Juzgando libros por las tapas

Hace cosa de un mes pasaba por la Gran Vía y tenía un  ratillo libre, así que entré en la Casa del Libro. Y en la tercera planta, entre los libros destacados en las mesas de la sección de ciencia, vi esto:

¿Qué les parece? Una portada… bueno, dejémoslo en indescriptible. Debería haber salido corriendo, pero por su misma fealdad me atrajo. ¿Era un libro de astrología de la editorial Obelisco?¿de autoayuda de la ediciones Urano…?¿Quien lo había extraviado en esa sección, rodeado de los de la colección Drakontos y los de Metatemas?

Para mi sorpresa me encontré que era un libro de Nassim Nicholas Taleb,  el celebrado autor de El cisne negro (nada que ver con la película), ¡y por sólo diez euros y en tapa dura! Parece que sí que existe la suerte: naturalmente me lo llevé (al fin y al cabo siempre se puede forrar con papel 😉 )

Parece mentira que perpetrando semejantes portadas (disuasorias para cualquier lector potencial), y vendiendo luego los libros a cuatro perras, el grupo editorial Thomson pueda ser uno de los mayores del mundo, pero lo es: un misterio. Con lo fácil que sería poner una portada sencilla y una discreta mención al “autor del éxito internacional El cisne negro“… Algo así, vamos:

Una portada elegante, una editorial prestigiosa como Paidós, que editó El cisne negro, y un precio acorde con ambas cosas: 26 €. Porque el mayor misterio de la edición de Thomson en español es que coexiste con esta otra de Paidós, la edición que era de esperar para un libro como este. Si alguien lo entiende que me lo explique.

Eso sí, la edición elegante no tiene tapa dura y la traducción es la misma: nefasta. Si entrar en lo mal que describe el contenido el título español (lo podrían haber dejado en “Engañados por el azar”), pongo aquí tres perlas para que se hagan una idea: Cicerón y Catón se llaman aquí Cícero y Cato (p. 208); el Nobel de física Steven Weinberg es aquí médico (p. 225); y la mejor, que cito tal cual: “El prominente matemático David Mumford, un medallista en su campo” (p. 221). Comparado con esto, tampoco era tan grave la primera portada…

* * *

¿Que si merece la pena el libro? Sí, a 10 € desde luego que sí. Sólo hay que neutralizar la proverbial verborrea de Taleb ejerciendo de vez en cuando la lectura rápida, pero con esa salvedad, el libro es muy interesante. Y por cierto, todavía lo tienen en la Casa del Libro, por 10 € o por 26 €, como ustedes prefieran.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura, Libros, Matematicas, Reseñas, Visualización y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

38 respuestas a Juzgando libros por las tapas

  1. MadHatter dijo:

    Menudas perlas de traducción, como contraparte positiva han conseguido dotar al libro de una comicidad que va a despertar más de una risa. Por lo demás qué tal la lectura de Nassim Nicholas Taleb, no he leído nada de él (ni tan siquiera le conocía) y, curioseando por al wikipedia, me llama la atención que como influencias aparezca Karl Popper (y sólo Popper). A grandes rasgos, lo que hayas podido leer, qué te ha parecido, ¿aporta alguna novedad?

  2. Yo lo intenté con ‘El cisne negro’ y me di de baja como a las 100 páginas. Tras esa lectura, había aprendido mucho de su vida y nada del azar.

      • Eso sí, mi habilidad para pasar por encima de información poco importante en los libros es escasa. No he conseguido aprender a saltarme párrafos, a detectar lo potencialmente interesante y sólo leer eso. Si alguien tiene esa habilidad, lo mismo vale la pena el libro. Yo me tengo que leer desde el ISBN hasta el lugar en el que se imprimió el libro.

      • MadHatter dijo:

        A mí también me pasa eso. Y si intento saltarme cualquier minucia tengo que volver atrás por la ansiedad, tonta, pero inevitable, de sentir que podría perderme algo importante.

    • Clodoveo11 dijo:

      Yo también lo ojeé y me pareció un coñazo insustancial. Igual fuí prejuicioso y debí haberle dado una oportunidad, pero me temo que hay mucho más interesante por leer y tan poco tiempo como para perderlo en posibilidades dudosas. Y eso que el tema del azar y la aleatoriedad me es muy atractivo.

  3. pseudópodo dijo:

    Bueno, lo que dice Topo viene bastante al caso, porque si te pasa eso no te recomiendo el libro de Taleb (ni este ni el Cisne Negro). Taleb es libanés y no sé si será un prejuicio cultural, pero le cuadra mucho ese estilo exuberante (el prejuicio cultural es: libanés = árabe + fenicio, con todas sus connotaciones de bazar, regateo y conversación interminable etc).

    Yo estuve a punto de dejar El Cisne Negro también más o menos por la página 100, pero me venció otro vicio que no es tan distinto del vuestro: el prejuicio de que hay que acabar lo que se empieza. Y para acabarlo me empecé a saltar párrafos y a leer otros en diagonal y la cosa mejoró mucho. A mi me irrita un poco su estilo, pero cuando uno va sobre aviso no es difícil saltarse cosas y sacarle el jugo (yo con este libro me saltaba todas las “historias humanas” que además creo que se las inventa). Al final, hay cosas bastante interesantes sobre los errores que cometemos al juzgar el azar (generalmente subestimando mucho su papel). Seguramente no hay nada enteramente original, muchas cosas que cuenta se pueden encontrar en Irracionalidad, de Stuart Sutherland y en Las trampas del deseo, de Dan Ariely (menos centrados en la probabilidad y más en la idea general de “ilusión cognitiva”), y seguramente más aún en “El andar del borracho” de Leonard Mlodinow, que trata sobre todo de la probabilidad (pero este no lo he leído). Pero de todos modos yo he aprendido unas cuantas cosas con este libro.

    • Alejo Urzass dijo:

      Don Psesudo 😉

      Me hace gracia que en el post anterior le viniera yo a citar la pertinencia del primero de los ochenta y tantos consejos de Gurdjieff a su hija, y venga usted ahora mismo a demostrar (ya le admiro) que se aplica bien el segundo de ellos:

      2. Termina siempre lo que comenzaste.

      Ya puede usted liberarlo del adjetivo “prejuicio”, pues es virtud. Aunque con esa lectura rápida y diagonal esté fallando al tercer consejo:

      3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.

      Pero, visto este blog, puede presumir de que normalmente también cumple usted también con el tercero. Y también sé que si leyó en diagonal no fue por faltar al tercero sino por cumplir con el cuarto:

      4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.

      Deduzco que encadenarse a Taleb trae peligro (emoticonos de carcajada aquí).

      (P.D. para Dr.J.: Doc, sepa que en un par de ocasiones he ido con recado a su blog, pero entre que a menudo lo hago desde un telefonillo inteligente [smartphone] y que el protocolo de posterous es tan tiquismiquis, desistí [I threw the towel away]. ) (Sorry por el abuse, Don P.)

  4. Miguel de Esponera dijo:

    Me has hecho reir a carcajadas, pseudópodo. La portada de 10 € es un compendio de todo lo que puede disuadirme de comprar un libro. Luego creí que la de Paidós la habías confeccionado o inventado tú. El contraste es espectacular. No te quepa duda de que, de comprar uno, sería el de 26 €. Lo que, naturalmente, no desmiente que seamos homo aeconomicus…

  5. Dr.J dijo:

    Sobre traducciones sicalípticas hay mucho que decir, todavía estoy “under the influence” de la lectura este fin de semana de una novela de David Lodge que incluía cosas como “radiogramola”, “audiocasete”, “venta al detalle”, “vidrio cilindrado”….y la firma un acreditado traductor cuyo apellido empieza por Zu (si lo buscáis por orden alfabético va a tardar un poco). Así que Cicero, Cato, physicist por physician o medallista al ganador d euna medalla Field poco pecado son; algún día tendrás que hablar de la entusiasta colaboración de la RAE al caos actual.
    Pero bueno, la portada que comentás me recordó a la de una joya: El Manantial de Ayn Rand (nuestra querida Ayn) en la editorial Grito Sagrado que debe ser una especie de secta argentina o algo. Para la traducción hicieron falta tres más una correctora de estilo que desde luego se lució

    • MadHatter dijo:

      Los libros de Grito Sagrado son siempre tremendamente anacrónicos (en tipografía, en diseño, incluso en papel), pareciera que los publicaran de cara al pasado, como si esperaran que al resucitar Ayn Rand pudiera encontrar sus obras a su gusto. Para colmo las traducciones rara vez hacen honor al texto, son siempre pésimas. Una lástima porque la obra de Ayn Rand merecería otro trato. Y sí, tienen algo de secta por lo que sé. No hay razón para que nos engañemos, como buenos seguidores de Ayn Rand el gusto sectario siempre sobrevolará sobre ellos.

      @pseudópodo Tomo lista de todos esos tres libros que recomiendas. Gracias.

  6. Renaissance dijo:

    Esto realmente gracioso !

    Veréis, tengo una (mala) costumbre: primero saco los libros de la biblioteca, los leo, y luego si me convencen me los compro. Una vez leídos ya no puede haber sorpresas desagradables, pero claro, si ya lo has leído… para qué lo compras? No me preguntéis por qué, soy así de imbécil.

    Esto me pasó con El Cisne Negro primero, leí la edición de Paidós de tapa dura, sacado de la biblioteca de la facultad. Me gustó y fui a comprarlo, pero el de tapa dura quedó descatalogado así que tuve que quedarme con la edición rústica, que por lo demás era idéntica (habría pagado más por el de tapa dura, era una buenísima edición). He de admitir que pensé en sacar de la biblioteca el de tapa dura y hacer el “cambiazo” por el de tapa blanda, pero bueno, se ve que aún conservo cierta ética.

    Y me volvió a pasar con ¿Existe la suerte? (Yo también pienso que la traducción podría haber sido mucho mejor), lo saqué de la biblioteca, en rústica (no había edición en tapa dura de este libro en Paidós). También me gustó, pero cuando fui a comprarlo vi que habían dos ediciones del mismos libro, las dos ediciones que pones en el post. La primera era tan increíblemente fea que estuve muy tentado de gastarme 16 euros más y llevarme el de Paidós. Al final los 16 euros pesaron más que la hermosura. Pero he de decir que sí hay diferencias entre la edición de Thomson y Paidós, se ve que el de Thomson es de una edición anterior a la de Paidós, aunque no hay grandes diferencias.

    Respecto al autor, Nassim Taleb. Digamos que le gusta “pegarse el moco” más de la cuenta. Las historias que cuenta obviamente son fruto de su imaginación y algunas otras puede que, como en Expediente X: “basadas en hechos reales”. Pero las historias son meramente ilustrativas, no pretenden ser ninguna verdad. Más interesante es su crítica a la curva de campana de gauss, a los físicos e ingenieros puede que no les llame mucho la atención, porque en sus campos esta distribución está, digamos “bien aplicada”. Pero yo soy economista y he visto muchas veces como, en casi todo lo que se hace, se supone casi automáticamente una distribución gaussiana. Recuerdo ahora, de manera entrañable, como casi me di de hostias (dialécticamente, claro) con un profesor, porque él suponía una distribución de campana para la distribución de salarios, mientras yo defendía una Chi cuadrado (llegué a hacer contrastes de ajuste y todo para demostrarlo, creo que aún lo tengo en el montón de papeles). Taleb me habría dado dos hostias porque en realidad la Chi era realmente es un sucedáneo de la distribución de gauss, pero bueno, puestos a aproximar, yo tenía más razón que el profesor, cosa que “me llena de orgullo y satisfacción”. Y bueno… ahí queda eso porque me parece que ya aburro.

  7. Pedro Terán dijo:

    “casi me di de hostias (dialécticamente, claro) con un profesor, porque él suponía una distribución de campana para la distribución de salarios”

    Sí que está mal la universidad española… Otra forma de la misma obcecación es que cada vez que se publica el dato del salario medio mensual (en torno a 1780 €, creo), los periodistas le dan vueltas como si usar la media para resumir datos tan asimétricos tuviera algún sentido.

    Si el salario fuese gaussiano, el 50% de los trabajadores estarían ganando más de 1780€ al mes…


    Nota pedante: Es cierto que la chi-cuadrado no tiene la cola suficientemente pesada como para explicar los salarios más elevados, pero como idea de un alumno a mí me parece muy buena…

    • Renaissance dijo:

      Muy cierto Pedro, es por eso que en esos casos yo suelo citar más el dato de la moda que el de la media. En el caso de los salarios, la moda puede ser perfectamente 15000€ al año para España, la media 21000€ (estoy viendo el gráfico ahora mismo, si pudiera lo colgaba).

      Para España y todos los países europeos la distribución salarial es tremendamente parecida a una Chi cuadrado (lo cual implica una única moda), pero en los países americanos existen generalmente dos picos (es decir, dos modas, una para las rentas altas y otra para las bajas) no quiero enfrascarme en este tipo de discusiones que no vienen a cuento ahora, pero este hecho me deja fascinado.

      A donde quería llegar es que, en realidad, no hay ninguna razón objetiva por la cual los salarios deban seguir ni una gausiana ni una Chi. En economía siempre hemos supuesto una distribución, sin justificarlo realmente, pero Taleb (y aquí lo que me pareció novedoso) razona por qué los salarios, y otras cosas, siguen una distribución potencial, y no otra.

      En economía se usa la campana de gauss porque simplifica mucho los cálculos. No hay ninguna otra razón.

      • Pedro Terán dijo:

        (Estamos de acuerdo en lo importante, pero por seguir discutiendo ociosamente.) En todo caso, el que la forma de la distribución se parezca a la de la chi-cuadrado “a ojo” no necesariamente implica que ese ajuste sea bueno.

        Por ejemplo, en toda la familia chi-cuadrado la varianza es siempre el doble de la media; eso nos da una desviación típica de 205 euros para el salario anual, lo que no se corresponde con la realidad…

        O, también: con esa moda y media nos saldría una chi-cuadrado en la que el 43% de los trabajadores ganan más de 21000 euros (1750 al mes).

        Volviendo al tema, supongo que es culpa nuestra (de los profesores de Estadística) que la gente se quede con que las distribuciones con nombre son las “verdaderas” y que todos los fenómenos del mundo por fuerza tienen que ajustarse a esas sí o sí.

      • Pedro Terán dijo:

        Antes de que alguien me saque los colores, estaba esta tarde en la playa y me he dado cuenta de que no son 205 euros (ya me parecía implausible el cálculo pero aun así lo dije). Un saludo.

  8. pseudópodo dijo:

    Alejo, me ha hecho mucha gracia tu comentario… parece que voy a ser un Gurdjieffiano (¿se dirá así?) sin saberlo. Y eso que de Gurdjieff sólo sé que era un señor con bigote 😉 (bueno, algo más sé pero poco más)

    Miguel, desde luego yo nunca hubiera comprado este libro si no supiera quién era Taleb y no hubiera leído El cisne negro. Es curioso que al final todos juzgamos los libros por las tapas… hasta el propio Taleb. Resulta que en este libro hay un párrafo en el que dice:

    Mi tiempo favorito es el que paso en las librerías, donde paso de libro a libro en un intento por tomar la decisión de si debo invertir mi tiempo en leerlo. Suelo comprar por impulsos, a partir de pistas superficiales pero sugerentes. Con frecuencia mi decisión se basa en la cubierta del libro…

    Y yo me pregunto ¿qué le habría dicho una portada como la de los 10€?

    Dr.J, la respuesta es Zulaika, ¿me equivoco? Es que yo también me leo los libros desde el ISBN hasta el “se terminó de imprimir en los talleres gráficos…”, como Topo (aunque, eso sí, he aprendido a saltarme cosas).
    Y por cierto, ¿qué opina usted de Ayn Rand? (si no es indiscreción).

    Renaissance, yo también he hecho bastantes veces eso de comprar el libro después de haberlo leído sacado de una biblioteca, y lo haría más veces si no fuera porque me gusta hacer anotaciones en los libros y en los de la biblioteca no puedo (mi religión no me lo permite). Por cierto, que la distribución de ingresos no es gaussiana es evidente sólo con ver que es a la fuerza asimétrica porque hay un ingreso mínimo que es 0 y el ingreso máximo pueden ser casi infinito… Lo que yo tenía entendido es que se describe bien por una ley de potencias, y que eso lo dijo ya Pareto.

  9. Dr.J dijo:

    Muy bien, pseudo (la otra opción era Zu Thurn und Taxis así que tampoco era difícil). Yo creo que la traducción real es de un ignorante en ambas lenguas (poliidiota) con un programa informático defectuoso.
    Sobre Rand tengo dos opiniones, como “pensadora” creo que se dejaba llevar por su propia experiencia, lo cual no está mal pero suele dificultar la obtención de un sistema coherente (ej. Ortega), su individualismo me atrae pero no funciona: es como lo de que el comunismo es una gran teoría pero las condiciones reales impiden que se desarrolle correctamente. O sea que en la práctica no va luego la teoría tampoco puede ser buena.
    Como escritora solamente he leido El Manantial y con el alegato famoso de Roark me pasa como con la supuesta autodefensa de Sócrates que cuenta Platón, yo los condenaría a ambos, el libro es enormemente farragoso a mí lo que me gusta de verdad es la película con Cooper y Patricia que se liaron “en la vida real”.
    Bueno, recomiendo un movimiento intelectual el “Personalismo” que tiene en la Fundación Mounier un importante foro de pensamiento y una revista Huellas bastante interesante (no me une interés alguno a uno ni otra). Gracias

  10. elquebusca dijo:

    Una vez saqué de la biblioteca “El cisne negro” en inglés. Quería practicar pero aún era muy difícil para mí. No leí casi nada. Creo que antes había leído trozos del libro a través de internet. Fue un verano, no recuerdo bien. Un amigo me habló del libro y de la idea de que el azar influye en nuestra vida más de lo que pensamos. A toro pasado todo parece explicable pero antes nadie puede predecir un cisne negro. Quizá era cuando el comienzo de la crisis económica, no recuerdo bien. Creo que la crisis fue un cisne negro.
    Sobre el azar y nuestra vida a mí lo que se me ocurre es lo siguiente. Queremos que nuestras vidas tengan lógica, tengan sentido, sean coherentes. Por ejemplo parece lógico que alguien muera en un accidente de coche porque era un cabeza hueca que iba desbocado siempre y algún día le tenía que tocar. Pero si el que muere es el hombre prudente que conducía el coche que venía de frente la cosa cambia. Seguramente esa persona estaría haciendo cosas que estaban a la mitad, proyectos, unos hijos a los que tenía que educar, quizá intentaba arreglar las relaciones con su mujer que no iban muy bien… yo que sé, el asunto es que las cosas externas que suceden en la vida no tienen una lógica humana. Es como si el azar que rige los fenómenos que afectan a nuestra vida no guardara relación con la narración que vamos haciendo de ella.
    Sobre el libro mismo tengo que decir que luego lo he visto en la misma biblioteca en español (por cierto, el de tapa adecuada), quizá podía sacarlos ahora ambos y compaginar una lectura con la otra, cuando necesitara ayuda. Eso hice una vez con una novela de A. Christie.
    Sobre la importancia de una portada yo vivo bastante el fenómeno cuando saco DVDs en la biblioteca. Muchas veces no conozco la película, me fio de la portada.

  11. elquebusca dijo:

    sobre el poliidota de Dr.J creo que era Unamuno el que decía que había quien podía decir majaderías en varios idiomas.

  12. elquebusca dijo:

    Mi comentario anterior quizá debio decir “sobre la palabra “poliidiota” que nombra Dr.J creo que era …..”

    • Dr.J dijo:

      No, si la intención quedaba clara (supongo)
      Sí, era Unamuno pero ¿sobre quién? Ortega tal vez…

      • Athini Glaucopis dijo:

        Hace años que me gustaría saber el origen real de la frase, pero hasta ahora no he dado con una fuente fidedigna. Creo que la versión más divulgada de la anécdota atribuye a Ortega y Gasset la frase de que Salvador de Madariaga era “tonto en cinco idiomas”. Otras versiones ponen como autor de la frase a Ganivet o a Unamuno, pero el destinatario parece casi siempre ser Madariaga.

  13. josele dijo:

    Buenas.

    Me deja maravillado encontrar términos de filosofía de la ciencia nuevos para mí como “magufo” en el post anterior o “cisne negro” en este.

    O sea, ver relaciones causales que pretendan explicar acontecimientos imprevistos ahora se llama cisne negro, y los que juegan a ello son un poco magufos si les dan explicaciones poco “científicas” (id est, consensuadas).

    Ya.

    Pero Punset es la pera.

    Ya.

    Recuerdo ver un post de Eulez sobre la pendiente de la curva de bajada de los precios de los pisos, o una magnífica entrada sobre la ley de potencias y las elecciones del propio Pseudópodo.

    A pesar de todo, nos resulta más fácil explicar esto con teorías sobre las falacias de la percepción o la nece(si)dad humana de entenderlo todo y abarcarlo todo…

    …que pensar que pueda haber una voluntad que genera algunas cosas y que algunos patrones se repiten.

    No consigo entender a los científicos. Por eso debe ser que no soy Doctor. Sólo llego a Paciente.

    saludos

  14. Javier dijo:

    Siento disentir. La portada de Paidós es un petardo. Es como esas portadas tan feas (a propósito) de los libros franceses (Folio es la editorial experta en crear las portadas con un diseño más desagradable del universo), que parecen destinadas a que puedas sentarte en un café y parecer intelectual. Prefiero las portadas multicolores de los libros americanos. Aunque la de Thomson del libro de Taleb tampoco es especialmente atractiva que se diga…
    Un colega, que se leyó el Black Swam, me lo explicó en un minuto, a la vez convenciéndome de no leérmelo. En los círculos de los “quants” (los financieros cuantitativos), lo de Taleb cayó como una losa, porque ponía muy en tela de juicio esos modelos tan bonitos (Black-Scholes en sus mil variantes) para opciones y derivados, basados en que nunca pasa nada malo. Yo jamás volaría en un avión calculado con un modelos de la calidad de Black-Scholes. …

  15. loiayirga dijo:

    El que yo saqué de la biblioteca, el del cisne negro, tiene la portada muy discreta, recuerda a la de Paidos del gato. A esa portada en realidad me refería en el anterior comentario.

    Ayer me sentía fuerte y con ganas de caña. He escrito una cosa a favor de Sostres. Con un par. Puedes leerlo en mi blog.

  16. edulcorado dijo:

    Pues para intentar entender como funciona el mundo hay dos libros que me han marcado: “Caos y Orden” de Escohotado y “El cisne negro” de Taleb.
    Me hacen dar vueltas al eterno tema de que nuestro cerebro no busca la verdad . Prefiere las ilusiones cognitivas , narrativas y le encantan las grandes Leyes; existan o no.
    Estoy leyendo un libro: ” La ciencia del futuro” de Max Brockman donde aparecen una serie de ensayos de científicos de vanguardia. Uno de ellos se titula:
    ¿ Por qué las grandes ideas son pegadizas? de Mathew D. Lieberman.
    En este ensayo el autor intenta defender como ciertas ideas “eternas” de la humanidad surgen de la estructura particular que tiene el cerebro de entender las cosas. Pone de ejemplo el dualismo materia-idealismo de Platón, pasando por lamente-cuerpo de Descates hasta nuestros días.
    Otro ejemplo interesantísimo habla de la “individualista” cultura Occidental frente a la cultura Oriental, más colectiva y como una diferencia genética entre razas podría ser en parte el motor de dichas tendencias culturales.
    Vamos , que con tantos condicionantes biógicos y mentales: ¿Puede nuestra pequeña “nuez en una cáscara” llegar a entender los misterios del universo?, Quizás como dice Taleb , el mayor avance es reconocer nuestras limitaciones, dado que nunca sabremos cómo y cuándo llegará el próximo Cisne Negro.

    • MadHatter dijo:

      Me los apunto. En cuanto al de “La ciencia del futuro” de Max Brockman, ¿de qué año es la primera edición? Lo digo porque no aparece en la biblioteca.

      Por lo demás, lo que señalas acerca de que no podemos alcanzar una verdad absoluta ya se sabe desde hace siglos. Los físicos son instrumentalistas, los filósofos ya no hablan de verdad como adecuación sino como producción e, incluso, los matemáticos, que parece ser el único reducto de verdad, cada vez son menos platónicos y más formalistas.

    • Renaissance dijo:

      Lo de colectivismo individualismo como diferencias genéticas entre los occidentales y los asiáticos… sin despreciar la influencia genética en otras muchas cosas… en este caso me parece que no.

      Las sociedades occidentales y orientales en la edad media no tenían absolutamente nada que hiciera creer que los orientales eran más colectivistas. En China y Japón se han dado, exactamente igual que en Europa, guerras y revoluciones intestinas. De hecho yo creo que históricamente hay muchos paralelismos entre oriente y occidente (quién era más colectivista, el imperio romano o el chino en su misma época?). Pero sí hay algo que dio la cultura occidental, y que no ha tenido la cultura oriental: las ideologías político-económicas. Las ideologías políticas son algo puramente occidental, y en la primera ideología política está, precisamente, el origen de la revolución francesa y americana: el liberalismo. Cuyo núcleo y punta de partida era la reafirmación individual del ser humano.

      Desde entonces occidente a virado al individualismo, sobretodo en América, donde los valores que dieron origen a su revolución se han quedado fosilizados en el liberalismo siglo XVIII. En Europa otras ideologías políticas han mitigado la influencia del liberalismo (sobretodo el marxismo).

      China adoptó el marxismo, pero fue más bien un capricho de la historia.

  17. edulcorado dijo:

    Madhatter:
    No me extraña que no lo encuentres ya que está recién salido del horno. Bueno la primera edición es de Junio del 2010 y la editorial es RBA
    Es cierto que lo que he comentado sobre la verdad absoluta es un tópico de los más viejos; pero esta época de crisis demuestra que el ser humano tropieza ,una vez más, con la misma piedra .
    Allan Greespan ha dejado de ser el gurú absoluto de las “grandes verdades y leyes” sobre el libre mercado.
    Puesto a recomendar libros sobre este tema:
    “La doctrina del shocK” de Naomi Klein, un buen libro sobre los excesos del capitalismo neoliberal, los dogmas y las ” Leyes ” de los economistas de la Escuela de Chicago. (El libro es un pelín panfletario, eso sí)

  18. edulcorado dijo:

    Renaissance:
    Resumen de lo que afirma Matthew Lieberman:
    Dos tercios de los asiáticos orientales tienen un gen relacionado con la sensibilidad socioemocional (regulador de la serotonina).
    De los europeos y los estadounidenses solo un quinto tienen ese gen.
    La cultura Occidental adoptó “la idea-religión” de la teología judeocristiana que postula un Dios único que hace a las personas “responsables de su propia salvación”.
    La cultura Oriental tomó cuerpo la “idea-religión” Budismo-confucionismo que combinaba la filosofía de que todos estamos conectados y que los apegos egoistas son incompatibles con el civismo confuciano.

    Cosecha propia:
    Aunque no se puede interpretar la historia con un reduccionismo genético
    la diferencia en ese gen parece ser un hecho.
    Lo que está claro es que en tiempos de los romanos había muchas ideologías y religiones orientales pululando por su imperio. ¿Por qué se adoptaron unas y otras no? ¿ Por puro azar? O por que unas ideas-llave encajan con la forma determinada de nuestra cerradura cerebral…
    Por último cuando uno observa una escultura griega, como el Discóbolo de Mirón o admira la independencia de criterio que propugnaba Sócrates no encuentra la misma sensibilidad en el arte oriental de una muralla china, por ejemplo, donde un impresionante esfuerzo colectivo sigue causándonos asombro.

  19. pseudópodo dijo:

    Edulcorado, tu dirás que el libro dice esas cosas, pero yo lo he buscado y es “un divertido recorrido por el mundo de la cerveza, el vino y los destilados” 😉

    Este Max Brockman debe ser hijo de John Brockman, el padre de Edge, la 3ª cultura, etc… Vamos, que Max es a John como Elsa es a Eduard. Pero Eduard es a John como España es a USA, me temo.

    En cualquier caso tomo nota del libro, parece interesante, aunque estoy con Renaissance en desconfiar a priori de las explicaciones genéticas en estas cosas.

  20. edulcorado dijo:

    Está claro que el divertido recorrido por el mundo de la cerveza, el vino y los destilados fue previo a escribir la sinapsis del libro en Bazuca.com
    El autor es el editor y no aventura ninguna conclusión. ( El solo ha seleccionado breves ensayos escritos por una serie de científicos de diferentes disciplinas)
    Pseudópodo: No juzgues los libros por la tapas… 😉

  21. Rosa dijo:

    esta informacion esta adecuada para todo sobre esto

  22. Armida dijo:

    Hola a todos
    como andan??soy Arminda y hoy entre en esta pagina para ver si habia diseños de tapas

  23. Julio dijo:

    Buenas.
    Este libro lo saqué hace tres días de la biblioteca, voy por la mitad y es insufrible la cháchara de Taleb. Aunque trata de explicar ideas interesantes, con tanto recargamiento y narcisismo me irrita profundamente. Como bien dice el autor, los momentos malos no compensan a los momentos buenos…
    El resto del libro lo haré en lectura diagonal. Yo también soy de los que no abandonan un libro.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s