Antología de bodrios (XXII): ¡Facebook te hace más listo!

El jueves me encontré este notición en el ADN, uno de los diarios gratuitos que, como no andes con cuidado, acabas leyendo en el cercanías:

¡Facebook te hace más listo!¡Lo dicen los científicos!¡Lo han demostrado nada menos que con resonancias magnéticas!

El articulito es un cúmulo de estupideces tan denso que no sabe uno por donde empezar. A bote pronto:

  1. ¿Desde cuándo la inteligencia es proporcional a la masa cerebral? Si fuera así, los hombres serían en promedio un 10% más inteligentes que las mujeres…
  2. ¿Es creíble que los adictos a Facebook tienen un cerebro más grande? Lo esperable es que se haya encontrado únicamente que tienen ciertas áreas del cerebro más desarrolladas… quizás a expensas de otras. Si vamos a un diario un poco (sólo un poco) más serio nos encontramos que, efectivamente, lo que se ha encontrado es una correlación entre el número de “amigos” Facebook y el tamaño de algunas áreas cerebrales que están implicadas en las respuestas emocionales y la interacción social. Los autores del estudio no han verificado si otras regiones (por ejemplo, las vinculadas al razonamiento abstracto) resultan ser más pequeñas.
  3. El notición se ha desinflado ya bastante, pero falta todavía mencionar el punto crucial: lo que se ha encontrado es una correlación, pero correlación no implica causalidad.

Este punto es tan básico, tan fundamental para un mínimo alfabetismo científico (o alfabetismo a secas) que merece la pena recalcarlo. Hace tiempo leí que un estudio, creo que en Italia, había encontrado una fuerte correlación entre el número de antenas de televisión en un barrio y su mortalidad infantil. ¿Emitían alguna perniciosa radiación esas antenas? Naturalmente que no. Simplemente, en los barrios ricos había antenas colectivas (una por bloque de casas) y en los pobres no (allí había una antena por vivienda). Así que la relación causal era:

Pobreza → muchas antenas
Pobreza → alta mortalidad infantil

No había ningún nexo causal entre antenas y mortalidad. Pero incluso donde hay un nexo causal, como entre la pobreza y las antenas, hay que tener mucho cuidado con cual es el sentido. Porque desde luego, las muchas antenas no son la causa de la pobreza, sino al revés.

Y mucho me temo que los muchos “amigos” en Facebook no son la causa del desarrollo de esas regiones “sociales” del cerebro, sino al revés. Porque ¿puede haber algo más trivial que quien tiene un cerebro más dotado para la sociabilidad se vea más atraído por las redes sociales?

No, Facebook no nos hace más listos. Pero leer las noticias de ciencia y salud de los diarios nos puede hacer más tontos.

* * *

Coda: El paper original se puede leer aquí. Tiene gracia que los autores dicen en el último párrafo que su estudio no puede determinar la dirección de la causalidad:

 Finally, our study was by design cross-sectional and so cannot determine whether the relationship between brain structure and social network participation arises over time through friendship-dependent plasticity in the brain areas involved; or alternatively whether individuals with a specific brain structure are predisposed to acquire more friends than others. The relative contributions of ‘nature’ and ‘nurture’ therefore remain to be determined.

Pero esos detalles ¡qué importan! (El artículo de El Mundo, que cito más arriba como “sólo un poco más serio” que el del ADN, tiene especial delito porque advierten también esto en el último párrafo, pero eso no les impide titular “Los amigos virtuales aumentan la materia gris”. Que la realidad no te estropee un titular.)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, cultura, psicología, Recortes, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Antología de bodrios (XXII): ¡Facebook te hace más listo!

  1. >>> ¿Desde cuándo la inteligencia es proporcional a la masa cerebral?

    Este es un resultado muy consolidado en la investigación sobre inteligencia. Y se refiere a variaciones intra-sexo, no inter-sexos.

  2. Recuerdo que leí la noticia con idéntico estupor. Lo de las estadísticas y los analistas brillantes sacando conclusiones absurdas da muuuucho miedo.

    Me ha encantado la coda final:
    “No, Facebook no nos hace más listos. Pero leer las noticias de ciencia y salud de los diarios nos puede hacer más tontos.”
    Un placer leerle, como de costumbre.

  3. Franwerst dijo:

    Yo apuesto a que Facebook (e internet en general) lejos de hacernos más listos nos hace más “tontos”. Por ejemplo, se hablaba hace poco del efecto Google por el cual tendemos a retener menos información porque sabemos que la encontramos en internet.

    Quizá el tiempo que pasamos en internet/facebook *recibiendo* información se hace cada vez más grande en relación al tiempo que empleamos *incorporando y procesando* dicha información. ¿Nos hace eso más tontos? Depende de cómo definamos “tonto”, pero a bote pronto perder capacidad de raciocinio y de almacenar cosas en memoria no suena muy positivo…

    Por cierto, esos artículos de ADN, ¿los hacen periodistas en serio?¿de dónde los sacan…?

  4. Federico dijo:

    Tremendo el artículo. Y lo has explicado muy claramente. El tema de las correlaciones y la causalidad deberían explicarlo mejor en el instituto, pues hay una cantidad de estudios inventándose causas por ahí…

  5. Joaquin dijo:

    Llevo un rato buscándolo y no lo encuentro, pero hace unos días he leído sobre un estudio que apuntaba en sentido contrario (en cienta manera), que los estudiantes universitarios que pasaban más tiempo den FB obtenían peores calificaciones. En fin, al no reencontrar la referencia no quiero insistir.

    Magnífica crítica a ese periodismo bobo y analfabeto (a secas)

  6. pseudópodo dijo:

    Topo, no sabía que hubiera esa correlación intra-sexo. Por lo que he visto es pequeña (R del orden de 0.33) así que aunque exista, el tamaño sólo explicaría del orden del 10% de la varianza en CI. No es exactamente lo que uno entendería como “a más tamaño más inteligencia”.

    Gracias, arati. Las conclusiones aquí son sobre todo del periodista; el estudio parece riguroso, aunque yo tengo mis reservas sobre si estos estudios realmente dicen algo (pero sería otro tema, y quizá me influyen mis prejuicios de físico). Lo que está claro es que, caso de que diga algo, sólo indica una correlación, cosa que tampoco tiene excesivo interés mientras no se estudie en qué dirección va la causación.

    Franwerst, yo también lo creo. La información es sólo un ingrediente de la sabiduría y no el más importante. Ahora yo creo que generalmente estamos saturados y lo que necesitamos es tiempo para procesar las cosas, además de no alimentarnos con información-basura como esta, que cada vez abunda más…

    Federico: si hay algo que se debería enseñar en el instituto son este tipo de cosas: saber entender lo que se lee y analizarlo críticamente. Pero parece entre tantas asignaturas no queda hueco para cultivar el sentido común.

    Joaquín, al leer tu comentario me ha sonado el asunto. Creo que te refieres a esto. Tiene gracia que hay quien ha dado la noticia como que Facebook te hace más tonto

  7. loiayirga dijo:

    Llevo una temporada con muy poco tiempo para escribir en el blog. Sigo escribiendo, claro, en el cercanías y a ratos perdidos (muy mal tendría que andar para dejar de hacerlo). Pero me retraigo a la hora de colgar posts porque veo que no voy a tener tiempo de contestar a los comentarios. Con lo cual, paradójicamente, se me acumulan los escritos… y la cosa es más frustrante aún.

    Así que, como mal menor, he decidido hacer algo que siempre he criticado a esos escritores, políticos y famosos que tienen un blog: usarlo para sentar cátedra y no bajar a los comentarios. Por supuesto, será provisional (en realidad, no creo que aguante mucho tiempo callado) y ustedes están invitados, más que nunca, a participar.

    Yo no quiero hundir tu blog pidiéndote que seas fiel a tu palabra pero ¡leche! aguanta un poco más de tiempo para romperla…. En todo caso es arriesgado seguir lo que escribiste más arriba. ¿Cuanto tiempo estarán los comentaristas dispuestos a comentar sin recibir feedback?

    ¿Haces ahora comentarios más breves? ¿Te sientes con libertad para no responder porque has anunciado que no lo harías? No sé.
    Me recuerda lo de Mafalda que después de pegar un cartel en su habitación que dice “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” comenta; “Desde mañana misma empiezo”.

    • pseudópodo dijo:

      Pues sí, tienes razón, es arriesgado y veo que no lo sigo. Pero la culpa la tenéis los agents provocateurs como Topo Universitario o como tú, que me hacéis comentarios-trampa para que pique y voy de cabeza ;-). He comprobado que no me puedo estar callado, así que voy a poner una “actualización” al post “Sin comentarios” para decir simplemente que mientras ande mal de tiempo comentaré menos. Sí, lo que quiero es no autoimponerme la obligación de contestar, porque habrá veces que aunque me apetezca mucho no voy a poder.

  8. Haciendo de referée del diablo me atrevo a pedir experimentos complementarios, así a lo bruto (no me leí el paper original, así que lo de bruto hay que tomarlo con amplitud y generosidad xD): más amigos, más masa cerebral. Y lo dicen tras 125 muestras. Siempre me dijeron que por debajo de 400 los márgenes de error son tan bestias que no se pueden considerar representativos de nada. Asumiendo que todo eso sea cierto (for the sake of the argument, que dirían los guiris) tenemos una correlación entre amigüitos y masa cerebral, que luego se traduce en inteligencia (según topo en #1 y pseudopodo en #4). Espera, ¿de verdad se traduce? ¿Una R del 0.33 y vamos a darla por buena? Reto a cualquiera a que se monte en su herramienta ofimática predilecta unos pocos de puntos así al azar y les haga una regresión lineal a ver que R devuelve el sistema. Acojona ver hasta dónde hay que deformar los grupos de datos para que de algo tan atroz como un 0.33; vamos, que aceptar eso como una relación fiable sí que me parece amplitud y generosidad a la hora de negociar argumentos. Podemos terminar afirmando cosas como “escribir en Facebook te hace inteligente, pero escribir en ADN no”, cuando lo más probable es que los cerebros tanto de los listos que escriban (nótese el subjuntivo) en un sitio como de los tontos que escriben (nótese el indicativo) en otro venían así «de fábrica».

  9. Frenzo dijo:

    Pues yo me alegro de que sigas respondiendo los comentarios, Pseudópodo, aunque sea brevemente. Es uno de los rasgos más atractivos de este blog, el ida y vuelta, que a mí me sirvió para corregir alguna que otra actitud maliciosa que tenía (por ej., el desdén por las religiones dogmáticas como la católica, a la que -justamente por ser católico- me creía con derecho a atacar con fiereza). By the way, excelente post.

  10. Epaminondas dijo:

    Aunque el caso que has puesto es especialmente obtuso, sabrás que lo de confundir causalidad y correlación es un mal endémico del periodismo y en todas partes se cuecen habas: http://boingboing.net/2011/10/25/coffee-still-not.html

  11. pseudópodo dijo:

    Frenzo, no sé cómo te he ayudado a corregir esa actitud, pero me alegro. Y gracias a tí por el feedback.

    Epaminondas, tiene gracia lo del café. La verdad es que, incluso en casos mucho menos obtusos que el del post, habría mucho que decir sobre un tipo de estudios muy corrientes en medicina y en ciencias sociales (todos los que son pura estadística sin una teoría por debajo).

  12. pseudópodo dijo:

    Jose: ¡Qué mas quisiera! Lo de los puntos no me costó mucho porque tenía un programita que hacía más o menos eso. Cuando leí tu comentario me pareció muy buena idea esa “demostración” gráfica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s