[50 libros] #17 Program or be programmed, de Douglas Rushkoff

Cuando adquirimos el lenguaje, no aprendemos sólo a escuchar, sino también a hablar. Cuando aprendemos a leer, aprendemos también a escribir. Y según vamos entrando en una realidad cada vez más digital, debemos aprender no sólo a usar programas sino a hacerlos.  En el paisaje altamente programado que está emergiendo, o crearás el software o serás el software. Es realmente así de simple: programa, o serás programado. Elige lo primero, y accederás al panel de control de la civilización. Elige lo segundo, y probablemente sea la última elección real que hagas.

Así empieza “Program or be programmed”, de Douglas Rushkoff. Un libro apasionante, conciso y directo. Un libro imprescindible: lo que debería haber sido y no fue el “Todo va a cambiar” de Enrique Dans. Lo que viene a continuación es mi resumen del prólogo.

* * *

A lo largo de la historia de la humanidad las tecnologías nos han cambiado. Y especialmente, claro, las tecnologías de la información. El alfabeto nos trajo el pensamiento abstracto, el monoteísmo y las leyes. A la imprenta le debemos una nueva experiencia de la individualidad, la Reforma, la Ilustración y los Derechos Humanos.

Con cada nuevo medio, se revisa y reescribe el status quo, pero sólo por una élite: los que han adquirido un acceso operativo (y no como meros usuarios) al nuevo medio. El alfabeto no creó una sociedad de lectores sino de oyentes, que se reunían a escuchar la Torah de labios de unos pocos rabinos. La imprenta no creó una sociedad de escritores sino de lectores, que compraban los libros que unos pocos editores publicaban.

Finalmente los ordenadores nos han convertido en una sociedad de escritores: ahí están los blogs y las redes sociales. Pero seguimos estando un paso atrás: la escritura era la capacidad operativa asociada a la imprenta, la revolución anterior. Para la era digital, el equivalente es la programación. Y casi ninguno de nosotros sabemos programar. La tecno-élite que lo hace son los equivalentes contemporáneos de los rabinos o los editores. Estamos limitados a usar las herramientas que nos dan, sin saber como funcionan ni entender cómo actúan sobre nosotros.

Si no controlar el medio siempre supuso una pérdida de libertad y de capacidad, hoy, en la era digital, la pérdida es mayor aún: podríamos estar abdicando no en una élite sino en las propias máquinas. Y de hecho, el foco de la revolución digital parece estar en los gadgets: en lugar de perseguir nuevas capacidades, buscamos el último juguete. ¿Cómo va a afectar a nuestras vidas? No tenemos tiempo de pensarlo. El juguete es un fetiche: se trata de poseerlo. El resultado es que en vez de optimizar las máquinas para los seres humanos, estamos optimizando los humanos a la maquinaria.

Esto ya ha ocurrido otras veces, pero mientras las máquinas reemplazaban el trabajo humano más esforzado y mecánico, los ordenadores hacen algo más que reemplazar los procesos tediosos o repetitivos del pensamiento. También desalientan los procesos superiores: la contemplación, la innovación, la creación de significado. La cognición de orden superior, en suma, que debía ser la recompensa de “subcontratar” la aritmética a los chips.

Estamos viviendo un cambio radical y entendemos muy poco lo que ocurre. Es el momento de apretar el botón de “pausa” y reflexionar. En este libro, Rushkoff ofrece un punto de partida: diez mandamientos para poder abrir nuestro propio camino en el mundo digital.

* * *

Cuales son no lo voy a contar aquí: estos post de la serie “50 libros” no tienen muchos lectores, y en cualquier caso este ya es bastante largo. Pero permanezcan a la escucha… 😉

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Computers & Internet, cultura, Sociedad, Tecnología, web2.0 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a [50 libros] #17 Program or be programmed, de Douglas Rushkoff

  1. Pingback: Cómo Automattic jode a sus usuarios | Ad Astra Errans

  2. Franwerst dijo:

    Por alusiones. Yo sí me engancho a tus entradas de libros. No tengo demasiado tiempo para leer muucho, aunque me gusta hacerlo, así que siempre es bueno que te hagan un “primer filtro”… jeje. En todo caso, este es uno de los que me apunto en la lista.

    Y añado una idea. Hoy en día, más poder que la programación yo diría que lo tiene el marketing. “Piensa o sé pensado”, podría ser el título de otro libro muy interesante… Y siguiendo con la comparación, aunque no todos debiéramos ser expertos en marketing, creo que al menos deberíamos estar “vacunados” contra sus efectos. Y como mencionas en otra entrada, últimamente no hacen más que recortar en “vacunación”.

  3. Alejo Urzass dijo:

    Es una lástima que nos hayamos quedado sin el comentario que iba a poner José Alcántara, me hubiera gustado saber su punto de vista.
    En lo que a mi visión se refiere, me pongo en contradisposición cuando un texto empieza diciendo que cuando adquirimos el lenguaje, no aprendemos sólo a escuchar, sino también a hablar porque si esto es tan cierto como en el sentido contrario (cuando adquirimos el lenguaje, no aprendemos sólo a hablar, sino también a escuchar) sospecho que no significa nada en términos de causa-efecto, que es la idea que nos quiere colocar.
    A pesar de la imprenta es seguro que aún sigue teniendo mayor influencia el rabino, el ayatolá, o hasta un presentador de televisión que el último premio anagrama de ensayo. Al fin y al cabo lo que se mueve es dinero, y como dice @franwerst es cuestión de marketing el que seguirá habiendo zuckerburgers de usar y tirar, aunque se sucedan más deprisa que antes, quizá. “piensa o serás pensado”, seguro, pero… ¿por los programadores o por el dinero?

  4. pseudópodo dijo:

    Franwerst: gracias, me viene bien que digas esto, porque las reseñas me dan un buen trabajo, así que es más llevadero si sirve para algo (o para alguien).
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices del marketing. De hecho, creo que debería enseñarse en los colegios a inmunizarse contra la publicidad, adquirir un alfabetismo en la sociedad de la información… De todos modos, lo que dice Rushkoff no es tan distinto, en realidad cuando dice “programar” no se refiere literalmente a manejarse en C o en Java, sino a manejarse en el mundo digital y tener capacidad para ponerlo a tu servicio. Programar está muy bien pero no es imprescindible para esto. A ver si lo cuento algo más en otro post.

    Alejo, en tu crítica a la primera frase no estoy de acuerdo. Lo que quiere decir simplemente es que en cada nuevo medio hay una dimensión pasiva y otra activa (escuchar/hablar, leer/escribir, usar los programas/escribirlos) y que sólo hemos hecho nuestro un medio cuando dominamos la dimensión activa. Eso no lo solemos ver para los medios digitales, y por eso el énfasis en el título, un tanto provocador, de “programa o sé programado”. Por lo demás, lo que le decía a Franwerst: tengo que volver a esto más despacio.

  5. Alejo Urzass dijo:

    Cre que entiendo lo que pretende decir pero me parece que es juntar ideas que hacen juego con la intención de vender libros. Vamos a jugar:
    “Es realmente así de simple: escribe, o serás escrito. Elige lo primero, y accederás al panel de control de la civilización. Elige lo segundo, y probablemente sea la última elección real que hagas.”
    …mmm…

  6. Sertorius dijo:

    Yo tambien leo siempre tus reseñas. Lo que pasa es que si no tengo nada interesante que decir me callo. Ante la mayoria de tus atinados comentarios no me queda otra que guardar un respetuoso silencio.
    Y ya respecto a este libro me siento ambivalente. Por un lado dices que es interesante, eso es mucho. Pero por otro lado da la sensacion de que es uno de esos cargantes libros de autoayuda, otro: “Tome usted la riendas de su vida”, un “The secret” para la era digital.
    Reconozco mi desconfianza ante libros que se presentan como “las diez ideas imprescindibles” “los cincuenta destinos a los que no puedes dejar de ir” “Los cien mejores postres de alcachofa” especialmente si utilizan numeros multiplos de cinco o de diez.
    Ahora que lo pienso detesto la expresion “imprescindible” que ahora se cuelga en todas las perchas.

  7. pseudópodo dijo:

    Alejo, entiendo que pueda parecer esto, pero después de leerlo creo que Rushkoff tiene más sustancia. La idea interesante es que todos entendemos bien en el caso de la escritura que podemos saber usar el medio a dos niveles, pasivo (saber leer y leer de hecho) y activo (saber escribir y escribir de hecho), y también que sólo el nivel activo nos da el pleno dominio de las potencialidades del medio. Pero no solemos ver así a los medios digitales; asumimos sin más la perspectiva de usuario como si no existiera aquí la dimensión activa. Y eso nos hace desaprovechar lo quie el medio nos podría ofrecer, y hacernos más manipulables.

    Sertorius, no es un libro de autoayuda, pero tengo que entonar un mea culpa por haber usado la expresión “imprescindible”. A mi tampoco me gusta nada, así que espero que no se me vuelva a escapar… (y no me extrañan tus reticencias, ahora que caído en eso)

  8. White dijo:

    Manifiesto por una red Libre

    Que Internet es una Red Neutral por diseño, desde su creación hasta su actual implementación, en la que la información fluye de manera libre, sin discriminación alguna en función de origen, destino, protocolo o contenido.
    Que las empresas, emprendedores y usuarios de Internet han podido crear servicios y productos en esa Red Neutral sin necesidad de autorizaciones ni acuerdos previos, dando lugar a una barrera de entrada prácticamente inexistente que ha permitido la explosión creativa, de innovación y de servicios que define el estado de la red actual.
    Que todos los usuarios, emprendedores y empresas de Internet han podido definir y ofrecer sus servicios en condiciones de igualdad llevando el concepto de la libre competencia hasta extremos nunca antes conocidos.
    Que Internet es el vehículo de libre expresión, libre información y desarrollo social más importante con el que cuentan ciudadanos y empresas. Su naturaleza no debe ser puesta en riesgo bajo ningún concepto.
    Que para posibilitar esa Red Neutral las operadoras deben transportar paquetes de datos de manera neutral sin erigirse en “aduaneros” del tráfico y sin favorecer o perjudicar a unos contenidos por encima de otros.
    Que la gestión del tráfico en situaciones puntuales y excepcionales de saturación de las redes debe acometerse de forma transparente, de acuerdo a criterios homogéneos de interés público y no discriminatorios ni comerciales.
    Que dicha restricción excepcional del tráfico por parte de las operadoras no puede convertirse en una alternativa sostenida a la inversión en redes.
    Que dicha Red Neutral se ve amenazada por operadoras interesadas en llegar a acuerdos comerciales por los que se privilegie o degrade el contenido según su relación comercial con la operadora.
    Que algunos operadores del mercado quieren “redefinir” la Red Neutral para manejarla de acuerdo con sus intereses, y esa pretensión debe ser evitada; la definición de las reglas fundamentales del funcionamiento de Internet debe basarse en el interés de quienes la usan, no de quienes la proveen.
    Que la respuesta ante esta amenaza para la red no puede ser la inacción: no hacer nada equivale a permitir que intereses privados puedan de facto llevar a cabo prácticas que afectan a las libertades fundamentales de los ciudadanos y la capacidad de las empresas para competir en igualdad de condiciones.
    Que es preciso y urgente instar al Gobierno a proteger de manera clara e inequívoca la Red Neutral, con el fin de proteger el valor de Internet de cara al desarrollo de una economía más productiva, moderna, eficiente y libre de injerencias e intromisiones indebidas. Para ello es preciso que cualquier moción que se apruebe vincule de manera indisoluble la definición de Red Neutral en el contenido de la futura ley que se promueve, y no condicione su aplicación a cuestiones que poco tienen que ver con ésta.

  9. manik dijo:

    hola. Estoy necesitando este libro para una investigación académica. ¿sabes si ha sido editado en español? no lo puedo encontrar por aquí, soy de un país llamado Argentina, si alguien lo tiene en digital me sería de mucha utilidad.
    pd: muy bonito Blog, me han gustado varias reseñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s