Pequeñas perplejidades (I): Winnie, el oso blanco

Muchos han dicho que la perplejidad es el origen de la filosofía. Yo también lo pienso; y creo, además, que tiene un papel muy importante en la ciencia. Hay mucha gente que no encuentra nada asombroso y que todo lo entiende a la primera. Yo no. Peor aún, de vez en cuando descubro cosas que no me había dado cuenta de que no entendía. Son como iluminaciones inversas: en vez de ver súbitamente la solución a un problema, ver de repente un problema dónde hasta entonces no lo veía.

He pensado en recoger aquí algunas de esas perplejidades cotidianas. En algunos casos he logrado intuir algún camino que sale de ese asombro inicial y lleva otras ideas. En otros, habrá poco más que el pasmo originario, y el intento de explicarlo. En todo caso, serán perplejidades mías, reales: experiencia directa.

* * *

Subiendo las escaleras en la estación de Atocha, casi me topo de narices con las zapatillas de un niño que iba en brazos de su madre. Unas zapatillas de deporte blancas, con Winnie the Pooh bordado. Levanto la vista y veo que el niño es negro.

Curiosamente, me parece incongruente. ¿De qué raza es Winnie? Siempre había dado por hecho que era blanco, y supongo que por eso no me pegaba en las zapatillas del niño negro. Pero obviamente esto es absurdo: ¡Winnie es un oso pardo!¿no?


Entonces caigo en la cuenta de que, para mí, todos los personajes de los dibujos animados han sido siempre blancos: Mickey y Goofy, el pato Donald, Bugs Bunny, Silvestre y Piolín, el Pajaro Loco… ¡Hasta el pato Lucas era blanco para mí!

(Sí, la Pantera Rosa también, claro)

¿Serán todos negros para el niño con las zapatillas de Winnie?

Esta entrada fue publicada en Ideas & Thoughts y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

49 respuestas a Pequeñas perplejidades (I): Winnie, el oso blanco

  1. eulez dijo:

    Curiosidad: el cachorro de oso que inspiró a Winnie era una cría de oso negro. O eso dice la Wikipedia.

  2. Sertorio dijo:

    Yo tengo un perro bobtail negro graciosisimo (para mi) que se llama Lucas porque es negro. Como le queremos tanto como si fuera de la familia y en mi familia somos todos blancos mi perro negro es en cierta manera de raza blanca.
    Un niño negro que tenga familiaridad con el blanquisimo Pato Donald y que se divierta con el, le considerara tan negro como lo son todos los que le quieren y le rodean.

    Eso me lleva a dos lineas de pensamiento complementarias pero divergentes.

    -Que el racismo es fruto de una forma de pesamiento infantil.
    -Que la multiculturalidad globalizante cuando es plana y tonta, y se dirige sin rubor a nuestro yo primario produce desazon y desorientacion.

    En una iglesia muy pequeñita donde suelo ir, oficia habitualmente la misa un sacerdote negro de un pequeño pais africano que esta en España estudiando teologia. Es una persona encantadora con un rostro donde brilla la luz de Dios, y todas las ancianitas que van a sus misas le aprecian mucho y le consideran blanco, y el nos quiere a todos… porque todos somos negros para el.

  3. M G dijo:

    Sin duda que resulta una perplejidad, pero… Yo no estaría tan seguro, que la infancia, incluyendo la nuestra, haga esa correlación entre colores (animados) y el nuestro. Creo que en general, y afortunadamente, han de ser los menos, los niños atentos a estas cualidades humanas. Es increíble, y deberiamos aprender más de los niños, porque la identificación que hacen los niños con los personajes, van más ligadas a las cualidades de la personalidad; gruñon, alegre, serio, gritón, chistoso, malvado, etc. Cualquier actor parlanchín, mentirosón, presumido, medio tonto y altanero, parecería un buen Pato Lucas, fuese blanco o negro.

    En aras de esclarecer un poco más la causa de perplejidad, creo que también se podría deber a la poca o mucha convivencia con gente distinta a si mismo. Me parece que en lugares donde la convivencia interracial es diversa, este tipo de perplejidades es mucho menor. Para un niño con amiguitos amarillos, negros y violetas (?) adoptando personajes en sus juegos, debe ser menos extraño toparse un día con Morgan Freeman como Dios (film con Jim Carrey “Bruce Almighty”)… Por cierto, y sin intención de desviar el punto, esto también aplicaría al estereotipo racial que se ha adjudicado a Jesus de Nazareth, siendo que como algunos estudios apuntan, lo más probable es que tuviera rasgos africanos.

    ….una vez más, me extraes de mi burbuja para flotar en otras, gracias!

  4. pseudópodo dijo:

    Bueno, aquí la perplejidad es doble: primero, la instintiva al ver que el niño negro lleva las zapatillas de Winnie, y luego, la meta-perplejidad al darme cuenta de lo absurdo de mi reacción instintiva.

    Lo que me parece interesante de esto es que es un lapsus revelador que permite ver por una rendijita como giran unos engranajes inconscientes. La cosa funcionaría así: estos animales de los dibujos son en realidad humanos, y como humanos tienen que tener una raza, y la raza naturalmente es la blanca.

    No sé si la reacción sería distinta si me hubiera criado en un ambiente distinto, con más mezcla de razas, como dice M.G.. Puede ser, pero sospecho que uno tiene como “arquetipos” y para un blanco el arquetipo de hombre (que es lo que aplica al dibujo, precisamente porque el dibujo es tan indefinido) seguramente será siempre el blanco. Y me imagino que para el negro será el negro, incluso cuando se le aplique al pato Donald, como dice Sertorio: al fin y al cabo, yo nunca me imaginé que el pato Lucas fuera negro (quizá si le hubieran puesto acento africano… porque Pixie y Dixie eran mejicanos, claro).

    Por cierto, a lo mejor todo esto da la razón a las feministas que hablan de la invisibilidad del género femenino… porque según el artículo de la Wikipedia que enlaza eulez, el cachorro de oso que inspiró a Winnie, además que el negro, era hembra… eso sí que no me lo había imaginado.

  5. Cristina dijo:

    En estas cuestiones de razas y racismos, no hay que olvidar el factor cultural. No creo que el racismo sea fruto de una forma de pensamiento infantil, como dice Sertorio. Por el contrario, si un niño crece libre de ideas preconcebidas es probable que no dé especial importancia a la diferencia de razas, más allá de la extrañeza inicial de ver a una persona de rasgos muy diferentes a los que conoce (como probablemente tampoco mostraría especial asombro ante una pareja homosexual, por ejemplo, si nadie lo ha predispuesto a ello). La idea de alteridad creo que se debe más bien a condicionamientos culturales… que como todo, tendrá una causa final biológica, no digo que no, pero me da a mí que se trata de cuestiones medianamente elaboradas.

    Este vídeo es muy ilustrativo (y un poco triste también):

  6. Joaquín dijo:

    Interesante perplejidad. Aventuro que para ese niño, Winnie no es ni blanco ni negro: es Winnie, tal como es. Cuando convives el tiempo suficiente con alguien el tiempo suficiente, el color de su piel se vuelve transparente: aparece la persona. Lo mismo digo para cualquier otro rasgo físico que nos sorprenda al primer golpe de vista.

    La mundialización nos ofrece la oportunidad de trascender la visión de campanario. El trato con individuos de otras razas nos cura de la perspectiva pueblerina (“en mi pueblo somos así”).

  7. Joaquín dijo:

    Acabo de ver el vídeo que nos trae Cristina. Es tristísimo. Pero no sé si el experimento tiene base científica.

  8. elquebusca dijo:

    Aunque haces un juego divertido de colores entre Lucas y la Pantera Rosa yo no creo que a los personajes de dibujos animados les atribuyamos una raza. Les atribuimos una similitud con nosotros. Son personas (aunque sean animales) y en ese sentido quizá los pensamos como blancos, pero en realidad no nos planteamos su raza. Al menos yo creo que no me la he plantado nunca.
    Tengo la sensación que tu sorpresa nacía especialmente por ser Winnie de Pooh. La iconografía del niño negro no casa con unos dibujos animados tan dulces y amables como son los de este osito. El mundo que suponemos a un niño negro es un mundo duro, quizá pobre. Todo lo contrario de “los mundos de Yupi” de Winnie de Poo. Unas zapatillas con Winnie de Pooh estarían en consonancia con un niño bien, con el hijo de un arquitecto, con una niña rubita criada entre algodones.
    Cuando yo veo a alguien negro no puedo evitar pensar la negritud como un problema. No para mi pero sí para él. Cuando veo a alguien negro (en España, caminando por Madrid, por ejemplo) no puedo evitar pensarlo como una especie de “inferior social”. O al menos susceptible de ser considerado “inferior social”. No se trata de si yo soy racista o no, no es que yo piense que es inferior, pero lo veo y no puedo olvidarme de que es “negro” y en ese sentido objeto de racismo histórico.
    Cuando veo un negro rico con mucho estilo vestido con ropas caras me choca. Es como si fuera incongruente su riqueza (objeto de admiración social) con su raza (objeto de desprecio social, al menos históricamente).
    Algo de eso creo que hay en tu sorpresa ante el negrito rico. En él coexisten dos factores que van en direcciones opuestas. Por un lado negritud (fuente de problemas en una sociedad racista) y por otro lado la dulzura, la ternura, la ausencia de problemas y la inocencia de Winnie de Pooh. Nos cuesta entender que la infancia de un niño negro consista en ver dibujos de Winnie de Pooh.
    …………………………………………………………………
    Otro asunto: Tengo noticia que los niños negros en América a determinada edad ya saben que “ser negro” es PEOR (entiéndase lo que digo) que ser blanco. Algo de eso creo que muestra el video que han colgado. En ese sentido no tienen por qué suponer que los personajes de dibujos son como ellos.

  9. Yo también creo que el racismo tiene un fuerte componente cultural: al fin y al cabo la “diferencia” es una categoría meramente cultural, en el sentido de que las diferencias biológicas no generan rechazo a priori: si en una manada de osos blancos entra uno negro, no se le excluye porque biológicamente sea distinto (cosa distinta es que se le “excluya” porque es una amenaza para el alimento propio). Luego la exclusión por diferencias es un producto típicamente humano, un constructo social: los animales excluyen por motivos de supervivencia, los humanos por motivos de diferencia.
    Ahora bien, sí considero que en el racismo hay un componente de pensamiento infantil, que viene dado por esa perplejidad que nos produce comprobar que “los otros”, pese a ser de otros colores, habitan un mundo que es el nuestro. En nuestro pensamiento hemos categorizado el mundo como blanco y por eso causa perplejidad “lo negro”, pero esa es una perplejidad infantil, es cierto.
    Más allá de eso, estoy con pseudópodo en lo maravilloso que en última instancia resulta el sentirse perplejos ante algo. Me gusta esa capacidad de sorprenderme, aún por las cosas más nimias. Yo nunca había pensado de que color son los dibujos animados, seguramente porque daba por hecho que hasta los cuervos negros de Dumbo eran blancos (en esto influye el hecho de que cuando uno de los dibujos es de otra raza se señala expresamente, lo que reafirma en nosotros la idea de “blanquitud”), pero me gusta desayunarme con esta reflexión de pseudópodo. A mí, tan torpe para la ciencia, me siguen causando perplejidad cosas absolutamente cotidianas: sigue siendo un misterio indescifrable para mí la televisión, la radio, el hecho de que se encienda una bombilla, internet… En fin, todas esas cosas inmateriales sin las cuales parece que no podríamos vivir.
    Saludos… y perplejidades.

  10. Cristina dijo:

    Volviendo al post, no puedo dejar de comentar el apunte de Pseudópodo sobre la invisibilidad del género femenino. Efectivamente, es el mismo fenómeno. Si nos fijamos en los personajes en el cine o la literatura, los personajes masculinos son considerados universales mientras que los femenimos son… mujeres. Es decir, la visión del mundo y los problemas éticos que enfrenta, digamos Raskolnikov, son considerados como propios del género humano en general, mientras que las cuitas personales de Madama Bovary se ven como las de una mujer en una época determinada. Estos análisis no dejan de ser simplistas pero hay que reconocer que son los que críticos y lectores han hecho siempre. Por eso la pregunta típca que se le hace a Almodóvar es por qué en sus películas hay tantos personajes femenimos pero a nadie se le ocurre preguntarle a Coppola porque saca a tantos hombres en las suyas. Al fin y al cabo, como dice Simone de Beauvoir, la condición femenina viene definida como alteridad. Lo mismo se podría aplicar a la raza: ser negro es ser no-blanco.

    En definitiva, creo que la perplejidad de Pseudópodo no es otra que la de una persona privilegida (con todo el respeto lo digo – me refiero a que es un hombre blanco heterosexual, por lo que he deducido leyendo su blog) al darse cuenta de que hay otras realidades. Ojo, que no estoy diciendo que ni Pseudópodo ni nadie sea indiferente a las circunstancias ajenas. Me refiero a que nos desenvolvemos dentro de un esquema de tal manera que es más dificil que se produzca un conflicto si nuestra condición no choca con lo que dentro de esa construcción cultural es considerado bueno o normal.

  11. joselu dijo:

    Muy interesante y original este post.
    Y los mangas japoneses ? Dibujan unos enormes ojos de todos los colores a sus protagonistas, muy lejos de sus rasgados parpados nipones.
    ¿Son japoneses lo que dibujan los japoneses?

  12. Grunentahl dijo:

    Me llaman la atención esas reflexiones sobre colores, razas y otras categorías reductoras. Siendo también un “privilegi(a)do” en el sentido que le da Cristina, he tomado hace años, después de vivir mucho fuera de la Península Ibérica e incluso de Europa, la costumbre de observar la vida con una perspectiva individual. Singularista, podríamos decir…
    Me parece que hay tantas diferencias entre cualquier “blanco” y cualquier “negro” (o “judío” o gitano”, etc) como entre un “blanco” y otro “blanco”.
    En la base del racismo lo que hay es pensamiento categorista-reductor. Se usa mucho actualmente para definir cuotas, discriminaciones positivas, derechos de género, etc…
    La Taxonomía es útil, desde luego, para las ciencias de la naturaleza, pero resulta bastante reductora si se aplica en ciencias sociales, es decir, para grupos humanos.

  13. JuanPablo dijo:

    bueno… claramente hoy España ve todo negro en Sudáfrica, incluídos los suizos…

  14. pseudópodo dijo:

    Cristina, el video que pones me ha recordado que leí, en un libro de Malcolm Gladwell, que también para los negros lo blanco (y los blancos) suelen tener connotaciones positivas. Hay un test para medir este tipo de actitudes inconscientes, el Implicit Association Test, y el propio Gladwell, que es mulato, demostró una “preferencia automática moderada por los blancos”. Pero es que esa preferencia la han mostrado la mitad de los 50000 afroamericanos a los que han hecho el test… Creo que esto es lo que decías al final, elquebusca. Por cierto, que también me parece buena explicación la que das: que Winnie es rosa, y eso no pega con el negro…

    Sobre la invisibilidad de las mujeres, esta perplejidad me ha hecho replanteármelo: es una idea que siempre me había provocado rechazo, supongo que porque cuando se menciona suele ser unas líneas antes de defender la “acción afirmativa”, las cuotas de género, etc… cosas con las que sigo estando en desacuerdo. Pero lo de la invisibilidad voy a tener que tomármelo en serio.

    Grunentahl, está demostrado que lo que dices es cierto con argumentos genéticos: la “distancia genética” entre individuos de una misma raza puede ser perfectamente mayor que la distancia entre los “centros de masas” genéticos de razas distintas (no recuerdo los detalles, pero esa era la idea). Mi teoría, que algún día tendría que explicar mejor, es que, además del componente infantil que menciona Manuel nuestro sistema perceptivo exagera las diferencias raciales, porque (a) somos muy buenos apreciando los promedios, de modo que percibimos muy bien esa diferencia pequeña entre razas (b) tendemos a buscar “arquetipos”, asignando el individuo de una raza a su “representante canónico”. Por supuesto, todo esto se borra cuando convives con alguien, y, como dice Joaquín, al conocer a la persona la piel se hace transparente. El problema es que no es tan habitual convivir con la gente, y el propio mecanismo inhibe el contacto.

    joselu, es verdad lo del manga, ya lo había pensado alguna vez y nunca he sabido cómo lo ven en Japón… a nosotros esos personajes nos parecen blancos pero creo que a ellos les parecerán japoneses.

    Manuel, bravo por la perplejidad. Cuantas más cosas te sorprendan, más vivo estás.

    JuanPablo, nunca pensé que fueras a ser tú el que hablara de fútbol en este blog 🙂 Pero sí, aquí todo el mundo lo ve bastante negro.

  15. Ozanúnest dijo:

    Yo, como aficionado al cómic y a la animación, también he descubierto varias reglas igual de curiosas.

    Una análoga a la de la entrada dices se da en los Simpson: los “blancos” son amarillos, pero los negros siguen siendo negros.

    Un animal antropomorfo será, a priori, masculino, aunque no lleve ropa. Uno femenino suele llevar alguna prenda femenina (falda, lacito…). Compárese con el símbolo de los servicios públicos y con lo que han dicho algunos sobre la invisibilidad de lo femenino.

    Otro relacionado con el anterior es el llamado “principio de la Pitufina” en una cachondísima web llamada TvTropes: en muchas series, sólo habrá una chica (y su papel será… el de la chica, como bien dice Cristina).

    En el manganime, los occidentales (sobre todo los estadounidenses) tienen narices enormes. Cosas de los ojos enormes, como dice Joselu, que en realidad viene de Disney, a quien imitó Osamu Tezuka.

    Y así más. De todos modos, Pseudópodo, eso es un prejuicio cognitivo, y en la Wikipedia y otros sitios están listados.

  16. Cristina dijo:

    Otro ejemplo: la Pantera Rosa es LA pantera, es rosa y tiene, a mi entender, andares femeninos. Sin embargo todos la vemos como personaje masculino. Bueno, al menos yo.

  17. Aloe dijo:

    Muy buen comentario (o comentarios) los de Cristina. De mi puedo decir que nunca “vi” como blancos ni como negros a los personajes de dibujos animados de nuestra infancia. En cambio, siempre les vi como personajes masculinos, y no creo que sea por prejuicio mío, sino porque “los dibujaron así”. O sea, sin nada en la entrepierna que los identifique como tales, pero masculinos sin la menor duda.

  18. pseudópodo dijo:

    Bueno, es que para mí la Pantera Rosa siempre fue femenina… mujer de raza blanca.

    Ozánunest, muy buenas las observaciones, sobre todo lo de la pitufina me parece que lo clava.

  19. Luis dijo:

    El racismo es genético y sanísimo. Es el mecanismo de la naturaleza para aumentar la diversidad, la separación racial, la aparición de nuevas especies y la colonización de todos los nichos ecológicos del planeta.

    Por eso hay una preferencia genética por la propia raza, y lo enfermo es lo contrario:

    http://www.livescience.com/culture/sexism-racism-social-stereotypes-100412.html

    Y la hay porque el individuo se organiza socialmente, y necesita la capacidad instintiva para reconocer a los de su grupo.

    Por supuesto, al gobierno mundial no le interesa esto, no le interesa la diversidad, sino igualar a la gente como al ganado (la inmigración es su arma), para borrar las diferencias entre naciones.

    Los estómagos agradecidos buscarán cualquier excusa para justificar su apoyo a la ideología progre dominante del multiculturalismo. Y los cristianos también. De hecho, el cristianismo, a través de la igualdad de las almas, mete la idea de la igualdad de las razas. El cristianismo es una ideología enemiga de los identitarios, de los que queremos la separación racial.

    Y lo de que la diferencia genética puede ser mayor entre individuos de la misma raza que entre razas es mentira, evidentemente, y ha sido refutado:

    http://www.jonentine.com/reviews/straw_man_of_race.htm

  20. quark schiz dijo:

    Volviendo al comentario de Cristina

    A ver. Leemos aquí a una persona presumiblemente adulta, y que asumo que vive en la misma pelota azul que el resto de nosotros, escribir tan alegremente sobre “la invisibilidad del género femenino”, para luego -y para colmo- decir, y cito textualmente, que “los personajes masculinos son considerados universales mientras que los femeninos son… mujeres“.

    ¿Ya han caído en cuenta de la contradicción en ese párrafo, amiguitos?

    Irónicamente, ni pseudópodo) ni nadie que escribió después de ese comentario ha caído en cuenta de que eso de la “invisibilidad del género femenino” basta pensárselo un poquito (un poquito nomás) para darse cuenta que es una severenda paparruchada (¿hace falta apuntar acaso que la conciencia de género es muchísimo más exacerbada en las mujeres que en lso hombres?).

    Concluyo que lo único invisible es la estupidez subyacente en ese discurso políticamente correcto sobre la “invisibilidad del género femenino”.

  21. Cristina dijo:

    Vaya, Quark schiz, qué agresividad… se diría que alguien te ha pisado un dedo del pie. Lo que quise decir sobre los personajes femeninos en la literatura lo ha ilustrado muy bien Ozanúnest (al que por cierto no has atacado) con el ‘principio de la pitufina’. Por otro lado, dices “¿hace falta apuntar acaso que la conciencia de género es muchísimo más exacerbada en las mujeres que en los hombres?”. Pues tú sabrás si hace falta, porque yo no sé si es cierto. En cualquier caso, de serlo, podría perfectamente ser una repuesta a esa misma invisibilidad. Al fin y al cabo las identidades (de todo tipo) se suelen definir por oposición. Hace tiempo leí una curiosidad en la página de Microsiervos sobre los personajes femeninos en las películas que paso a copiar: más o menos la mitad de las películas no superan la llamada prueba de Betchdel, que consiste en fijarse en tres detalles de la película en cuestión: (1) si aparecen al menos dos mujeres que (2) hablan la una con la otra y (3) acerca de otra cosa que no sean los hombres. Una cosa es ser victimista (yo tengo un pelo de eso) y otra es negar las evidencias.

    Por cierto, he vuelto a leer el comentario al que ha hecho referencia Quark y no he encontrado ninguna paparruchada aunque sí mil erratas. Perdón.

    De lo que dice Luis no comento porque creo que se descalifica solo.

  22. Cristina dijo:

    Ay, y volví a meter la pata. Quise decir ‘yo NO tengo un pelo de eso’ (victimismo).

  23. Grunentahl dijo:

    Me declaro fundamentalmente de acuerdo con Cristina.salvo que creo que no basta con que lo que dice Luis se descalifique solo.
    Los artículos que cita y su razonamiento se basan en una visión taxonómica naturalista, que puede ser útil en el marco estricto de la ciencia, pero que (insisto) da unos resultados catastróficos en las llamadas “ciencias sociales”, que incluyen el Derecho y la Política. El término “gobierno mundial” tiene un regusto conspiranoide bastante antiguo ya. Por otra parte, para seguir el debate, habría que ponerse de acuerdo en los parámetros que determinan la “raza” (ese término tan dudoso): ¿el color de la piel?, ¿el aspecto de los labios, los párpados y la nariz?, ¿la condición rizada o lisa del cabello?
    Ojo con los límites, porque podría haber tantas razas como individuos: todo dependería del nivel de egotismo de cada cual…
    Yo, que soy de cultura cristiana, puesto que he nacido en Europa, me inclino por la “raza humana”…

  24. quark schiz dijo:

    Lo evidente, Cristina, por lo que tú mismo dices es que a las mujeres no se las invisibiliza sino que se las resalta. Que la conciencia de género es más exacerbada en las mujeres me parece algo espeluznantemente obvio, por cuanto negar eso sí sería negar lo evidente. Ejemplos sobran. Cualquiera que lea un poco los periódicos sabe que en cualquier reporte de calamidades en donde ha ocurrido cierto número de muertos siempre, pero siempre, se resalta el hecho de que han muerto mujeres (junto con niños); los hombres (a pesar de que son quienes más sirven de carne de cañón) son solamente gente, o sea, como tú mismo dices, a ellos se los banaliza. No es inusual que se promuevan eventos culturales en los que resalte a el protagonismo de las mujeres con títulos como “Las mujeres y la danza”, “La mujer de negocios”, “La mujer y la política”, etc. A leguas se nota que eso de la “perspectiva de género” es de uso casi exclusivo para las mujeres (lo políticamente correcto justamente dice que ser mujer es algo que vale per se). Y sin embargo, se insiste en que las mujeres siguen siendo invisibilizadas. Además, eso de que “podría perfectamente ser una repuesta a esa misma invisibilidad” es la excusa eterna de todo progre que le hace apologías a ese victimismo tipo “palo porque bogas, palo porque no bogas” al que nos tienen acostumbrados los feministas.

  25. Cristina dijo:

    Bueno, pienso que Luis se descalifica solo porque él mismo se contradice. Dice que el racismo es un mecanismo natural para aumentar la diversidad genética pero a la vez que la diferencia genética entre dos individuos de una misma raza es pequeña. O una cosa o la otra.
    En cualquier caso, como ha dicho Grunentahl, dar una definición de ‘raza’ no es nada sencillo así que hablar en esos términos no nos lleva a ningún sitio. Otra cosa son las clasificaciones construidas por razones más o menos prácticas que no tienen tanto que ver con la genética. Por ejemplo, es probable que en algunas partes de EEUU, un español rubio de Chipiona sea considerado ‘hispanic’ (sea lo que sea que signifique eso) lo mismo que un mexicano zapoteca de pelo y ojos negros, por decir algo. Pero vamos, yo también me inclino por la ‘raza humana’.

  26. Cristina dijo:

    Ay, tengo cosas que hacer y ya he escrito demasiado aquí hoy…

    Quark Schiz, estás diciendo que he dicho cosas que no he dicho. Yo no he dicho que se banaliza a los hombres. Por el contrario. Volviendo al ejemplo que puse en el primer comentario: imagina que el protagonista de Crimen y Castigo hubiera sido una tal Raskolnikova. Pues bien, es probable que en vez de un estudio ético sobre la culpa, el libro hubiera sido descrito por los críticos como la historia de una mujer que mata a otra. Punto. Por eso mismo, me parece tan molesto (como a ti, veo, pero por otras razones) que se hable de literatura de mujeres, cine de mujeres… como si fuera imposible hablar de sentimientos universales desde el punto de vista de una mujer. No te confundas, ese lenguaje políticamente correcto del que hablas esconde en realidad un intento de infantilizar a las mujeres. Además, ya que nos ponemos con el ‘y tú más, pues tú peor’ hay miles de herramientas por ahí para contar cuántas veces se habla de hombres y de mujeres en los medios de comunicación. Pues eso.

    Por alguna razón, te noto muy a la defensiva. Me estás atribuyendo opiniones y actitudes sin conocerme de nada. ¿Por qué? A mi lo de la guerra de sexos, estilo Cosmopolitan, me aburre enormemente. Y sí, también siento vergüenza ajena de alguna misnistra. Pero vamos, una cosa es eso y otra es negar que las mujeres han estado discriminadas históricamente aquí y en la China (en la China más, mira).

    Hala, me voy a quemar unos sujetadores.

  27. Beltenebros dijo:

    Según Cristina, Desdémona, Lady Macbeth, Judith, Tosca, “Fidelio” (Leonora), Beatriz, Penélope, Circe, Medea, Anna Karenina, la señora Dalloway y un larguísimo etcétera no han sido nunca estudiadas como caracteres universales. De lo que nos enteramos ahora.

    (De paso, eso de “sentimientos universales desde el punto de vista de una mujer”, aparte de esconder una sutil contradicción, es solamente un lado del todo vale progre; cuando ese eslogan no es útil, se emplea otro: “No hay sentimientos ni valores universales, eso es eurocentrismo, bla, bla, bla”.)

    Por cierto, Madame Bovary era Flaubert, ¿no? El choque del alma romántica contra el mundo. Un Fabrizio del Dongo desde otra óptica y con otros recursos, pero en esencia lo mismo.

    También me sorprende que se comente la conspiranoia “evidente” de conceptos como “gobierno mundial” y pase tan campante lo de “intento de infantilizar a las mujeres”. ¿Intento de quién o quiénes? ¿Se han puesto de acuerdo? ¿Conspiran? ¿Es la cultura Cosmopolitan el “1984” de las mujeres?

    En cuanto a decir que las mujeres han estado siempre discriminadas aquí y en la China, pues eso me parece hacer trampa. Ya que aquí por lo menos tenemos una civilización y unos valores capaces de suprimir paulatinamente las injusticias y los prejuicios sociales desde dentro, gracias al diálogo y a la conciencia crítica típicos de Occidente, cosa que no sucedió en la China (ni mucho menos en el área islámica).

    Saludos.

  28. Cristina dijo:

    Beltenebros, hay un larguísimo etcétera de personjes femeninos… definidos en función de un hombre: Penélope (que esperaba a un hombre), Beatriz (amada por un hombre), Desdémona (causante de los celos de un hombre)… Obviamente no digo que ningún personaje femenino haya sido nunca estudiado como caracter universal pero es indudable que sobre todo se los ha descrito en relación a los hombres, como compañeras, amantes, madres, etc. Vamos, es que ese era el papel que ha tenido históricamente la mujer en la sociedad. ¿O es que van a negar eso también?

    Un apunte para despistados, el Cosmopolitan es una revista profundamente machista (¡ay va, ha dicho machista!) precisamente porque define, de nuevo, a las mujeres en relación a los hombres y considera que la frivolidad es una característica típicamente femenina. Preguntas quién intenta infantilizar a las mujeres. Pues mira, los que se empeñan en usar ese lenguaje de ‘consolación’ (cine de mujeres, las mujeres y el arte, los alumnos y las alumnas…) empezando por los redactores del Cosmopolitan (no tengo ni idea de si la revista sigue existiendo, pero bueno) y terminando por alguna ministra. Y ya que hablas de conspiraciones, según tú hay una conjura de ‘progres’ en la que por lo visto yo también ando metida. Y no sólo eso, sino que parece que me han dado un manual con instrucciones sobre qué pensar sobre todos los temas, por ejemplo sobre los valores éticos. Vaya.

    Y cierto, aquí se han ido suprimiendo paulatinamente las injusticias pero eso no significa que no las hubiera o las siga habiendo.

  29. Beltenebros dijo:

    «…no digo que ningún personaje femenino haya sido nunca estudiado como caracter universal pero es indudable que sobre todo se los ha descrito en relación a los hombres, como compañeras, amantes, madres, etc.»

    Bueno, eso ya es un matiz con respecto a:

    «Si nos fijamos en los personajes en el cine o la literatura, los personajes masculinos son considerados universales mientras que los femenimos son… mujeres.»

    Imagino, Cristina, que clamas por mujeres descritas como… mujeres. Sin relación con nada que no sea otras mujeres, o lo femenino, o los universales (femeninos). Imagino igualmente que el papel histórico del hombre, según eso, ha sido el de mirarse el ombligo, todos unos robinsones mundanos y/o metafísicos. Ergo, para ser universales, los hombres han de “ocultar” a la mujer y las mujeres han de excluir al hombre. Curiosa universalidad.

    Lo de la conjura de progres era una ironía. Aunque ni tanto. Como sea, estás a la defensiva.

    Mira el caso de Alma Mahler. Se dice que su primer marido (el compositor Gustav Mahler) no la dejaba componer porque era un machista. Pero Gustav murió en 1911 en tanto que Alma falleció cinco décadas después. Se casó un par de veces más por lo menos, sin embargo su “prometedora” carrera musical quedó allí. Ni siquiera se lleva el crédito mayor en la tarea de reconstruir la Décima sinfonía (incompleta) de Mahler; labor que llevaron a cabo, cada uno por su lado, varios… hombres. El caso de Clara Schumann es diferente (o no tanto): sin ser mala compositora en absoluto -mucho mejor dotada que Alma- carecía de la genialidad compositiva de Robert. Y eso que también sobrevivió varias décadas a su esposo y nunca sufrió precariedad económica (como Sergei Rachmaninov en Estados Unidos, cuyo oficio alimenticio -dar giras- lo privaba del tiempo necesario para componer, pero aún así escribió en esos años varias obras maestras). Finalmente, no veo que nadie trate de “ocultar” a nuestra incomparable Martha Argerich. Ah, sí: Marthita toca música escrita por varones. Qué tragedia.

    En fin…

  30. joselu dijo:

    Cristina:
    Como dice el Psicólogo Steven Pinker, la cultura que hemos desarrollado la humanidad no ha venido de Marte. La cultura la hemos escrito entre todos y ha nacido de nuestras mentes moldeadas por la evolución.
    Si la mujer no ha sido estudiada con frecuencia como símbolo de caracter universal individual, a lo mejor es porque como conjunto sois más uniformes, y los hombres más “biodiversos”, para lo bueno y para lo malo.
    Algunos estudios van por ese camino, por ejemplo en Inteligencia: Ambos géneros tenemos una inteligencia media similar, pero la varianza del género masculino es mucho mayor: Hay más deficiencia mental y más genialidad entre los hombres.
    Esto no quiere decir que debamos incidir en ciertas tendencias evolutivas perjudiciales en una sociedad moderna emergente, como es el estereotipo insistente de los roles masculinos y femeninos, o como el racismo.

  31. pseudópodo dijo:

    Uff, va a parecer que estoy escurriendo el bulto, pero es la pura verdad: estoy haciendo las maletas y voy a estar de viaje toda la semana.

    Estáis en vuestra casa para seguir la dicusión. Y si tengo conexión a internet algún rato, lo primero que haré será asomarme por aquí.

    Bueno, y antes de intentar cerrar las maletas:

    Cristina, lo que dice Luis no es autocontradictorio. El racismo aumentaría la diversidad genética al impedir la mezcla de unas poblaciones de otras; dentro de cada población (cada raza) la diversidad sería pequeña, pero la diversidad total (de las diversas razas) sería mayor. Pero creo que Luis pone el carro delante de los bueyes: las “razas” (llamémoslas así para entendernos) surgen por la evolución de poblaciones relativamente aisladas, y sólo después de que existe la raza puede aparecer el racismo.

    A falta de leer las referencias que da Luis (me las llevo de viaje), estoy de acuerdo con Grunenthal: hay que ser prudentes al pasar del “es” biológico al “debe ser cultural”. Los resultados pueden ser catastróficos (pero eso no significa que debamos ignorar que la biología nos condiciona y nos empeñemos en negar que tenemos una naturaleza humana, como hacen típicamente los progresistas).

    Sobre la invisibilidad de las mujeres, cuanto más lo discutís menos claro lo tengo: leo a Cristina y estoy en general de acuerdo, leo a Quark schiz y a Beltenebros y también me convencen. Me da la impresión de que no están bien planteados los términos y que las posturas están más próximas de lo que parece: ninguno simpatizáis con las ministras de cuota o el feminismo Cosmopolitano (sigue existiendo la revista, claro).

    En el mismo libro del que hablaba arriba (creo que no dije el título: “Inteligencia Intuitiva”) Gladwell contaba que se habían vencido muchas reticencias contra las mujeres en las orquestas de música clásica simplemente haciendo las pruebas de audición a los candidatos detrás de una cortina, para que no se viera su aspecto físico y sólo se valorara lo bien o mal que tocaban. Al parecer, ahora se hacen así las pruebas, al menos en los USA, y la composición de las orquestas ha cambiado bastante, sin imponer cuotas.

    Me gusta la historia porque esta “guerra de los sexos” sirve, una vez más, para ocultar el mérito y la capacidad, que debería ser lo único que importa. Y no es tan difícil valorar esto imparcialmente si se quiere: a lo mejor basta una cortina.

  32. pseudópodo dijo:

    Ah, y joselu tiene razón con lo de la varianza.
    Beltenebros, junto a Alma Mahler y Clara Schuman, puedes poner a Mileva Maric, primera mujer de Einstein, a la que el malvado varón le robó la teoría de la relatividad.

    Me voy con las maletas, ay.

  33. Cristina dijo:

    Modo irónico on:
    Vale, ya me quedo más tranquila. Resulta que las mujeres siempre han tenido las mismas oportunidades que los hombres pero las muy pérfidas, para ocultar su mediocridad, llevan siglos lloriqueando y acusando a los varones de no dejarlas expresarse. Se lo voy a decir a mi abuela. Ella pensaba que era analfabeta porque era mujer y su padre no vio necesario que estudiara. Pero mira, no, resulta que eso no tuvo nada que ver.
    Modo irónico off

    Con todo el respeto, no creo que venga al caso sacar casos anecdóticos de mujeres que decían que sus compañeros las negaban y después no era así. A mí no me hacen falta ejemplos históricos: tengo a mi abuela, a mi madre y me tengo a mí. Por otro lado , y creo que lo dejo aquí, parecen estar olvidando que además de las intelegencias, variazas y aptitudes varias de las personas hay un montón de pequeñas cosas, no por eso menos importantes, que influyen en su desarrollo. Es lo que Virginia Wolf llamaba ‘una habitación propia’ que viene a decir que si en tu propia casa no tienes un espacio propio y algo de intimidad es muy dificil que desarrolles tus aptitudes. Obviamente esto se extrapola a mil situaciones. ¿Se pueden cultivar aficiones si en tu tiempo libre tienes que limpiar el baño y hacerle la cama a tu hermano? Se supone que los experimentos hay que hacerlos bajo las mismas condiciones, ¿no? Pues eso.
    Que esto no es Afganistán pero tampoco es Jauja y creo que a más de uno las cuotas y las ministras no los están dejando ver el bosque.

  34. Aloe dijo:

    Yo creo que lo que dice Cristina es una obviedad, pero que mucha gente no la ve porque la tiene siempre delante (como Pseudopodo no se daba cuenta de que veía a los personajes de dibujos animados como blancos).
    La obviedad es que el “género humano”, la “especie humana” se concibe, representa, y elabora como masculina, por defecto y salvo que, en algún caso particular, se diga lo contrario (de donde viene lo de ser el femenino el “género marcado” en lo gramatical, y en muchos otros aspectos; es porque el no marcado es masculino y neutro a la vez).

    ¿Cómo se representa la Evolución Del Hombre (con mayúsculas solemnes) de forma inveterada?
    Con una sucesión de antepasados homínidos, que van andando de izquierda a derecha por la página, y que son invariablemente varones, es decir, hombres, es decir, Hombres. (El Hombre de Neandertal, el Hombre moderno, etc.)

    Los humanos, por defecto, y siempre que se habla de ellos en general, o en abstracto, son imaginados y conceptuados como hombres, es decir, varones. La misma doble significación de la palabra lo expresa con claridad.
    Por eso, no hay contradicción alguna en decir que las mujeres tienden a ser invisibles (lo son siempre que se trate de algo general referente a los hombres, porque estos son a la vez el género humano y los varones) y que cuando aparece una mujer o se trata de ella, el género se marca mucho más: porque entonces no se habla de ella o se la conceptúa como “un humano” cualquiera o genérico, sino en primer lugar como una mujer, un caso peculiar de humano donde esa particularidad es lo llamativo (el efecto Pîtufina, vamos).

    El efecto Pitufina se detecta con claridad en muchos sitios, aparte de las ilustraciones divulgativas de homínidos fósiles. En los suplementos culturales, en las películas, en las columnas periodísticas, en todas partes… (recuerdo el choque que me peoducía, cuando empece a leer periódicos, darme cuenta de que los columnistas tenían en mente inconscientemente a un lector masculino, como cuando escribían “diga el lector si no le pasa eso con su parienta cada semana” y cosas así).

    Ahora ese efecto se ha difuminado algo, sobre todo, paradójicamente, cuando se trata de vender (mercancías, series de ficción o lo que sea). El marketing parece ser un incentivo de más peso que las convicciones para que los vendedores y productores se acuerden de que sus compradores o audiencia son de dos sexos.

    Por cierto, a mi me parece que no hay problemas entre “lo que es” de la biología y “lo que debe ser” de la ética o la política en lo referente a las “razas”, al menos no los hay de hecho y por el momento, porque el concepto popular de “raza” no es buena biología.
    De hecho, no hay un concepto científico de “razas” humanas, sino de “poblaciones”, las cuales ni coinciden con las razas tradicionales, ni son un concepto absoluto y operacionalmente uniforme.

  35. Aloe dijo:

    Por cierto, el caso de la representación de las especies de homínidos como de sexo masculino llega en algún caso a lo llamativamente ridículo.

    El recientemente descubierto Hombre de Flores, del cual se han estudiado muy pocos especímenes y ninguno completo del todo, tiene como holotipo un fósil de un especimen femenino, porque es el fósil más completo hallado hasta el momento. Es decir, que la definición e identificación oficiales de la especie se basan en ese fósil.

    Pues aun así, las ilustraciones periodísticas y divulgativas que reconstruyen el aspecto que debió tener el Hombre de Flores, representan… a un hombre (un varón) aunque para ello los ilustradores tienen que inventárselo, porque no se ha reconstuido ningún especimen masculino ni medio completo.

    Si eso no es invisibilidad, no sé qué puede serlo.

  36. Dr.J dijo:

    Este deslizamiento desde el color de los dibujos animados hasta el sexo de los ángeles no puede ser espontáneo. Estáis copiando párrafos sin ton ni son de Bouvard y Pécuchet como si fueran comentarios vuestros.
    Los cartoons en blanco y negro ¿son racistas o sexistas?
    A mí me entristeció ver a la madre blanca de una niña negra darle una barbie color mestizo. Me entristeció por la madre, por el padre, por la Barbie y por la madre que parió a la niña que creo era adoptada.

  37. joselu dijo:

    Bueno pues es verdad que el debate empezó con los dibujos animados y acabó con una guerra de Sexos e invisibilidad de la mujer. Cojamos Disney Channel para unificar ambos.
    No sé, pero me da la impresión que esta “tradicional” cadena se ha renovado persiguiendo con más ahínco al público femenino que al masculino y sus series con más gancho actúan chicas adolescentes donde ellas y sus sentimientos son las protagonistas absolutas. No creo que esto sea trivial y marca una seria tendencia de futuro.
    Películas de impacto que mueven masas como High School musical o Crepúsculo, Luna Nueva…(no sé si estoy en una burbuja que he compartido con mis hijas ya que me he ido “tragando” a través del tiempo a las supernenas, pasando por las pelis barbies ….)

  38. Cristina dijo:

    Creo que Aloe ha explicado muy bien la idea de la invisiblidad femenina. De todo esto, me quedo con que hay cosas que están delante de nuestras narices pero que somos incapaces de percibir a menos que cambiemos de punto de vista. Es muy sano sentirse perplejo de cuando en cuando.

  39. Aloe dijo:

    Me he leído el enlace de Luis (bueno, la primera mitad, vale) y no dice nada convincente, ni rebate en absoluto con ningún argumento de peso las posiciones científícas generalmente admitidas que pretende ridiculizar.
    Lo único que hace es fabricar un “hombre de paja” a la medida en cada epígrafe de su supuesta argumentación. Y no dice nada de sustancia.

    También emplea, no tan paradójicamente, algunos argumentos bastante contradictorios con otros que Luis y otros “racistas ilustrados” sostienen. Pero cuando se trata de defender una ideología decidida de antemano, y no de llegar a un conocimiento lo más verdadero posible (sea cual sea), suele pasar eso.

  40. irichc dijo:

    Siento discrepar, pero el Pato Lucas es racialmente negro. No sólo por su obvio aspecto, que además del color incluye los típicos “labios” gruesos, sino también por su comportamiento fanfarrón, locuaz e impulsivo, rasgos que lo hacen encajar a la perfección en la caricatura cinematográfica del afroamericano. Por cierto, el trato que la Warner da a este personaje es mucho más hiriente y subliminal que el más suave y estereotípico al que estamos acostumbrados. Aquí las pruebas:

    http://whotoldyoutosaythat.blogspot.com/2009/01/racism-most-fowl.html

    Ahora bien, a diferencia del autor del anterior estudio, estoy convencido de que Bugs Bunny no representa al WASP, sino al judío, siendo un “alter ego” de Groucho:

    http://cartoonoveranalyzations.com/2008/10/23/from-the-archives-bugs-bunny-is-jewish/

    Saludos.

  41. irichc dijo:

    Está de más decir que no comparto el tono conspiranoico (¿bromista?) del primer enlace, pero creo que las imágenes en su contexto hablan por sí solas.

  42. joselu dijo:

    El “lumbreras” de Elmer, cazador y cabezón, es WASP, no? Pues si eso es racismo, son unos racistas de los más cahondos estos de la WARNER…

  43. irichc dijo:

    Que sean racistas no significa que sean supremacistas necesariamente. Al fin y al cabo son caricaturas.

  44. Grunentahl dijo:

    Abundando en lo que dicen Cristina y Aloe, acuérdense del test aquel en que se cuenta que atropellan a un niño, lo llevan al hospital y la persona que ejerce las funciones de Jefe de servicio de cirugía no se atreve a operarle porque es su hijo. Y sin embargo, no es el padre del accidentado.
    Se trataba de decir quién es en menos de dos segundos…
    Parece que en inglés era más dificil de resolver… Y por eso ahora siempre dicen y escriben “he/she”.
    Si uno hace suficientes ejercicios de “visión singularista de la humanidad”, acaba viendo personas concretas por todas partes sean del sexo que sean. La llamada “perspectiva de género” tiene una utilidad indudable para corregir la invisibilidad de las mujeres, pero también implica el peligro de verlo todo en función de categorías y no de personas…

  45. irichc dijo:

    La perspectiva de género no es más que manipulación grosera de la realidad en favor de un discurso apologético biologicista. ¿Por qué “las trabajadoras y los trabajadores” y nunca “las empresarias y los empresarios”? Porque lo femenino siempre es positivo, y el empresario es un tirano del capital. Jamás escucharemos un “¡Que la crisis la paguen los ricos y las ricas!” o un “¡Fuera políticos y políticas corruptos!”. Haced la prueba.

  46. pseudópodo dijo:

    Bueno, ya estoy aquí, pero estos días no he tenido tiempo apenas de nada. Tengo que mirarme los enlaces de Topo y de irichc (gracias por descubirme que Lucas era negro: no lo imaginaba), y agradecer a Aloe sus consejos a Karen Ivonne Salazar Checa… y los comentarios de todos los demás: estoy orgulloso de lo bien que lleváis el blog sin mí: gracias 😀

  47. francisconoma dijo:

    “Siempre había dado por hecho que [Winnie] era blanco, y supongo que por eso no me pegaba en las zapatillas del niño negro. ”
    Muy fino el percatarse de que dábamos por hecho la raza blanca de Winnie. Pero propongo otra explicación para la sensación de incongruencia:
    La ropa “natural” de los negros nos parecen las telas festivas, los taparrabos y los collares de juncos. A mí aún me choca un pelín -a mi pesar- ver a un negro en traje y corbata; y cuando por la tele aparece un niño en África con una camiseta del Real Madrid, pienso que se la han dado en la beneficiencia.
    Sus ropas deberían ser de “pura funcionalidad natural”, aun las coloristas y festivas, lejos de la puerilidad de nuestros modelitos consumistas. Y qué más pueril que sacar a Winnie en unas zapatillas.

    Si la diferencia entre la raza del que lleva el vestido y el que aparece en el vestido causara la sensación de incongruencia, las camisetas de Michael Jordan serían el batallón incongruente. Me parece que no es el caso, pero no lo aseguro.

  48. Azul dijo:

    Es triste ver que en todas partes del mundo el racismo (explicito o implícito) es igual. Me cuesta leer lo que he observado de alguno de los comentarios, que les cueste ver a una persona con un tono de piel oscuro con traje o ropa de diseñador!! O que el hecho de que una mamá blanca le haya dado a una niña de piel oscura una barbie mestiza?!!! En cerio que no se en que momento dejamos que esto del color de piel se estereotipara a tal grado!
    Será que en México aceptamos de toda clase de orígenes culturales y gracias a la Conquista realizada por españoles (en su mayoría altos, rubios y ojos azules), que con ellos trajeron a muchos esclavos (gente de piel oscura, ojos cafés o negros y fornidos), claro que luego llegaron alemanes, algunos asiáticos y si a eso le suman la riqueza cultural que ya teníamos pues en México en verdad que hay combinaciones muy variadas.
    Yo soy de México y aunque la mezcla cultural aquí o al menos en mi ciudad de origen no es un variada si he tenido la oportunidad de convivir y relacionarme con gente blanca, negra, amarilla, criolla, magenta(?) y hasta purpura (?) Y al menos ni yo ni los involucrados en mi enriquecer cultural no vemos ni beneficios ni perjuicios en ser de un determinado color de piel. No estereotipamos blancura con riqueza, ni negro con pobreza. Es algo que concuerdo con algunos que deberíamos de aprender de los niños, ya que ellos lo ultimo que les importa es el color de piel de otro niño (claro si no ha sido ya influenciado por sus padres y/o tutores) con que sea uno más para jugar les basta y les sobra.
    Lamentablemente los dibujos animados si estereotipan a las personas ya que depende de quien haya sido el creador y es algo muy notorio, por ejemplo el famoso Speedy Gonzalez es Mexicano y por ende tiene que traer su sombrero. Por lo cual gracias a ello me he topado con gente estadounidense en su mayoría que piensa q el lugares como Saltillo (Ciudad de un estado de México llamado Coahuila) aun vestimos con sombrero y traemos nuestros famosos sarapes e inclusive que andamos con pistola o machete en mano.
    A mi en lo particular me llaman la atención las personas de color de piel oscuro o negro al portar tenis blancos pero por el contraste que genera, y que el efecto visual.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s