[50 libros] #28 Viaje al silencio, de Sara Maitland

Este libro llevaba ya un par de años llamándome la atención desde los estantes de la biblioteca, y este verano me decidí a sacarlo. Sólo sabía de él lo que decía la contraportada:

Nacida en una familia conservadora de clase alta, educada en Oxford, activista feminista y socialista, esposa de un vicario anglicano en los tiempos más duros del thatcherismo, y escritora muy valorada de ficción y ensayo, Sara Maitland descubrió un día que estaba harta del ruido que rodeaba su vida y decidió elegir “la libertad de la soledad” y “la energía del silencio”.

Yo también creo que hay demasiado ruido en mi vida, en sentido literal (España está llena de decibelios) y figurado (demasiadas distracciones, demasiada presunta información que apenas contiene “señal”).  Así que esto me interesó, y más cuando la contraportada seguía diciendo que…

Desde entonces, [la autora] ha viajado y ha investigado; ha vivido en lugares donde “hay un silencio increíblemente severo y esencialmente inhumano”; ha meditado con monjes zen y participado en retiros cristianos y en reuniones de cuáqueros (…) Hoy vive , sola, en una casa que se ha construido en un páramo de Escocia. Su búsqueda del silencio, de “su historia, su paisaje y su cultura”, no ha terminado, pero queda espléndidamente plasmada en este libro emocionante e inteligente, mezcla de autobiografía, meditación y literatura de viajes.

Y bueno, una vez leído el libro, es verdad que es una mezcla de esos géneros y de alguno más, pero no me ha emocionado ni me ha parecido en absoluto “magistral”, como dice alguna crítica. Precisamente, un hándicap es su indefinición. Tiene elementos autobiográficos, pero haría falta bastante más para entender las verdaderas motivaciones de la autora. Por ejemplo: su marido, el vicario anglicano, desaparece del texto, y al parecer de su vida, sin que se aclare demasiado cómo y por qué. Aunque creo que soy muy poco cotilla, no puedo evitar la sensación de que la autora no es del todo sincera.

Pero tampoco el libro acaba de funcionar como ensayo. Se habla constantemente del silencio, de sus diversas dimensiones, que pueden ser contradictorias. Por ejemplo, se contrapone el silencio del desierto con el de las montañas; se contrasta la soledad (que puede ser sonora) con el silencio (que puede ser en comunidad); se habla extensamente de cómo el silencio puede buscarse para vaciar el ego (como los místicos) o para encontrarse uno mismo (como los artistas románticos que buscaban en soledad su auténtico yo). Todo esto está muy bien, pero al final, ¿con qué silencio nos quedamos?¿cuál es el que busca la autora? Quizá nos aclarásemos algo más si explicara más su religiosidad: sabemos desde el principio que ahora es católica, que dedica mucho tiempo a rezar en su rutina diaria y que le atrae la importancia del silencio en muchas tradiciones religiosas. Al final seguimos sabiendo lo mismo. Algo más aprendemos de sus motivaciones literarias, pero tampoco acabamos de aclararnos.

De todos modos, la indefinición del libro tiene la ventaja de que casi cualquier lector puede encontrar cosas interesantes: curiosidades sobre los padres del desierto, los exploradores polares o los navegantes solitarios; descripciones de primera mano sobre los efectos psicológicos del silencio prolongado, o historias extraordinarias, y bien contadas, de personajes (para mí) desconocidos, como Marguerite de la Rocque, Alexander Selkirk, Joe Simpson, Richard Byrd, Christiane Ritter, Chris MacCandlessDonald Crowhurst

Quizá, pensándolo bien, no deberíamos ser demasiado rigurosos con la autora. Se ha propuesto una tarea autocontradictoria: hablar sobre el silencio lo rompe inevitablemente. No es poco que su libro, por lo menos, se lea con agrado. En cuanto a la sabiduría, busquen mejor en el Tao te Ching, allí donde dice eso de que “los que saben no hablan, los que hablan no saben”.

Esta entrada fue publicada en Libros, personajes, Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a [50 libros] #28 Viaje al silencio, de Sara Maitland

  1. Hesperetusa dijo:

    Tenía cierta curiosidad por leer este libro, pero ahora ya no sé si tengo tanta. Espero que no tenga el tufillo de los libros de autoayuda, que algunos van muy bien disfrazados en el título.

  2. pseudópodo dijo:

    No, a mi no me ha dado ese tufillo, pero sí me ha resultado un tanto decepcionante… Que conste que se deja leer, pero al final no cuaja.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s