Por delante y por detrás

Seguro que a ustedes les ha pasado alguna vez. Caminan a buen paso por la acera y tienen delante a una chica. Mientras se acercan, una airosa melena les secuestra la atención y su mirada, seducida, recorre esa figura de arriba abajo (y de abajo arriba, y vuelta a las caderas…). Hasta que la rebasa y divisa su cara: tiene un rictus de disgusto y cansancio, y hace muchos años que dejó de ser una chica.

No recuerdo cuando me llegó la conclusión, casi como una revelación. Las mujeres, como las monedas, tienen dos caras. Por delante, son lo que son. Por detrás son lo que se han propuesto ser. Para eso están las peluquerías , la moda y los gimnasios, unos artificios increíblemente desarrollados, pero que todavía no han logrado cambiar en lo esencial el rostro.

El otro día me encantó descubrir en un libro de Žižek que mi experiencia tiene un nombre, al menos en japonés:

La expresión japonesa bakku-shan significa “una mujer que parece guapa cuando se la mira por detrás, pero que no lo es cuando se la ve de frente (Acontecimiento, p 109)

A mí, la experiencia bakku-shan (バックシャン) me produce una punzada filosófica, y a Žižek también. Primero pongo la suya:

Una de las enseñanzas de la historia de la religión –e incluso más de la experiencia actual de la religión- es que lo mismo puede aplicarse al propio Dios: puede parecer fantástico cuando se lo mira por detrás y desde una distancia aceptable, pero cuando se acerca demasiado y tenemos que mirarlo cara a cara, el éxtasis espiritual se vuelve horror.

Es ingenioso, pero no me convence. Cerca/lejos no es la misma dicotomía que delante/detrás, y además todo el mundo sabe que a Dios nunca se le ve el rostro (¡hasta el mismo Moisés no pudo ver mas que su espalda!)

Mi punzada filosófica me lleva en otra dirección. Digo que la cara de delante, el rostro, es lo que la mujer es, y sin pensarlo lo equiparamos a la verdadera mujer. Pero ¿no es también una verdad esencial de una persona lo que esa persona quiere ser? La mujer bakku-shan no es un fraude: solo muestra dos caras, igualmente reveladoras. Como un punto material, para el que la velocidad (hacia dónde va: lo que quiere ser) es una condición tan importante como la posición (dónde está: lo que es).

*  * *

Una postdata: En un post anterior decía que lo malo de Žižek  es que enseguida saca a relucir a Lacan… y deja de entendérsele. Aquí tienen un ejemplo: dos líneas más abajo del párrafo he copiando, viene esta cita del susodicho: “El encuentro traumático con una Cosa divina es el Acontecimiento como lo real“. Ahí queda eso.

 

Esta entrada fue publicada en filosofía, Ideas & Thoughts y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Por delante y por detrás

  1. bloodykefka dijo:

    Aristóteles hablaba del ser en acto y el ser en potencia. Aunque se desvié un poco ¿no es muchas veces lo que queremos ser “algo en potencia”? Al fin y al cabo creo que lo que estás diciendo es que nuestras aspiraciones vienen de nuestros deseos (que en este caso no es lo mismo que apetito o instinto, necesaria). Y si aceptamos (porque no es algo que se pueda demostrar) de algun modo la existencia de la voluntad, que es una de las causas de nuestros deseos, implicamos que los deseos es un aspecto de nuestro ser.

    En fin, ya estoy divagando como siempre. Posiblemente sea algo más sencillo y me esté yendo por la dirección equivocada.

  2. Alejo Urzass dijo:

    Me parece sorprendente (y quizá no lo sea, ya que no tengo ni idea de Japonés) la etimología de esta palabra:
    “A composite of バック ‎(bakku, “back”, from English back) +‎ シャン ‎(shan, “beautiful”, from German schön).”

    Pero vamos al turrón:
    Esta significación de la parte trasera creo que se explica bien en términos de conservación de la especie. No recuerdo dónde escuché o leí un argumento de lo más interesante relacionado de forma directa con este tema, y era el que sigue: mientras que en los mamíferos cuadrúpedos los genitales femeninos quedan expuestos a la vista y al olfato, “ofrecidos” eficazmente para la reproducción de la especie, la postura erguida del homo erectus dificultaría esta llamada sexual y su mero reconocimiento.

    La naturaleza aporta como solución el dimorfismo sexual, que aumenta con la evolución. El homo sapiens aporta su solución cultural, tendiendo a potenciar dichas diferencias. Las faldas, respecto de los calzones, son facilitadores en el hecho reproductivo, y el reclamo lo ponen los corsés, tontillos, guardainfantes, polisones, miriñaques, etc., dirigidos a la atención visual y que son más evidentes en la vista trasera.

    Bien visto eso de que las mujeres tienen dos caras, delante y detrás; un asunto biológico del que el hombre participa también con sus dos caras, una sobre los hombros y otra bajo la cintura. Podemos aplicar a estas dos caras en el hombre eso de lo que uno es y hacia dónde se dirige.

    • bloodykefka dijo:

      A mi las explicaciones evolucionistas me suelen tirar mucho para atrás. Son especulaciones a las que muchas veces les puedes pedir precisamente la parte física o la condición genética con la que apoyan su afirmación. A la psicología evolucionista (que en cierto modo deriva de la sociobiología) se le critica mucho eso.

      • Alejo Urzass dijo:

        No me diga que usted es más de Adán y Eva y tal.

      • Epicureo dijo:

        Supongo, Bloody, que te refieres a que las explicaciones evolucionistas se parecen a la del doctor Pangloss que (en la novela Cándido) decía que los humanos tenemos la nariz protuberante porque nos permite llevar gafas. O sea, que se dan por contentos con encontrar una relación plausible entre carácter y función, olvidándose de dar una explicación histórica o biológica. Criticar eso no es negar la evolución ni mucho menos.

      • bloodykefka dijo:

        Exacto, a esas me refiero. Y por supuesto, para nada es eso negar la evolución. Que una explicación parezca plausible o lógica no la hace necesariamente verdadera (aunque si puede ser más estudiable). Ana dice lo mismo con otras palabras: ad hoc.

  3. “pelo de liceo, cara de museo”así dice el refrán.
    Perdón, le saqué vuelo filosófico al asunto, pero se me vino esa frase irrefrenablemente. Salud!

  4. Laura dijo:

    Me recuerda el inicio de una cancion de los Mojinos: “Era más guapa de lejos que de cerca”

  5. Ana dijo:

    Leyéndoles, don Pseudo y don Alejo, recordé lo que decía cierto mozalbete biólogo y chocarrero en el programa de Buenafuente hace no mucho tiempo; por lo visto, el hecho evidentemente extraño de que las féminas humanas sean las únicas que tienen los pechos inflamados, estén o no amamantando a sus crías, es debido (decía el mozalbete) a que las mamas son una representación delantera del pompis y, por extensión, de los órganos sexuales, algo así como su “alter ego” colgando en la fachada… “Oséase”, que como el macho humano no puede contemplar la trasera de la hembra humana de un primer vistazo (por ir ella de pie, airosa y altanera, como la Flor de la Canela), la trasera va y se le duplica delante, simulando los pechos henchidos dos glúteos más o menos vigorosos y también altaneros para que el machote pueda verlos sin tener que girar el cuello y decidir, sin torsiones, tortícolis ni pérdida de tiempo, si la hembra conviene o no a sus bienintencionados fines reproductivos, porque de eso es, al fin y al cabo, de lo que se trata… Palabra de Ricardo Moure, te alabamos, Señor.

    Yo esto lo veo una solución ad hoc, más que una hipóteis seria (“si no sé la respuesta, me la invento, ya habrá quien se lo crea, que pa eso yo soy biólogo y ellos no”), pero la dejo por aquí para que ustedes opinen. De todos modos, opino yo, si los buenos propósitos de la evolución para duplicar el culo en las témporas, implicaban que el macho lo tuviera más fácil y rápido para elegir a su costilla, pienso que no le salió bien la estrategia a mamá Natura. Porque el machote, ya lo han dicho por aquí, primero mira por delante y luego mira por detrás. Aunque le aceche la tortícolis y ya no pueda enderezar el cuello en toda la tarde, pero mirar, ¡vaya si mira! Y no le cuesta nada. Algunos hasta miran con gafas de sol bien oscuras para que no se note que se recrean, pero, supongo que la evolución ya no contó con esto 😄

    En cuanto a otras consideraciones más metafóricas y menos epidérmicas, no estoy hoy para bucear, don Pseudo, pero leeré con gusto sus conclusiones filosóficas, suyas y de sus comentaristas.

    Siempre es un placer asomarse a su ventana 🙂
    Un saludo a todos.

  6. lucmedina dijo:

    “Mientras se acercan, una airosa melena les secuestra la atención y su mirada, seducida, recorre esa figura de arriba abajo (y de abajo arriba, y vuelta a las caderas…). Hasta que la rebasa y divisa su cara: tiene un rictus de disgusto y cansancio, y hace muchos años que dejó de ser una chica.”

    Vaya circunloquio para decir “tiene buen culo pero es fea” sin quedar como un troglodita, aunque todos sabemos que eso es lo que estabas pensando 😀

  7. Isi dijo:

    A mí lo primero que me ha venido a la cabeza es aquello de que la belleza está en los ojos de quien la mira. Es subjetiva. Delante-detrás, cerca-lejos, arriba-abajo son conceptos que nos marcan una posición en relación a otro objeto. Perdidos en la inmensidad del universo o sumergidos en las profundas aguas del océano, esos conceptos se diluyen como un terrón de azúcar en un vaso de leche.

    Cuando ves a una mujer por detrás no ves lo que quiere ser. Ves lo que tú crees que quiere ser. Cuando la miras por delante, lo mismo. Crees que captas su posición, su alma, pero solo ves una proyección subjetiva de su ser.

    Es cierto que velocidad y posición ayudan a definir un punto en el espacio-tiempo. Pero también es cierto que esa definición es diferente para un observador –tú- que para la mujer de rictus amargo y cabellos ondeantes que va caminando por la acera. Es relativa.
    Pero de eso seguro que tú sabes mucho más que yo.
    Un saludo.

  8. pseudópodo dijo:

    bloody, lo que quiero decir es que como decía Ortega, el hombre es un ser proyectivo, lo que quiere ser es una parte de su esencia. Bueno, supongo que Ortega negaría que el hombre tenga “esencia” (decía que no tenemos naturaleza sino historia, lo cual me parece una gran exageración), pero la idea es que alguien sin proyectos de ningún tipo no sería humano: lo que queremos ser es parte de la definición de lo que somos.

    Sobre la explicación evolucionista de don Alejo… no lo tengo claro. A veces ese tipo de explicaciones, por ejemplo en psicología, me parecen muy iluminadoras, pero otras parecen historias inventadas a posteriori (just-so stories). Parece razonable explicar el dimorfismo sexual de esa manera, pero cuando vas a los detalles (más allá de decir que tiene sentido que la forma del cuerpo sea diferente en hombres y mujeres) parece que puede valer cualquier explicación. Por ejemplo, lo que dice Ana: ¿Por qué las hembras humanas son las únicas entre los primates que tienen siempre el pecho hinchado, aunque no estén amamantando? Se dice que es una trampa para engañar al macho, haciéndole creer que se es fértil cuando no se es. Pero ese engaño no llevaría a tener más descendencia así que no es una explicación evolutiva. Por otra parte, hay toda otra serie de rasgos que se explican porque son señales fiables de fertilidad. Así que la explicación evolutiva vale igual para un roto (la señal engañosa) que para un descosido (la señal fiable). Otro ejemplo: cuando un rasgo es funcional y ayuda por ejemplo a correr más, ya lo tenemos explicado. Pero si es un estorbo para correr (por ejemplo, los pechos grandes o las cornamentas de los ciervos), también lo explicamos: ahora diciendo que ese derroche demuestra que el individuo va sobrado de energía vital, lo que le hace más atractivo como pareja. Vamos, que muchas veces parecen explicaciones ad hoc, y no precisamente falsables.

    lucmedina: que no es sólo el culo, hombre 😉 Fíjate en lo que dice marianoperezgallardo: el “pelo de liceo”. ¿Por qué son un negocio tan bueno las peluquerías de señora? Porque la cabellera es un rasgo muy atractivo y casi inmune a la dedad, gracias a la prodigiosa tecnología peluqueril que llevamos desarrollando durante siglos.

    Laura: va a ser que los Mojinos han leído a Žižek 🙂

    Isi, mmm… es interesante lo que dices, y me gusta la analogía física. Hay mucho de eso, pero aún así creo que no es cierto del todo que la belleza está en el ojo del espectador. Precisamente ahí sí que concedo la razón a la biología evolucionista. En cuanto al atractivo sexual, hay cierto margen de variación, pero no muy amplio. Se ha demostrado que en todas las culturas hay patrones similares de belleza (la simetría, por ejemplo, o la proporción entre cintura y caderas –en torno a o.7, por lo visto-, etc). La mujer que va a la peluquería, se pone determinados vestido, tacones, etc, está queriendo ser atractiva y lo sabe.

    • Isi dijo:

      Ahora me has recordado un chiste. Van un astrónomo, un ingeniero y un matemático en un tren cuando divisan una oveja negra. El astrónomo dice: en este país todas las ovejas son negras. No – le corrige el ingeniero- en este país hay al menos una oveja negra. A lo que el matemático apuntilla: en este campo hay al menos una oveja que es negra en uno de sus lados.

      Decir que la mujer que usa un determinado atuendo y va a la peluquería está queriendo ser atractiva es un poco arriesgado. Todas las generalizaciones lo son.

      Te doy la razón en que hay algo bello en la simetría, pero alguna subjetividad habrá cuando una persona acostumbrada a mirarse en un espejo dice salir mal en las fotografías. Podría decir que se ve distinta y eso lo explicaría cierta asimetría facial. Pero ¿más fea?. Eso es totalmente subjetivo.

  9. Epicureo dijo:

    El japonés es un idioma maravilloso, no hay duda. Ni lo leo, ni lo hablo ni lo entiendo, pero me encanta cómo pone nombre a las cosas más raras. Y también es cierto que está lleno de extranjerismos: más de la mitad de su vocabulario procede del chino, el inglés y el portugués, con aportaciones menores de otros idiomas.

    Una vez leí en una revista de esas supuestamente femeninas (a mí me parecen misóginas) que a partir de cierta edad “hay que elegir entre cara y culo”. Se entiende que el régimen que hace falta para evitar un exceso de grasa en las caderas no permite tener suficiente grasa subcutánea en la cara, y salen arrugas.

  10. Alejo Urzass dijo:

    Ese “engaño” no llevaría a tener descendencia así pues no explica nada, de acuerdo.

    Pero el reclamo visual del dimorfismo sexual sí conduce a la reproducción. Y la parte delantera es también parte de ello. En los primates no erguidos la parte delantera sería reclamo visual de escasa eficacia, no económico por tanto. Tampoco somos el único animal cuyos miembros femeninos están dotados de reclamos visuales.

    Y aprovecho a comentar, a propósito del verdadero tema del topic que nos acupa, la identificación de la vista delantera con la realidad y la trasera con el querer ser, que no se corresponde con el hecho de que el epítome de la cirugía cosmética femenina sea el pecho.

  11. Epicureo dijo:

    Es verdad, don Alejo, que en muchos casos tanto la parte delantera como la trasera son objeto del “querer ser”. No solo la cirugía, también esas obras de ingeniería que son los wonderbra y similares, y toda la industria del maquillaje.

    Aunque los elementos básicos de la belleza y el atractivo vienen a ser siempre los mismos (juventud, salud, simetría, estatura, proporción…) los detalles sí cambian y mucho por motivos culturales, y especialmente los detalles artificiales como el vestido.

    Según he leído, en las ciudades de la Edad Media se obligaba a las prostitutas a llevar vestidos y tocados especiales, sin duda para evitar confusiones embarazosas. Pero estos distintivos tenían que ser cambiados con frecuencia, porque las mujeres respetables no tardaban en imitar la forma de vestir de las meretrices. No hay más que salir por la calle a la hora en que las chicas jóvenes se van de marcha para ver que el proceso aún continúa…

  12. pseudópodo dijo:

    “Hay que elegir entre cara y culo” ¡Cuánta sabiduría hay en esas revisas misóginas! 🙂

    Por supuesto que también se intenta arreglar y hacer atractiva la cara delantera, don Alejo, la cuestión es que no es tan fácil: el rostro y el gesto siguen sin estar al alcance del querer ser… (¿o no ha tenido la experiencia bakku-shan usted?) Y de acuerdo con que el dimorfismo sexual sí conduce a la reproducción, la idea general es muy convincente, pero cuando se baja a los detalles, quedan muchos cabos sueltos y se cae en mucho argumento ad hoc…

    Epicureo, no sabía eso de las prostitutas medievales y sus imitadoras respetables, pero es verdad que la historia se repite.

  13. Mujer en crisis (solucionada) dijo:

    ¡Ay Madre! ¡Que lo que una mujer quiere ser depende de su culo!
    ¡La forma de descubrir lo que una quiere ser es mirarse el culo en el espejo! Gracias por el consejo. Ahora mismo lo voy a descubrir. Ahora ya sé a qué respondía mi crisis existencial y cómo solucionarla. Momento epifánico.

  14. Meataphysician dijo:

    ¿Cuán raro suena decir “Los abdominales de un tío son lo que quiere ser y su calva lo que es”?
    Aprendiendo metafísica en las aplicaciones carnicería. Meataphysics.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s