Día del libro 2016: mis tres respuestas

Hoy es el día del libro, el único “dia de” que se celebra en este blog, así que me ha parecido una buena ocasión para abandonar casi dos meses de barbecho; sobre todo, después de leer este artículo en El Mundo en el que nada menos que 26  “personalidades de la política, la cultura y el pensamiento” responden a tres preguntas: 1. ¿Qué libro se está leyendo actualmente? 2. ¿Qué libro le ha impactado? 3. ¿Qué libro le falta por leer?

Se podría sacar mucha punta a sus respuestas, pero prefiero dejarlo para otra ocasión y aprovechar el día de hoy para responder yo.

  1. ¿Qué libro se está leyendo actualmente?

Nunca leo un solo libro. Ahora estoy leyendo tres: Una educación incompleta (la autobiografía de Evelyn Waugh), La señal y el ruido, de Nate Silver, y La práctica del misticismo, de Evelyn Underhill.

  1. ¿Qué libro le ha impactado?

Voy a decir tres también: Demian, de Hermann Hesse, a los 16 años; Rayuela, de Julio Cortázar, a los 22 y Los porqués de un escriba filósofo, de Martin Gardner, a los 29. Respectivamente: adolescencia, juventud y madurez.

  1. ¿Qué libro le falta por leer?

Aquí tendría que decir por lo menos treinta. Muchos son libros que empecé pero por una u otra razón tuve que dejar. Por orden de fracción leída (de “apenas empezado” a “casi acabado”): Las confesiones de San Agustín, La República de Platón, Personal Knowledge de Michael Polanyi, Gödel, Escher, Bach de Dougas Hofstadter, Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman, The great chain of being de Arthur Loveloy, y Saving the appearances de Owen Barfield.

Están invitados ustedes también a dar sus respuestas (que me interesan mucho más que las de los 26 famosos de El Mundo…).

Esta entrada fue publicada en Blogs, Libros, literatura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a Día del libro 2016: mis tres respuestas

  1. Dr.J dijo:

    1. El hombre sin atributos, La muerte de mi hermano Abel, Nadan dos chicos
    2.La isla del tesoro, Ada o el Ardor, El último de Cuba (este, menos conocido de momento, es de José Joaquín Bermúdez Olivares, editorial La Huerta Grande, Madrid 2016)
    3. LOs de pseudopodo y algunos de la Editorial La Huerta Grande como “Recuerde el alma dormida” de Rafael Alvarez que se presenta en mayo.
    Feliz día del Libro, compren y lean…Dr.J

  2. Luis dijo:

    1. ¿Qué libro se está leyendo actualmente?
    Recién acabado “Freakonomics”. Empezando “Los lenguajes perdidos” (P. E. Cleator) y “Pensar rápido, pensar despacio” (Daniel Kahneman). Este último lo he descubierto por recomendación de un MOOC que estoy haciendo (UQx’s Think101x! – The Science of Everyday Thinking). Veo que también lo tienes en tu lista por lo que me siento más confortable con la elección.

    2. ¿Qué libro le ha impactado?
    Depende del significado que le demos a “impactar”. Impactar vitalmente, que haya influido radicalmente en mi vida, las lecturas de Julio Verne en mi infancia.
    Ya adulto ,si tuviera que coger un libro “impactante” quizá “Conversación en la Catedral” de MV LLosa.

    3. ¿Qué libro le falta por leer?
    La próxima de Camilleri cuando salga. Mientras tanto, ninguno en particular pero en mi cola de lectura están Durrell, Murakami, Amis, Padura, John Connolly, …

  3. Andrés V. dijo:

    1) Various libros también: Moby Dick de Melville, Naciones y nacionalismo de Hobsbawm, y UN libro de cuentos de un autor colombiano; Álvaro Cepeda Samudio.
    2) En mi juventud me marcó mucho la obra de Oscar Wilde principalmente El retrato de Dorian Gray. Actualmente estoy interesado mucho en la literatura norteamericana, Fitzgerald y Hemingway, principalmente.
    3) Creo que la lista es bastante larga, si tuviera que elegir los más canónicos de la misma serían: La poética de Aristóteles y El Qijote

  4. Epicureo dijo:

    Siempre es un poco complicado hacer estas listas, y más para mí que soy un lector errático y voraz, pero en fin…

    1) Acabo de terminar uno de ciencia ficción muy interesante, “Aurora” de Kim Stanley Robinson, y tengo abierto “Palinuro de México”, de Fernando del Paso.

    2) ¡Eso sí que es difícil! La lista cambia mucho. Hoy me vienen a la cabeza “Memorias de Adriano”, de Marguerite Yourcenar, “La vieja sirena” de José Luis Sampedro, “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”, de Oliver Sacks, pero mañana diría otros.

    3) Pues muchos. Nunca me he puesto a leer a Tolstói, Dostoyevski o Proust, por ejemplo.

  5. loiayirga dijo:

    1) La ciencia desde la fe de Alister Mc Grath
    2) El arte de amar de Erich From y Biografía del silencio de Pablo d’Ors.
    3) No solo La República, me gustaría leer los diálogos de Platón. Siendo profesor de filosofía tampoco sería tan raro haberlos leído.

    Creo que hay unos capítulos en “Pensar rápido, pensar despacio” que se hacen pesados. creo que es torno a la tercera parte (o la cuarta) Y da la sensación de que se repite. Eso hace que se atasque uno. Yo he vuelto a él leyendo hacia atrás. Es decir comenzando por la quinta parte, que es la última. Y ahora voy a por la conclusiones. A la tercera o la cuarta parte se le puede meter el diente más adelante, cuando uno tenga más fuerza.

    En realidad el libro tiene un apéndice o notas o lo que sea, muy largo, de manera que si quitas esas ciento y pico páginas el libro no es tan largo.

  6. loiayirga dijo:

    También me gustaría meterme con Proust. Leí el primero y el segundo volumen de joven.
    Y con Dostoievsky.

  7. Frenzo dijo:

    1) Leyendo “El reino” de Emmanuel Carrère y “Cartas a Theo” de Vincent van Gogh (muy buenos ambos).
    2) Me impactaron muchos. Algunos, en orden más o menos cronológico son “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne, “El cerebro de Broca” de Carl Sagan, “Demian” y “El lobo estepario” de Hermann Hesse, “Así habló Zarathustra” y cosas sueltas por ahí de Friedrich Nietzsche, “Lolita” de Vladimir Nabokov, “Frivolidad” de Juan Forn, “El péndulo de Foucault” de Umberto Eco, “Las partículas elementales” y “El mapa y el territorio” de Michel Houellebecq, “Historia del arte” de H.G. Gombrich, “El malestar en la cultura” de Sigmund Freud, “Austerlitz” de G.W. Sebald…
    3) Me faltan leer todos los clásicos, pero “Crimen y cástigo” es el que me mira con más seriedad desde el estante.

  8. Frenzo dijo:

    Tendría que haber mencionado como impactantes los primeros libros que leí en la infancia: la vida al margen de las leyes del imperio británico del pirata malayo Sandokán y la vida al margen de las reglas de los adultos del astuto Tom Sawyer.

  9. Sergio dijo:

    I.- Ahora mismo tengo abierto; Filosofía de la ciencia, de Mariano Artigas, Introducción a la Psicología Junguiana de R. Robertson, Educar en el asombro de Catherine L´ecuyer.
    II.- El de más impacto es sin duda Crimen y Castigo de mi venerado F.M Dostoyevsky, aunque la palabra no sea exactamente “impactado”. De todas formas toda la obra de este autor me ha marcado desde hace muchos años. Ah, también fue muy interesante El autoritarismo científico de Javier Peteiro Cartelle.
    III.- Aquí hay tantos; el primero Los Hermanos Karamazov. Tengo en espera también La conciencia inexplicada de Juan Arana, por otro lado Las obras del Amor de S. Kierkegard, La mente de Dios de P. Davies, Lamarck y los mensajeros de M. Sandín, en esta línea también La paradoja de Darwin o el enigma del homo sapiens de Manuel Bautista, y otros tantos que se me ocurrirán nada más que cliquee en “Publicar comentario”

  10. Alejo Urzass dijo:

    1. Recién terminado: “Kassel no invita a la lógica” (Vila-Matas)
    Recién empezado: “Lo que importa es la ilusión” (Ignacio Vidal-Folch)
    También: “Epiléptico, la ascensión del gran mal” (David B) – (cómic)
    Picoteo: “Máximas” (La Rochefoucauld)
    2. Con 15 ó 16 años, “The Catcher in the Ray” (Salinger), lectura obligatoria en la escuela de idiomas y que después adquirí en castellano (“El guardián entre el centeno”) para disfrutarlo plenamente. Mi nivel de inglés no estaba a la altura. Alrededor de los 20 “Rayuela” (Cortázar) y “El malogrado” (Bernhardt). También “Mi último suspiro” (Las memorias de Luis Buñuel). En la madurez me cuesta más sentirme “impactado”, en tal sentido quizá algunas cosas escritas por Jodorowsky.
    3. Desde la estantería “Ulises” (Joyce). En la agenda, “Los ensayos” (Montaigne) y algunos títulos pendientes de Bernhard. Más a lo lejos “La montaña mágica” (Mann), “En busca del tiempo perdido” (Proust)

  11. pseudópodo dijo:

    Ya sabía yo que vuestros libros iban a ser mucho más interesantes que los de las “personalidades de la política, la cultura y el pensamiento” 🙂

    Dr.J, no me sonaban de nada los libros que estás leyendo (salvo el de Musil, claro), pero por lo me enseña Google tienen muy buena pinta. Ah, y te deseo que “El último de Cuba” impacte a mucha más gente que a ti.

    Luis, tengo que mirar ese MOOC, es una tema que me interesa mucho. “Conversación en la Catedral” lo citaba una de las “personalidades”: Rosa Montero, como el libro que lo empujó a ser escritora. Yo recuerdo haberlo hojeado más de una vez en la biblioteca, hace años, sin atreverme a sacarlo porque el volumen amedrentaba…

    Andrés V. , la poética de Aristóteles sí que debe ser un hueso duro de roer… (yo he leído sólo partes de su Física y no me cabe duda de que es uno de los grandes genios de la historia, pero desde luego no de los más legibles). Ánimo.

    Epicureo, veo que sigues leyendo ciencia ficción… yo lo dejé hace muchos años y no pasé del ABC de los clásicos (Asimov, Bradbury, Clarke), pero estoy seguro de que tiene que haber muchas cosas buenas que me he perdido. Si tuvieras que recomendarme un solo libro de sci-fi, ¿cuál sería?

    Loiayirga, el de McGrath lo he acabado de leer hace unos días. No sé qué te está pareciendo, creo que tiene cosas muy buenas, pero le falta “pegada” dialéctica para ser un anti-Dawkins. Del impacto de “Biografía del silencio” puedo dar fe, leyendo tu blog. Y sobre “Pensar rápido, pensar despacio”, me quedé justo antes de los capítulos que dices, pero lo que me pasó fue que se me acabaron las vacaciones… y me pesaba mucho para meterlo en la mochila que llevo al trabajo, así que no lo he podido leer en el cercanías.

    Frenzo, coincido en un montón de libros contigo… (¡hasta en el de G.W. Sebald!). Entre los que no he leído, “El reino” es uno de los que más me atraen (pero siempre lo ha sacado alguien de la biblioteca); “El péndulo de Foucault” lo desenterré a la muerte de Eco pero no me he atrevido a hincarle el diente.

    Sergio, yo tengo en la balda de pendientes el de Arana. Me apunto del de Javier Peteiro y el de L’ecuyer..

    Alejo, no he leído nada de Vila-Matas, pero tengo curiosidad. No sé si ese libro puede ser interesante para alguien (yo) que es un escéptico sobre el arte contemporáneo…

    A todos los que no habéis leído a Dostyevski o Tolstói: tenéis que hacerlo. A los que no habéis leído a Proust: parece que es la asignatura pendiente más común (para mí también lo es).

  12. Alejo Urzass dijo:

    Vila-Matas tiene un estilo muy particular que puede desconcertar un poco. Pero es fácil de leer, aparenta ligereza y destila cierto humorismo que en este libro es bastante evidente. Creo que el mismo hecho de preguntarse si puede ser interesante, para iniciarse en el autor, precisamente un libro situado en el arte contemporáneo para alguien escéptico en ese tema, lo hace especialmente recomendable, tal como yo lo veo. No espere una tesis sobre arte, sin embargo dado que el asunto del viaje a la Documenta que se narra en el libro, se trata del caso real del autor (hecho del que parte para inventar una novela) resulta que todas las obras de arte entre las que se desenvuelve la narración, son obras de arte reales de la Documenta 13 y se les pueden encontrar en la web. Lo cual es interesante si se desea profundizar en los detalles.
    Me apunto a los rusos, pero mi temor con esos grandes libros pendientes es el de acertar con el momento de incorporarlos a la vida de uno.

  13. Epicureo dijo:

    @ Pseudópodo, me pides algo imposible. Es como pedirme que coma una sola patata frita.

    Me voy a limitar a cinco novelas de ciencia ficción que no son típicas del género: “Mercaderes del espacio” de Pohl y Kornbluth, “Incordié a Jack Barron”, de Norman Spinrad, “Cuna de gato” de Kurt Vonnegut Jr., “Antártida” de Kim Stanley Robinson, “Snow Crash” de Neal Stephenson…

    @ Alejo Urzass: Si lees “Los ensayos” de Montaigne, y te pasa como a mí, te harás amigo suyo para siempre. No está en mi lista de “impactantes” porque no lo leí en el momento oportuno, pero es sumamente grato.

  14. pseudópodo dijo:

    Alejo, gracias, yo creo que en las vacaciones me animaré con Vila-Matas. Y sobre los rusos: yo pude leer Guerra y Paz cuando estuve convaleciente de una operación, hace nueve años… Pero si quieres algo breve, prueba con La Muerte de Iván Illich, si no lo has leído.

    Epicureo, pues me viene bien tu minilista, de momento cuando acabe lo que tengo entre manos creo que voy a leer Mercaderes del Espacio, que lo tengo en casa (se lo regalé a mi hijo). A Montaigne lo tengo yo contemplándome desde la estantería… pero parece que necesitaría otra convalecencia para hincarle el diente.

  15. Ana dijo:

    Me apresuro a unirme a la fiesta antes de que acabe el mes del Día del Libro, porque ya después me va a dar corte, perdón por el retraso 🙂 Al lío:

    1. Pues como me va el género de “misterio light”, estoy enganchada últimamente a Kate Morton. Romanticismo muuuy tardío, y aun así logra no parecer rancio, con un ligero toque gótico. Tiene un elegante estilo literario, sin esas sordideces tan propias de la narrativa actual, y sus tramas, la verdad, me atrapan, quizás porque me conformo con poco :-). Por el momento estoy con “El último adiós”. (¿Soy la única chica por aquí? 🙂 no quiero parecer sexista ni políticamente incorrecta, pero sospecho que este tipo de literatura es más del gusto de las féminas. Vive la difference). Por otra parte, no he conseguido salir todavía de la isla de “Brilla mar del Edén”… Lo cojo, lo dejo, lo insulto (me costó una pasta) lo miro de reojo y le pregunto “¿no podrías leerte tú solito?”. Cuando apareció el gigante azul que lanzaba rayos la cosa empezó a degenerar… mucho. En cuanto a la lira de Orfeo, he vuelto -otra vez y siempre- a la “Antología rota” de León Felipe, para desentumecer la glándula poética. Y a Rilke, y a Borges, of course.

    Y, por supuesto, estamos de celebración, que es una excusa como otra cualquiera para darse un paseíto por Campo de Criptana de la mano del más bello y profundo de los soñadores 🙂 Estoy releyendo algunos párrafos quijotescos que me “encandilaron” en su momento.

    2. Todavía me estoy recuperando de “La metamorfosis” de Kafka, quizás porque lo leí a la tierna edad de doce años. Me impresionó muchísimo “El lápiz del carpintero” de Manuel Rivas, de quien, a partir de entonces, me hice forofa (la película no le hace justicia). Sus relatos breves son insuperables, al menos en mi desautorizada opinión. “La lluvia amarilla” de Julio Llamazares, “La sonrisa etrusca” de Sampedro… Tardé mucho en decidirme a leer “Cien años de soledad”, pero cuando lo hice, tuve la sensación de haber tenido una “experiencia religiosa” 😉 Y, en fin, muchos más, pero esto se está haciendo muy largo…. ¡Ops! hablando de experiencias religiosas (este recuerdo se lo dedico a mi apreciado Epicureo, “pa” que se eche unas risas :-)) a los quince años estuve enganchada a la serie “Caballo de Troya”, yo era -y soy- creyente y anticlerical -las dos cosas juntas- y Juanjo Benítez, con sus diatribas contra la Iglesia, atizaba mi vena rebelde 🙂 ¡Qué tiempos! Creo que la serie va por el número 15745, ¿no? Yo me quedé en el tercero.

    3. ¡Puff! Muchos. Casi todos, vaya. Coincido con Sergio, yo también tengo a Arana y su “La consciencia inexplicada” mirándome con ojitos suplicantes… Me da pereza, pero es una de esas cosas que, simplemente, tengo que hacer. Y coincido con los demás en lo de Proust (y su puñetera magdalena XD)… Tampoco he leído “La Ilíada”, se aceptan críticas… y hasta pedradas 🙂

    Qué mal se me da lo de economizar palabras, hijos míos…
    Don Pseudo, gustico de verle regresado. No se haga tanto de rogar, hombre de Dios 🙂
    Un abrazo a todos.

  16. Tintín dijo:

    Soy bastante menos lector que todo lo que hay por aquí, pero ahí va:

    1- Historia del órgano español. Apasionante, eh? 😉

    2- No son libros como los que decís y no se leen como cualquier cosa pero ahí van: La Biblia, el Catecismo de la Iglesia Católica y el Breviario. No hay nada que yo pueda comparar a estos tres. Todo podría no haberlo leído, pero sin estos tres yo no sería quien soy. Todo podría quemarse, pero sin estos tres me faltaría algo irremplazable.

    Y sin embargo, y aunque no es comparable en nada a estos, no me quedo tranquilo sin mencionar a El peregrino ruso. No sé por qué. Quizás porque su autor solo poseía dos cosas: la Biblia y una Filocalia (como un catecismo de su tiempo). Breviario no necesitaba porque lo sabía de memoria.

    En matemáticas, Álgebra Conmutativa Básica, de Navarro. Aprendí y sigo aprendiendo de él.

    3- La obra de santa Teresa, La gravedad y la gracia De S. Weil, y lo que me queda de la obra de Hadjad.

  17. jaimemarlow dijo:

    1. Bandera roja, historia política y cultural del comunismo, de David Priestland. El lobo estepario, de Hermann Hesse (empezado hace mil años).
    2. Confesión, de Tolstoi. El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad. La muerte de Iván Illich y Crimen y castigo, de Dostyevski (no creo que sean los MEJORES que he leído, pero desde luego sí que son los que más me han impactado).
    3. Ufff… muchos. A bote pronto, Las Confesiones de San Agustín, Ensayos de Montaigne y En busca del tiempo perdido, de Proust.

  18. jaimemarlow dijo:

    Jopé, qué error… La muerte de Iván Ilich es de Tolstoi.

  19. triglifo dijo:

    1) Como siempre, demasiados a la vez, y algunos desde hace demasiado tiempo:
    “Piscoanálisis de los cuentos de hadas” de Bruno Bettelheim, “Cómics sensacionales” de Santiago García, “Anatomía de Gray” de John Gray, “Las sonatas para piano de Beethoven” de Charles Rosen…

    2) Difícil pregunta. El primer libro “largo” que leí en mi niñez: “Jim Boton y Lucas el maquinista”, de Michael Ende. Después de leer este libro me sentí como más poderoso, capaz de leer esos libros “sólo con letras” que los mayores leían. En mi juventud, novelas de aventuras y misterio, recuerdo especialmente “Las aventuras de Arthur Gordon Pym” de E.A. Poe. Luego, poca novela he leído.
    La saga “La Fundación” de Asimov, “Viaje a Ixtlan” de Castaneda, “El Incal” (cómic) de Jodorowsky/Moebius, “Concrete” (cómic) de Paul Chadwick, “Después del Edén” de Ken Wilber, “Perros de Paja” de John Gray, “Cuaderno Amarillo” de S. Paniker… El último que leí: “El mago” de J. Fowles.

    3) Me faltan muchísimos(casi todos los) “clásicos literarios” por leer y, desde luego no los voy a leer todos porque como dijo alguien “la vida es demasiado corta y Proust demasiado largo”. Además, creo que tiendo más al ensayo sobre temas que me interesen y cada vez más, si puede ser, a la brevedad…
    Pero bueno, tengo algunos básicos urgentes: La Biblia, La Ilíada-La Odisea, La Divina Comedia, La Montaña Mágica…

  20. Ana dijo:

    Pobre Proust… Me está empezando a dar pena 😀 Igual la pena es el incentivo que necesito pa hincarle por fin el ojo 😉 ¡Buenas noches!

  21. Alejo Urzass dijo:

    Estoy seguro de eso que dice de Montaigne, Don Epi; y es la idea que tengo después de haber leído los diarios de Iñaki Uriarte, de donde uno sale con los Ensayos como tarea pendiente. Pero primero quiero leer el libro que Stefan Zweig escribió sobre él (supongo que es mi tendencia a procastinar).
    Tomo buena nota de “La muerte de Ivan Illich”, Don Pseu; de hecho creo que mi mujer lo incluiría en el punto 2 de la encuesta.

  22. pseudópodo dijo:

    Ana, no sé cuanta culpa tengo de que tengas entre manos “Brilla mar del edén”…. (repaso lo que escribí el verano paso y veo que dije que “a la postre no alcanza a ser lo que Ibáñez había querido”… de todos modos a mí me gustó, pero quizá es que me salió gratis 🙂 ). Ah, sobre Proust: nada menos que está en los “pendientes” de 6 de vosotros: récord absoluto.

    Tintín, efectivamente, los libros que dices juegan en otra liga. Y no se trata tanto de leerlos como de vivir con ellos (o en ellos).

    jaimemarlow, Confesión de Tolstoi es un libro tremendo, de los que te pueden cambiar la vida; a mí me pilló ya demasiado mayor, pero lo recomendaría a cualquiera, gracias por traerlo aquí (Don Alejo, también puede probar con este).

    triglifo, todo lo que he leído de John Gray me ha parecido buenísimo así que seguro que Anatomía de Gray merece la pena. Lo vi hace algún tiempo, y no lo compré porque (siempre optimista) pensé que seguro que me leería los libros enteros en vez de la antología… Yo también leí en tiempos a Castaneda; no me enganchó pero sí recuerdo que me impresionó la idea de “la decisión del guerrero”, que se quedó como parte de nuestro vocabulario privado (mío y de la que ahora es mi mujer).

    La verdad es que una de las cosas que más nos enseña de alguien son los libros que le han gustado, y una de las cosas que más interesante hace a un libro es que te lo recomienden. Así que os agradezco doblemente vuestros comentarios.

  23. triglifo dijo:

    Pseudópodo, en mi caso al leer este libro de Gray no tengo la sensación de releer otros libros suyos ya que trata mucho sobre temas políticos, liberalismo(algunos algo durillos)… temas que trató más en los primeros que escribió que son los que no leí. Además, también hay artículos independientes. En cualquier caso, muy recomendable. Asombra ver la puntería y la capacidad de disección socio-política de este hombre hace ya más de 30 años.

    Castaneda sí me enganchó, sobre todo en sus primeros libros, el tercero y el cuarto, para ser más concretos. Creo que tras un aire de escritura simple hay un continuo hallazgo de conceptos de gran hondura.

  24. [Aparte de las lecturas obligatorias,] en el Kindle [releo] The Happiness Hypothesis de Jonathan Haidt. Impreso: Pájaros en la boca (cuentos) de Samanta Schweblin.
    Algunos libros impresionantes que recuerdo: Anábasis de Jenofonte; Trópico de cáncer de Miller; Tristes trópicos de Levi-Strauss.
    Quisiera leer: Tristam Shandy

  25. Chicxulub Kukulkan dijo:

    1. Recién terminados: “Lecciones preliminares de Filosofía” (Manuel García Morente) y “Luz Interior. Conversaciones sobre ciencia y literatura” (Carlos Chimal).
    Actualmente: “Teoría general de los sistemas: fundamentos, desarrollo, aplicaciones” (Ludwig von Bertalanffy).

    2. “Cosmos” (Carl Sagan) y “El conde de Montecristo” (Alexandre Dumas). El primero me acompaña desde pequeño y me hizo no temerle a la lectura; es el que más veces he leído. Al segundo le agradezco el poner orden a mi cabeza 🙂 y a ver la Filosofía con otros ojos.

    3. Muchos y muy variados. La mayoría los leí incompletos o me resultaron incomprensibles:
    “Los bienes terrenales del Hombre” (Leo Huberman). La primera lectura seria que hice.
    “La Divina Comedia” (Dante Alighieri). En su momento, “Paraíso” fue una tortura.
    “Los dragones del Edén” (Carl Sagan). Uno de los libros más difíciles que me haya tocado leer.
    “El mundo y sus demonios” (Carl Sagan). Nunca pude terminarlo.
    “El origen de las especies” (Charles Darwin). Otro que no puedo terminar; llevo tres intentos.

    Y otros que siempre quise leer o son referenciados en otras obras:
    “Crítica de la razón pura” (Immanuel Kant). Morente me animó a leer la obra de Kant.
    “Silencio en el punto de agua” (Emmanuel Davoust).
    “¿Qué es la vida?” (Erwin Schrödinger). Lo conocí gracias a una conferencia con el mismo título.
    “Contacto” (Carl Sagan). Quiero saber qué tan fiel le es la película.
    “El Código Da Vinci” (Dan Brown). Lo mismo que el de arriba, sobre todo porque la versión fílmica de “Ángeles y Demonios” me decepcionó bastante.
    Y los que faltan 🙂 .

    “Pregunta tonta”: ¿un libro electrónico contaría en una lista de este tipo?

    • Ana dijo:

      Si tienes un buen nivel de inglés, te recomendaría que leyeras “El Código da Vinci” en su versión original. Yo no he leído esta versión (mi inglés no da la talla), pero te lo digo porque confío en que esté mejor redactada que la traducción que se hizo para España. Para una tiquismiquis de la buena sintaxis como yo :-), leerlo fue una tortura vietnamita, a pesar de que la trama me interesaba. Hace mucho de esto e ignoro si se han hecho revisiones posteriores ni si otras editoriales han tenido más acierto con la traducción, pero recuerdo que cada vez que el protagonista se sorprendía (y lo hacía dos o tres veces por página), el narrador decía que Langdon “se quedaba mudo”. Poco importa que el término “sorprenderse” tenga mil sinónimos más o menos originales, da igual, en el ejemplar que yo leí, cuando Langdon se sorprendía siempre “se quedaba mudo”… Esto te dará una idea del nivel literario al que te enfrentas. Yo acabé rechinando los dientes.

      En fin, que espero que tú lo disfrutes más. Eso sí, si has leído a Umberto Eco, la obra de Brown te va a parecer solo un pobre remedo con ínfulas 🙂

      (Ops, yo tampoco puedo con Dante, aunque él sí sea original con los sinónimos… pero, por fa, no se lo digas a nadie ;-)). Saludos.

  26. pseudópodo dijo:

    Triglifo, pues tomo nota, será uno de los libros que busque en la Feria del libro de este año.

    Isonauta, Chicxulub Kukulkan, gracias por vuestros comentarios, que para mí son sugerencias de lectura (pero a Sagan no lo voy a leer 🙂 Y sí, un libro electrónico sí que contaría, aunque no es lo mismo…

  27. bloodykefka dijo:

    Mi lista es muy pobrem, y menos culta:

    1: Actualmente estoy leyendo Las Minas del rey Salomón, porque quiero leerme otras obras relacionadas con el personaje protagonista. Es interesante ver como se inició el género de aventuras y porque es tan atractivo. Reconozco que el libro es ameno.

    2: Pues me han impactado El Principito, un tratado de filosofía disfrazado de cuento para niños y El miedo a la libertad, de Erich Fromm, que explica como las personas tendemos al dogmatismo como consecuencia de la angustia de la pérdida de los esquemas mentales que nos construímos para relacioanrnos con nuestro entorno.

    3: Puffff, pues me queda una larga lista, que no ayuda cuando eres más de leer artículos que libros. A parte de los que suele recomendar Pseudópodo (como “Pensar rápido, pensar despacio”) tengo “Costumbras andaluzas perdidas” “La Odisea” y “La República” de Platón. Todos comprados en puestecillos, claro está.

  28. Jaime dijo:

    Hola, pseudópodo. Interesante post y sobre todo interesantes las respuestas.

    1. Como tengo poco tiempo últimamente, estoy leyendo sólo dos, muy esporádicamente, ninguno novela. Primero, Minima moralia, de Adorno. Éste en pequeñas dosis, porque es áspero, denso, seco, críptico a veces, pero, cuando entiendes lo que quiere decir, suele recompensar. Y segundo, habitualmente antes de dormir, El cuaderno gris, de Pla, un diario maravilloso, con algunas de las mejores descripciones que he leído nunca. Pla es el genio del adjetivo preciso. Ya puede describir 100 veces el mar, la montaña o los pinares del Ampurdán, que siempre parece algo nuevo.

    2. Es algo verdaderamente difícil. Pero por orientar la cuestión, voy a decir algunos libros que me impactaron en la forma de ver ciertas cosas de mi vida:
    – El despertar literario creo que me llegó con Rayuela de Cortázar. Comprendí que se podía escribir de otra manera. Que el lenguaje podía ser un juego adulto. Que a través de las palabras se podía mostrar el reverso oculto de las cosas. Luego leí todos los cuentos de Cortázar, algo que también me marcó.
    – Las Cartas del diablo a su sobrino, de CS Lewis, tuvieron mucho que ver en la forma en que ahora veo al ser humano (y a mí mismo). Creo que leído como un tratado de psicología es impecable e inteligentísimo. Y por supuesto, si se tiene fe (precisamente ese libro contribuyó mucho a mi despertar espiritual, tanto por su contenido como por el momento vital en que lo leí), la experiencia es mucho más profunda y enriquecedora.
    – La encíclica Deus Caritas Est, de Ratzinger, fue la consagración de ese despertar religioso que comenzó en el libro anterior. Es un texto luminoso, de una belleza increíble. Leerlo fue gratificante en muchos niveles: literario, filosófico, moral, psicológico, espiritual… Pero sobre todo, sentí que su contenido era verdad, y que la verdad era verdaderamente hermosa. Luego he leído muchas más cosas del Papa emérito, siempre desde la admiración.
    – Y aunque eran tres, no puedo no mencionar El Quijote. Es un libro tan, tan fabuloso. Si no existiera, uno pensaría que no es posible crear un personaje creíble que fuera conmovedor, heroico y santo al mismo tiempo que loco, risible y descabellado. Su lectura la complementé con la maravillosa Vida de Don Quijote y Sancho, de Unamuno. Aún tengo pendientes las Meditaciones del Quijote, algún día las leeré.

    3. Esto supongo que soy poco original, aunque tengo una lista enooooorme de libros que quisiera leer. Desde la Epopeya de Gilgamesh (por empezar por el principio) hasta Proust, Joyce, Faulkner.

    Un saludo!

  29. edulcorado dijo:

    Recientemente he leido “El problema de Spinoza” de Irvin Yalom. Me encanta esa alquimia suya de Ficción, Psicología y Filosofía. La recreación de novelas históricas tienen el difícil reto de no contaminarse con el pensamiento o incluso la ideología del pensamiento contemporáneo. A Yalom se le perdona gustosamente, porque lo hace con fines didácticos.

  30. Tintín dijo:

    Querido Pseudópodo:

    Sé que estás retirado de la vida blogera, pero ante el hecho de que un cantante pop gane el Nobel de literatura no puedo por menos que pedir una excepcional y fugaz vuelta.

    Un cordial saludo,

    Tintín

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s