Theological investigations – II

2 – La oficina y el sentido

¿Cómo es posible que coexistan interpretaciones tan dispares? Porque la cuestión del sentido está llena de trampas. Para empezar, incluso la observación más atenta puede no decirnos nada. ¿Qué podemos averiguar de lo que se cuece en una oficina viendo el ir y venir de sus empleados? El mismo ajetreo podría corresponder a miles de actividades diferentes, desde tramitar seguros de vida hasta enviar judíos a Auschwitz.

Analizadas en el mundo físico, las acciones no proporcionan ningún residuo de sentido. El sentido vive en un plano completamente distinto.

Se me dirá que estoy forzando el símil, obviando el hecho de que existe el lenguaje: en realidad, entendemos el idioma. Pero ¿lo entendemos? Cuando nacemos no, obviamente. Con el tiempo, creemos entender el lenguaje verbal, pero todo es lenguaje, todo es una señal que aporta información. Quizá, igual que sólo vemos un estrecho espectro visible, estamos dejando fuera todo tipo de signos y frecuencias no percibidos por nuestros sentidos o por nuestro intelecto. El sentido que nos aporta el lenguaje puede ser una parte mínima del sentido posible; la parte que, contingentemente, se ha construido en nuestra sociedad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en filosofía, Ideas & Thoughts, Religion y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s