Alexandre Grothendieck, in memoriam

No lo encontrarán en los periódicos españoles, pero yo se lo cuento. Ayer falleció uno de los grandes genios del siglo XX: el matemático Alexandre Grothendieck. Tenía 86 años y desde 1991 vivía solo en un pueblo del Pirineo francés (ahora se ha sabido que era Lasserre, 200 habitantes, a unos 30 km del valle de Arán). No sé si Grothendieck fue el mayor matemático del siglo XX, como dice hoy Le Monde, pero seguramente fue el más carismático, como ya conté aquí.

Grothendieck con 20 años. Sacado de la necrológica de Liberation

Hijo de padres anarquistas que huyeron primero de Rusia y luego de Alemania, lucharon con la República en la Guerra Civil y fueron internados en la Segunda Guerra Mundial (su padre murió en Auschwitz), acabó el bachillerato en 1944, y se matriculó en matemáticas en Montpellier.

No sacó muy buenas notas, pero llamó la atención de un profesor que le recomendó a ir a París. Allí Henri Cartan le puso en contacto con Laurent Schwartz y Jean Dieudonné, que, no sabiendo muy bien qué hacer con él, le plantearon una lista de 14 problemas no resueltos que eran un resumen de todo su programa de trabajo para los próximos años. Grothendieck tenía que elegir uno para trabajar sobre él y demostrarles que tenía madera de matemático.

Unos pocos meses más tarde, Grothendieck se presentó de nuevo a sus maestros: los había resuelto todos.

Schwartz y Dieudonné habían encontrado a un genio. Pero no era fácil retenerle. Grothendieck era apátrida y no podía acceder a un puesto de profesor en la Universidad. Antimilitarista acérrimo, se negaba a hacer el servicio militar (no se nacionalizaría francés hasta los años 70). Pasó unos años enseñando en Brasil y los EEUU, hasta que un industrial aficionado a las matemáticas, Léon Motchane, creó un centro privado, inspirado por el Advanced Study Institute de Princeton, en el que la única obligación y el único requisito eran investigar. Dicen que fue su admiración por Grothendieck, que entonces sólo tenía 27 años, lo que le motivó. El caso es que el genio apátrida desarrolló en el Institut des hautes études scientifiques (IHES) casi toda su carrera. En 1966 recibió la medalla Fields (para ser exactos, la recogió Motchane, pues Grothedieck se negó a ir a Moscú en protesta por el tratamiento que daba la URSS a los disidentes políticos).

Y este aspecto insobornable, comprometido, es lo que hace que Grothendieck sea más fascinante aún. Cada vez más descontento con el mundillo académico, se fue volcando en el activismo ecologista y pacifista, en sus reflexiones introspectivas, en el estudio de los sueños, que para él eran un camino hacia Dios. El artículo que le dediqué hace tiempo decía que “Se cree que vive solo, en un lugar aislado del Pirineo francés, y que trabaja en un manuscrito de miles de páginas sobre la física del libre albedrío y el problema del mal.”

Parece que Grothendieck quería, como Kafka, destruir sus manuscritos y que su obra se dejara de reeditar y despareciera de las bibliotecas. Ojalá la muerte no le haya dado tiempo a hacerlo: descanse en paz.

(Gracias a Tintín, que me avisó. Recomiendo la lectura de las necrológicas de Le Monde y Liberation; más posts sobre Grothendieck en ese blog aquí)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Matematicas, personajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

30 respuestas a Alexandre Grothendieck, in memoriam

  1. Tintín dijo:

    Sabía que no fallarías: Gracias Pseudópodo.

  2. El Guajiro dijo:

    Que gusto da verte salir del letargo, aunque sólo sea como ave de mal agüero para anunciar la partida de un genio iconoclasta…
    ¿Es la irreverencia una condición necesaria para la genialidad o simplemente una de sus consecuencias?

    • bloodykefka dijo:

      Yo creo que más bien es una consecuencia. Aunque lo peor de todo es que, a veces no tienen relación, y eso puede ser muy sangrante jajajaj.

      • El Guajiro dijo:

        Es difícil sostenerlo como proposición categórica, pero todo genio creador debe nadar contracorriente. Eso sí debe ser sangrante y testosterónico… sin ofensa de genero.
        Más allá de la genialidad o la normalidad, lo que siempre enfatizo para la libertad de espíritu es la necesidad de inculcar en los jóvenes la irreverencia, no como relativismo agnóstico, sino como fundamento de la duda cartesiana, como elemento cultural que compulse el ´Nullius in verba´…
        Santiago Ramón y Cajal lo decía hace un siglo refiriéndose a la conveniencia de no admirar excesivamente la obra de los grandes científicos: “Defecto por defecto, preferible es la arrogancia al apocamiento…”
        Y ahora viene la otra: ¿en qué medida el genio nace o se hace?

      • bloodykefka dijo:

        Yo creo que el problema de fondo no es la irreverencia en sí, sino el sentido que tiene o por qué ocurre. Conozco gente que va irreverente pero que, en realidad lo único que demuestran es que se portan como idiotas.

        Respecto a lo otro, puede que sean las dos cosas, o puede que a veces nazca y otras se haga.

  3. yoyontzin dijo:

    Lo fué… fué el mejor del siglo XX.

  4. triglifo dijo:

    No lo conocía… Me parece fascinante todo lo que estoy descubriendo de él. Gracias por el post.

    También me hace pensar sobre el papel de las matemáticas en las recientes Guerras cientifistas-religiosas… Y es que, ¡nunca se habla de matemáticas ni de matemáticos!, máxime cuando la Ciencia, tal como la conocemos hoy día, no sería posible sin las matemáticas. Sí se habla mucho de biólogos, físicos, psicólogos, filósofos… pero parece que el matemático sea un ser invisible, casi sin sentimientos, que vive en una especie de limbo apartado de todos. Ningún “meme” en las redes sociales ridiculizando o ensalzando a algún matemático…

    Quizás, simplemente, es que hablar de matemáticas a un nivel avanzado está al alcance de pocos o que, por otra parte, es muy difícil sacarle emocionalidad (útil como munición de guerra) a algo tan abstracto.

  5. Tintín dijo:

    En mi opinión sí lo fue: fue el mejor del siglo XX y uno de los mejores de la historia.

    Hay dos cosas que suelen faltar al hablar de la vida de Grothendieck:

    1.- Su obra matemática no es importante por tener teoremas y teorías que valgan una Fields (que los tiene a patadas) si no por haber tocado nociones básicas y fundamentales, por cambiarnos la manera de acercarnos a muchos problemas. De la misma forma que hoy cualquier matemático de análisis o probabilidad escribe “a la Bourbaki” aunque no sepa ni de lo que hablo, de la misma forma que incluso los ingenieros estudian libros escritos a la Bourbaki, no hay geómetra, algebraico o diferencial, topólogo, analista, o de teoría de números que no esté influenciado por Grothendieck. Tocar la noción de “punto” o “espacio” es algo que pocas generaciones han tenido el honor de presenciar.

    2.- Grothendieck dedicó 20 años al completo a la matemáticas, otros 20 a medio gas entre ellas y sus reflexiones, y sus últimos 25 no las tocó, dedicado por entero a su vertiente “espiritual”. Este hombre no conoció término medio, lo que hizo lo hizo con pasión. Con frecuencia se omite, se ningunea o simplemente se desprecia su segunda faceta que, en total, ha tenido, al menos en tiempo, un peso igual o mayor que la primera. Quizás el celo de un neófito le llevó a excentricidades, quizás escribió exabruptos pero hablar de él y no hablar de su espiritualidad es no hablar de Grothendieck. Será hablar de sus matemáticas, pero no de él. Una persona no se puede mutilar. Por ejemplo, su retiro, a partir del 90, no fue siempre igual. Primero corto con la “vida matemática” y se fue a un pueblo. Pero allí tenía amigos. Es a partir de mediados de la primera década del milenio cuando da un paso más y vive una vida prácticamente eremítica, rehuyendo todo contacto que no fuese imprescindible para su subsistencia. Os animo a comparar su última foto

    con esta otra

  6. Miguel dijo:

    Yo hice algunos estudios sobre su obra, sobre todo en lo que concierne a la geometría algebraica. Destacaría de Grothendieck su cuestionamiento de conceptos que a todos parecen obvios, como el concepto de punto (ahora un punto en un espacio geométrico es un ideal primo de su anillo de funciones, gracias a él). Dijo que empezaría a hacer física cuando alguien le definiera “metro”…
    Aquí les dejo un enlace que les puede interesar
    http://disparatesmatematicos.blogspot.com.es/2014/11/el-sueno-de-grothendieck.html?spref=fb

  7. Tintín dijo:

    Me ha gustado mucho su escrito, Miguel. Tiene usted razón en que, además, algo verdaderamente atrayente de las matemáticas de Grothendieck son sus nombres tan sugerentes. Recuerdo que llamó a un resultado “El teorema del Buen Dios”.

    Estoy con usted también en que cuesta delimitar su influencia. Incluso en Geometría su obra me parece como una mancha bien húmeda que sabes que todavía se va a extender más. Me he quedado perplejo al saber estos días que, durante o después de Esquisse d’un programme, tiene escritos del “Álgebra homotópica”. Tengo ganas de leerlos, sabiendo el sorprendente desarrollo que ha tenido la teoría con Voevodsky y otros en los últimos 20 años.

    Por cierto, quizás le guste saber que unos apuntes de esa inigualable licenciatura de Sancho acaban de salir hace poco. Ojalá tenga tiempo de echarles un ojo con el tiempo y la profundidad que se merecen:

    http://matematicas.unex.es/~navarro/licenciatura.pdf

    Qué suertudos los que la vivieron.

  8. pseudópodo dijo:

    Tintín: de nada, es un placer. Me impresionó la noticia, aunque tenía que ocurrir más pronto que tarde. Lo que no sabía es que fueras matemático… Me han gustado mucho las fotos, verás que he cambiado los enlaces para que se vean en esta página.

    Ahora que he visto (al final sí han salido) una cuantas reseñas sobre Grothendieck en los periódicos españoles, me llama la atención que siempre se sugiere (unas veces más abiertamente y otras menos) que “se le fue la pinza”, “ya se sabe, estos matemáticos (como Perelman, otro chalado)”, etc. ¿Y por qué no pensar, cómo pensaba él, que lo que hizo fue seguir el camino de mayor lucidez? Yo leí algo de “La llave de los sueños” y no encontré ninguna chaladura. Tendría que seguirlo leyendo (ganas no me faltan, tiempo sí) pero lo que leí lo encontré fascinante.

    Guajiro, un placer también saber que sigues por ahí. Yo creo que es un error muy nocivo pensar que para ser genial hay que ser irreverente. Otra cosa es que a menudo la independencia de criterio, el desprecio a las trivialidades, a los convencionalismos, a las mezquindades… se interpreten como irreverencia. Así que voto por la (al menos aparente) irreverencia como consecuencias. No conocía la cita de Don Santiago; en este contexto la entiendo, pero me ha sonado a lo de “más vale pedir perdón que pedir permiso”… algo con lo que nunca he estado muy de acuerdo.

    Yoyontzin, también me alegro de leerte y tomo nota del voto de un matemático.

    triglifo, es que los matemáticos son los grandes ignorados del mundillo científico. Y para mí, que no lo soy, son probablemente la tribu más interesante (la menos convencional y la que suele tener más consistencia filosófica, por eso seguramente se les da menos cancha).

    Miguel, gracias por el enlace, ya había visto que Juan Sancho fue el introductor (o uno de ellos) de Grothendieck en España ¿no estudiarías matemáticas en Salamanca?

    • bloodykefka dijo:

      —————————————————————————————-
      triglifo, es que los matemáticos son los grandes ignorados del mundillo científico. Y para mí, que no lo soy, son probablemente la tribu más interesante (la menos convencional y la que suele tener más consistencia filosófica, por eso seguramente se les da menos cancha).
      —————————————————————————————-
      Esto me parece curioso, Pseudópodo. ¿Quizás por esto siempre se está mentando a Popper (sin entenderlo muy bien) a la hora de hablar de ciencia pero nunca a Gödel? ¿Tú que opinas?

    • Miguel dijo:

      Si, terminé hace tres años, la verdad es que ese plan de estudios tiene un valor incalculable. No sabemos lo que tenemos…

  9. Epicureo dijo:

    No he comentado antes porque quería leer un poco de lo que escribió este hombre (le llamaré G porque me cuesta escribir apellidos con tanta consonante). Y bueno.

    El elefante en la habitación de este artículo: si G hubiera hecho lo que la mayoría de los matemáticos, que es dedicarse a su cátedra duramente ganada, producir cada vez menos y esperar pacientemente la merecida jubilación, nadie se acordaría de él ni habría salido en los periódicos. Sólo los matemáticos profesionales (y no todos) saben lo suficiente para empezar a entender su trabajo y la importancia que tiene.

    ¿Por qué parece que su trabajo espiritual es más accesible (para apreciarlo o denigrarlo) que su trabajo matemático? Diría yo que demostrar que existe Dios o el alma tendría que ser mucho más complicado que demostrar la conjetura de Fermat. Pero no: para los afortunados o esforzados que tienen la experiencia mística, es conocimiento inmediato. A los demás, se nos pide que tengamos fe. Y la fe no existe en matemáticas. Las conjeturas no se convierten en teoremas porque el que los formula los soñó y está muy convencido, sino porque alguien los ha demostrado paso por paso y sin lugar a dudas.

    No me parece que a G se le fue la pinza ni nada por el estilo. En “La clave” se lee entusiasmo (en el sentido etimológico), pero también se lee una inteligencia lúcida y racional. Sigue siendo lo suficientemente científico para proponer una prueba experimental de lo que afirma: el cumplimiento de sus “sueños proféticos” (pág. 36).

    “Anuncian el fin brutal y repentino de una era en declive y de una cultura en plena descomposicion, y el advenimiento de una nueva era. Yo mismo sere testigo y coactor de esos sucesos, lo que deja presagiar que tendran lugar en los proximos diez o veinte años a mas tardar.”

    Lo siento, qué se le va a hacer. Todos nos equivocamos, incluso los matemáticos. En cualquier caso, si esa búsqueda espiritual le sirvió a G para obtener algún grado de felicidad y de sentido en sus últimos años, me alegro por él. Y tiene todo mi respeto por haber sido fiel a sí mismo con humildad y sin molestar a nadie.

    • bloodykefka dijo:

      O a lo mejor no se ha equivocado, viendo que estamos en una época de cambios. Creo que todavía es pronto para decirlo XD

      De todos modos, no te tomes muy en serio el comentario, no deja de ser un pensamiento en voz algo con muy poca base.

      • Epicureo dijo:

        se ha equivocado como mínimo en que no va a ser ni testigo ni coactor.

        Y quizá esa carta de 2010 en la que pedía que sus escritos no se publicaran sea un silencioso reconocimiento de que ya no estaba tan seguro de lo que decía como antes. Pero ni sus partidarios ni sus detractores le harán el menor caso, como siempre.

      • bloodykefka dijo:

        ——————————————————————————————-
        se ha equivocado como mínimo en que no va a ser ni testigo ni coactor.
        ——————————————————————————————-

        Me imaginaba que sería por eso, pero quien sabe, a lo mejor la salida de la crisis está en algo relacionado con su trabajo XD

        De todos modos, como te digo, era un simple comentario que ni yo me lo tomo en serio. Eso si, lo del “silencioso reconocimiento” me parece un buen punto.

  10. Sertorius dijo:

    Asi que querian que alguien le definiera un metro, mucho mas astuto seria pedir que te definan un kilogramo.
    Esto es parte de la forma de pensar de los matematicos en oposicion a los fisicos.
    Como dijo un sabio, desde un punto de vista matematico decir que los dragones no existen es una ordinariez;, lo correcto es decir que existen tres tipos de dragones; los imaginarios, los negativos y los iguales a cero.
    Los matematicos son una tribu genial.

  11. Epicureo dijo:

    Cierto, desde los años 60 el metro y el segundo tienen definiciones bastante buenas, en la del kilogramo todavía están trabajando.

    Lo que pasa es que en matemáticas “definir” y “existir” no son lo mismo que en física, o en la vida de la gente normal, mucho menos. Ningún objeto matemático existe físicamente (ni ordinariamente). Al final, casi todo es un problema de definiciones.

  12. Epicureo dijo:

    Artículo en su memoria en The New York Times. Explica de una manera muy comprensible su trabajo matemático.

    http://www.nytimes.com/2014/11/25/science/the-lives-of-alexander-grothendieck-a-mathematical-visionary.html?partner=rss&emc=rss&_r=0

  13. Tintín dijo:

    Me alegro de que te gustasen las fotos, Pseudópodo, lamento no incluirlas yo directamente porque no sé bien cómo se escribe. A ver si algún día leo algo y lo aprendo. Sólo una cosa, en la segunda foto, el sitio daba la información de dónde viene y sin ello alguien puede no saberlo: es un monje cartujo.

    Grothendieck sí tuvo alguna “salida de tono”, por decirlo de alguna forma, pero eso no quita que sea exagerado descalificar todo su final de vida por ello. Si no os han llegado noticias concretas de sus exabruptos mejor, no voy yo a meter ruido innecesario.

    Para mi hay dos razones por las que se le descalifica. Los no matemáticos por lo que tú dices, porque vende, es el estereotipo, etc… Entre matemáticas lo que me he encontrado es otra cosa bien distinta. Sus allegados, bueno, supongo que les costó escucharse un par de verdades sobre la ética del mundillo. El resto de la comunidad es, en mi opinión, un motivo menos elevado fruto de nuestras miserias. Y es que hay gran una diferencia entre el mundo matemáticas y el resto, físicos, biólogos etc… Si en física Einstein o Heisenberg han sido importantes todo estudiante de universidad ha seguido un curso de relatividad o mecánica cuántica. Es decir, saben, mal que bien, por qué son importantes. Si les preguntan “¿Qué piensas de Einstein?” Saben decir algo, dar una opinión, etc… En matemáticas es bien distinto. Grothendieck ha dejado una marca de la que sé que no hay otra comparable en el siglo no porque las haya estudiado todas, sino simplemente porque ni tengo noticias de algo remotamente parecido. Sin embargo, quitando la escuela de Sancho, el licenciado de matemáticas de España no sabrá decirte qué hizo. Más aún, la mayoría investigadores de matemáticas en el mundo no son capaces. Incluso los de geometría algebraica están toda una vida y siempre hay alguna parte de su obra que no has entendido bien y… ejem, mejor que no te pregunten. Para bien o para mal, en matemáticas una conversación de café no es algo inmediato.

    Y bien, y si eres matemático profesional, has dedicado tu vida e incluso te han dado premios por ello, se supone que eres “pope”, y ¿te preguntan por Grotheendieck? Amigo, entonces un sudor frío recorre tu espalda: no sabes bien qué hizo, no sabes realmente si es importante o no. Requiere humildad, precisamente lo que falta en la comunidad, reconocer “pues no lo sé. Yo, premio nosequé, no sé bien la importancia de ese hombre”.

    Y hay algo más “¿Las mejores matemáticas de este siglo? pues sí, así tenemos hecha la comunidad que ni las he estudiado.” Y entonces la pregunta “Pero, ¿es que no te interesan? ni siquiera por gusto leer un poco después del trabajo?” Amigo, pocos leen matemáticas como quien pasea por su jardín, pocos tienen una visión general. Por lo que tengo entendido Sancho fue uno y, como a Grothendieck, mejor tenerle a buen recaudo no sea que deje en evidencia mis vergüenzas. Por decirlo de una forma sencilla, probablemente 90% de la comunidad matemática sepa bastante poco de su obra. Por ejemplo, por lo que sé que trabaja Frenkel y por lo que he leído en su artículo de NYT pues… en fin.

    Os dejo este obituario que, exageraciones del principio aparte, creo que da una idea más cercana de dos de sus definiciones de su obra matemática y que, en general, me ha gustado. Por otro lado, da también una buena idea de la pasión que debió despertar en su día: a su alrededor la comunidad debía ser bien consciente de que las matemáticas iban a cambiar de arriba a abajo.

    Os dejo también esta carta que me parece muy bonita y que da una idea de por qué derroteros iba después de dejar las matemáticas así como una carta de Navarro en la que, al final, trata su pregunta de “el metro trata su pregunta sobre la definición de metro. Por cierto, si queréis leer más de sus escritos postmatemáticos Navarro se tomó la molestia de traducir lo que él consideró más destacable: La llave de los sueños y el preludio de cosechas y siembras

    Por cierto Epicúreo, en cuanto a la fe en matemáticas. Entiendo que desde fuera puede ser sorprendente lo que digo y que lo que dices es, a priori, lo más sensato, sin duda. Pero créeme, hay opciones tan de base, tan personales, en cómo se pone uno delante de las matemáticas que te de diría que poco tienen que envidiar a otros lugares. Uno podría pensar que todo eso se queda “fuera del aula”, que en la pizarra y el papel somos como cyborgs. Pero esa es la magia: no es así. Lo sorprendente de Grothendieck es que no es un simple “zooming in and out”, si no una fe sin ambages en que las matemáticas, todas ellas, y el saber en general, son tan sencillas como las que haría un niño. En donde él trabajó fue “zooming out” lo que las hizo sencillas, pero él no habría tenido problemas en hacer lo contrario porque no es “generalidad” su moto, sino sencillez, bondad, belleza.

    Y, ¿hay fe en matemáticas? ¿se pide fe? Pues fíjate, si hubo alguien que sí entendió sus matemáticas fue su fiel compañero, Serre, verdadero “titán”: potente como el que más y con unos conocimientos vastísimos (de los contados ejemplos de matemáticos que tiene contribuciones sobresalientes en muchos campos). Serre presenció en primerísima línea la revolución de Grothendieck, presenció como su filosofía, su fe, derribó muros en matemáticas y como se aplicaban en diversos campos sin relación previa aparente. Más aún, mucho de Grothendieck fue escrito, ayudado, finalmente probado, por Serre. Vio realizar sueños que los matemáticos llevaban siglos esperando y él fue en muchos casos el instrumento final. Y sin embargo fíjate lo que escribe:

    Did you not come, around 1968-1970, to realize that the “rising tide” method [i.e., la fe y filosofía de Grothendieck ] was powerless against [number theory] ?

    Eso es no tener fe. A pesar de haberlo presenciado en primera línea, no es suficiente. Y es que ya lo dijo : Si no escucharon a Moisés y a los profetas, no creerán ni aunque resuciten los muertos (Lc 16,31)

    • Miguel dijo:

      Me he quedado de piedra al saber que también tuvo “discípulos” que lo negaron. En efecto, hay que tener fe y humildad, desde el primer momento en que te enfrentas a un problema en matemáticas, y no a un ejercicio. Desde el primer momento en que te enfrentas a un problema que no sabes de antemano cómo ni cuándo la vas a resolver, pero lo haces.

  14. Mª José dijo:

    Jo! un amigo me ha pasado vuestros escritos. Tuve la suerte de ser alumna de Juan Sancho en la Universidad de Barcelona. Hace poco comentábamos que mencionaba a Grothendick en sus clases de 5º de carrera, pero no recordábamos mucho. Juan Sancho nos marcó en su corta estadía por BCN. Después al ir a Salamanca perdimos el contacto, sobre todo las personas que no continuamos en la universidad. Ahora al leeros me ha hecho sintonizar con mis años jóvenes y la pasión por el saber Gracias

  15. Sertorius dijo:

    Que preciosidad de comentario el de Tintin. Deja un regusto amargo. Se van perdiendo las personas grandes, las grandes mentes y vamos quedando los demas.

  16. Carlos Sanchez Garcia dijo:

    Buenas tardes pseudopodo, acabo de descubrir tu blog.
    He visto que eres fisico, y que no estas muy de acuerdo con la vision cientifica standar. Yo, que no soy fisico, sino que simplemente soy filosofo, y que tengo un pensamiento similar al tuyo, principalmente en el tema de la mente, y el libre albedrio, me gustaria recomendarte un par de apuntes, que a mi personalmente me sirvieron para apuntalar mas mis creencias sobre la existencia de mi propia mente (Dennet incluso niega que la mente exista realmente, un disparate mas del cientifismo)
    El primer apunte, viene de la mecanica cuantica, cuyas interpretaciones (aunque difieren entre si, me parece que las tres son bastante malas para el paradigma fisicalista anclado en el siglo xix)
    -La primera es la de un pionero en trabajar con las desigualdades de Bell, Bernard D’espagnat. Interesante su teoria de la realidad ‘velada’.
    -La segunda son las interpretaciones de uno de los mejores fisicos vivos, Mermin, que junto con Chris Fuchs, ha desarrollado la interpretacion bayesiana, donde la experiencia mental es una parte importante de la realidad
    -La tercera es la mas desconocida, y la que sin duda mas me gusta, basada en la interpretacion kantiana del conocimiento, Ulrich Mohrhoff, fisico y filosofo, expone sus pensamientos sobre como debemos interpretar la MQ.
    El segundo apunte, viene de la psicologia, Donald d Hoffman, profesor de ciencia cognitiva y de psicologia en la Universidad de California-Irvine da una descripcion matematica del experimento mental de John Locke, la inversion del espectro. Demuestra que el funcionalismo reductivo (la opinion actual de la mayoria de los que apuestan por la IA fuerte y de la mayoria de filosofos de la mente como Dennet) es falso, y que las opciones de explicar la conciencia de una manera ‘reduccionista’ empiezan a parecer francamente imposibles. http://www.cogsci.uci.edu/~ddhoff/ScrambleProof.pdf
    Desde otro punto de vista psicologico, te recomiendo que le eches un ojo al libro Irreducible mind, de Edward f Kelly, neurocientifico de la universidad de Virginia, que se dedica a mostrar lo falto del fisicalismo, sin duda, uno de los mejores libros en cuanto a la exploracion cientifica y filosofica de la mente, merece mucho la pena leerlo, aunque son 800 paginas, pero son recompensadas.
    El tercer apartado, desde la biologia, las opiniones sobre la evolucion, cada vez mas frecuentes, que muestran que la teoria darwinista de la evolucion es una absoluta invencion, que la evolucion sucede de una manera completamente distinta, que al contrario de lo que defienden los darwinistas, no es la lucha, la competencia y las variaciones aleatorias en el ADN, sino la cooperacion y la capacidad de los organismos para adaptarse al medio. Los autores mas destacados son Maximo Sandin, de la Universidad Autonoma de Madrid y dos de los mejores academicos americanos en el estudio evolutivo: James A Shapiro y Carl Woese.
    Disculpa por el parrafazo, pero creo que te seran de gran ayuda.
    Un saludo.

    • bloodykefka dijo:

      ————————————————————————–
      (Dennet incluso niega que la mente exista realmente, un disparate mas del cientifismo)
      ————————————————————————–

      Personalmente yo no creo que sea un disparate, o mejor dicho, no creo que sea más disparate que afirmar la existencia del alma. ¿Acaso para decir que es un disparate no hace falta tener pruebas y razonamientos? Es normal que cuando una pregunta no tiene mucho sentido, las respuestas tampoco. Lo malo es que hemos asumido, culturalmente que lo sinsentido es malo…

      ————————————————————————–
      El primer apunte, viene de la mecanica cuantica, cuyas interpretaciones (aunque difieren entre si, me parece que las tres son bastante malas para el paradigma fisicalista anclado en el siglo xix)
      ————————————————————————–

      Hay que tener cuidado con la cuántica. Nadie sabe en realidad qué es, y usarla para argumentar es entrar en terrenos pantanosos.

      ————————————————————————–
      El tercer apartado, desde la biologia, las opiniones sobre la evolucion, cada vez mas frecuentes, que muestran que la teoria darwinista de la evolucion es una absoluta invencion, que la evolucion sucede de una manera completamente distinta, que al contrario de lo que defienden los darwinistas, no es la lucha, la competencia y las variaciones aleatorias en el ADN, sino la cooperacion y la capacidad de los organismos para adaptarse al medio.
      ————————————————————————–

      Pero es que eso es lo que dice el neodarwinismo, la adaptación al medio. Otra cosa es que por ejemplo, hablend e variaciones aleatorias de ADN cuando a lo mejor hay causas para esas variaciones (como te diría un ingeniero molecular). De hecho, aquí alguien dijo una vez que se llaman “aleatorias” porque ocurren independientemente de lo buenas o malas que sean, pero no porque ocurran “porque sí”.

      • Carlos Sanchez Garcia dijo:

        Gracias por tu respuesta, bloody.
        1- Negar la existencia de la mente es una contradiccion en si mismo, es decir, asi como la sustancia espiritual que propuso Descartes para explicar la relacion entre el cuerpo y la mente, no explica mucho, negar a existencia de la mente, tampoco lo hace, es quitarse del medio el problema. Si la conciencia es una ilusion, podriamos aplicarle a Dennet la navaja de Ockham “las ilusiones no deben mutiplicarse sin necesidad”. Cualquier argumento que trate de negar la intencionalidad, lo hace sin ningun tipo de razon, es decir, si no somos libres, ¿Por que Dennet tiene razon y no yo? Es apelar al argumento de la superioridad, ni mas, ni menos.
        2- Aqui te doy parte de la razon, los fundamentos de la mecanica cuantica son tremendamente complejos, ahora bien, creo que debo apuntar dos cosas, la primera es que no he recurrido a ningun guru semi-mistico, he hablado de varios de los mejores expertos en las fundaciones filosoficas de la mecanica cuantica, que aunque puedan estar equivocados, creo que sus analisis son profundos y consistentes, y dos, diria que lo que la mecanica cuantica nos muestra, es que el mundo, lejos de ser la maquina mecanica que proponia Laplace, es un lugar interlazado que debe ser analizado globalmente, no mecanicista.
        3-Y aqui es donde mas seguro estoy de mi postura. Cuando me refiero a la adaptacion al medio, me refiero a que lejos de ser mutaciones buenas o malas, es el organismo, el que “elige” como expresar los cambios genomicos, es decir, es el organismo en su conjunto, la cooperacion de toda la “maquinaria celular” la que determina como se expresan los genes, no la seleccion natural. La seleccion natural, es una extrapolacion de los valores de la epoca victoriana a la biologia. Te recomiendo que leas el libro de B. Goodwin, como el leopardo obtuvo sus rayas, para ver esto. Todas cada una de las afirmaciones hechas por los darwinistas, han sido falsadas experimentalmente, y la mayoria de ejemplos de seleccion natural, pueden ser explicados por mecanismos epigeneticos, como James Shapiro ha mostrado.
        Disculpa que te diga esto, pero me molesta mucho que para intentar “radicalizar” mi posicion hables de alma, cuando yo no he usado esa palabra. Parece que negar que la mente es lo que hace el cerebro es ser anti-cientifico, y si yo defiendo eso (algo que es necesario para la investigacion cientifica) soy un radical que defiende sustancias espirituales como el alma. Creo que es hacer juegos de lenguaje para no dar argumentos. Negar la libertad humana, convierte tu argumento en algo no defendible sobre bases racionales, es simple. Una cosa es que el cerebro constriña la mente, y otra muy distinta que cree la mente.
        Perdon, por escribir sin tildes, tengo el teclado roto.
        Un saludo.

  17. bloodykefka dijo:

    Para Carlos.

    1: Precisamente es lo que estoy comentando. A lo que voy es que lo de Dennet no es necesariamente más disparate que otras “soluciones al problema”. Y si el resto de soluciones tampoco explican mucho, tanto la de Dennet como las demás son igual de buenas/malas, a falta de otra cosa, y que cada uno escoja la que desee.

    3: Nadie está radicalizando tu postura ni te he dado motivos para que te molestes, así que no deberías ponerte a la defensiva conmigo, oye. Lo que vengo a decir es que la idea de “competencia” hace tiempo que se desterró de la síntesis evolutiva moderna, y más bien es el hecho de que hay animales con mutaciones más útiles para integrarse con el cuerpo o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s