Cinco libros para el verano

Si todavía no han hecho las maletas, aquí van cinco recomendaciones para el verano (en realidad son seis: ¿no habrán olvidado el post anterior sobre Solenoide, verdad?), sacadas de lo que he leído últimamente.

Superpoderes del éxito para gente normal, del Mago More. Desconfío de los libros de autoayuda, y éste, con ese título y esa portada, no se me habría ocurrido ni abrirlo en la librería. Pero lo compró mi hija de ocasión y me encantó. No sólo es divertido y está bien informado (la bibliografía es de lo mejorcito), sino que funciona: por una vez, he conseguido incorporar algún hábito a mis rutinas, y le estaré siempre agradecido, porque eso no es nada, nada fácil.

 

Más agudo, más rápido y mejor, de Charles Duhigg. ¡Más libros de autoayuda, y con portadas horribles! Este lo saqué de la biblioteca porque no tenían “El poder de los hábitos”, del mismo autor. Lo devoré en un día: original y sorprendentemente bien escrito (luego me enteré de que el autor tiene un Pulitzer: no me extraña). No sé si me servirá de algo, pero una lectura muy agradable.

 

 

Los desafíos de la memoria, de Joshua Foer. A este libro le ha traicionado la traducción: el titulo original es Moonwalking with Einstein, absurdo pero mucho más memorable… y precisamente por esas dos cosas, mucho más apropiado. Lo busqué porque lo recomendaba Kahneman, y realmente es un libro espléndido, en la línea, digamos, de Malcolm Gladwell, pero mejor: historias interesantes y amenas, pero también un curioso hilo conductor (el relato de cómo el autor llegó a ser campeón de memoria de los EEUU) y reflexiones que van más allá de lo trivial.

 

La invención de la ciencia, de David Wootton. Hay que agradecer a Crítica que se haya animado a traducir este libro (aunque tengo que decir que lo he leído en inglés: costaba menos de la mitad…). Un tocho de una erudición abrumadora, a veces excesiva, pero sorprendentemente ameno y original. Una delicia para los amantes de la historia de la ciencia, o mejor, de la cultura.

 

 

El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura. Si quieren un thriller para la playa, este es su libro… o por lo menos lo ha sido para mí. Tres historias entrelazadas: la del exilio de Trotski, la de su asesino Ramón Mercader, y la del narrador, que cuenta cómo, en la Cuba de Castro, llegó a conocer al “hombre que amaba los perros”. El resultado, mucho más que la suma de las tres partes: no sólo una novela muy bien resuelta y espléndidamente escrita; también una reflexión sobre el totalitarismo, la mentira, y el peligro de las utopías.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros, Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cinco libros para el verano

  1. ignacio dijo:

    Muchísimas gracias.

  2. Jorge Montecof dijo:

    Mi nombre es Jorge Montecof, seguramente desconocido para ustedes. Les diré que soy un autor casi desconocido aunque figuro en diferentes sitios de internet y se que hay quienes me leen. Estimo que sin marketing nadie logra ser leido, al menos en una proporción como para que pueda ser distinguido o rechazado de alguna forma. Les agradeceré que conozcan algunos de mis libros, quizás tenga la suerte de que alguien pueda darme una opinión certera y honesta al respecto. El manuscrito de Huesca, La circuncisión, Tres destinos para un error, Conchetas otoñles. William Shakespeare, alrededores, Una vida llamada Anibal, El profesor de matemática y siguen los títulos Muchas gracias

    ________________________________

  3. triglifo dijo:

    Vaya, resulta que no me había enterado de estos tres últimos posts… ¡Qué sería de un verano sin las reseñas de pseudópodo! A mí me ha entrado el gusanillo de “Solenoide”. Me arredran, eso sí, sus 800 páginas…

    Saludos a pseudópodo y a los demás foreros.

  4. pseudópodo dijo:

    ignacio, gracias a ti por animarme a escribir estas reseñas.
    Jorge, dicho queda.
    triglifo, siempre es un placer leerte… yo creo que no te decepcionará Solenoide, pero también puedes empezar por leer algo más breve de Cartarescu. A mi también me arredraban esas 800 páginas, por eso leí antes -sacándolo de la biblioteca- “El ojo castaño de nuestro amor” y me dije que, “como mínimo, este hombre escribe muy bien… y muy clarito” (800 páginas de ejercicios de estilo no las iba a aguantar…)

    Feliz verano a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s