Libros a medio leer, curso 2013-2014

No suelo hacer balances del curso en el blog, pero este año, en el que tantos cabos se han quedado sueltos, quería darme un empujoncito para anudar aquí uno: el de los libros a medio leer. Aquí va la lista, creo que casi exhaustiva:

  1. Civilización, de Niall Ferguson: Un libro muy ameno que aborda la cuestión del éxito de las civilizaciones justo donde lo deja Jared Diamond en Armas, gérmenes y acero. Devoré unas 150 páginas en pocos días, pero tuve que devolverlo a la biblioteca y aunque lo compré un tiempo después, el lapso en blanco fue fatal para la lectura.
  2. Maus, de Art Spiegelman: Es probablemente la novela gráfica más prestigiosa de la historia, y por lo que leí, se merece su fama. Demasiado pesado para llevar en la mochila, y aparentemente fácil de retomar (“al fin y al cabo sólo es un cómic”), su turno siempre podía esperar. Ahora mi hijo se lo ha dejado a un amigo (¡glup!).
  3. Mathematics and physics, de Yuri A. Manin: Recomendación de MarianoS aquí mismo. Se quedó a medias en parte porque mi edición pirata (fotocopias del año 1986, más o menos) está completamente desencuadernada, así que sólo lo podía leer en casa si no quería correr el riesgo de que se desparramaran las hojas por el cercanías. Y en casa tengo muy poco tiempo durante el curso. Lo que leí, extraordinario: se merece un buen repaso (y no sólo de pegamento).
  4. Las crisis humanas, de José Ferrater Mora: Desde hace muchos años en las estanterías, lo cogí por impulso uno de esos días que a uno le apetece algo nuevo, aunque tenga diez o doce libros a medias. Sin duda influyó que abultaba poco y me pareció ideal para la sala de espera, además de que prometía poner en perspectiva La Crisis por la que atravesamos. El resultado: ahora tengo once o trece libros a medias.
  5. Vida, de Torres Villaroel: En algunas ferias del libro de ocasión ponen ahora casetas con libros gratis, y éste era uno de ellos, completamente nuevo en edición reciente de Austral. Sabía algo del personaje y me pareció curioso. Y lo es, pero se ve que la prosa del siglo XVIII se me hace cuesta arriba.
  6. La señal de la cruz, de Colm Toibin: Otro libro de ocasión, muy apropiado para leer a salto de mata, con capítulos independientes. Viajes por los lugares de Europa en los que la fe cristiana es más viva, contados por un irlandés escéptico. Debe ser uno de los primeros libros que se editó en España de un autor cada vez más prestigioso. Víctima del sino de los libros que se pueden leer a salto de mata.
  7. Biografía del silencio, de Pablo d’Ors: Que no haya sido capaz de acabar este librito, que tanto me interesa y que tan bien escrito está, demuestra bien a las claras cuanto lo necesito.
  8. Pensar rápido, pensar despacio, de Daniel Kahneman: Monumental tratado, pero imprescindible y ameno. Traducción un tanto farragosa y mamotreto poco manejable, pero mi solución fue leerlo en inglés en el Kindle y repasar (pre-subrayando) luego en papel. Buena solución, pero demasiado trabajosa para durar.
  9. A la espera de Dios, de Simone Weil: Una víctima del desasosiego de la neurociencia. Lo cuento aquí, así que no hace falta que lo repita.
  10. Una historia secreta de la consciencia, de Gary Lachman: Lo empecé en paralelo con Incógnito: una experiencia curiosa leer dos libros tan distintos sobre lo mismo. Ganó el libro de Eagleman, y éste tuve que devolverlo a la biblioteca, pero me quedé con las ganas y lo compré unos meses después. Aquí lo tengo, al lado, y quizá sea el primero de las vacaciones.
  11. Cómo leer un libro, de Mortimer Adler y Charles van Doren: Sí, es un chiste fácil: ¿cómo no voy a dejar libros a medio leer si no he sido capaz de acabar éste? Obviamente me he quedado sin aprender a leer libros, ese es mi problema…
  12. La creación de lo sagrado, de Walter Burkert: Un tema que me interesa mucho, una editorial que me encanta y un autor del que no sabía nada pero parece ser una eminencia. Y para colmo, se trata de unas conferencias Gifford, benemérita institución a la que debemos muchas obra maestras. Salí emocionado de la librería, y sin embargo, ha sido una decepción. No puedo evitar la sensación de que con toda su erudición (y a diferencia de Rudolf Otto o de Mircea Eliade), Burkert no tiene ningún “oído” para la religión. Encontré luego un libro de Luis Cencillo, Mito, semántica y realidad, que me pareció un antídoto, pero no quería sumar más a la lista de libros a medias y sólo he leído el prólogo.
  13. La mente consciente, de David Chalmers: Un tour de force y una magnífica introducción al “problema duro” de la consciencia. Avancé hasta la mitad mientras discutía aquí en la serie de “Neurociencia“, allá por febrero. Pero no es una lectura para hacer a ratos mientras se está en otras muchas cosas.
  14. Personal knowledge, de Michael Polanyi: Por las mismas fechas en que leía a Chalmers me adentré en este libro, así que, mirado retrospectivamente, ¿cómo no iba a dejar a medias los dos?  Polanyi me parece inteligentísimo, brillante, necesario, siempre denso y demasiadas veces oscuro. Para colmo, la edición será de la Chicago University Press, pero tiene una letra diminuta, impresa con una tinta deleznable. Llevo casi 20 años queriendo leer este libro y supongo que me tendría que retirar a un monasterio para estudiarlo, pero no pierdo la esperanza.
  15. The hall of uselessness, de Simon Leys: Me encantó La felicidad de los pececillos, así que cuando un cómplice me envió este libro para el Kindle me dio una alegría. Sigue siendo el mismo Leys pero aquí se dispersa en temas a menudo demasiado lejanos o eruditos para mí. Lo que no quita para que tenga el firme propósito de acabarlo. No tengo claro si el kindle es una ayuda o un inconveniente para eso.
  16. Tecnología e imperio, de Nicolás García Tapia y Jesús Carrillo Castillo: No entiendo como puede subsitir la editorial Nivola publicando libros que se supone que no interesan a nadie en España, y para colmo de autores españoles. Pero ahí sigue y nos tenemos que felicitar por libros como éste. En mi caso le ha perjudicado que son cuatro biografías independientes (de ingenieros españoles del siglo de oro) y era demasiado fácil dejar a medias la lectura.
  17. Consciencia más allá de la vida, de Pim van Lommel: Las experiencias cercanas a la muerte, según un cardiólogo holandés, con mucha experiencia de primera mano. Después de leer en su día a Kübler-Ross, me pareció muy interesante conocer la perspectiva de un libro muy reciente y de un autor que es también médico pero resulta más científico (vam Lommel, que sepamos, no ve hadas…). Sigo con las ganas.
  18. Saving the appearances, de Owen Barfield: Lachman hablaba mucho de Barfield y lo que decía me parecía muy interesante. Pedí el libro a Amazon y me lancé sobre él. El principio es magnífico, pero cada (brevísimo) capítulo es como una ascensión empinada y pronto te falta el oxígeno.  Muy escueto, muy denso, con una terminología propia que lo hace más difícil, y con un inglés extraño, supongo que con un aire arcaico (aparte de Barfield, ¿decía alguien “without” en el sentido de “fuera de” en el siglo XX?). Este verano me gustaría tomar oxígeno para terminar la ascensión.

Repasando ahora estos libros veo que casi siempre los he dejado no porque fueran malos sino por querer abarcar demasiado, o por motivos muy circunstanciales. Casi podría ser una lista de recomendaciones para el verano: desde luego, para mí lo es.

Felices vacaciones. Y no dejen muchos cabos sueltos…

Esta entrada fue publicada en cultura, Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Libros a medio leer, curso 2013-2014

  1. Tintín dijo:

    Estreno los comentarios 😉

    Felices vacaciones

  2. Hesperetusa dijo:

    Si yo pusiera mis libros a medios leer…, me daría para un blog entero 😀
    Creo que nos pasa a todos los lectores.

  3. Epicureo dijo:

    Ay, yo también tengo una buena pila…

    De los que indicas, he terminado dos.

    El de Niall Ferguson sí, es muy legible, por algo es británico, pero me dió la sensación de que no me estaba contando nada nuevo, al contrario que el de Jared Diamond. Ya sabemos que lo de tener estado de derecho, ciencia moderna y demás es muy guay, nadie lo duda. Pero realmente no pasa de ahí. Me disgustó también que, de forma totalmente arbitraria (o peor, por motivos políticos), incluya en Occidente a Europa occidental y la Norteamérica anglosajona, pero no al resto de América ni a Rusia.

    Al de Kahneman no le pondría más pega que el de ser demasiado largo; un poco de concisión habría venido bien. Pero también es de lo más legible, y sus homenajes al fallecido Tversky son hasta conmovedores. Y desde luego es imprescindible, ójala muchos economistas y científicos sociales lo leyeran.

  4. Nautilus dijo:

    Yo creo que hay libros que se dejan a medio leer por las más diversas razones. Tengo uno que me falta sólo el último capítulo (claro que hice un atisbo del final), y es “El Imperio del Sol” de Ballard, un autor que me encanta que fue catalogado un poco por los pelos de “ciencia ficción”. Esta noche lo termino. Otro que he dejado recientemente a medias, pero esta vez con plena alevosía y premeditación es “El Cisne Negro” (“El impacto de lo altamente improbable”)- tiene alguna idea interesante-, de Nassim Nicholas Taleb. Quedan por ahí a medias también en mi mesita de noche, pero con la voluntad de continuarlos con las ganas y satisfacción con que los empecé dos o tres de literatura japonesa (Soseki: “Soy un gato, Yasunari Kawabata: “País de nieve”, y algún otro).

    • Epicureo dijo:

      El de Taleb también yo lo dejé empezado, y se quedará así. Se gusta demasiado a sí mismo y eso no lo soporto. Todo indica que al final no dirá más que cuatro obviedades y no dejará de presumir de que ha descubierto América.

  5. Nautilus dijo:

    Buen verano a todos…

  6. pseudópodo dijo:

    Pues gracias por estar ahí de guardia, Tintín, Hesperetusa, Epicúreo y Nautilus. Acabo de hacer las maletas y he metido los libros de Colm Toibin, Pablo d’Ors, Kahneman , Lachman y Leys (éste en el Kindle. Ya informaré sobre el resultado… (de momento he acabado en estos días el de Ferrater Mora). La verdad es que escribir este post ha hecho que estos libros abandonados me parezcan mucho más interesantes.

    Espero volver antes de los idus de septiembre, como diría Hesperetusa. Feliz verano a todos.

  7. Clodoveo11 dijo:

    Hum. Me da la sensación de que Burkert te ha decepcionado porque esperabas que te dijera lo que querías oir y no lo que iba a decir Burkert, sospecho… 3:)

  8. loiayirga dijo:

    Una pregunta. Si pudieras cambiar el pasado pero no pudieras cambiar el número de páginas que has leído ¿preferirías haber leído unos cuantos de estos completos al precio de no haber leído nada de los otros?
    O con otras palabras, ¿prefieres saber de todos ellos un poco aunque sea incompleto o prefieres leer solo unos cuantos de modo completo?

    Nos has hablado mucho, a lo largo de los años, de la estantería de los libros POR LEER.
    Ahora resulta que hay otra. de los LEIDOS A MEDIAS.

    No pasará lo que comentabas hablando de la música. Más es menos ¿Para qué queremos tener tantos libres si sería imposible tener lo que quieras.

  9. loiayirga dijo:

    Rectifico el último párrafo.

    ¿No pasará lo que comentabas hablando de la música? Más es menos ¿Para qué queremos tener tantos libros si casi sería imposible leerlos todos?

  10. loiayirga dijo:

    En realidad lo que me pregunto es si ese tener tantos libros a medias no será sino un síntoma de la dispersión a la que parece que nos avoca Internet. El hecho de tener a la mano “todo” nos obliga a no poder concentrarnos en nada. No sé cuantos de esos libros están disponibles en tu Kindle pero sin duda, el ebook ha unido algunos más a los que ya disponías comprando y en las bibliotecas. ¿Más es más?

    Vivimos la época del zapping y nuestras lecturas parecen seguir el mismo esquema.

    Y me pregunto si eso será realmente malo. Esta claro que algo malo tiene, sin duda. Pero quizás también tenga algo bueno. Leí el primer capítulo y el segundo de David y Goliath. Creo que me hice una idea exacta de cuál es la tesis del libro y leí una ilustración de esa idea en el segundo capítulo. En principio no me interesa leer nada más. Ojalá con todos los libros pasara eso.

    Para saber que hay un burro detrás de una tapia no hace falta ver todo el burro. A veces es suficiente con verle las orejas.

    La frase no es mía. Es de uno de los expertos del comité que hacía un informe sobre la televisión y al que le reprochaban no tener televisión en casa.

  11. Benvolio dijo:

    No se fíe sólo de las orejas, Loiayirga, intente al menos oír algún rebuzno…

  12. sergio dijo:

    Yo también me apunto el de Pim Vam Lommel, q llevo tiempo queriendo meterle el diente… y aprovecho para animar al autor del blog a que escriba más, jajajaaja que nos tiene abandonados!!

  13. pseudópodo dijo:

    Sergio, enseguida salgo del letargo veraniego… he tenido algún percance que me ha obligado a prolongarlo pero ya estoy repuesto. Gracias por estar ahí.

  14. Hola pseudópodo. Si quieres un libro para añadir a tu lista de abandonos, te recomiendo estos cuentos que ha escrito mi padre. Los tenemos gratis en versión electrónica por unos días en Amazon (lo poco que la plataforma nos lo permite) pero la verdad es que al tener el libro un sesgo religioso y al no tener yo ni puñetera idea de márquetin, me está costando darle salida hasta gratis. Se me ha ocurrido comentártelo porque a veces vengo a tu blog a ver recomendaciones y he observado que te interesa la temática católica. Espero que te guste si te decides descargarlo.

    https://www.facebook.com/pages/Por-culpa-del-grano-de-trigo/1019096734769495

    http://www.amazon.es/Por-culpa-del-grano-trigo-ebook/dp/B00WDCMFT2/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1429602383&sr=8-2&keywords=grano+de+trigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s