Shuffle it!

Hace no mucho, en “De un walkman a otro“, defendía que tener más posibilidades no necesariamente se traduce en tener experiencias más ricas. Ponía el ejemplo de mi nuevo walkman mp3: precisamente por tener miles de canciones disponibles y poder cambiar entre ellas en cuestión de segundos, acabo limitándome a lo más conocido, a lo más fácil de escuchar. Cosa que no pasaba con el viejo walkman de cassettes que me obligaba a oir las cintas enteras. En resumen: el walkman nuevo supera en todos los aspectos al viejo, tiene todo lo que uno podría pedir a un walkman, y sin embargo puede llegar a empobrecer nuestra experiencia de la música.

Mientras escribía aquel post, recordaba algo que había leído hace bastantes años, en un libro de Michael Crichton. Se titulaba “Viajes y experiencias“, aunque creo que el original era simplemente Travels. Era una especie de autobiografía poco sistemática, y no recuerdo demasiados detalles (el libro me lo dejaron y ya no lo tengo), pero sí que se me quedó grabada una idea a la que volvía una y otra vez: la necesidad de la experiencia directa.

Para Crichton, sólo podemos formar nuestra conciencia individual por nosotros mismos, con nuestras propias experiencias, y dándoles nuestro propio sentido. Esto cada vez es más difícil en nuestra sociedad: si siempre hemos estado condicionados por nuestras ideas previas y por la visión del mundo de nuestra cultura, hoy se añade que todo nos llega interpretado, elaborado, cocinado por los medios. La sobreabundancia de información hace que, por ejemplo, rara vez descubramos un libro o una película. Lo más probable es que del libro nos haya llegado un bombardeo publicitario, pero aunque seamos de gustos minoritarios, seguramente buscaremos las críticas en Amazon antes de comprarlo. Queremos conocer el significado de las cosas antes de vivirlas, y no dejamos que nos hablen directamente. Casi todo nuestro conocimiento es de segunda mano.

Hoy es más fácil que nunca fabricarse una burbuja de cosas que cuadran, que nos gustan, que tienen sentido para nosotros, sin que la dichosa realidad nos la chafe. El progresista puede vivir en su burbuja progresista y el conservador en su burbuja conservadora. El escéptico sólo leerá blogs escepticos y el católico no saldrá del dominio .va. Hay tal sobreabundancia de información que si uno quiere, puede alimentarse sólo de lo que confirma sus gustos y opiniones. Y seguramente querrá, porque es lo más fácil: igual que yo, de los miles de canciones del walkman, escucho sólo las veinte o treinta que más me gustan.

Crichton no lo decía, pero creo que vendría bien recordar en este punto un concepto muy básico de la filosofía de la ciencia: lo que realmente nos hace avanzar en nuestro conocimiento no son los hechos que confirman nuestras teorías, sino los que las contradicen. No podemos probar una teoría, pero la podemos falsar, como diría Popper. Sin embargo, generalmente no buscamos esa falsación. A nadie le gusta encontrarse con que no tiene razón y por eso lo que casi siempre buscamos son los hechos, las teorías o las personas que confirmen nuestras ideas.

Esto no es un gran problema para la ciencia porque es una empresa colectiva. En algún sitio habrá otro científico llevándonos la contraria que si puede falsar nuestra teoría lo hará. Pero para nuestras creencias personales, para nuestra imagen del mundo, sí lo es. Casi todos, tras unos años de formación en los que todavía somos capaces de cambiar de opiniones, acabamos como el protozoo de Cortázar que da título a este blog:

Imagino al hombre como una ameba que tira seudópodos para alcanzar y envolver su alimento. Hay seudópodos largos y cortos, movimientos, rodeos. Un día esos se fija (lo que llama la madurez, el hombre hecho y derecho). Por un lado alcanza lejos, por otro no ve una lámpara a dos pasos. Y ya no hay nada que hacer, como dicen los reos, uno es favorito de esto o de aquello.

Lo que hacía Crichton era buscar voluntariamente situaciones en las que la realidad irrumpiera en su burbuja, situaciones que le sacaran de sus conceptos y esquemas consabidos. No se trataba de buscar emociones fuertes, sino de buscar la experiencia directa. Esa era la principal razón de sus viajes a lugares como Nueva Guinea o el país de los Hunza.

Por mi parte, estoy tomando algunas medidas más modestas. He descubierto que el walkman tiene una opción que me parecía absurda y ha resultado muy útil: shuffle (búsqueda aleatoria, aunque en español sería simplemente barajar). Sale una canción al azar y la escucho hasta el final. De esa manera, el mundo es un poco menos como yo quiero: una pequeña experiencia directa que me saca del carril, un instantáneo corrimiento a un costado, como diría Cortázar.

Esta entrada fue publicada en Ideas & Thoughts, Libros, personajes, psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Shuffle it!

  1. Manué dijo:

    Yo lo veo al revés: ahora es más fácil entrar en la burbuja de los demás, porque estas burbujas no están cerradas a nadie. Depende de tu inquietud y de tu afán de indagar en el pensamiento ajeno, si no quieres salir de tu burbuja no pasa nada, pero si tienes curiosidad sí que puedes salirte de tu entorno y echar un vistazo fuera.

    En lo de no disfrutar “intensamente” las cosas (ejemplo del walkman) sí que estoy totalmente de acuerdo.

    Saludos.

  2. jusamawi dijo:

    Existe una tendencia generalizada que consite en buscar refugio allá donde no existe contradicción. La seguridad puede más que la convicción.El grupo sobre la persona.Enfrentarse a experiencias directas implica actuar individal y autonomamente.Esto es algo que requiere cierta valentía.
    La sociedad actual está sobrecargada de refugios. Todos son clubs de iguales donde no importa pensar sino que piensen por nosotros.
    El obstinado mantenimiento de muchas tradiciones son un claro ejemplo de esto.La tradición nos coloca en el lugar adecuado, nos da identidad.No seguirla nos obliga al enfrentamiento y esto conlleva demasiado esfuerzo.

    Los niños son capaces de repetir incesantemente una acción.Pueden ver una película 153 veces o escuchar un cuento (que ha de ser narrado siempre de la misma manera ) en innumerables ocasiones.El cuanto y la canción conforman su mundo.Cuando tú les ofreces probar algo nuevo, ofrecen resistencia.
    Los adultos hacen cada vez má lo mismo.Reducen su mundo a aquello que puede ser controlado.El valor más deseado es la seguridad.Después viene el confort.Una persona en un medio seguro y cómodamente instalada acaba rechazando, como los niños, cualquier tipo de modificación. Llevado al extremo acaba considerando un enemigo al que osa falsar, no sus convicciones, sino su mera colocación en el mundo.
    Seres necesitados de identidad.Eso es todo.

  3. Zorringer dijo:

    Y lo mejor de todo es que haciendo eso (shuffle), sigo descubriendo canciones que las tenía ahí desde siempre y las había pasado porque “no me gustaban”. La verdad era que no les había dado una oportunidad.
    Yo me obligo a escuchar los discos enteros, y si puede ser, más de una vez. Aunque me obligue, no es una obligación, porque me gusta hacerlo. El premio de encontrar una canción que me encante es suficiente motivo para hacerlo.

  4. Joël dijo:

    Yo vi con muy buenos ojos la llegada de los dispositivos de lamacenaje masivo para la musica. Fui de los primeros en comprarme un Ipod de 160 gigas, he hice grabarme en la parte de atras (servicio gratis de la tienda Apple en internet) la famosa frase de Tchaikovsky “Sin musica, habria más razones para volverse loco”.
    Ya llevo unos cuantos años, y sigo metiendo discos y música de todo tipo (mi criterio de selección no se basa en modas, estilos; simplemente si encuentro algo hecho con gusto y agradable a mi oido lo incluyo). Actualmente tengo mas de 50 gigas llenos de música que va desde clásica de grandes compositores (y no tan conocidos) hasta el metal más crudo y contundente, pasando por el rap americano mejor producido o el jazz antiguo de Coltraine.
    El caso es que en contadas ocasiones en me pongo un disco o autor a escucharlo, como tu dices pierde la gracia y me voy a las que verdaderamente me interesan. Pero con el Shuffle me descubre canciones olvidadas, otras pasadas por alto, y sobre todo me ayuda a preciar mucho más los grandes temas cuando aparecen por sorpresa y después de unas cuantas normalillas.

    Como tu dices, todos nos creamos nuestra propia burbuja de presunciones y creencias propias, e inconscientemente nos parapetamos en ellas por ser lo más facil. Pero por otro lado, la sociedad actual te permite que esa burbuja interactue en mayor cantidad y más rápido con otras burbujas que pueden llegar a “explotar” (me gus mas pensar en fusionar o aportar) la tuya. Cada uno es dueño de dejar que otros nos enseñen lo que saben, por eso procuro escuchar los gustos musicales de mis amigos y conocidos, he descubierto gratamente como mis ideas han ido cambiando frente a diferentes estilos de música.

    Hay que estar abierto a todo…pero no totalmente abierto!

  5. M G dijo:

    El shuffle es mi opción preferida desde hace ya mucho tiempo, tanto en walkman, ipod, lap top, estéreo del auto y modular de casa… Sin embargo, por más que quieras salir de tu burbuja, solo te lleva de una sub-burbuja interior hacia otra mayor… Escuchar la radio, podría ser un escape más allá pero sigue estando en la burbuja de tus predilecciones. Lo mismo me está sucediendo en la blogosfera, y en el Twitter… Hay que buscar esas experiencias directas, y creo que solo los viajes son capaces de ofrecerlo… Saludos

  6. Ozanúnest dijo:

    Estoy con Manué. Es muy difícil, en esta red, no llegar por páginas lo suficientemente variadas entre sí como para chocar de frente con las opiniones de otros. Y muchas veces, se agradece.

    El “shuffle” del que hablas ya se da en varios aspectos, como las recomendaciones de You Tube o la posibilidad de enlazar entradas como esta en otros blogs.

  7. Franwerst dijo:

    Creo que en el mundo en que vivimos lo que realmente falta es tiempo para la reflexión… A mí me parece muy oportuna la tuya, porque hace falta pararse a pensar en que uno siempre escucha las mismas 20 o 30 canciones de entre una inmensidad al alcance de un click.
    Pero por supuesto que la diversidad enriquece, y siempre es bueno empaparse del periódico de tendencia política contraria o charlar de religión con alguien que no profesa la propia. Pero claro también pasa lo que tú dices: cuantas más opciones que te desbordan más fácil es evitar la abrumación refugiándose en lo conocido. En fin, que enhorabuena por la reflexión y por hacernos reflexionar…

  8. pseudópodo dijo:

    Manué & Ozanúnest, es cierto que internet te permite asomarte a los clubs más extraños. No sé quien dijo (¿Chesterton quizá?) que no hay idea suficientemente absurda para no tener su campeón, y ahora podemos comprobarlo empíricamente: seguro que hay foro que defiende que una dieta a base de nabos crudos te permite hacer viajes astrales, por ejemplo. Pero precisamente por haber tanto chalado por ahí, al final te limitas a lo conocido.

    Lo bueno que tiene la experiencia directa, por ejemplo el contacto directo con las personas, es que te obliga a prestarles atención y a interaccionar con ellos, tiene efectos en tu conducta y por eso a la larga tiene efectos reales en tu visión del mundo. Es lo que dice jusamawi: te obliga a actuar, y a tomar decisiones tú. Esa es la única manera de forjarse una personalidad autónoma.

    En lo que no estoy de acuerdo con jusamawi es en que el mantenimiento de las tradiciones sea un buen ejemplo del “vivir en la burbuja” que critico en el post. En cierto sentido sí, evidentemente, pero las tradiciones, como ya he dicho en post antiguos, tienen algo importante a su favor: son destilaciones de estrategias que han funcionado evolutivamente, que han pasado, precisamente, el test de la experiencia directa. Por supuesto, en un mundo que cambia muy deprisa una tradición puede haber perdido su función, pero creo que nuestro problema hoy no suele ser excesivo apego a las tradiciones sino lo contrario: queremos que haya novedades constantes (y queremos a la vez que todo sea seguro y esté controlado, lo cual es incompatible con lo anterior, de modo que esas novedades son pseudonovedades… )

    Joël & Zorringer , veo que estamos de acuerdo con el shuffle: a menudo descubres que tenías canciones que están muy bien y que ni sabías que tenías (claro que con 160 gigas es más fácil que con lo 9 que tengo yo…). Es verdad, como dice M.G., que es sólo pasar a otra burbuja algo mayor, la de la música que te ha interesado, pero no deja de ser curiosa esa estructura de burbujas y sub-burbujas, ¿no? Hay una gradación de la familiaridad, y salir de lo que es muy familiar a los que sólo lo es un poco ya es un paso para ampliar los horizontes. Me recuerda a la idea de la zona de desarrollo próximo de Vygotski: aquello que está casi a nuestro alcance, con un pequeño empujoncito. La opción de barajar las canciones te da un empujoncito hacia fuera en lugar de hacia dentro. Y por supuesto, no sólo se trata de canciones, sino de todo lo que sea salir de lo que te resulta más cómodo.

    Franwerst, y a eso de empaparse del periódico de tendencia contraria, etc, habría que añadirle la actitud de Ruth Benedict al estudiar la cultura japonesa: “Esto me parece absurdo, luego no lo entiendo bien”.

  9. Frenzo dijo:

    No puedo coincidir más con la idea de que éste es el momento ideal para vivir en una burbuja. Es muy parecido a lo que plantea la película “About a boy”, donde Hugh Grant explica porqué este es el momento para vivir, si bien no en burbuja, sí en una isla. Y porqué éste es momento para ser la isla que uno prefiera (Hugh Grant elige Ibiza):

    En su momento me pareció tan revelador que me tome el trabajo de transcribirlo: “In my opinion, all men are islands. And what’s more, now’s the time to be one. This is an island age. A hundred years ago, for instance, you had to depend on other people. No one had TV or CDs or DVDs or videos or home espresso makers. As a matter of fact, they didn’t have anything cool. Whereas now, you see, you can make yourself a little island paradise. With the right supplies and, more importantly, the right attitude, you can be sun-drenched, tropical, a magnet for young Swedish tourists. And I like to think that perhaps I am that kind of island. I like to think I’m pretty cool. I like to think I’m Ibiza.”

    Por supuesto, la película explora las limitaciones de la tesis “Todos los hombres son islas”, y mientras algunos llegan a la conclusión de que nadie es una isla, otros concluyen que todos somos islas pero, conectados debajo de la superficie del mar, formamos grupos de islas.

  10. Masgüel dijo:

    “Un físico toma la mecánica newtoniana y su ley de gravitación (N), las condiciones iniciales aceptadas (I), y calcula con su ayuda la trayectoria de un pequeño planeta recientemente descubierto (P). Pero el planeta se desvía de la trayectoria calculada. ¿Considera nuestro físico newtoniano que la teoría de Newton hace imposible tal desviación y por tanto, que – una vez establecida – refuta la teoría N?. No; sugiere que debe haber un planeta hasta ahora desconocido (P’ ) que perturba la trayectoria de P. Calcula la masa, la órbita, etc, desde ese planeta hipotético y luego le pide a un astrónomo experimental que compruebe su hipótesis. El planeta P’ es tan pequeño que posiblemente ni los mayores telescopios disponibles lo pueden observar y el astrónomo experimental solicita una beca de investagación para construir uno mayor. A los tres años está listo el nuevo telescopio. Si se descubriera el planeta desconocido P’, el hecho sería saludado como una victoria de la ciencia newtoniana. Pero no es así. ¿Abandona nuestro científico la teoría de Newton y su idea del planeta perturbador?. No; sugiere que una nube de polvo cósmico nos lo oculta. Calcula la situación y las propiedades de esa nube y pide una beca de investigación para enviar un satélite que compruebe sus cáculos. Si los instrumentos del satélite (que posiblemente son nuevos y se basan en una teoría poco comprobada) registraran la existencia de la hipotética nube, el resultado sería saludado como una sobresaliente victoria de la ciencia newtoniana. Pero no se encuentra la nube. ¿Abandona nuestro científico la teoría newtoniana, junto con la idea del planeta perturbador y la idea de la nube que lo oculta?. No. Sugiere que en esa región del universo hay un campo magnético que perturba los instrumentos del satélite. Se envía un nuevo satélite. Si se encontrara el campo magnético, los newtonianos celebrarían una victoria sensacional. Pero no es así. ¿Se considera esto una refutación de la teoría newtoniana?. No. O se propone otra ingeniosa hipótesis auxiliar… o se entierra.”

    Imre Lakatos.

    Independientemente de sus discutibles presupuestos, la falsación no es más que una declaración de buenas intenciones. La ciencia no funciona así. Lo hace a golpe de talonario. Y muchas, muchas, muuuuuuuuchas veces la investigación no es más que la coartada que se utiliza para dar por buena una determinada hipótesis que a la industria o institución que la financia le interesa defender. A menudo, la independencia de criterio, al investigador, le cuesta su puesto de trabajo.

    Supongo que con “experiencia directa” te refieres al plus de conocimiento que aporta lo que uno experimenta en carne propia, no a una experiencia primigenia, sin interpretar. El conocimiento nunca es inmaculado. Husserl se equivocaba. Toda comprensión se da sobre el fondo de un horizonte histórico y gracias a él. Ese es un sentido de la tradición que va mucho más allá de su valor utilitario. Cada tradición cultural aporta un mundo simbólico desde el que interpretar la experiencia.

    Que no podamos experimentar sin interpretar no siginifica que no podamos experimentar desde ángulos distintos. Suele ser suficiente para hacer mobilizar nuestra conducta y nuestro pensamiento hacia nuevas perspectivas. Hay muchas maneras, pero quizá la más intensa sean la inducción de estados alteradosde consciencia, especialemente con el uso de ciertas drogas (lsd, mescalina, psilocibina, etc…). No pocas propuestas teóricas han nacido de una aprovechada digestión de tales experiencias. Es famoso el caso de la estructura molecular del ADN que Watson imaginó bajo los efectos de la LSD.

    Experimentar por uno mismo está muy bien, pero no olvidemos que la narrativa (novela, teatro, cine…) nos abre la posibilidad de participar en un sin fin de experiencias y emociones ajenas. La imensa variedad de miradas a comprender que nos proporciona es un tesoro que no solemos apreciar en su justa medida. El juego infantil, la imaginación y la forma narrativa que damos a los sueños desde que aprendemos a hablar nos permiten ensayar y comprender toda ese abanico de experiencias ajenas. Creo que el hombre se hace y realiza a través de la ficción pero mi relativismo no es anticientífico. Las teorías científicas que manejamos (desde el horizonte histórico de un occidental del siglo XXI), dan forma a nuestras ficciones verosímiles. Ya vendrán otros a moverlas a la estantería de ficciones fantásticas.

  11. Frenzo dijo:

    Para mí, está clarisímo que hay que encontrar a P’ de una buena vez, cueste lo que cueste y caiga quien caiga (salvo Newton).

  12. Masgüel dijo:

    Caiga quien caiga.

    “Tengo que hablar en nombre de una amplia comunidad. Querríamos pedir excusas colectivamente por haber engañado al público difundiendo ideas sobre el determinismo de los sistemas basados en las leyes de Newton sobre el movimiento, que desde 1960 se han revelado erróneas”.

    John Lighthill. Discurso de inauguración del congreso mundial sobre mecánica aplicada.

  13. Ángel Ruiz dijo:

    Siempre me sorprendió la gente que oía sólo cintas/discos: ¿pero no sabéis que existe la radio? Hay muchas emisoras de música pésimas, pero al menos en España están Radio Clásica y Radio 3. Y ahora uno puede bajarse los programas: basta con oír El ambigú para abrir mil posibilidades de música que uno ni conoce.

  14. M G dijo:

    Creo que Crichton es sabio al buscar deliberadamente situaciones que le liberen de su burbuja, y como dije antes, viajando debe ser la mejor manera de hacerlo. También tiene razón Masguel, en el Arte hay siempre la posibilidad de fugarse de la burbuja. Sin embargo, recordemos que si no es por la actitud, ni el arte, ni los viajes, nos llevan a ningún lado.

    Tratando de ubicar tu inquietud en la vida cotidiana, pienso que hay en esa actitud la posibilidad de encontrar fugas a nuestra burbuja, en compases entretejidos en las mismas melodias de nuestra esfera. Y creo que este blog es un buen ejemplo de ello. No solo los comentaristas pueden llevarte hacia otras burbujas, sino tus mismas deliberaciones son ricas en arístas diversas que apuntan hacia burbujas alternas. Tu blog abre mi burbuja, gracias. Saludos a todos.

  15. jesus, etc dijo:

    Yo a veces uso las opciones shuffle. Me gusta el azar en general y lo provoco de forma habitual (aunque muy tímida). En concreto, para oír música, durante un tiempo me gustaba disponer de toda un biblioteca de temas (de unos 30 Gb) y comenzar a reproducirla en orden alfabético (a partir de un tema elegido por cualquier motivo). El resultado es similar al shuffle. En aquél caso me servía además para comparar diferentes versiones de una canción (cuando las hubiera).

    Lo considero también una buena forma de explorar el estado de ánimo, incluso de forzarlo a cambiar.

    También recuerdo haber puesto a grabar la programación de madrugada de un día cualquiera habiendo descubierto así programas interesantes y series minoritarias pero de gran calidad (curb your enthusiasm, the office…) Podría haber consultado la programación antes de grabar, pero es cierto que sin la “experiencia directa” (es decir, que sólo con la ayuda de una sinopsis y una desganada crítica a lo sumo) no habría llegado a encontrar y disfrutar algunas de aquellas grabaciones.

    Hay que decir que muchas veces se pesca poco, pero cuando se pesca bien se es consciente de que por medios habituales uno no habría llegado a ello.

    Si llevamos esto al mundo profesional nos encontramos con que probablemente sea una forma de conducirse poco eficaz desde el punto de vista de lo económico. Por eso se establecen protocolos de actuación en general bastante rígidos en todos los ámbitos de las empresas. Se libran de esto los creadores, que casi necesariamente (incluso disciplinadamente como Crichton, o mejor, Ferrán Adriá) deben permitir que cierto azar (o shuffle) re-oriente aquello que luego discriminarán y estudiarán.

    Aquí lo estamos llamando shuffle; en arte comenzó llamándose “collage”, uno de los conceptos artísticos que nació con el sXX y que fue determinante.

  16. pseudópodo dijo:

    Frenzo, la respuesta es ¡John Donne! (no podía evitarlo, me lo sabía sin guglear…)

    Muy apropiado el video, resume muy bien la idea de que ahora resulta muy fácil y muy tentador convertirnos en una isla. Supongo que la película planteará los problemas personales que eso crea, yo aquí iba más bien por los errores en nuestra visión del mundo que crea la burbuja “cognitiva”, más que la personal. Pero seguramente la personal es peor aún.

    Por cierto, por seguir con las citas: esto que dices de “conectados debajo de la superficie del mar, formamos grupos de islas” me ha recodado unos versos de Benedetti: “Antes éramos sólo islas / ahora somos urgentes archipiélagos”. Yo creo que el “antes éramos” y el “ahora somos” están cambiados de sitio.

    Masgüel, suscribo completamente la cita de Lakatos, está muy bien. Estoy de acuerdo en que el falsacionismo ingenuo no se sostiene; pero precisamente Lakatos lo que hizo fue formular un “falsacionismo sofisticado”. No he leído a Lakatos, pero me parece interesante su planteamiento por lo que cuentan de él.

    La mención a Popper es más bien una sugerencia, una manera de resaltar que al limitarnos a buscar confirmaciones de nuestra manera de ver el mundo (que es lo que todos hacemos si no nos proponemos explícitamente lo contrario) nos estamos realmente perdiendo algo importante, nunca vamos a ser más sabios.

    Efectivamente con “experiencia directa” me refiero a lo que uno experimenta en carne propia. Y especialmente, a lo que se encuentra uno por azar, sin que caiga dentro de los gustos personales, sin que lo hayamos buscado o previsto. Eso es justo a lo que cada vez ponemos más trabas.

    De las vías para experimentar que propones, desconfío de los estados alterados de conciencia por vía química. Creo que yo, que llevo una vida muy ordenada, tengo mucho campo para experimentar antes de llegar a eso, sin riesgo de malos viajes. También sospecho que los psicotrópicos están sobrevalorados, por lo menos en la influencia sobre la creatividad. Seguramente te parezca fascinante lo que haces cuando estás colgado, pero otra cosa es que te lo siga pareciendo cuando lo ves “sobrio”. No había oído lo de Watson y el ADN; lo he buscado y parece que se dice de Crick lo de la inspiración vía LSD. Aunque él no lo afirmó tampoco lo negó, pero no me fío de Crick, era un narcisista que cultivaba su leyenda. Y sospecho muchas historias similares son también leyendas.

    Con lo que sí estoy de acuerdo es con la literatura. Para mí, por lo menos, ha sido fundamental en la educación sentimental. Y en toda la manera de ver el mundo.

    Ángel, pues tienes toda la razón: la radio te da hecho el orden aleatorio. Y además es verdad lo que dices de esas emisoras. Hubo una época hace un montón de años que oía mucho Radio 3, sobre todo el Diario Pop de Ordovás, pero luego la ha borrado de mis hábitos, y ahora sólo oigo la radio en el desayuno y a veces en la cena, pero sólo las noticias. En el walkman se pueden oir podcasts, a ver si me entero de como se hace.

    M G, me halaga que digas que para ti este blog sirve para abrir la burbuja. Porque precisamente era una de las razones para escribir, hacer que el protozoo siga lanzando pseudópodos en diversas direcciones y no se fije definitivamente.

    jesús, etc, se nota quien es un artista. Además de por las referencias (no se me había ocurrido lo del collage, pero ahora que lo dices también los surrealistas exploraron mucho el azar) sino también por la actitud. Yo nunca he hecho una exploración tan sistemática, y si escribo sobre estas cosas es precisamente porque me doy cuenta de que soy demasiado amante del orden y de que no haya sorpresas. Así que tomo nota de tus ideas…

  17. Javier dijo:

    Pues yo estoy de acuerdo y en desacuerdo con todo el mundo a la vez, aprovechando que este tema no es delicado.

    Sí que vivimos en una burbuja, pero no creo que en esto la sociedad haya cambiado tanto. De hecho, estamos sustituyendo una burbuja territorial (provinciana) por otra donde coincidimos en gustos y opiniones, pero eso es solo aparentemente, porque en la burbuja territorial todo el mundo tiene opiniones bastante parecidas y sus experiencias personales son muy similares. Estos cruces de opiniones en blogs y demás permiten además intercambiar ideas con personas que nunca llegarías a conocer en vivo (por distancia geográfica o de clase socio-económica). Aunque opinemos más o menos lo mismo, los matices son muy distintos.

    La experiencia personal, el arriesgar a coger un libro o un disco al azar, tiene su valor, pero mi experiencia ha sido la contraria: he conocido muchos libros que me encantan porque un amigo lector me los ha recomendado. Prácticamente lo mismo me ocurre con la música. Y sí es cierto que Amazon va descubriendo tus gustos y tentándote con nuevos libros y discos que te podrían gustar, pero eso es lo que hacen tus amigos, a base de conocerte, mientras que Amazon lo hace con estadísticas.

    Por cierto, que el shuffle tiene su interés mientras escuchéis música sin estructura (discos formados por canciones que se pueden poner en cualquier orden). No creo que se pueda escuchar el Götterdämmerung con shuffle. Nunca lo he intentado. Lo que sí sé es que soy incapaz de distinguir los cuartetos de Debussy y Ravel porque siempre los he escuchado seguidos. Y me ocurre lo mismo con las sinfonías de algún abstruso autor inglés que no voy a mentar por no ser demasiado pedante.

  18. Clodoveo11 dijo:

    ¿Te fias de las críticas de Amazon u otros a la hora de comprar un libro, disco, película, etc? Yo creo que a nuestra edad ya tenemos un “ojo pineal” desarrollado para saber, conociendo un título y la sinopsis, si la cosa nos va a gustar o no antes de adquirirla y lo que podamos esperar de ella. Particularmente nunca me he fiado en exceso de las consejas ajenas, porque las hacen desde su particular percepción y no desde la mía (aparte de que en Internet hay expertos de boquilla a patadas). Y repasando los libros que tengo en mi casa, te diría que un 95% de compras me han sido satisfactorias: queda un 5% que uno ha metido la pata, pero incluso en ese 5% me atrevería a asegurar que me lo temía y aún así lo hice por otros condicionantes. En resumen, que veo complicado que nos la metan.

    En cuanto a las experiencias directas coincido con tu selectividad darwinista que nos lleva al conservadurismo. Y bastantes experiencias “directas” y desagradables (en su mayoría) tiene la vida sin comerlo ni beberlo como para buscarlas y como para no acabar conociéndonos a fondo, como al final le sucedió al malogrado Crichton.

    Saludos.

  19. jesus, etc dijo:

    Javier, tal como supones, en mi biblioteca de música (itunes) tengo activada la casilla “omitir en reproducción aleatoria” en toda la música clásica y en alguna otra cosilla.

  20. pseudópodo dijo:

    …mmm, Javier, creo que la idea del post ha quedado confusa porque mezclo el arte con la vida… pero a ver si lo aclaro algo mañana, que hoy no me da tiempo. Ah, yo tampoco escucho la música clásica en orden aleatorio, aunque hay piezas en las que cada movimiento está grabado en un archivo distinto y es difícil oírlos en el orden correcto.

    Clodoveo, en realidad no me fío de esas críticas, aunque no puedo evitar leerlas 🙂 Aún así, si sabes leer entre líneas puedes aprender bastante de las opiniones de los lectores (más que de las críticas “profesionales”, a menudo). Yo casi todo lo que compro es porque me lo han sugerido otras lecturas, y sí creo que tengo bastante ojo a estas alturas. De todos modos, tengo un porcentaje de éxito algo más bajo que el tuyo con las compras, aunque creo que es porque compro muchos libros de ocasión en los que me arriesgo más (otra manera de introducir un elemento sorpresa).

  21. Ozanúnest dijo:

    Pseudópodo es cierto que internet te permite asomarte a los clubs más extraños. No sé quien dijo (¿Chesterton quizá?) que no hay idea suficientemente absurda para no tener su campeón, y ahora podemos comprobarlo empíricamente: seguro que hay foro que defiende que una dieta a base de nabos crudos te permite hacer viajes astrales, por ejemplo.
    No olvides a los críticos de la física judeocristiana, que nos presentan las últimas maravillas de la ciencia nazi.

    Para ser justos, algunos clubes extraños pueden tener razón en aspectos inesperados, que no significa necesariamente que estén de acuerdo con lo que pensemos. El contraste lleva a desarrollar una opinión propia.
    Pero sí, el contacto directo es mejor.

  22. joselu dijo:

    Enhorabuena! Me gusta mucho el foro-blog que tenéis aquí montado, y es una de las ventajas-desventajas de internet, crear una burbuja de friki-filósofos.. Y lo digo con cariño y sin ironía, ya que por desgracia filosofear hoy en día con un mínimo nivel empieza a ser algo marginal.
    Me interesa mucho el tema del exceso de información que va incrementándose exponecialmente mientras nuestro pobre cerebro sigue teniendo los mismos cm3. Es verdad que el tema de hombre isla es una tentación contemporánea pero el hecho de no abrirse a la realidad “real-experiencia directa”, de buscar lo familiar , dogmático o seguro para no sentir un vértigo existencial, es algo eterno y comprensible de la náufraga humanidad.
    Gente fiel a “un periódico” la conocemos desde nuestra infancia y sueños uniformadores terribles y utópicos se han adoptado por las masas del siglo XX como ideologías-islas autistas.

    Por irónico que parezca la frase que más me inspira (bien entendida) es la de una serie
    muy poco científica:

    ” La verdad está ahí fuera” ( y sigue estando, esta es mía)

  23. pseudópodo dijo:

    Gracias, joselu, estás invitado a unirte a esta burbuja de filosofeantes. Y del exceso de información seguiré hablando, porque a mí también es una de las cosas que más me preocupan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s