La metafísica de Matrix

La idea de que probablemente estamos viviendo en una simulación informática parece a primera vista una fantasía que sólo se tomaría en serio un friki paranoico (véanse ¿sin embargo? algunos comentarios al post anterior en menéame). Pero el aspecto estrafalario del asunto tiene que ver sobre todo con cuestiones accidentales y de detalle. Si prescindimos de toda la parafernalia de cuerpos flotando en cubetas y vamos a lo esencial, la hipótesis de que vivimos en Matrix queda reducida a tres elementos (sigo aquí a David Chalmers):

1) Los procesos del mundo físico son fundamentalmente computacionales.

2) Nuestras mentes no forman parte del mundo físico, pero interaccionan con sus procesos.

3) La realidad física fue creada por seres externos al espacio-tiempo físico.

El “mundo físico” del que hablamos aquí es, en la película, una simulación del mundo físico real, pero eso es inesencial para nuestro argumento. Lo que sí es esencial es darse cuenta de que el “mundo físico” en el que viven los personajes (llamémosle M0) consiste en una serie de procesos computacionales ejecutados por un ordenador (H1) alojado en un mundo físico, ahora sin comillas, de orden superior (M1). En M1 residen los cerebros de los personajes y los creadores de la realidad física M0. En resumen, M0 es a H1 (y por extensión, a M1) como el software es al hardware.

Los tres puntos a los que hemos reducido Matrix son en realidad bastante familiares. El tercero es sostenido por casi todas las religiones: Dios o los dioses crearon el mundo que vemos. El segundo es el clásico dualismo cartesiano: la mente interacciona con el mundo físico pero es de una naturaleza completamente distinta a él[1]. Creo que no me equivoco si afirmo que estos dos puntos son (todavía) la columna vertebral de la visión del mundo de la mayoría de la gente.

Queda el primer punto, lo que podríamos llamar la hipótesis del universo computacional. La idea de que, en su nivel más profundo, el universo es algún tipo de ordenador no está, por supuesto, tan extendida como las anteriores, pero hay toda una corriente de (meta)fisica digital, en la que podríamos encuadrar a pioneros de la informática como Konrad Zuse y Ed Fredkin, a físicos como Seth Lloyd y Frank Tipler, al genial creador de Mathematica Stephen Wolfram y a bastantes más autores, que sostienen precisamente eso.

Es tentador pensar que detrás de esta visión del mundo está simplemente el hecho de que (igual que a un hombre con un martillo todo se le vuelven clavos) a un informático todo le parecen bits. Pero para mí es atractiva por su afinidad con otra idea que encuentro profunda y convincente, la tesis que he llamado alguna vez sola structura.

Igual que lo que nos confiere nuestra identidad no son los átomos que nos constituyen sino la estructura que forman, que es lo que perdura en el tiempo, también deberíamos imaginar las partículas no como grumos de materia sino como estructuras. Y si esas partículas son elementales, esa estructura no puede tener un soporte material ulterior, tiene que ser pura estructura, es decir, sólo matemáticas (lo conté en un post titulado De Salobral a Schrödinger). Lo único que añade la hipótesis del universo computacional a esta idea es que esa matemática es discreta y no continua, algo que resulta natural cuando uno está acostumbrado a pensar en átomos y cuantos.

Llegamos así a la idea que el gran J. A. Wheeler (que a sus muchos méritos como físico y maestro de físicos como Feynman o Hugh Everett unía un gran talento como creador de eslóganes) llamó it from bit.

De modo que la hipótesis de Matrix, despojada de elementos hollywoodienses y expresada en términos clásicos puede resumirse como:

[(1) Dios creador] + [(2) Dualismo mente/cuerpo] + [(3) It from bit]

No se trata entonces de una paranoia de friki, sino de una hipótesis metafísica respetable, y esencialmente tradicional excepto por el punto (3) que, por otra parte, está lejos de ser absurdo.

Pero, puede que piense el lector, en Matrix los personales vivían en una simulación. ¿Estamos proponiendo como hipótesis metafísica respetable y tradicional que nuestro mundo no es real? La respuesta es que el elemento de “simulación” es un accesorio hollywoodiense tan superfluo como las cubetas en las que flotan los cuerpos. Lo único que hace falta es que el mundo M0 esté hecho de procesos computacionales: esos procesos no tienen por qué simular nada externo, no tienen por qué parecerse en nada al mundo M1 ni tenemos por qué conceptuar éste como el “mundo real”. M0 es un mundo autosuficiente en sí mismo, es nuestro mundo y con eso basta.

En realidad, como dice Chalmers, el mito de Matrix es un mito de la creación para nuestra era de la información. Un mito reviste con un ropaje colorido y concreto una metafísica. Aquí admito que el ropaje puede ser un tanto friki, pero mi tesis es que la metafísica de Matrix es esencialmente una metafísica tradicional, compatible además con las principales religiones. Nick Bostrom lo decía así en su artículo original sobre el argumento de la simulación:

En algunos sentidos, los posthumanos que ejecutan una simulación son como dioses en relación a la gente que habitamos la simulación: crearon el mundo que vemos, son de inteligencia superior, son “omnipotentes” en el sentido de que pueden interferir en el funcionamiento de nuestro mundo incluso en modos que violan las leyes físicas, y son “omniscientes” en el sentido de que pueden monitorizar todo lo que ocurre.

Lo único esencialmente nuevo que añadimos a esa metafísica tradicional es una tesis sobre la naturaleza esencial del mundo material (la “cosa-en-sí” no son átomos sino bits), algunas metáforas útiles (Dios está fuera de nuestro espaciotiempo como el programador está fuera del videojuego; Dios es al mundo como el hardware es al software, etc) y algunos elementos imaginativos (las cubetas, los cables, el propio superordenador) tan prescindibles como las barbas del Dios de los viejos catecismos.

Es obvio que la metafísica de Matrix es compatible con otras visiones del mundo que no se encuadran en ninguna religión establecida, pero con lo que no es compatible es con el materialismo estándar: el que sostiene que no hay nada más que átomos y vacío y se autoproclama como “científico”.

Esta incompatibilidad tendría poco interés si se tratara de una metafísica inverosímil, pero aquí es donde entra el argumento de la simulación de Bostrom del que hablé en el post anterior. Porque ese argumento implica, con algunas salvedades[2], que si la mente es un proceso computacional, la probabilidad de que vivamos en Matrix (o para ser más precisos, “la probabilidad de que la metafísica de Matrix se corresponda con la realidad”) es en realidad muy alta. Esto arrincona al materialista en una contradicción: como materialista, está poco menos que obligado a admitir la teoría computacional de la mente, pero hacerlo le obliga a admitir como muy probable la metafísica de Matrix que, como hemos visto, es incompatible con el materialismo.

*   *   *

Podríamos discutir ahora sobre qué consecuencias teológicas se extraen de la metafísica de Matrix, pero el post ya es demasiado largo. Quien quiera pasar de la metafísica a la teología hará bien en leer este interesante artículo [pdf] del filósofo e informático Eric Steinhart. El autor sostiene que el argumento de la simulación proporciona nuevas versiones de los argumentos clásicos, cosmológico y del diseño, para la existencia de Dios (lo que no dice, pero lo digo yo y lo explican aquí [hacia el final del pdf], es que su versión del argumento del diseño pone cabeza abajo el razonamiento con el que Dawkins pretendía haber demostrado que Dios es extremadamente improbable). Steinhart también explica que, dado que sería natural postular no una simulación sino una jerarquía de simulaciones (como señaló cambiosocialya en un comentario al post anterior), el argumento de la simulación desemboca de manera natural en una visión neoplatónica, con una escala de grados de perfección al modo de las Enéadas de Plotino.

NOTAS

[1] Obsérvese que en el esquema Matrix esto se cumple aunque identifiquemos mente con cerebro, puesto que los cerebros están en M1 y el mundo físico es M0.

[2] Con dos salvedades, recordemos: salvo que todas las civilizaciones se destruyan antes de alcanzar la potencia computacional necesaria para realizar simulaciones informáticas que incluyan agentes autoconscientes, o salvo que llegados a ese estadio a ninguna le interesen tales simulaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Computers & Internet, filosofía, Ideas & Thoughts, Religion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a La metafísica de Matrix

  1. Corazondepatata dijo:

    “Pero el aspecto estrafalario del asunto tiene que ver sobre todo con cuestiones accidentales y de detalle.”
    Bueno, que no haya absolutamente ninguna prueba de que semejante fantasía solipsista tenga ningún viso de realidad también ayuda.

  2. Miguel de Esponera dijo:

    Hay otra estructura distinta a las matemáticas: el lenguaje. Si hacemos de “M0” una palabra, ya la hemos liado.

  3. Instan dijo:

    No puedo estar más de acuerdo con que la metafísica de Matrix es compatible con la tradicional, y con la religiosa. Lo que por otra parte no es nada significativo teniendo en cuenta que tanto la literatura fantástica de la que bebe Matrix está llena de ella. Como lo están las obras de divulgación científica de los seguidores de las tesis platónicas y antrópicas que dominan las estanterías de las librerías.

    En lo que no estoy de acuerdo es en la contradicción del materialista que planteas. Tiene una opción clara que es negar el carácter computacional de la mente, lo que puede hacerse desde una perspectiva emergentista. La física de la mente podría no ser computable, aunque algunos aspectos concretos de ella pudiesen serlo. Esta diferencia sí que me parece importante en la discusión metafísica.

    Tampoco estoy de acuerdo con la concepción de Wheeler de it from bit, ya que no puede haber información sin un soporte previo. El concepto estaría vacío de significado. Yo no oculto que me muevo en el añejo mundo de los jónicos y estoy todavía en la fase de meditar sobre si debo privilegiar el éter o los átomos y el vacío. A partir de ahí reflexionaré sobre Matrix.

  4. Sergio dijo:

    Interesante. Lo que no entiendo es qué razón puede haber para suponer que existe un único mundo M1. Normalmente las aproximaciones “religiosas” a esta cuestión sitúan en M1 las actividades propias del “alma”: el amor, la religiosidad, la bondad. Esto haría pensar a uno que las relaciones entre las mentes que viven en M1 se desarrollarían en M1. ¿Cómo puede ser que nuestras relaciones, nuestras experiencias religiosas estén tan subordinadas a M0? ¿Por qué no me enamoro de una campesina peruana o no me da por hacerme sintoísta? ¿No funciona el bus del hardware?

  5. (En algún momento vamos a tener que hablar de qué es información. A fin de cuentas estamos hablando de esto, de información, no de matería-energía. Y dependiendo de qué definición demos, todo lo demás vendrá dado o negado)

  6. eulez dijo:

    Tengo que decir que aquí se ha olvidado comentar una hipótesis absolutamente imprescindible en este terreno, que es la de que la Tierra es un supercomputador destinado a contestar La Última Pregunta de la Vida:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Places_in_The_Hitchhiker%27s_Guide_to_the_Galaxy#Earth

    Vamos, es imperdonable que nadie lo haya mencionado.

  7. Agus dijo:

    Me siento abrumado en mi incapacidad!!

  8. Rennaissance dijo:

    No puede existir información sin un soporte? Recordemos que el éter se introdujo porque se pesaba que la luz (que en aquella época se creía una onda) no podría existir sin un soporte material sobre el que desplazarse, como el sonido se desplaza por el aire o las olas por el agua. Al final se demostró que, de alguna forma, el éter ni existe ni es necesario. La luz se desplaza como onda en el vacío absoluto. Puede también que la información exista de forma independiente de cualquier soporte físico.

  9. Dr.J dijo:

    Gracias Eulez por recordar al gran D. Adams
    Perdón pseudo por comentar los comentarios, lo que quería preguntar es ¿por qué os interesa ésto? es decir si hay metafísica es porque con la física no tenemos suficiente por lo que independientemente de la simulación seguiríamos descontentos. A mí me parece (pero estoy muy lejos del tema) que es abrir la puerta al infinito, una vez admitido M1 habría Mn con n tan alto como se quiera, la causa final, el argumento ontológico de Anselmo, Tomás de Aquino…
    Pregunto ¿es posible no dejar huella en el lugar del crimen? es decir, simular sin dejar rastro del simulador. Esto me preocupa en los temas de “vida artificial” de Venter y superficies esculpidas a nivel atómico de Zyvex Labs recientemente publicadas, ¿habría una diferencia entre estas formas y sus correlatos digamos naturales? Gracias

  10. pseudópodo dijo:

    Agus, te hago un resumen rápido como si fueras el presidente del gobierno:

    1) En El lugar de Dios se hablaba de cómo Dios está fuera del tiempo y del espacio. En los comentarios surge la metáfora (unamuniana) de que Dios es al mundo como el escritor a la novela o como el programador al videojuego.

    2) Descubro que hay quien se ha tomado tan serio la segunda metáfora como para estimar su probabilidad (Eric Bostrom) y escribo el post sobre la “probabilidad de matrix”. En realidad Matrix es aquí una manera de darle colorido al asunto. Mi opinión es que el argumento es efectivamente convincente si aceptamos sus supuestos, pero no es mi caso (sobre todo, no me convence la teoría computacional).

    3) Escribo este post porque me llama la atención que en ese argumento de la simulación se da una paradoja: los supuestos del argumento son los más naturales para un materialista, pero llevan a una metafísica incompatible con el materialismo. Intento además explicar que esa metafísica de Matrix es en realidad una metafísica tradicional, con el añadido de una hipótesis sobre la constitución última del mundo material: el “it from bit” de Wheeler.

    Luego están muchos tecnicismos y ramificaciones pero no son esenciales para el presidente del gobierno :- )

    Miguel de Esponera: tienes razón. Lo que nos lleva a que el “it from bit” no es tan diferente de “en el principio era el verbo”. Y eso sí que es una metafísica clásica…. 😉

    Instan, tienes razón en que el materialismo no implica adoptar la teoría computacional del cerebro, así que no hay necesariamente contradicción, pero lo cierto es que es casi la teoría estándar, por lo menos en los ambientes de la IA. Supongo que porque lo de “emergentismo” suena bien pero es todavía demasiado difuso, creo yo. En cuanto a lo de la información sin soporte previo, suscribo la magnífica respuesta de Rennaissance (no se me había ocurrido): ya hicimos algo parecido cuando abandonamos el éter. Con esa idea quizá no es tan importante esa definición de información que menciona Alberto

    Sergio, un placer que comentes después de tanto tiempo. Has dado con un punto interesante, y que me lleva a aclarar algo en lo que no me metí en el post por no hacerlo más confuso (aún). Los tres puntos en los que resumo (bueno, resume Chalmers) la metafísica de Matrix se ajustan muy bien a la versión “cerebros en cubetas” del argumento de la simulación: claramente, las mentes/cerebros están en M1, el mismo mundo del creador, y en un mundo distinto del “mundo físico” M0. Pero en la versión “todo software” del argumento de la simulación, ya no hay cerebros sino programas autoconscientes, de modo que las mentes están ahora en M0, así que no tiene por qué que haber dualismo mente/cuerpo. ¿Por qué entonces las mentes no interaccionan directamente sino a través de la parte de M0 que llamamos “mundo físico”? Sólo puedo especular que o bien (1) hay simulaciones –o universos- en las que eso ocurre, pero, obviamente, nosotros no estamos en una de ellas (sería desde luego un mundo muy distinto al nuestro), o bien (2) hay algo en la estructura de la consciencia que obliga a que tenga una “frontera” bien definida y sólo interaccione con otras consciencias a través de un “medio”.

    eulez, eso creo que sí que sólo se lo puede tomar en serio un friki paranoico….

  11. pseudópodo dijo:

    Dear Dr.J, acabo de ver tu comentario. Me interesa esto porque creo que solemos manejarnos con unas metafísicas demasiado pobres: todas las metáforas que nos está dando la informática no se han incorporado a las “metaphors we live by” que dirían Johnson y Lakoff (¡ni siquiera lo han hecho las de la física!), y todo esto hace que el mundo sea menos chato… Como dices tú, la idea de la simulación abre la puerta a un Minfinito y me divierte que un tema tan geek nos lleve casi contra nuestra voluntad a los denostrados argumentos de Santo Tomás…No sé qué es eso de Zyvex Labs, a ver si me entero.

  12. Instan dijo:

    Ya que ha surgido el interesante temar del éter, creo que no estaría mal recordar cuál es el estado de la cuestión. Me viene a la mente la magnífica conferencia sobre el éter de Einstein en donde aclara como lo que ha sido desplazado ha sido el eter mecánico, pero no tanto el concepto que de él tenía Lorentz.

    Como bien dice Einstein en él la relatividad especial hace innecesario un éter como el de Lorentz, pero en la relatividad general aparece como un nuevo aspecto, el del tensor métrico. En términos modernos diríamos que lo que denominamos éter es el campo métrico, terminología con la Lorentz podría estar de acuerdo. Eso más o menos es lo que viene a decir también Franck Wilczek, y Robert Laughlin dedica un buen espacio de un capítulo de su ensayos sobre física a abordar este tema desde ese mismo punto de vista. La verdad es que me encuentro muy cómodo con esa compañía.

    Podría alegarse que esto son cuestiones de matiz, pero es que en la física de partículas hay un pariente cercano al éter de Lorentz: el campo de Higgs. Tiene algunos atributos similares, es más, si pensamos únicamente en términos clásicos uno no puede evitar pensar en cómo un arrastre del campo de Higgs genera masa a las partículas de forma conceptualmente similar a cómo surgía la masa electromagnética en la teoría clásica del electrón de Poincaré y Abraham (aunque evidentemente los detalles de la teoría cuántica de campos son muy diferentes, pero tiene un aire…).

    Algunos han llegado a ir más allá, como John S. Bell. En su famoso artículo sobre los beables locales sugiere que tal vez la única forma de conciliar los modelos de variables ocultas con la relatividad especial sería la introducción de un referencia privilegiado en la relatividad especial, es decir, trabajar con la relatividad especial de Lorentz (que da lugar ecuaciones muy similares a las de Einstein), y sugiere considerar como ese medio “algo del estilo de campo de Higgs”. Aunque tales modelos no parece que sean los correctos, no deja de ser relevante que físicos que conocen la moderna física de partículas hayan echo propuestas similares.

    Esto no refuta el argumento de Rennaisance, pero sí que creo que elimina al éter como un ejemplo, o metáfora, válido y definitivo. Y nos quedamos en que por el momento postular que la información no requiera de un soporte físico es una cuestión de opinión. Pues en la práctica este soporte sí que es necesario para la codificación de la información.

    Yo creo que el paso previo para admitir tal tesis es suponer en primer lugar que los conceptos matemáticos tienen realmente algún tipo de existencia platónica, y aún así podría discutirse hasta qué punto la información física se corresponde realmente con la información matemática.

  13. Creo que todos estaremos de acuerdo en que nuestra conciencia surge de la información.
    La cuestión que se plantea es: Necesitará esta un soporte en forma de materia/energía?

    Pero creo que es una pregunta mal planteada. Creo que la información ES el soporte de la meteria/energía (no a la inversa). Platonismo, vamos.

    En último término la información. En último término la matemática.

  14. edulcorado dijo:

    En post tan metafisico voy a hacer un comentario mas en la linea de la fisica como meta.
    “(En algún momento vamos a tener que hablar de qué es información. A fin de cuentas estamos hablando de esto, de información, no de matería-energía. Y dependiendo de qué definición demos, todo lo demás vendrá dado o negado”
    “La cuestión que se plantea es: Necesitará esta un soporte en forma de materia/energía?”

    Estos dos comentarios de Alberto de Francisco me recordaron un documental que vi de Stephen Hawkings en el que rompia un dogma para muchos fisicos: “La informacion se destruye en los agujeros negros”. Por lo visto esta hipotesis intocable en 30 años,
    ha podido ser refutada ultimamente para desilusion de Hawking.
    Vamos que la informacion parece ser eterna e indestructible.
    Como es fisica de altos vuelos, alguna didactica alma que nos explique todo esto?

  15. pseudópodo dijo:

    Instan, cierto que el tensor métrico tiene cosas en común con el éter, pero lo fundamental que es la “materialidad” no lo tiene (aunque me puedes decir que energía y materia aquí son lo mismo… pero creo que sigues siendo diferente, no se trata de un medio material cuyas perturbaciones sean las ondas, etc.) De los demás casos que cuentas sé poco y la verdad es que debería saber más, tengo que leer el libro de Wilczek que recomendaste hace tiempo. Gracias por compartir lo que sabes con nosotros. Y ya puestos: probablemente podrás contestar tú mejor que yo a edulcorado: lo de la pérdida de información en los agujeros negros me parece que lo trata Penrose en su último libro (yo creía que estaba resuelto en contra de Hawking pero parece que no).

    Alberto, me reconforta encontrar a alguien más platónico aún que yo 😉

  16. Es curioso como los extremos se tocan. Hace poco tiempo era un materialista, pensaba que, extremo, de esos que criticas, y no he modificado nada mis planteamientos, sólo los he llevado al último extremo (ahora sí).

    Hace un par de semanas se presentaba un resultado experimental en Nature sobre el demonio de Maxwell que demostraba la equivalencia entre energía e información:
    http://www.nature.com/nphys/journal/v6/n12/full/nphys1821.html

    La información se obtiene a partir de la energía. Si puede funcionar a la inversa… entonces somos información, somos orden, somos una idea, etc.

  17. Instan dijo:

    La verdad es que Penrose apenas habla en el libro sobre la pérdida de información, supone que se produce, y punto, no da elaborados argumentos para justificarla. Y eso que su explicación del origen del segundo principio de la termodinámica requiere que se pierda la información sí o sí.

    Yo creo que sobre ese tema sólo podremos saber algo cuando se detecte radiación de Hawking en ánalogos acústicos de horizontes gravitarios, algo que espero que se produzca pronto.

    Eso que comenta Alberto de Francisco lo vi el otro día en una web de esas de noticias sobre física. La verdad es interesante, pero seguro que aparecerá alguien que ponga en duda la importancia de dichos resultados.

  18. Supongo que todos tenemos la experiencia de un momento de revelación, un aja!, una bombilla encendiéndose, una “anagnórisis”…

    Realidad y mente son una espejo de la otra. No existen por separado. No existe mente sin realidad que pensar-percibir-calcular-…; no existe realidad que no sea pensada.

    Mente es cualquier modelo de la realidad, por simple que sea.

    Pero la bombilla se apagó y leyéndolo parece una gilipollez…

  19. El analisis sera incompleto si se omiten las claves del arquitecto:

    Tu vida es la suma del remanente de una ecuación desequilibrada inherente a la programación de matrix. Eres la eventualidad de una anomalía, que a pesar de mis más sinceros esfuerzos me ha sido imposible eliminar, de lo que de otra manera sería una armonía… de precisión matemática. Aunque sigue siendo una carga asiduamente evitada, no es inesperada ni está más allá de ser controlada. Lo cual te trajo inexorablemente… aquí.

    Ergo espero que les sea de provecho

  20. Anonimo dijo:

    Hay un libro por ahí, Sobre la realidad (virtual o no) , en el que se desarrolla una ontología relacionada con el tema de este post. Y se hace precisamente no de una manera platónica, neoplatónica o sanreligiosa, sino más bien materialista y atea (muy materialista y atea).

    Francamente, me sorprende que, entre profesionales, se siga hablando de la “cosa en sí” en pleno siglo XXI.

    Parece ser que se está preparando una segunda edición ampliada y corregida del libro en cuestión para e-readers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s