates se refería a los modelos neoclásicos de información imperfecta.

    @Masguel La explicación del video que pones es correcta (aunque simplificada). Omite un par de detalles:
    a) Que las entidades de crédito estaban OBLIGADAS a conceder esos créditos a (una ley de Carter, ratificada por Clinton)
    b) Que el gobierno se comprometió con los bancos a cubrir los impagos precisamente por la razón (a)
    Fannie Mae y Freddie Mac eran aseguradoras, estatales por supuesto. El tinglado funcionaba así:

    Los bancos obligados POR LEY a conceder créditos de alto riesgo se aseguraban de impagos en ellas.
    Cuando hubo exceso de impagos las aseguradoras se hundieron. Así fue el comienzo, detrás vinieron los más inmediatos poseedores de activos tóxicos, y todos los jueguecitos con los tipos

    En este tema subyace un error socialista muy común: Los banqueros son malos porque no le conceden crédito a los menos favorecidos.
    El error está en que el crédito no se concede el crédito se reconoce

    Un saludo pseudopodo y muchas gracias, tendrás mejores días :).

  11. Matemáticos dedicados a la Economía hay muchos. ¿Sabéis de físicos?

    La economía es complicada, vaya si lo es. Seguro que Soto (el del primer video) tiene parte de las explicaciones, las liberales, que no son todas.

  12. pseudópodo dijo:

    Bueno, ya avisé que no sé nada de economía, así que no me tomo a mal que me critiquéis, al contrario, agradezco vuestros esfuerzos por ilustrarme Todavía no he podido ver los vídeos, pero los oiré con atención, y ya veré si puedo contestar algo a las críticas más técnicas (puede que no, porque no siendo político supongo que necesitaría más de dos tardes para aprender lo necesario).

    Contesto ahora alguna cosa rápida:

    Topo, todo nuestro lenguaje son metáforas; es imposible no usarlas. Lo que pasa es que muchas son tan cotidianas que no nos damos cuenta. Usar metáforas de la física lo único que hace es enriquecer el lenguaje, y aportar intuiciones que, por supuesto, pueden ser equivocadas, y no sustituyen a la “ciencia”, pero ayudan a pensar. Eso yo diría que es lo contrario de lo que hacen los posmodernos franceses de Imposturas intelectuales.

    No digo en el post que la causa de la crisis sea el liberalismo salvaje ni nada por el estilo. A lo que me refiero es a que la “falta de rozamientos” de la que hablaba Gates ha servido para, como dice Masgüel, “sacarse de la manga un inmenso mercado de derivados financieros” cuya complejidad es tal que nadie entiende bien, y para multiplicar las transacciones especulativas. Todo eso simplemente no podía hacerse cuando los registros se llevaban en un libro de papel. Y que haya tan pocos impedimentos para esas transacciones es un factor de inestabilidad.

    Por seguir con mi metáfora: si quitamos el rozamiento del suelo puede que puedan hacerse cosas más rápido. Puede patinarse y se va más deprisa que andando. Pero es difícil aprender a patinar, hay que aprender una serie de destrezas desde cero. Puede que haya quien no sea capaz de aprender. Y los porrazos van a ser importantes. Cuando no hay rozamientos, siempre, es más difícil mantener la estabilidad.

    No defiendo en ningún sitio mayor intervención estatal. Seguramente necesitamos cierto grado de intervención, pero, eso sí, imparcial y que respete el mercado. De hecho, me parece bochornoso que los gobiernos intervengan para “rescatar” entidades financieras que lo han hecho mal. La tasa Tobin, me parece interesante no porque la recaudaran los gobiernos, sino porque introduciría un factor de estabilidad al ralentizar toda esa proliferación de transacciones complejísimas.

    Bueno, gracias a todos (sobre todo a Mr. Brightside, me sonroja usted 😉 ). Cuando aprenda algo sigo escribiendo.

  13. k budai dijo:

    @Pseudopodo “los porrazos van a ser importantes. Cuando no hay rozamientos, siempre, es más difícil mantener la estabilidad.

    La tasa Tobin, me parece interesante no porque la recaudaran los gobiernos, sino porque introduciría un factor de estabilidad al ralentizar toda esa proliferación de transacciones complejísimas.”

    Para seguir con la metáfora, si ves a alguien resbalar en el suelo la idea sería aumentar su rozamiento poniéndole una lanza en el pecho.

    Ya dijiste que le dedicarías tiempo al tema, ¡Animo! Te compensará.

  14. Instan dijo:

    Qué cosas. Con lo listísimo que es Gates y no conoce la paradoja de d’Alembert. A ver si va a tener razón Taleb y algunos “grandes éxitos” en los negocios son pura chorra…

  15. elquebusca dijo:

    Copio esta cita del libro de ética que mejor conozco. Es cuando habla de “prohiciones que liberan”.

    Habla el padre
    “Es equivocado ver sólo prohibición en las leyes. Limitando unas conductas hacen posible otras muchas. Diciendo “no” a algo, dicen “sí” a muchas cosas. Te pondré un ejemplo muy claro. Cuando un semáforo me cierra el paso en un cruce, ¿está impidiendo el tráfico o lo está facilitando? Por un lado me prohíbe pasar en este momento, pero su existencia hace posible que transite sin problemas cuando esté verde. El “no pasar yo ahora” está al servicio del “poder circular todos siempre”. ¿Lo ves? ¿Acaso crees que sería mejor y más libre el tráfico si no existiera el código de circulación? Las leyes justas no están para hacerme esclavo, sino libre. Aunque pueda parecer absurdo, son limitaciones que liberan.

    Habla el hijo
    Me recuerda “el rozamiento” que estudiamos en física. Te copio una parte de los apuntes: “¿Qué pasa cuando las ruedas de la bici tienen poca presión? Cuesta más avanzar porque el rozamiento contra la calzada es mayor. Si las hinchas bien, al disminuir la superficie que toca la carretera el rozamiento es menor y se pedalea mejor. La ocurrencia equivocada está en pensar que en ausencia total de rozamiento podríamos ir más deprisa. El error es creer que sin ninguna resistencia correríamos más aún, sin darnos cuenta de que si no existiera el suelo el rozamiento sería cero -perfecto, menos resistencia- pero la rueda giraría sobre sí misma y no avanzaría”.
    Es decir, que necesito del asfalto. Aunque, en cierta medida, me frena, es el que me hace posible avanzar. Así parece que son las leyes, por lo que comentas. Su sujeción es necesaria para que los demás me dejen libertad.”

  16. Castigador dijo:

    Teniendo en cuenta que Bill Gates es conocido por el uso de prácticas monopolísticas y de poner trabas al libre mercado, no le haría mucho caso en economía.

  17. M G dijo:

    Hola Pse, otra vez me sumo a los comentarios que te felicitan y admiran. Muy aparte quiero participarte que como SAM HARRIS hizo en su respectiva nación, yo le he escrito una escueta CARTA a mi nación. Se llama CARTA A MI NACIÓN CREYENTE, y más bien, es una entrada en mi blog. Me encantaría que la visitaras y me dieras tu opinion. Gracias
    http://sincronia0conciencia.wordpress.com/2010/01/20/carta-a-mi-nacion-creyente/

  18. M G dijo:

    Mil gracias por tu comentario Pse, se trata de un asunto generalizado. Mi país, México, se encuentra frenado por dogmatismos que lo afectan todo. Sin embargo han sido las reacciones contra la ley que permite los matrimonios entre homosexuales lo que me ha motivado. Pero lo mismo es para el aborto, la eutanasia etc… Gracias!

  19. Jospacand dijo:

    Si bien “la economía no deja ser un sistema dinámico” esto no quiere decir que los fenómenos económicos puedan (¿deban?) modelizarse mediante ecuaciones diferenciales. La razón fundamental es que en economía no existen “constantes universales” como ocurre en la física, o dicho de otro modo, no hay relaciones constantes entre los factores económicos. La introducción de parámetros temporales en las ecuaciones de nada sirve. Ni siquiera tiene sentido hablar de “funciones” en economía.
    Les dejo un artículo muy interesante sobre la falacia de la tasa Tobin:

    http://revista.libertaddigital.com/no-a-la-tasa-tobin-1276237290.html

  20. josele dijo:

    Qué acierto encontrar el blog. Peloteos aparte…

    Un pequeño apunte para k budai, y de reflexión (toma metáfora física) para todos:

    Si Carter (¿pro-políticas sociales?) crea una ley para obligar a los bancos a reconocer créditos a los menos “reconocibles”…

    … y si Clinton (¿pro-qué?) la ratifica…

    … y si ni Reagan ni Bush ni Bush Jr la eliminan, sino que la potencian…

    ¿no será que crisis como la crediticia de 1987, 1991 o 2008,

    a) en las que desaparecen las Cajas de Ahorro públicas (en EEUU o en Spain, vía fusiones e intervención privada)

    b) producen deuda (a particulares) y déficit (al estado)

    c) que sólo se apaña vendiendo activos por la mitad de su precio (desde mi piso hasta Telefónica, Iberia o lo que proceda),

    d)es decir, enriqueciendo a pocos y empobreciendo a muchos

    e) y que eso es precisamente lo que se busca, (igual que por otra parte lo que pasa cada vez que se reforma la enseñanza) siendo Carter, Clinton, Felipe y Jose Luis, lobos al servicio de los que terminan beneficiando?

    Gracias anticipadas por la respuesta, porque no entiendo muy bien el “o si no” ni el “no sin en cambio”.

    Saludos

  21. pseudópodo dijo:

    Bueno, todavía estoy digiriendo los videos de economía, no sé si tengo claro eso de la expansión crediticia (los físicos tenemos el hándicap de que en cuanto nos sacan de las leyes de conservación nos perdemos), así que no puedo responder a los economistas.

    De todos modos, aunque la causa de esta crisis (y la de todos los ciclos burbuja/recesión desde 1844, según Huerta de Soto) sea el perverso mecanismo de crear dinero de la nada, eso no quita para que la “falta de rozamientos” (es decir, la facilidad para hacer transacciones, crear derivados financieros complicados, etc, posible gracias a la informática y las comunicaciones instantáneas) haya hecho el sistema sea más frágil, más propenso a cosas como pánicos bursátiles, bruscas inestabilidades, bancos que casi se arruinan de la noche a la mañana porque un operador listillo en Singapur hacer no sé qué transacciones…. y que puede que, aunque no haya causado la crisis la haya agravado o hecho más brusca. Cuando escribí este post estaba acabando de leer “El vacío de ingenio”, de Thomas Homer-Dixon, y achacaba el “lunes negro” del 19 de octubre de 1987 a las “complejidades y faltas de linealidad del mercado moderno” y a volatilidad debida a las “especulaciones asistidas por ordenador”. Es un libro escrito en el año 2000, antes de esta crisis, y sin embargo veía ya preocupantes muchos aspectos relacionados con el aumento de complejidad del sistema, que lo hacía muy impredecible en sus reacciones.

    Pero en fin, seguiré intentando aprender algo de economía en los ratos libres.

    instan, Gates tiene disculpa: yo tampoco recordaba ya la paradoja de d’Alembert (puedo decir en mi descargo que no estudiamos nada de fluidos en la carrera, aunque parezca mentira). Te agradezco que me la hayas descubierto, porque es la misma idea que yo mencionaba pero con los fluidos: un fluido sin rozamientos no ejerce ninguna fuerza resultante. Muy bonito

    elquebusca, voy a tener que leerme ese libro ya (va a ir a la maleta del próximo parador ) para poder plagiar sus ideas en vez de redescubrirlas… 😉 La verdad es que has dado en el clavo de lo que me motivaba a escribir el post: una vuelta de tuerca más sobre la idea de las bondades de la limitación (y la estupidez de la dichosa paloma de Kant).

    Gracias a los demás comentaristas, ya no me da tiempo a contestar, que la escuela austriaca de economía me reclama.

  22. Sertorio dijo:

    No te esfuerces mucho, leete el famoso manual de Paul Samuelson y casi que ya. Se dice que la diferencia entre un meteorólogo y un economista es que el meteorólogo sabe el tiempo que hace hoy. Un amigo mio monje benedictino, una amiga matemática abstracta o yo mismo que no soy economista sabíamos que iba a pasar esto, ¿donde estaban los señores de los vídeos?, hablando bajito a lo mejor, para que no los llamaran anti-patriotas. Ahora todos acusan a Greenspan (con razón) de ser uno de los causantes de la crisis, pero antes se rompían las manos aplaudiéndole y le llamaban “El mago”. No te engañes la física es una ciencia de verdad y la economía es un conocimiento que debería basarse en el sentido común y no en las integrales y las curvas de demanda agregada que a la hora de la verdad han demostrado tener la misma eficacia que una ouija.
    Josele tiene toda la razón, el sistema de capitalismo salvaje casi decimononico que tenemos hoy solo alienta la concentración de riqueza en unas pocas manos y la destrucción de las clases medias. Y ahora que los comunistas chinos como los cerdos del cuento de Orwell se han vuelto mas eficientes en la explotación de sus congéneres que los antiguos amos, solo queda una voz verdaderamente discordante en el mundo. La de siempre, la siempre difamada y siempre tenaz iglesia de Cristo, desde Pio XI diciendo las verdades del barquero.
    Esta claro que los ricos son como las palomas de Kant, detestan todo tipo de resistencia. Si los ricos fueran mas inteligentes y menos listos no habría caído el imperio de Roma.
    Por cierto, hablando de poner un poquito de tierra en los engranajes de la Super-fashion-globalizacion, prueba a decir una palabrota gorda de verdad para que te crucifiquen ya sin remedio.. ¿la digo? no me atrevo, venga … “arancel”.

  23. Aloe dijo:

    Supongo que Bill Gates se referiria a lo que se suele llamar académicamente “costes de transacción”, esos que se supone que impiden que la microeconomía se comporte en la realidad como dice el modelo clásico que debería hacer.
    Intuitivamente se puede ver por ejemplo en que los modelos competitivos clásicos (competencia perfecta) suponen que no hay retardos ni defecto de información ni costes adicionales ni ninguno de otros fallos de mercado en ninguna de las partes que transaccionan.
    O sea, se desprecia (se deja fuera del modelo) el hecho de que, por ejemplo, si para comprar el ordenador más barato del mercado yo tengo que hacer un esfuerzo de información de diez horas de investigación y desplazarme treinta kilómetros, tendré que conformarme en la práctica con una transacción que estaría por encima del precio teórico de equilibrio (tanto si hago ese esfuerzo y ese desplazamiento como si lo compro más caro en la tienda cara de la esquina). A eso se le llama “coste de transacción”, que equivaldría a la “fricción” de la máquina del mercado, y que se supone que, cuanto más bajo, más eficiente será ese mercado.

    Con internet esos costes de transacción pueden bajar en principio hasta cerca de cero, y aproximar ese mercado mucho más al mercado teórico y puro de competencia perfecta. Mi tienda de la esquina ahora compite efectivamente con el mundo entero. Y yo pago sólo el precio de equilibrio.

    Igual que con este ejemplo tan simple, puede pasar con muchos otros mercados, incluyendo posiblemente parte del mercado laboral (que tiene más costes de transacción que la mayoría y, en realidad, se ajusta especialmente mal al modelo neoclásico de mercado).

    En cuanto al mercado financiero, no necesita de internet. Se emancipó de la economia real hace mucho, sus redes y comunicaciones son prácticamente autónomas, sus transacciones son instantáneas y sin costes de transacción para sus operadores privilegiados (no los de a pie, claro) y se ha convertido (es mi opinión) en una enorme burbuja especulativa en sí mismo, mayor que la economía real incluso en orden de magnitud. Que apenas se ha deshinchado esta vez, y probablemente ya se está hinchando de nuevo.

    Aun así, y con todo lo bonita que parece la cosa tal como la cuenta Gates, yo estoy de acuerdo contigo. La teoria económica es una cosa muy parcial y muy escolástica, que deja fuera casi todo lo importante. A saber el resultado total de eliminar tanto coste de transacción. Igual descubrimos que los necesitábamos, al menos en algunos aspectos.

  24. Pingback: Sin rozamientos (capitalismos y suelos)

  25. La entrada es bastante interesante, acabo de verla en menéame. Sin embargo, me gustaría proporcionar algunas recomendaciones.

    1. Sobre los vídeos de Huerta de Soto y demás tesis austríacas: no tengo problema con que se enlacen, pero alguien con pocos conocimientos de economía debería tomarlos con escepticismo y mucho cuidado. Se trata de un paradigma antiguo y minoritario que se encuentra al margen de la comunidad científica (el propio Huerta de Soto tiene nula importancia académica fuera de los círculos austríacos) y fuertemente ideológico. No obstante, es popular en muchos lugares de Internet; sólo hay que ver esta entrada, donde sus defensores han ido corriendo a “exponer sus tesis” (digámoslo así) sin comentar el post o ver qué relación tiene con él. Enlazo la crítica de Caplan por ejemplo, pero aviso que no es mi intención meterme en un debate contra los austríacos aquí. Hay montones de lugares en Internet más apropiados para ello.

    2. Sobre la tasa Tobin: la analogía no podía ser más acertada. En su propuesta original (que no es lo mismo que lo que hoy en día se entiende como “tasa Tobin”) Tobin hablaba de “echar algo de arena en los engranajes demasiado bien engrasados del capitalismo”. Lo que Tobin deseaba era reducir la volatilidad de los tipos de cambio, una fuente de incertidumbre y perjudicial para el comercio.

    3. Sobre si la causa de la crisis es la excesiva facilidad con la que se comercian los activos. Yo lo dudo, aunque hay algunos resultados que relacionan el colapso financiero con la excesiva dependencia de la financiación a corto plazo de los principales protagonistas. Aunque es posible que esta facilidad haya permitido amplificar otros problemas del sector financiero. Sólo especulaciones, de todos modos (no soy economista)

    4. Sobre los rozamientos, la estabilidad y las crisis.

    Yo creo que, en economía, la relación funciona al revés, y me explico. Tras la revolución marginalista de 1870 o así (en la que participaron algunos precursores de la escuela austríaca, ), comenzaron a aparecer los pilares de la microeconomía neoclásica. No obstante, digo “micro” (aunque la nomenclatura de la división entre macro y micro es posterior) porque los neoclásicos no tenían “macro” como la entendemos hoy. Lo que sí tenían era teoría sobre el concepto de “equilibrio general” (que se asocia con Walras, y que Arrow y Debreu formalizaron matemáticamente en los 50), que trataba de entender los mercados no en sí mismos (“equilibrio parcial”), sino en sus relaciones con otros mercados (“equilibrio general”).

    ¿Por qué cuento esto y qué relación tiene con el post? En el equilibrio general, existe una economía de “intercambio puro” (no aparece el dinero, con lo que todas las magnitudes son “reales”, no reales y nominales -ver -). Sin embargo, la dicotomía clásica (analizar las magnitudes reales – empleo, consumo, inversión, tipo de interés real – y luego resolver las nominales por separado con algún tipo de teoría cuantitativa -cantidad de dinero, precios, tipo de interés nominal-) no es útil a la hora de describir las fluctuaciones económicas. ¿Por qué? Porque las magnitudes nominales juegan un papel clave en los ciclos económicos: son centrales en el pensamiento de Fisher, Keynes, Friedman… etc.

    Y ocurre que la característica que permite que las magnitudes nominales afecten a las reales para producir “desequilibrios” es precisamente un tipo de rozamiento: la rigidez de los precios y salarios. Los motivos son muchos y variados (costes de menú, motivos psicológicos, inventarios, que haya precios/salarios que sólo se ajusten una vez al año…).

    De modo que la economía no se desviaría mucho del equilibrio (se desviaría debido a “shocks reales”, como catástrofes naturales, mejoras tecnológicas, cambios en la regulación¹) si no existieran esas fricciones y el dinero no jugara un papel importante macroeconómicamente, al menos según la teoría macro y monetaria moderna. Intenté desarrollar este punto en su día, algo menos embrollado que este comentario. Ya no me acuerdo ni de lo que iba a decir (xD), de modo que me remito a mi entrada (que precisamente hablaba de la analogía con el rozamiento físico), que al menos tiene un orden lógico.
    _____________________________________
    ¹ Hay algunos macroeconomistas ‘mainstream’, normalmente relacionados con la “escuela de Chicago”, que creen que los shocks reales pueden explicar todas las fluctuaciones económicas (“Real Business Cycles”). Los modelos “New Keynesian” (que predominan hoy en día) son parecidos a los RBC (se les suele llamar modelos “estocásticos de equilibrio general dinámico”, DSGE), pero añaden rigideces nominales (Calvo-pricing es la opción más popular).

  26. pseudópodo dijo:

    Gracias por vuestros comentarios, que aportan muchas cosas interesantes (tanto que no me da tiempo a escribir cosas nuevas 🙂 )

    Sertorio, cierto que la crisis, por lo menos la española, la veíamos venir todos: la burbuja inmobiliaria era tan disparatada que no podía tardar mucho en estallar (de hecho, lo que me sorprende es que no haya estallado antes). No sé dónde estaban los señores de los videos, la verdad, a lo mejor ya lo decían y yo, que suelo tirar sin leer las páginas salmón, no me había enterado. Lo que sí parece claro es dónde estaban los políticos españoles: dónde siempre (o sea: a lo suyo y zurrando al contrario). En ese sentido es cierto que hay pocas voces discordantes. Y aunque la de la Iglesia no sea la única que critica el orden económico, hay que reconocérselo (de todos modos, lo que nos llega a través de los medios de su actividad y sus posturas está tan deformado que pierde toda eficacia).

    Aloe, eso, costes de transacción es la palabra (cómo se nota quien ha estudiado y quien, además, lo sabe explicar). La facilidad para eliminar los costes de transacción que supone internet parece que puede ser buena para, como dices, acercar el precio al de equilibrio, y además, hacer productiva toda la “larga cola” que hasta ahora no lo era. Eso es lo que me parece más interesante. Porque lo otro, la facilidad de hacer transacciones financieras, es como bien dices anterior a internet. Y además, es precisamente donde los rozamientos pueden ser más útiles.

    magnetopotato (qué buen Nick 😉 ) gracias por tus observaciones, viene bien un poco de contexto. Tengo que leerlas detenidamente, sobre todo lo último. Y no porque esté embrollado el comentario es que la cosa no es de por sí fácil.

  27. Aloe dijo:

    Me fijo ahora en lo de las ecuaciones diferenciales: bueno, cualquier modelo económico dinámico se tropieza enseguida con la desgracia de que, en cuanto quiere ser realista, se convierte en un modelo no integrable.
    Para hacer como que sí lo es, es para lo que se repite doscientas veces a la semana el mantra …caeteris paribus y se evitan los modelos dinámicos en lo posible.
    Pero eso, que tiene sentido en un laboratorio de física, donde puedes controlar las variables y todo eso, acaba siendo un poco caricaturesco cuando vas dando mandobles intentando separar y linealizar variables que no nacieron así, eso suponiendo que las puedas medir e identificar decentemente, que ya es suponer.
    La economía usa todo lo que puede, tradicionalmente, los modelos y las metáforas de la física. Pero es una ciencia social, aunque decirlo sea para algunos como mentarles a la madre.

  28. @Aloe: das en el clavo. La economía trata sobre la acción humana, y por tanto, (que me corrija Pseudopodo que de esto sabe más) no modelable. Es algo así como si intentáramos imitar a Hari Seldon de la saga Fundación de Asimov, pero eso sí, con mucho prestigio y siendo muy pero que muy mainstream. ¿Verdad magnetopotato?

    @magnetopotato: aunque acabo de sugerirtelo arriba… ¿No te parece que la calidad de las teorías no se mide por su grado de aceptación sino por su capacidad de explicar la realidad? Sí, es cierto, la escuela austríaca es minoritaria, pero por ponerte un ejemplo, ¿cuánto se reían los geólogos mainstream de un meteorólogo llamado Wegener? ¿Y cuántas veces hemos visto este tipo de actitudes en la Historia (sin caer por supuesto en una interpretación de la misma tipo whig)? Por cierto http://escuelaaustriaca.wordpress.com/2009/02/24/la-teoria-whig-de-la-historia-de-las-ciencia/
    Me gustaría saber qué explicación de la crisis das: ¿un exceso de ahorro, por ejemplo?
    Por otra parte, por seguir con las analogías físicas… No se si serás Neokeynesiano pero una de las ideas económicas más populares hoy día es la que realizando inversiones públicas, sea de la naturaleza que sean, generan riqueza y nos sacarán de la crisis. De hecho Keynes mismo comentó que daba igual que obreros que cavaban zanjas las volvieran a rellenar, que lo que importaba era la inversión en sí misma. ¿No es similar a un hombre que se intenta elevar tirándose él mismo del pelo?
    Por cierto, a todo esto, acusar a la Escuela Austríaca de tener un fuerte componente ideológico es bastante irónico, sabiendo que son vuestras teorías las que sirven en muchas ocasiones de soporte y excusa para la acción de los gobiernos. Lo cual si me lo permites es una de las explicaciones a porqué teneis relevancia hoy día ;).

  29. Pingback: Limitaciones que liberan. « Dr. Rojo

  30. Marfil dijo:

    Conocías esta tira de xkcd? A nadie le gustaría trabajar en espacios sin fricción en realidad. 😄

    http://xkcd.com/669/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s