Divagaciones sobre la Feria del Libro

Divagaciones, porque estoy vago para escribir algo más hilvanado (demasiados exámenes, demasiado calor, demasiado polen… o a lo mejor todo se reduce a astenia primaveral).

Ayer hice mi tradicional incursión por la Feria del Libro de Madrid. Me cuesta creer que llevo más de veinte años acudiendo a esta cita, pero así de rápido se pasa el tiempo.

En estos años, la feria ha cambiado poco: sigue siendo mastodóntica y redundante (¡uno puede comprar lo último de Punset en doscientas casetas, por lo menos!). Pero yo he ido puliendo mi técnica para evitar el marasmo. Ahora, además, voy dos veces: una con los niños en fin de semana y otra solo, a ser posible en lunes o martes, con la mochila vacía y con el plano ya estudiado. Al final, no son más de 20 las casetas que me interesan a priori: unas cuantas editoriales (Encuentro, Gedisa, El Acantilado, Atalanta, Nivola, Paidós, Crítica, FCE…) y alguna librería (la cada vez más imprescindible El Buscón y la Internacional de Romo, con la colección de Editorial Dover, aunque este año no ha ido).

El resto se puede ver desde lejos. Como soy miope no distingo casi nada, pero me lo imagino: los Estieglarsons, las guías de los hongos de España, los cuentos-infantiles-para-aprender-inglés, lo último (pero ay, no será lo último) de Saramago, y así. Pocos cambios, como digo, aunque han desaparecido las enciclopedias y es de agradecer, más que nada por la pena que daban.

De la Feria del Libro se habla mucho en los medios,  y como siempre, se habla de lo que menos importa. Nadie dice que es imposible aparcar cerca, y que, incluso lejos, hay que ir, cada hora, a echar 2 € al parquímetro (imposible ver la feria así). Ni explican que en más de un km de parque público no hay una sola fuente pública, pero sí docenas de puestos con helados a 3 € y máquinas de Coca-colas, todas con las mismas bebidas y todas al mismo precio: 2 € (nota: eso es lo que se llama mercado libre).

De lo que hablan los medios es de que la Feria la inauguró la Reina y se compró El Principito, de quién firma y de las peleas sobre quién vende más, del tema monográfico del año: éste, la literatura estieglarsiana, digo escandinava (solemne estupidez, esto de la feria temática, que por suerte ni se nota ni le importa un pito a nadie). Todo irrelevante y desenfocado. Otro ejemplo: ahora se ha puesto de moda criticar que no hay libros electrónicos en la Feria. Quizá hablan de e-readers, pero eso son gadgets y su mercado no está ahí. O quizá se refieren a los archivos, pero en una feria tienes que exponer objetos tangibles. Nadie se da una caminata por el retiro para comprar bytes: eso se baja de internet, como todo el mundo sabe. Bueno, no todo el mundo, porque los grandes editores españoles se empeñan en la idea absurda de vender los archivos en las librerías (nota: eso es lo que se llama visión comercial).

En fin: lo que importa son los libros, y aquí está el botín de este año…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura, Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Divagaciones sobre la Feria del Libro

  1. Joaquín dijo:

    El Juan Martínez es una lectura feliz e inolvidable, te lo digo yo.

    En cuanto a El origen de la conciencia en la ruptura de la mente bicameral… espero tu reseña o digest…

    ¡Ah las ferias del libro de la niñez!

  2. eulez dijo:

    Por Doraemon, ¿a quién se le ocurre ir al centro de coche? En fin, mira que debería disuadiros esas clavadas de los aparcamientos, pero ni así, eh?

  3. el náuGrado dijo:

    Buena compra la del maestro de Chaves Nogales!! Quizá le sobren un buen puñado de páginas, pero te enteras de qué coño era el rollo comunista, y por qué era un caos tirando a inviable, de un modo mejor y más efectivo que leyendo tratados mil.

    A ver si frikear y saludar a Vila-Matas, ya me has picao, jajaja

  4. el náuGrafo dijo:

    Coño, he comentado pensado que eras AGUS, de Otra tuerca de vuelta. Ya decía yo que el estilo no era del todo agusiano (aunque sí que lo es bastabnte, de hecho, sorprendentemente parecido [no séras su negro, jajaj]). Como lo ha puesto en FB, y he ido directamente a los comentarios, creia que era su blog, ajajaja.

    Un placer, anyway, saludos

  5. Conozco el de De Lubac. Es un libro interesante. Ya nos dirás.

  6. elquebusca dijo:

    No he leído el de H. de Lubac pero conozco una idea suya que me parece absolutamente esclarecedera sobre el ateismo contemporaneo. El ateismo actual ve a Dios como un enemigo. Quizá ya se ha extendido y hoy no parezca tan original pero en su momento me impactó. Es el ateismo de Nietzsche por ejemplo. Dios no deja ser al hombre. Los cotemporaneos en lugar de desear un padre que los salve ven en él un padre despótico y castrador que impide ser. Desde mi mentalidad es dificil de entender. Parece que lo lógico sería echarlo de menos si no existiera.

    GLORIA DEI, VITA HOMINIS. La gloria de Dios es que el hombre viva. San Ireneo. YA me lo habrá leido contar más veces.

  7. xxx dijo:

    elquebusca:

    El ateísmo no ve a Dios como un enemigo, simplemente no ve ningún dios.

  8. pseudópodo dijo:

    eulez, si es que uno no escarmienta 😦 … otro año vamos en taxi, que para cuatro viene a salir de precio casi como el metro y es menos pesado con los niños.

    Ya informaré sobre la mente bicameral, Joaquín. Era un libro de hace ya bastantes años, del que había visto hablar en varios sitios y no tenía ni idea de que estuviera traducido. Una obra de culto, si es que tal cosa existe en la ciencia… De Chaves Nogales no sabía nada hasta que vi este libro en una librería y me llamó la atención el título. Luego leí alguna crítica muy buena, leí las primeras páginas en la Feria… de momento lo he tenido que apartar, porque engancha, y tenía cosas más urgentes que leer. Me daré un premio una semana de estas.

    náuGrafo, creo que es la primera vez que me pasa esto… 🙂 De negro de Agus nada, aunque si me da una propinilla, a lo mejor escribía para rtve.es.

    Ion, elquebusca & xxx: De Lubac me sonaba que era un clásico, y me ha interesado por el tema del “fracaso de la ilustración” que traté hace algún tiempo (igual que el libro de Gómez Dávila, a ver si entiendo su postura de reaccionario antiilustrado). Pero no puedo opinar sobre la idea del ateo viendo a Dios como enemigo hasta que no lo lea…

  9. M G dijo:

    Hey! quiero conseguir esos seis libros! Felicidades por la adquisición. Parece que estas a punto de tener un varios buenos momentos…

  10. panta dijo:

    El libro de André Weil es de una sensillez y sensibilidad fuera de lo común.
    Vale, vuelvo a leer lo que he escrito y suena absolutamente ñoño, pero es cierto.
    Reflexiones naturales, circunstancias como su amor y habilidad por las lenguas y las matemáticas y las relaciones que desde muy joven encontraba en ellas, periplos vitales tremendos durante la segunda guerra mundial, países exóticos…, una delicia.

    Saludos

    PD: los detalles concretos de la feria se agradecen para los que estamos lejos, si llevo mochila no podrá estar vacía. Al menos llevaré agua y un carné de forofo del escritor del momento, sea Danbrauniano,vampírico, escandinavo… 😄

  11. panta dijo:

    Perdón, quería decir ‘sencillez’.
    Me traiciona mi dicción.
    Saludos

  12. pseudópodo dijo:

    Ya los estoy teniendo, M.G.. De alguno tendré que contar algo por aquí.

    Panta, ya llevo leído un buen trozo del libro de Weil, y es verdad lo que dices. Lo que me sorprende, y me ha pasado con más memorias de gente de esta época (las de Julián Marías, por ejemplo) es qué fácil parecía conocer a la primeras figuras en aquella época, que pequeño era ese mundo, y qué sencillas muchas cosas.

    Lo que echo en falta es que no hable apenas nada de su familia, pensaba que iba a aprender algo de Simone…

  13. Mujerárbol dijo:

    Me ha abierto las ganas lo de la “mente bicameral”, me recuerda algo que leí y ví esquematizado en un libro que me zampé el año pasado: “La mente en la caverna” (D. Lewis-Williams). Me gustaría leerlo, pero esperaré a que hagas una crítica: así sé por donde no pisar una mina. 😉

  14. Ozanúnest dijo:

    La verdad es que no suelo comprar en Ferias, sino cuando me apetecía o me regalaban algo. De todos modos, te diré que llevas razón en que esos factores nombrados por los medios son los menos importantes.

  15. Sertorio dijo:

    Yo llevo 27 años sin faltar a la feria, y la verdad es que cada vez me es mas aburrida.
    Antes iba al menos dos veces y volvía a casa con entre veinte y treinta libros. Este año he comprado tres, uno de humor ligero (Terry Prattchet), uno de historia (Ifni) y otro de religión (San Juan de la Cruz).
    Antes estaban las peregrinaciones a las casetas de literatura fantástica de calidad (Miraguano y su colección Futuropolis) la impresionante colección de historia y estrategia militar clásica que editaba el Ministerio de Defensa (ahora solo editan tonterías y catálogos)…
    En fin antes la edición completa de de la “Historia de la decadencia y ruina del imperio romano” y el arranque de la editorial Siruela.
    Hoy en día … suecos asesinos, vampiros adolescentes y novela histórica de saldo y zapatilla.
    Y los polos de Frigo cada vez mas caros.

  16. pseudópodo dijo:

    Ganas no me faltan de hacer esa crítica, Mujerárbol, aunque ahora no me da tiempo a nada… Por lo que veo, da la impresión de que Jaynes y Lewis-Williams están en bandos opuestos: éste dice que los pintores rupestres tenían ya una autoconciencia como la nuestra, y aquél dice que Homero todavía no la tenía… Seguiremos informando.

    Ozanúnest, lo de ir a la Feria de Madrid es por el rito, más que por la compra (el diez por ciento de descuento es ridículo comparado con lo que te gastas en el transporte o el aparcamiento… eso si eres estoico como yo y no te tomas ni una cocacola…).

    Sertorio, me ganas… Yo no es que encuentre aburrida la feria, pero sí es verdad que tengo menos expectativas. No creo que me gusten menos cosas, pero quizá son más especializadas y no es tan fácil encontrarlas. Es curioso pensar en lo que a uno le ha ido gustando y le ha ido dejando de gustar: las primeras veces que iba me gustaba lo de la Nueva Era, los libros de editorial Integral y esas cosas, luego pasé a Editorial Kairós y luego a Amorrortu y otras argentinas que publicaban a Bateson y compañía; luego me paraba en Libertarias y compraba libros de Chomsky (que no leía), algún año después empecé a frecuentar las editoriales religiosas (un submundo que no se encuentra en las librerías normales), tuve una etapa de interés por la pedagogía (editorial Morata, de la Torre…) y luego volví a las ciencias (¡La editorial Dover!). Antes me interesaban las casetas de instituciones oficiales porque sólo se encontraban ahí, ahora las evito porque al final casi nunca tienen nada interesante…

    En fin… aún así, me sigue haciendo ilusión el rito de todos los años. Aunque sólo se habla de los suecos asesinos y de la basurilla seudohistórica, hay muchísmo más. Yo te diría de la Feria lo que dijo el Doctor Johnson de Londres: quien está cansado de ella es que está cansado de la vida.

  17. Sertorio dijo:

    Estamos muy de acuerdo.
    Aunque nos han tentado cosas diferentes hemos ido cambiando y pregrinando de caseta a caseta segun creciamos (o nos haciamos viejos).
    Eso es estar vivo.

  18. Alejandro dijo:

    Oye, lo de Gómez Dávila es impresionante. Yo lo leí en una edición de 2007 que hizo Juan Arana para Los Papeles del Sitio. Es para aprendérselo de memoria.

    Y, como otros comentadores de tu entrada, también espero alguna referencia sobre el libro de Jaymes: si aporta lo suficiente, si sigue siendo actual su planteamiento, y si se puede leer sin pelearse con tecnicismos.

    Un abrazo

  19. francisconoma dijo:

    Información útil (espero) sobre FUENTES DE AGUA en la Feria. Que yo sepa, hay dos. Con Alcalá a la espalda, y de cara a Atocha:
    -Una, en la parte izquierda del cruce en que, de haber casetas en un solo lado del paseo, comienza a haber casetas en los lados. Es una fuente de cuatro grifos, de hierro, vieja y bonita: se ve bastante. Está a la salida del camino que lleva al Florida Park (si no me equivoco; si me equivoco, a la salida de un camino cercano a este).
    -Otra, también a la izquierda, por detrás de las casetas, dentro de un parque infantil, como a la mitad del trecho en que hay casetas por ambos lados.

  20. pseudópodo dijo:

    Gracias, francisconoma, por este comentario y los que acabas de hacer: puro servicio público 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s