Herramientas – 3: Ya lo dijo MacLuhan

(Viene de aquí) Los medios de comunicación son herramientas. Cuando McLuhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, sólo estaba condensando en un aforismo esta idea de la dinámica latente en las herramientas. Podríamos parafrasearle y decir: la herramienta es la función. Pero, ojo: ya vimos que no suele ser la función que uno quiere. La herramienta tiene la suya propia, y sólo la conocemos cuando se va desplegando.

La televisión, por ejemplo. Se suponía que iba a llevar a nuestra sala de estar los conciertos, el teatro, la ópera, las conferencias… ¡La cultura al alcance de todos los hogares! El resultado lo conocemos todos: Sálvame de luxe, La hora de Patricia, Gandía Shore, Gran Hermano… El error de aquellos ingenuos que pronosticaban que la TV iba a ser un vehículo nuevo para la vieja cultura es que no habían entendido la dinámica de las herramientas.

TVlibros

Cuando se trata de comunicación, el vehículo condiciona y modifica el contenido. Manolo Pérez, camionero, sigue siendo el mismo Manolo después de veinte años al volante. Pero metan a Antígona en la tele y al cabo de veinte años tendrán a una Mamma Ciccio.

Ahora caemos en el mismo error con Internet. Pensamos que va a comunicarnos con nuestros amigos estén donde estén, hacer el mundo transparente y mostrárnoslo en tiempo real, enseñarnos cualquier cosa que queramos en segundos… Internet va a poner la Biblioteca de Babel en la punta de nuestros dedos, dicen los que esperaban ver conferencias por la TV, y nos lo creemos.

Seguimos siendo premacluhianos, no hemos aprendido la lección. La TV convirtió las conferencias, y todo aquel mundo cultural que presuntamente nos iba a acercar, en algo obsoleto. Internet hará lo mismo a una escala mucho mayor: redefinirá lo que es un amigo (ya lo ha hecho Facebook), lo que es una noticia, lo que es conocimiento. No vamos a tener nuestro viejo mundo familiar internet-enhanced. Vamos a tener otra cosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Computers & Internet, cultura, Ideas & Thoughts, psicología, Tecnología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a Herramientas – 3: Ya lo dijo MacLuhan

  1. Ana dijo:

    Que la televisión se ha convertido en un contenedor de deshechos orgánicos es ya un axioma contemporáneo. También es cierto que tiene su lado amable, como debe ser con toda “herramienta” que se precie. Pero es cierto que una tv que dedica tanto tiempo y dinero (es sabido que el sueldo de un tertuliano del corazón es mucho más sustancioso que el de un corresponsal en Irak) a programas insulsos, vacíos de contenido real, que no aportan absolutamente nada al acervo cultural individual o colectivo, no es más que un inquietante síntoma del grado de superficialidad y abotargamiento al que ha llegado esta sociedad nuestra.
    ¿Internet? Pues más de lo mismo.
    En fin. Como siempre digo (más para animarme a mí misma que a otros) ya pararemos en algún sitio, señor Pseudópodo 🙂 Saludos y un abrazo con este par de herramientas laterales que la naturaleza tuvo a bien obsequiarme para este y otros menesteres 🙂

  2. Emilio dijo:

    Tengo la impresión de que aceptas un determinismo que en otros momentos rechazas. No son los genes pero son los “medios”. No hay nada que hacer todo está escrito (en este caso por McLuhan) y ya solo queda esperar a que suceda con Internet lo que ha sucedido con los mass media. Antígona camino de Mamma Chicho.
    Y es verdad que casi todo lo que nos rodea parece confirmarlo.

  3. loiayirga dijo:

    Se me ocurren muchas cosas que decir. Son tantas (y están tan desordenadas en mi cabeza antes de ponerme ante el teclado) que hoy voy a optar por callar. Dentro naturalmente de lo que cabe el silencio en Loiayirga.
    Me muevo entre la decepción por este tercer post (yo pensé que nos ibas a explicar la manera en que podíamos revertir esta reacción de herramienta en nuestro beneficio) y la admiración ante el descubrimiento final del post: El desarrollo de la herramienta no mejorará nuestro mundo. Hará desaparecer el viejo y hará aparecer otro nuevo. Es verdad que sigo siendo premacluhan. Me dejo engañar por la frase de Marina: “Un burro conectado a internet sigue siendo un burro”. No, Jose António, no. Un burro conectado a internet, no hay por qué pensar que se volverá listo, pero ya no será nunca el burro que era. El desarrollo de Internet (la herramienta) vaya usted a saber en qué lo transforma.
    Lo que sí parece ser Internet es más interactivo (más de ida y vuelta) que la TV ¿o no lo es? En principio parece fomentar más la creatividad porque todo el mundo puede crear contenidos, aunque luego miles de personas se dediquen a reenviar cosas creadas por otros.
    Estoy cansado y voy a seguir el ejemplo de Pseudopódo: voy a ir a leer rato en la última hora del día.
    Pero prometo dar respuesta al “continuará” que escribí en el post anterior.

  4. eulez dijo:

    Bueno, es que lo que dices sobre la TV no es cierto. Es por cierto, un comentario bastante elitista y sesgado. Las series estilo “The Wire” o “Los Soprano”, “Los Simpsons” o tantas otras maravillas que hay por ahí son productos para la televisión. ¿Que hay mierda? Uf, a raudales. Pero es también la gente la que la ve, la que la demanda. Si no hubiese TV, pues esos contenidos saldrían por otro sitio, como ya ocurría antaño con el teatro. Lo mismo pasa con Internet. Con la gran diferencia de que en Internet cualquiera puede crear su contenido y tener su audiencia. Ejemplo: este blog.

    Sobre que la herramienta transforma la realidad, pues eso sí que es cierto. Pero esta entrada a mi me parece que está ya un poco anticuada. Internet, televisión… ahora lo que está modificando los patrones de conducta, hasta extremos insospechados, es la necesidad de usar “smartphones”, o zapatófonos como los llamo yo. Hasta el punto de que pierdes amigos si no tienes Whatsapp. Esto es así, no estoy exagerando.

  5. Isidro dijo:

    Estimado Pseudópodo, aunque ya tengo bastante con la discusión e El Fin de los Libros, no me resisto a abrir otro frente. ¿Cuál es el mecanismo que explica que la televisión (herramienta) transforma en basura lo que toca? En realidad, como ya han apuntado eulez, esto es falso. Hay programas y series excelentes (The Simpson…).
    El problema no está en la televisión, sino en la misma población que la ve. Está en la demanda de la población. No le veo más complicación. La demagogia (ganarse con halagos el favor popular o la atención del público) ha existido siempre, pues siempre ha existido gente (la mayoría en demasiados casos) dispuesta a dejarse llevar por sus apetitos más prosaicos. No en vano, ya Aristóteles advirtió que el mayor problema de la democracia es que tiende a convertirse en demagogia. Podemos echarle la culpa a la televisión, pero el meollo de la cuestión es la facilidad con que los humanos nos dejamos arrastrar por estímulos y espectáculos degradados o de poco fuste intelectual y moral.

  6. avatariamode dijo:

    La lógica de las herramientas. Qué sugestivo. Se puede utilizar un tubo y un explosivo para enviar metal a 500 metros a una supervelocidad, pero la lógica de la herramienta lo convierte en un fusil. Se puede utilizar la tele para emitir conferencias sobre Kant, pero la lógica de la herramienta nos lleva a usarla como un somatizador (de soma) social. Internet sirve para interconectar cerebros, pero la lógica de la herramienta la lleva a desvalijar cerebros ajenos (gratis).

  7. Yo estoy con Isidro a este respecto. Y creo que J.A. Marina tiene razón cuando dice lo de “Un burro conectado a internet sigue siendo un burro”. En internet, como en la tele y en la radio, cabe de todo: lo mejor y lo peor. No culpemos al medio de la burricie de la sociedad.

  8. triglifo dijo:

    Pienso en la linea que han apuntado eulez e Isidro: la oferta televisiva ha dado y sigue dando programas excelentes. Pero tengo dos cosas a criticar. Por un lado, el hecho de que pongan (o de que pongamos los telespectadores con nuestra actitud) los programas más culturales (digámoslo así de momento) en horas intempestivas y, por otro, esa costumbre atroz de cortar las películas, series, programas… para pasar a largas tandas de anuncios. Por cierto, el verdadero invento “demoníaco” no fue la tele sino, algo más tarde, el mando a distancia…

    Con la llegada de internet y de la televisión a la carta, se nos dijo, esto dejará de ser un problema: tú podrás ver tus programas a la hora que quieras y sin interrupciones. Lo cual me ha provocado algo curioso y es que he empezado a evocar con nostalgia las épocas en las que cuando un programa te gustaba, o estabas ahí o te lo perdías. Esto tenía algo de ritual, de atención absorbente,de esperar durante la semana con ilusión aquel momento. Ahora no importa que no estés, o que no estés demasiado atento, seguramente lo podrás ver luego por internet. O la repetirán hasta la saciedad en alguno de los canales. De un tiempo más o menos lineal hemos pasado a un tiempo abstracto: todo es simultáneo, todo está en la red. Veo “los Simpson” por la tele y no sé si están en la segunda temporada, la tercera o ya han vuelto a la primera otra vez…

    Seguramente siempre ha habido el peligro de dejarse llevar por productos “chorras” o de perderse en un un mar de información. Pero no es lo mismo entrar en una biblioteca en la que, además de que ya hay una criba, los libros no te salen al paso, que ver la tele o entrar en internet donde miles de links te seducen para hacer click.

    ¿Es internet un arma maligna? No, es apasionante, pero más que en otras épocas hay que ser un auténtico samurai del intelecto y las emociones para navegar por internet sin perder la dirección y no acabar dándole a cientos de “me gusta” o dejándote llevar por miles de slogans demagógicos.

  9. loiayirga dijo:

    Para Isidoro y Fabelo: Lo que decís únicamente puede sostenerse con una visión ingenua de la herramienta. Como si la herramienta fuera puramente neutral. Todo dependerá de quien la use. La tesis que sostiene Postman y Pseudópodo a mi me parece razonable y fiel a la realidad. Cada herramienta imprime en el que la usa su propia dinámica que además es desconocida antes de que esta se desarrolle. El reloj con minutero en la muñeca de todo el mundo transforma nuestro modo de vivir el tiempo, no depende de quién sea el que se pone el reloj. Es la sociedad toda la que se transforma poniendo precio al tiempo porque este se puede controlar de un modo impensable con anterioridad. Es la manera de vivir el tiempo la que cambia y por tanto cambiamos nosotros.

    • Isidro dijo:

      Bien, loiayirga. Lo entiendo. Lo de la caravana lo veo claro: el alejamiento de la rutina, etc. Pero explícame el mecanismo por el cual la televisión degrada el producto que se le introduzca. ¿Por qué?

    • La herramienta no es neutral, la herramienta condiciona: no niego el planteamiento macluhaniano (por cierto, ¡el ejemplo del reloj en la muñeca es genial!). Solo constato que el contenido que se vierte al contenedor puede ser muy diverso: un teléfono (o una comunicación por Skype) te permite mantener una conversación sobre lo último en Gandía Shore, pero también hablar de la obra de Schopenhauer; un blog puede estar dedicado a las vicisitudes del Gran Hermano 8 o a la meditación zen; en un foro de internet se pueden intercambiar opiniones acerca de Mourinho o sobre las últimas investigaciones en el campo de la teoría de cuerdas. El contenido depende de quienes los vierten; por supuesto, vuelvo a insistir, condicionados por las características del medio.

  10. loiayirga dijo:

    Otro ejemplo que quería poner: la caravana.

    Hace poco tiempo contaba yo en un post que la caravana ha mejorado nuestra relación de pareja. No somos nosotros, es ese modo de convivencia que propicia la caravana el que nos mejora. El alejamiento físico de la rutina de la semana y el relax y la convivencia que un espacio tan pequeño propicia nos han unido más. Supongo que no obrará milagros en matrimonios mal avenidos pero desde luego fomenta la concordia y la cercanía. Del mismo modo que pienso que la existencia de cuatro ordenadores (uno por persona) en mi casa fomenta el individualismo y el aislamiento.

  11. loiayirga dijo:

    Pseudópodo, ¿te acuerdas de El Tercer Policía? Yo me preguntaba si sería algo más que una serie de ingeniosidades llenas de gracia. Estoy muy contento porque he descubierto que la historia (tan sugerente) de las bicicletas que se van volviendo personas (en cierto porcentaje) y de los humanos que se van “bicicleteando” puede interpretarse como una versión literaturizada de la tesis de la acción reacción de la herramienta.

  12. Emilio dijo:

    He de reconocer que me causa una cierta perplejidad que en este blog tantos consideren que la programación de televisión es aceptable y que lo que tiene de malo es porque así lo pide el público. Nunca he entendido ese tienen lo que se merecen. A mí jamás me consultaron sobre lo que deseaba, del mismo modo que seguramente vería más televisión si la programación fuese diferente. Por degradar se han degradado hasta los informativos, Y la maldad por supuesto no está en el medio, como no es a él a quien debemos hacer responsable de la degradación de la enseñanza, o del completo desbarajuste económico en que viviamos cuando pensábamos que teníamos la economía más saneada del planeta. Y la conexión entre estos tres ámbitos es más que clara.

  13. loiayirga dijo:

    EL otro día hablando de educación parece que me metí en una ratonera de la que no sé si es fácil salir. Si la herramienta que usamos tiene su propia lógica y redefine los objetivos de la propia actividad habrá que tener esto en cuenta. ¿O no? Es absurdo querer seguir fijando objetivos si luego la herramienta va a seguir su propia ley. Si las notas distorsionan el propio modo de enseñar habrá que partir desde el principio de ese hecho. Si sabemos que se estudia para el examen inventemos exámenes tan exhaustivos e inteligentes que no puedan pasarse si no se sabe la asignatura. Hagamos que pasar el examen signifique dominar la asignatura.

    Releyendo los comentarios del post de Farish reconozco que quizás la clave que vicia todo está (como decía Pseudópodo) en fijar como objetivo un determinado número de aprobados. ¿Pero no estará eso en la propia dinámica de la herramienta “exámenes y notas”? Pide Pseudópodo que aunque estudiar para el examen afecte a los alumnos no se consienta que eso afecte a los profesores. ¿Pero no es eso suponer que alguien (en este caso los profesores) se puede ver libre del efecto acción reacción de la herramienta “notas”?

  14. Alejo Urzass dijo:

    ¡Por supuesto que “vamos a tener otra cosa”! Estoy de acuerdo con el análisis pero no con el diagnóstico. ¿Qué es eso de “nuestro viejo mundo familiar internet-enhanced”? Parece que damos por sentado que sin internet (o la “herramienta” que se introduzca) el “viejo mundo” fuera a mantenerse inalterable. Parece que nos olvidamos de que nosotros no estuvimos en ningún “viejo mundo”, estamos en éste. “El viejo mundo de Mozart” dirían los críticos de Beethoven…
    …Y entonces, como lo que vamos a tener no va a ser lo mismo que en algún momento tuvimos, tenemos miedo. Análisis correcto, diagnóstico conservador.

    Tengo la sensación de que me puedo repetir, pero aún así, allá voy: cuando hemos introducido una nueva tecnología, nuestra sociedad se ha visto transformada, hay cosas que se pierden, otras se transforman, y otras que emergen de donde no se esperaba. Todos de acuerdo si hemos leído a Don Pseudo, no solo estas últimas entradas. Lo que es curioso observar es que éstas novedades que emergen siempre (o casi siempre) van acompañadas de un componente artístico o lúdico, en el que se transfiguran de nuevo los grandes relatos de nuestra cultura, y que forma una corriente fuerte. Esa corriente surge “por el amor al arte”, sigue su ciclo de maduración (normalmente ligado a una explotación económica, una industria, etc.) luego llega su etapa manierista (la del gran negocio) y finalmente de declive. No necesariamente desaparece, porque llegados al declive y desaparecida la industria, permanecen (en la medida de lo posible) los del “amor al arte”. Este declive puede haber sido impulsado por la aparición de una nueva tecnología (a esto nos hemos acostumbrado en el siglo XX) pero no es así necesariamente, tal como nos enseña la historia.

    Lo podemos ejemplificar con la imprenta, con el cine, o, ya que en el otro hilo ya la utilizamos, podemos poner el ejemplo de la música pop-rock. Su industria se queja del daño que le ha hecho internet, pero lo cierto es que su declive artístico (no el del negocio) comenzó bastante antes. No hay más que seguir la evolución desde el comienzo del rock desde mediados de los 50 hasta mediados de los 70 para ver que en 20 años emergió todo un catálogo de tendencias, de idas y de vueltas, y que desde los años 80 hasta hoy (3 décadas) el movimiento es mucho menor, y es de repetición. Como ya defendí en “El fin de los libros”, no creo que signifique que nuestra cultura se degrade, sino que se cumplen ciclos, se cierran capítulos.

    En relación a este tema @Bloodykefka se cuestionaba (al hilo de “El fin de los libros”) sobre los videojuegos y su potencial carácter artístico. Según yo lo veo, la corriente artística que emerge de una cada nueva tecnología aparece normalmente muy al principio, antes de que esa tecnología se perfeccione (el sonido del rock es anterior a su tecnología, el carácter artístico del cine surge en un cine el balbuciente cine mudo… –¡pedazo de oxímoron!). Por eso creo que el momento dulce de la creatividad en los juegos fue, más o menos, Mario bros. y que a partir de ahí, con el gran desarrollo tecnológico aplicado después, ya podríamos hablar de era manierista, incluso de era revisionista. Se trata de jugar, no de arte, por lo que el juego irá cambiando de plataforma, como estamos viendo desde hace tiempo, pues ya ha subido al tren de las redes sociales, etc. En resumen, y por cerrar esta parte, un poco off-topic, no creo que los video-juegos sean el lado artístico que emerja de las tecnologías actuales e internet. Creo que en la actualidad todo está cambiando demasiado rápido, y difícilmente podremos sostener la aceleración, por ello creo que debe de ser este más bien un momento de inflexión, y que otra cosa está por emerger.

  15. loiayirga dijo:

    ISIDRO, Yo no sé si la TV convierte a Antígona en Mamachicho. Eso creo que lo dice Pseudópodo y allá él. Yo en lo que estoy de acuerdo con el Pseudópodo de esta entrada es en la tesis de que el medio es el mensaje. Que es otro modo de decir que la herramienta manda y que se independiza de la intención con la que el usuario quería utilizarla.
    Sartori en un libro analiza de qué modo la televisión transforma el supuesto objetivo de informar. Recuerdo, por ejemplo, que la TV todo lo supedita a la imagen. Lo que no tiene imágenes pasa a tener menos importancia que lo que tiene imágenes. Y analiza además la lógica propia de las imágenes. Las imágenes hablan por sí mismas y dicen cosas que son falsas.
    En el libro SUPERFICIALES: ¿QUE ESTA HACIENDO INTERNET CON NUESTRAS MENTES? – NICHOLAS G. CARR analiza el modo como Internet nos está transformando. Por ejemplo, no parece que Internet favorezca la concentración. El propio medio favorece la dispersión. Como dice Triglifo “hay que ser un auténtico samurai del intelecto y las emociones para navegar por internet sin perder la dirección y no acabar dándole a cientos de “me gusta” o dejándote llevar por miles de slogans demagógicos”.
    Y volviendo a la frase de Marina, yo también estoy de acuerdo con Marina en lo que él quiere decir, lo que intentaba descubrir es que la frase parte de un supuesto equivocado: somos como somos independientes de la herramienta que usemos. Eso es lo que no es verdad. Esto es lo que esta serie de post cuestiona. No veo yo conservadurismo en el post, como dice alguien, simplemente constatación de que la herramienta nos cambia. Y que lo que surja del uso de Internet no va a ser nuestro viejo mundo mejorado. Va ser otra cosa.

    • Isidro dijo:

      LOIAYIRGA, yo no he pretendido insinuar que la herramienta sea neutral. Me parece muy sugerente cuanto dice usted de la propia naturaleza del instrumento. No es algo que haya de tomarse a la ligera. Lo que yo digo, muy en concreto, es que no sé cuál es el mecanismo por el cual la televisión produce los efectos degradantes que indica PSEUDÓPODO.
      ¿Y si le damos la vuelta a la tortilla y consideramos al hombre-masa como una herramienta? Le das una plaza limpia para pasear y te la convierte en una papelera. Le das ópera o comedia de altura y te la transforma en vodevil, le ofreces una tertulia y te devuelve un gallinero, le das democracia y la degrada a demagogia. Esto ha ocurrido siempre (cuando no había ni tele ni ordenadores) porque siempre ha habido gente vulgar. A lo que voy: Ingenuo no sería tener en cuenta la naturaleza del instrumento, e ingenuo sería no tener en cuenta la naturaleza del sujeto, del hombre que utiliza la herramienta. En cualquier caso, yo diría que los resultados son los resultados que cabe esperar de una interacción entre sujeto y herramienta. El sujeto TAMPOCO es neutral.

  16. loiayirga dijo:

    Y volviendo a la educación. La herramienta “notas” no evalúa solo al alumno. Evalúa al profesor, nos dice si cumple su función o no. El profesor tiene que conseguir enseñar, si no lo consigue es que no es un profesor. El sistema necesita profesores que enseñen a sus alumnos (no necesita personas que constaten con sus exámenes que los alumnos no saben). Si es el mismo profesor quien al evaluar dice (suspendiendo a todos o a casi todos) que no ha conseguido enseñarles, es el mismo profesor quien le está diciendo al sistema educativo: sustitúyanme, no he conseguido el objetivo que ustedes me fijaron.
    Eso sí, que sea el mismo profesor el que se evalúa a sí mismo (con su número de aprobados) vicia el sistema.
    Alguien puede decir que no es que el profesor quien no enseña sino que son los alumnos que no aprenden. Ese argumento no vale. Enseñar no es algo unilateral -que hace solo el profesor-, es un proceso relacional en el cual el alumno tiene que aprender. Si alguien enseña, otro aprende. Si nadie aprende nadie enseña.
    Si un profesor no enseña al porcentaje que la sociedad necesita debe ser sustituido.
    Si un profesor aprueba al porcentaje que la sociedad necesita no sabemos si les enseñó o no, pero en todo caso de cara a la sociedad cumple su función. De momento no está pidiendo a gritos que lo echen.
    Digo todo esto para intentar mostrar que conseguir un determinado número de aprobados, externo al sistema, no es algo que puede suceder o no. Es algo consustancial al propio sistema de los exámenes y las notas. Está en la misma esencia de la herramienta. Las notas están para pasar a unos (muchos o pocos, los que el sistema requiera) y para dejar a otros. Por eso es quimérico que el profesor pueda sustraerse –como quería pseudópodo en el post de Farish- a la dinámica de convertir el examen en objetivo.

  17. loiayirga dijo:

    FE DE ERRATAS: Donde dice: “conseguir un determinado número de aprobados, externo al sistema,” debe decir “conseguir un determinado número de aprobados no es algo externo al sistema”.

  18. Joaquín dijo:

    La herramienta tiene su propia dinámica, y genera usos y resultados imprevistos, de acuerdo. Pero la fascinación de ese descubrimiento no debe confundirnos, sigue siendo una herramienta manejada por la persona. El usuario no hará exactamente lo que pensaba inicialmente, pero tampoco se convertirá en un esclavo de la herramienta y hará lo que ésta decida.

    Una de las cosas que hacen las herramientas es multiplicar, a veces de forma inmensa, capacidades del usuario. Usuarios cotillas (característica humana donde las haya) más televisión como herramienta multiplicadora, igual a programas del corazón; no se dónde está la sorpresa. Pero también hay documentales, ficción crítica (la Simpson que ya han salido varias veces), conciertos, etc, para consumo de otros usuarios. ¿Que esos usuarios son minoría? Tampoco encuentro eso sorprendente. A Emilio no le consultaron expresamente a la hora de hacer las programaciones, pero hay unos mecanismos de retoalimentación (basados en mediciones de audiencia) que adaptan con mucha fineza las programaciones a las distribuciones de usuarios.

    La capacidad de internet de potenciar capacidades e intereses es tremenda, mayor que la de la televisión (la radio, la prensa o el libro impreso). Individualmente eso es maravilloso, cada uno encuentra su rincón, resuena en él y se potencia: superchonis, superfrikis y supergafapastas orgullosos de sus peculiaridades. Eso si, socialmente no se cómo pueda ecolucionar grupo humano cada vez más inhomogéneo y anisótropo 😉

  19. loiayirga dijo:

    Si, para mí también es un enigma saber como puede una sociedad ECOLUCIONAR. 😉

    Joaquín, me parece muy acertado tu comentario. Solo me apena no haberlo escrito yo.

  20. triglifo dijo:

    También coincido con el mensaje de Joaquín, sobretodo en lo de: “Una de las cosas que hacen las herramientas es multiplicar, a veces de forma inmensa, capacidades del usuario”. Pero yo no sé si cambian demasiado al individuo. El arco y la flecha aumentó el radio de acción con el que podías matar a un ser humano. Antes, a pedradas, era menor, pero el objetivo de ambos ejecutantes era el mismo: cargarse al otro. De hecho, una de las cosas que no dejan de sorprenderme nunca es cómo a pesar del enorme desarrollo tecnológico, el ser humano sigue haciendo básicamente las mismas cosas. En este sentido es curioso leer crónicas de la vida en la Roma de hace 2000 años y compararla con lo que ocurre en una ciudad moderna. Los paralelismos son sorprendentes.

    Creo que contribuye más al cambio (o mejor dicho, al no-cambio) el sustrato cultural al que uno pertence. Regálese un “smartphone” a un indio shuar, un rapero de New York, un musulmán argelino, un profesor noruego de matemáticas, un “otaku” japonés… y examínese si hay cierta convergencia respecto a lo que la herramienta “les hace hacer” o adaptan el instrumento a lo que ya hacían con anterioridad.

  21. pseudópodo dijo:

    Llevo un buen rato escribiendo una contestación pero mi respuesta está creciendo tanto que creo que va a ser un nuevo post… Se están diciendo cosas muy interesantes, pero tengo que agradecer sobre todo a loiayirga sus comentarios porque me ha ahorrado decir muchas cosas que yo habría respondido. De todos modos, sigo escribiendo…

  22. Emilio dijo:

    No se puede tratar el mecanismo acción-reacción en el mundo social del mismo modo que lo haríamos en el mundo físico.

    Desligar la televisión de las estructuras culturales y de poder es negarse a entenderla. La televisión hace lo que estos grupos de poder desean y no lo que el público demanda o deja de demandar, aun cuando por tratarse de “clientes” sea necesaria alguna concesión.

    El periodismo se está degradando de forma importante porque caminamos hacia una sociedad donde el poder se ejerce de forma cada vez más chapucera y los mecanismos de contrapoder cada día están más mermados.

    Desde que McLuhan escribió lo que relata pseudópodo hemos conocido varias televisiones y la que nos toca actualmente tengo la impresión de que es de las peores.

    Pensar que Intenet es un medio neutro, y no una estructura gobernada por unos cuantos gigantes estadounidenses que a estas alturas saben de nosotros lo que no somos capaces de imaginar, es renunciar a entender por qué pasa lo que pasa.

  23. Alejo Urzass dijo:

    Pensar que Intenet es un medio neutro, y no una estructura gobernada por unos cuantos gigantes estadounidenses que a estas alturas saben de nosotros lo que no somos capaces de imaginar, es renunciar a entender por qué pasa lo que pasa.

    Sin embargo google no hace más que sacar inventos para tantear qué se nos ocurre hacer con ellos, mientras va cerrando otros que ha ido sacando sin éxito de uso. El rebaño no es tan gobernable.

  24. Emilio dijo:

    Por supuesto por muy gigantes que sean están sujetos a la prueba de ensayo y error, pero no veo en qué contradice eso lo que yo he escrito.

  25. Alejo Urzass dijo:

    No era por contradecir sino por matizar. Quiero decir que sí bien Facebook es hoy un gigante podría ser que dentro de dos años nadie se acuerde de él. Lo que no cambiará será nuestra demanda por una tecnología que nos permita compartit en tiempo real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s