La sintaxis enferma

La sintaxis es un valor moral. Por lo visto la frase es de Paul Valéry, pero quien más la ha repetido en España es sin duda Arcadi Espada. Por ejemplo, aquí, donde añade: Lo cierto es que esta frase tiene una confirmación empírica. Casi siempre las quiebras del sentido, de la sintaxis, dejan entrever una quiebra moral.

Creo que Valéry y Espada tienen razón. Dicho en castizo: quien no sabe escribir tiene mucho peligro.

Y ahora, díganme qué podemos hacer con un Director General que se expresa por escrito de la siguiente manera:

Las reglas de juego de las empresas es muy conocido en el mundo económico. La empresa maximaliza los resultados, sin exponer el riesgo de perder el negocio en el que está instalada. En ese camino puede estar tentada de envilecer al cliente y a su trabajador. Y estas condiciones se pueden cumplir en los mercados que son monopolios y aún en los oligopolios. Con las reglas del mercado bien equilibradas, las empresas valoran al cliente muy por encima de cualquier otro empresario por angelical que sea su vocación. Y cuando se dan las circunstancias de un mercado laboral abierto, competitivo y de información transparente entre el cliente y el trabajador, este obtiene la patente de su invulnerabilidad.  (…)

Cualquier atributo que a este modelo de relación empresarial se quiera decir que se va a seleccionar al enfermo de una forma adversa, quitándose del caro y cogiendo el barato, será la ruina del concesionario. Porque por ese mecanismo abonaría los procesos que se le vayan perdiendo la bondad de la capita por la carestía de un proceso. (…)

Los Planes Asistenciales de las Especialidades han creado un marco que no nos olvidemos se basaba en la libertad de elección y a ninguno se nos escapaba, las dificultades que tiene la consecución de este principio sin el incentivo positivo que conlleva para el centro, para el equipo y para el profesional el aporte de los recursos, que llega al incentivo de quien más hace por ser el más elegido. Ha sido la “sombra “ que enturbiaba el “desiderátum” de nuestro objetivo. Por este mecanismo que se pone en marcha, generamos un escenario que va a propiciar un marco de juego diferente. Tardaremos menos en llegar al objetivo porque el estimulo para encontrar a los mejores y esos existen en todas sociedad, que no están relacionados con los más dotados, sino con los más tercos en ser y estar al servicio de los enfermos.

¿Qué se puede hacer con este campeón del anacoluto, con este titán del solecismo? ¿Proponerle para el premio IgNobel de Literatura 2013?

No creo que haya que tomárselo a broma. Recordando el axioma de Valéry-Espada, hay que pensar que la cosa es muy seria. El Campeón del Anacoluto es el Director General de Hospitales de la Comunidad de Madrid, el Dr. Antonio Burgueño. Los párrafos que he citado están elegidos casi al azar de un documento de diez páginas que he encontrado aquí, una carta dirigida hace unos días a los “responsables de los planes estratégicos”.

Esos planes estratégicos son, según señala la prensa, justamente los que han llevado a la huelga hoy a la sanidad pública madrileña.

Mi más sentido pésame a los profesionales cuyo futuro está en manos del Campeón del Anacoluto.

Esta entrada fue publicada en cultura, Salud, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

41 respuestas a La sintaxis enferma

  1. Pingback: La sintaxis enferma

  2. En España -en el mundo hispano en general- no se valora la correcta expresión escrita. Este tipo quedaría en ridículo en otros países, pero aquí se lo puede permitir porque casi nadie le va a decir nada (sobre todo, porque mucha gente de sus propios círculos ni siquiera es capaz de advertir la pésima calidad de su sintaxis). Lo que aún dudo, Pseudópodo, es si un defecto de esta naturaleza es más reflejo de una falla en la estructura del pensamiento que de una deficiente formación académica. Por otra parte, ¿puede un tipo así ser una persona intelectualmente capaz? No lo sé…

  3. bloodykefka dijo:

    “Este tipo quedaría en ridículo en otros países, pero aquí se lo puede permitir porque casi nadie le va a decir nada (sobre todo, porque mucha gente de sus propios círculos ni siquiera es capaz de advertir la pésima calidad de su sintaxis)”

    Yo mismo tengo que estudiarlo a fondo para ver qué fallos tiene (y más cuando un servidor no sabía lo que era un anacoluto y un solecismo). Esto se podría enlazar con lo que estuvimos hablando sobre el problema de la enseñanza.

  4. bloodykefka dijo:

    Por cierto, lo he tweeteado a ver si la gente se anima a verlo.

  5. bloodykefka dijo:

    Sorry por el tercer comentario, pero alguien te lo ha meneado XD.

    http://www.meneame.net/story/la-sintaxis-enferma

  6. Aloe dijo:

    ¿Y este ser fue a un buen colegio de pago con la educación esa tan buena que había antes?

    En este caso creo que tienes razón: la terrible confusión tiene tanto que ver con la confusión de su cabeza como con que probablemente está mintiendo, y mintiendo es más dificil ser coherente.

    • JJ dijo:

      Ahondando en tu ironía, Aloe, sabes bien que las élites españolas nunca han necesitado una buena educación: les llega con los contactos, por eso pueden ir a un colegio privado cualquiera. ¿Lo habrá escrito a mano? ¿O pensará que las líneas rojas y verdes del procesador aplauden su estilo?

  7. Adenas dijo:

    Lo más lamentable de ese escrito es que sirve como demostración de la inutilidad de ciertos cargos públicos, y no porque estén ocupados por personas incompetentes sino porque, incluso siendo así, nadie hace nada por modificar esa realidad, impidiendo por lo tanto que personas mejor preparadas, o con más agudeza mental, puedan realizar un mejor trabajo. Aunque visto lo que sucede en este país lo primero que habría que investigar es si ese cargo tiene sentido por si mismo y no es uno más de los que se crearon para poder gastar parte de esa ingente cantidad de dinero que sobraba hace sólo unos años.
    El sector médico al que pertenece este señor, siempre ha demostrado estar por encima del bien y del mal. Ellos son simplemente imprescindibles e intocables, y mencionar la posibilidad de algún despido es considerado como una blasfemia. La realidad es que en ese sector sobra mucha gente. Conozco de primera mano la forma de trabajar en algunos hospitales y me sorprende que tantas personas puedan vivir de manera tan privilegiada, recibiendo mucho más dinero del que merecen y generando unos gastos enormes que con un poco de sentido común se podrían reducir de manera espectacular. Se les deja hacer, y sobre todo se les deja malgastar de una manera descomunal, sin que nadie se atreva a iniciar una investigación de lo que está sucediendo en la Sanidad.
    Hay médicos que consideran sus puestos de trabajo como si los tuviesen en propiedad, como si San Pedro hubiese bajado del Cielo para poner el Sello Eterno en sus contratos. El Hospital es su Cortijo particular, tienen horarios que ellos deciden y nadie controla.
    Ni hablemos de Centros de Salud donde un técnico de rayos puede pasarse seis horas mirando el techo y en mitad de ese tiempo tal vez es posible que haya dicho una sola vez: hola, pase usted, pógase en esta postura, (aprieta el botoncito), ya puede irse, adiós . Recuerdo el profundo aburrimiento en el que caían algunos técnicos entregados en su trabajo a los crucigramas o a la lectura de novelas. Aunque claro, en su defensa siempre se dará el ejemplo de la atención en los centros con mayor volumen de trabajo, y se olvidará esa ingente cantidad de Centros que se construyeron debido a que nosotros lo merecíamos, sin importar que no pudiéramos permitirnos ese derroche.
    Lo que si es una total vergüenza es el nulo interés en la prevención, aunque se comprende que nadie desee trabajar para perder clientes.
    A propósito de este asunto, en facebook hay un mensaje o anuncio, o como quiera llamarse, en el que se menciona: “estoy hasta los cojones de que se metan con los funcionarios. ¡Haber estudiado!.” Sin entrar en asuntos sintácticos del mensaje lo que deja claro es que en España cuando alguien aprueba unas oposiciones convierte su trabajo en algo que no se puede cuestionar. Da igual que lo que esté haciendo no sirva absolutamente para nada, da igual que se pase el 70% de su tiempo mirando por la ventana, porque si aprobaste las oposiciones eres intocable.
    La realidad es que esas personas viven a costa de otros muchos que si tienen que trabajar a diario y que empiezan a cuestionar esa incuestionabilidad.
    Por cierto, esto no sólo sucede en España:

    http://www.cincodias.com/articulo/economia/confesion-funcionario-aleman-hice-nada-durante-anos/20120413cdscdseco_5/

    Volviendo al escrito diría que probablemente sea el reflejo de un estado mental que no está en sus mejores condiciones, tal vez de un hombre en decadencia, y no tanto de una mala educación, aunque la buena educación no garantiza brillantez.

  8. pseudópodo dijo:

    Nicolás, yo cada vez estoy más convencido de que saber expresarse bien es el signo más seguro de una cabeza bien amueblada, y que también es cierta la recíproca: una cabeza bien amueblada se expresa bien. Puede haber excepciones (hay todo tipo de síndromes neurológicos extraños), pero creo que es muy improbable que alguien que escribe con esta oscuridad pueda tener las ideas claras.

    Está también, claro, la posibilidad de que esté escrito así de mal adrede para que no se le entienda, como apunta Aloe. Ese lenguaje deliberadamente confuso lo he visto yo en solicitudes de proyectos de investigación, patentes y papers escritas por alguno de mis jefes precisamente para disimular y confundir. Alguna vez tuve que reescribir alguno de esos textos y al final, como soy incapaz de escribir mal adrede (tengo esa tara), con la buena sintaxis se ponían en evidencia todos los agujeros: o sea, que había metido la pata. Quizá por esa experiencia me identifico tanto con la frase de Valéry, eso de que la sintaxis es un valor moral.

    En cuanto a lo de los buenos colegio de pago de antes y las élites españolas, que dicen Aloe y JJ… solo dos cosas: no sé si este hombre fue a un colegio de pago y fue un hijo de papá, pero sí sé que con esa redacción nunca hubiera aprobado el BUP que los hijos de clase media hicimos hace treinta años.

    Adenas, estoy de acuerdo sólo en parte con lo que dices: efectivamente, lo más triste es que este escrito venga de un cargo público, que seguramente viene produciendo escritos de este tipo durante mucho tiempo sin que se encienda ninguna alarma. En España, como dice Nicolás, damos muy poca importancia a estas cosas y hacemos muy mal (igual que damos poca importancia a “las formas” y los modales, e igualmente hacemos muy mal). Pero en lo que no estoy de acuerdo es cargar contra el sector médico a cuenta de este señor. Primero porque, aunque esto sea anecdótico, este señor ha conseguido unir en su contra a la inmensa mayoría de los médicos de Madrid… no es precisamente un buen representante del colectivo. Y segundo, y más importante, porque no creo que este colectivo sea especialmente censurable, no más que cualquier otro de la administración. Tampoco procede generalizar, creo yo, a todo el sector sanitario: no tienen nada que ver las condiciones de los técnicos de rayos con las de las enfermeras o con las de los médicos, ni dentro de uno de estos grupos tiene mucho que ver el trabajo en un Centro de Salud o en un Hospital… Eso sí, puede que este hombre, que ya tiene 70 años, no esté en sus horas más altas; a lo mejor hasta resulte estar en una fase temprana de Alzheimer…

    • Adenas dijo:

      Pero, ¿por qué no se puede generalizar si la mala gestión es generalizada en el sector sanitario?. El sector sanitario es un coladero inmenso de dinero que además es opaco a cualquier investigación.
      Por ejemplo, en quimioterapia o radioterapia se gastan burradas de millones de euros, y sin embargo ningún médico en su sano juicio recomendaría a un familiar una sola de esas sesiones. Nadie desde el colectivo médico mueve un solo dedo para detener esas agresiones a los enfermos, aunque reconozcan con la boca pequeña que no tienen ni la menor idea del origen de las enfermedades que intentan tratar o más bien abrasar, pero tienen que seguir adelante para no cuestionar sus principios.
      ¿En qué te basas para decir que este colectivo no es especialmente censurable? Yo diría todo lo contrario porque el agujero negro de la Sanidad es inalcanzable para el colectivo de barrenderos, jardineros o ingenieros. Por lo tanto si que es especialmente censurable.
      Lo que antes mencioné son sólo unos ejemplos entre los miles que se pueden dar de la pésima gestión de la sanidad.
      Hoy día se critica a los políticos por hacer negocios gracias a sus cargos públicos, y además de una manera no legal.
      Eso mismo lo han hecho siempre los médicos desde que el mundo existe: que te llegaba un enfermo al hospital que podías derivar a tu consulta privada, pues nada, se lo mencionabas y otro más para tu cuenta bancaria. Daba igual que eso que tú lo ofrecías tuviese derecho a recibirlo sin pagar, pero claro, en tu consulta le podías dar más cariño.

      Lo que nadie puede discutir es que este sector defiende privilegios, y eso quiere decir que la remuneración por su trabajo, en realidad, no está justificada.

      El gasto en atención primaria, tan sólo en sueldos de médicos, es desorbitado. La realidad es que esa atención se podría ofrecer con semejante nivel de calidad utilizando a personal “menos cualificado” porque para recetar cada día un 40% de antiinflamatorios, un 20% de antibióticos, un 30% de antigripales, y mandar al 10% restante al especialista,… ¿para eso hacen falta médicos? Desde luego que no, para esa atención que podría ser pre-primaria no harían falta sueldos de médicos y el ahorro del gasto sanitario sería más que notable.

      Ahora bien, en ti mismo veo que existe esa necesidad de seguir considerando intocables a los médicos. Como si el sector sanitario fuese ajeno a los negocios, ¡díselo a los accionistas de las farmacéuticas!. Te sucede lo mismo que a muchas otras personas, ya sea porque un día les trataron una gripe o porque le escayolaron el pie a su hijo.
      El agradecimiento tiene un límite, y este sector ha ido mucho más allá de lo que se debería de haber permitido.
      ¿Por qué no se investiga que muchos de los fármacos que se recetan a personas de cierta edad están ideados para mantener cronificadas esas enfermedades?
      Cronificar una enfermedad es equivalente a cronificar el negocio, y con esto ya está dicho todo.

      • Aloe dijo:

        Dado que tu punto de vista es el mismo que el del Dr. Burgueño (que viene del sector privado por cierto, y cuya medalla principal en el curriculum es haber sido director médico de Adeslas) lo que yo supongo es que piensas que tú harías en su lugar lo mismo para lo que han nombrado al Dr. Burgueño, pero mejor, ya que al menos tú escribes correctamente. ;-)
        Porque lo que no creo es que el Dr. Burgueño sea el médico representativo por excelencia. De hecho, ahora mismo debe estar acordándose de su santa madre la mitad de la profesión, incluyendo la amplia fracción que le maldecirá en perfecto español…

        Yo no niego que el sector sanitario tenga muchas disfuncionalidades y se derrochen muchos recursos, pero algunas cosas de las que dices son evidentemente no ciertas. Por ejemplo, el sueldo típico de un médico del sistema de salud en España no es nada generoso (otra cosa será la fracción de esos médicos que se han montado uno o varios chiringuitos y se levantan varios sueldos y lo de su consulta privada, cumpliendo mal en todas partes). También esos bajos sueldos podrían estar en parte justificados porque los muy caros estudios de Medicina, en España los pagamos los contribuyentes, no los beneficiarios. Pero en fin, decir en general que cobran demasiado no me parece justificado.

        El sector sanitario tiene, como mercado de servicios, problemas gordos de varios tipos por su propia naturaleza (que no están bien resueltos en ninguna parte): la asimetría informativa bate récords, la ordenación de preferencias es especialmente difícil, añade todas las dificultades que tienen además los mercados de seguros y proteccion de contingencias y azar (como riesgo moral o externalidades), más la necesidad de redistribución intergeneracional y alguna cosa más…
        Y además y para colmo esto es España, con la gestión pública que ya conocemos, y el capitalismo cortijero que tambien conocemos.

  9. Cristina dijo:

    Estas cosas que está ocurriendo es muy deprimente. Cualquier modelo social se quiera decir que va ser eficazmente gestionado, poniéndose el malo y quitándose el más dotado. Por este mecanismo que se ponen en marcha, y a ninguno se nos escapaba, es la absoluta ruina del país y de sus ciudadanos.

    (Escribo así a ver si consigo un trabajo mejor ;-))

  10. Emilio dijo:

    Tú señalas la sintaxis, pero no tengo claro que el problema del anumerismo, que en nuestro país es una verdadera plaga, merezca menor atención. Sin olvidar por supuesto su valor moral, que lo tiene.

  11. pseudópodo dijo:

    Adenas, tienes razón en mucho de lo que dices, pero mezclas demasiadas cosas y tampoco quería meterme en este jardín porque daría para un blog entero. Podría hablarse mucho de la connivencia con las farmaceúticas, de los congresos pagados por laboratorios, de las prescripciones de tratamientos caros y de muy dudosa eficacia, y de otras cuantas cosas que mencionas…

    Todo esto viene de muy atrás, de una época en la que la sociedad con poca movilidad social y muchos privilegios de casta, igual que los tenían los militares, los curas, o los profesores. Por eso digo que no los veo como un colectivo especialmente censurable. Y más cuando todo esto ha cambiado muchísimo desde que las clases medias pudieron mandar a sus hijos a la universidad (y estudiaron medicina en masa) y desde que se estableció el examen MIR.

    Lo que no implica, por supuesto, que no que deban ser intocables los médicos; al contrario, hay que eliminar toda sombra de corrupción o privilegios. Pero esto no tiene nada que ver con lo que se está ensayando ahora en Madrid, que es entregar la sanidad a empresas con ánimo de lucro. Eso sólo va a empeorar este tipo de prácticas. Si se lleva a cabo, entonces sí que vamos a ver cómo interesa de verdad cronificar las enfermedades (=fidelizar al cliente) , poner personal menos cualificado (=ahorrar costes de personal), y mejor no sigo.

    Cristina, ya te lo dije cuando se te escapó la coma entre sujeto y predicado. Escribes demasiado bien y no vas a llevar a ningún lado. Pero veo que vas mejorando.

    Emilio: ¡Cierto! Eso da para otro post. Si aquí todo el mundo se tragó lo del millón y medio de manifestantes en la Diada, hasta los que estaban en contra… (y no es sólo la Diada: aquí todas las manifestaciones son de millón, pa qué miserias…)

  12. eulez dijo:

    A mí lo que me revienta de este tema es la manía de los sectores más reivindicativos del país con lo del genérico plural. Hemos pasado del aceptable aunque repetitivo “nosotras y nosotros”, al hortera nosotr@s o al increíble nosotrxs. La última moda es directamente hacer “discriminación” inversa y decir “nosotras”, directamente. Es decir, o bien tenemos a gente que no sabe redactar un párrafo con el más mínimo sentido o bien tenemos a gente que directamente manipula el lenguaje porque piensan que es discriminatorio de alguna manera. Uno de los más graves problemas de España es que buena parte de la izquierda es así en esto y en otras cosas: o ignorante e inútil, o manipuladora y demagógica. Y si lo criticas, eres un facha.

    • Aloe dijo:

      Probablemente el Dr. Burgueño escribe en jerigonza porque es de izquierdas…
      Ah, no, espera…

      • bloodykefka dijo:

        ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? Que el Dr Burgueño no sea de izquierdas no significa que la mayoría de los partidos de izquierdas no sean así. De hecho, al ser así, no merecen ser llamados “de izquierdas” porque no son coherentes con ellos mismos. Eso no quita que haya dentro de esos partidos muchas personas comprometidas con sus ideas y abiertas de mente (otra cosa es que tengan poder). Esos son gente auténticamente de izquierdas.

        Mira, te pongo un ejemplo. ¿Considerarías al PSOE de izquierdas? Y sin embargo ¿Considerarías a esta gente de izquierdas?

        http://politica.elpais.com/politica/2012/11/27/actualidad/1354016212_286145.html

        No creo que te debas sentir aludida por lo que ha dicho Eulez, puesto que tú ha demostrado de qué pasta estas hecha.

  13. Humpty Dumpty dijo:

    Pobre William Burroughs

  14. Adenas dijo:

    pesudópodo

    Yo diría que cuando usted escribe:
    “Pero esto no tiene nada que ver con lo que se está ensayando ahora en Madrid, que es entregar la sanidad a empresas con ánimo de lucro.”
    Está cayendo en una cándida inocencia. Lo menciona usted como si se fuese a entregar a una bella e inocente virgen a las garras de un pervertido.
    ¿Acaso lo que tenemos ahora es una empresa sin ánimo de lucro?
    La Sanidad Pública es una máquina de transformar síntomas en “negocios rentables”. Vaya usted a su médico por una indigestión y si se descuida terminará en un quirófano con un médico empeñado en dejarle sin vesícula biliar.
    ¿Sabe usted cual es la opinión pública (la privada es otra) de muchos médicos sobre alguien que padece algún tipo de infección? Que para poder curar esa infección no queda más remedio que utilizar cualquier tipo de antibiótico o remedio farmacéutico. ¡Cómo sino se va a curar una gripe!. No tendría sentido utilizar antibióticos, pero los antigripales que no falten.
    Sin embargo todos sabemos que de una manera tan simple como descansando en casa durante cuatro o cinco días, y con una alimentación adecuada o incluso inadecuada, una gripe se curará de igual manera.

    A mí no me parece tan mal lo que se pretende hacer en Madrid porque cuantas menos personas puedan acceder a la Sanidad mejor será el nivel de salud de la población.

    Es cierto lo que usted dice, son demasiados temas unidos bajo la palabra Sanidad. Entre todos ellos el que yo destacaría es la despreciable concepción del mundo que ha creado la medicina moderna, convirtiendo nuestro propio cuerpo en un enemigo y el mundo en un lugar infesto.

    • bloodykefka dijo:

      Si, pero el problema se que la sanindad pública ha de aspirar a ser el contrapeso de la privada, para que el que no pueda o no quiera ir a ésta última tenga otra opción, eso es más liberal que lo que pretenden desde Madrid, la verdad.

      Una cosa es la excesiva medicación y otra es no ofrecer un servicio público de calidad, que, como yo lo he planteado sería la base del resto de servicios: el “mínimo deseable”. Si tienes un mal mínimo, mal vamos.

    • Adenas, hace tiempo que no me pasaba con nadie: ¡estoy en desacuerdo con todo, o casi todo, lo que comenta!. Párrafo por párrafo. Tengo que conformarme con un par de cosas. ¿Se ha informado usted de la cantidad de gente que ha salvado al menos veinte o treinta años de vida útil y digna gracias a un tratamiento de quimioterapia, que jamás habría podido pagarse por sus medios, y sin el que SIN DUDA se habría muerto? Sepa que hay mucha gente así, y que su ligerísima opinión les puede resultar, más que molesta, desafortunada. ¿Conoce usted a algún médico que para una gripe dé antibióticos o antigripales (salvo que surjan serias complicaciones?) Yo no, salvo que sea un médico de la privada que quiera justificar los honorarios de la consulta. En la atención primaria, ¿no le parece que debería haber profesionales bien cualificados capaces de detectar (no con “ojo clínico”, sino con protocolos serios) problemas serios de salud y distinguirlos de las meras anécdotas? ¿Las farmacéuticas ganan mucho dinero? Creo que sí, pero le aseguro que prefiero que alguien gane dinero fabricando productos que alivian enfermedades y alargan la vida digna, en vez de fabricando coches o alimentos-basura, por ejemplo. Y sobre los médicos corruptos que utilizan el hospital público para hacer clientes privados, no creo obviamente que la solución sea que todos nos convirtamos en clientes de antemano.

      Por cierto: nada tiene de grave que no estemos de acuerdo, no estoy descalificándolo.

      • Adenas dijo:

        Miguel, no se considere usted culpable por estar en desacuerdo con lo que no entiende.
        Son demasiados temas para mencionarlos a estas horas (1:50 de la madrugada) aunque seguirían siendo demasiados temas a cualquier hora.
        Me quedo con el primero que usted ha mencionado: la quimioterapia.
        Bien, ¿por qué no reconoce usted que no conoce absolutamente NADA de lo que menciona con relación a la quimioterapia?.
        Un enfermo que padece un proceso canceroso no recibirá ninguna ayuda ni con quimio ni con radio,… lo que se conseguirá es reducir el estado vagotónico propio de estas enfermedades pero si esa persona ya está en proceso de curación, antes de cualquier terapia, es probable que resista la agresión, así que la quimioterapia jamás ha salvado vidas y jamás podrás salvarlas, sino que incluso a pesar de ella la gente sigue viviendo.

        En primer lugar la medicina “oficial” debería de conocer cual es el origen o causa de esos procesos cancerosos, pero ni sabe ni quiere saber.
        Desde la mentalidad de la medicina oficial se identifica cualquier cáncer como una agresión del propio cuerpo que de algún modo pierde el correcto control, por esto mismo la medicina se descontrola aún más agrediendo al enfermo, cortando, aplicándole radiación, y al final sedándolo para que muera.
        Mire usted, sólo es perdonable en lo que menciona su profunda ignorancia, aunque su opinión no puede considerarse ni molesta ni desafortunada sino un insulto hacia todas esas personas que han entregado su vida por unos locos y absurdos tratamientos que los condenaron en primer lugar a un miedo atroz, a un descuartizamiento que mutiló su cuerpo y su alma, y en multitud de casos a un final que podría haberse evitado.
        Lo peor no es que la medicina utilice a los enfermos como cobayas sino que son carne de cañón para mantener el gran negocio de hospitales, farmacéuticas,…
        ¿Que también han conseguido crear una buena medicina para tratar síntomas? Sin ninguna duda, porque eso es lo único que han conseguido, LO ÚNICO. Ahora bien, no han entendido ni jota del origen o proceso de curación de las enfermedades.

  15. triglifo dijo:

    Ya me había ocurrido con anterioridad, cuando era más chico y más impresionable por el mundo de los adultos, el leer un texto imposible de comprender , pero por haber sido presentado en algún medio oficial, en la prensa seria, o ser de un autor de prestigio, estrujarme los sesos para “sacarle” el sentido que indudablemente debía tener. Con el tiempo vi que hasta los más grandes escritores se equivocan, tienen deslices o que las editoriales producen errores de impresión, y desde luego que uno mismo puede tener días espesos en los que le cuesta entender lo que lee.

    Lo verdaderamente digno de estudio está, pienso, en aquellos casos en los que se “marea la perdiz” a propósito. De esto se ven ejemplos a diario en la política, algunos ingeniosísimos, por cierto. Lo de este señor no sé si está hecho a propósito para no decir nada, pero no sé cuál sería el fin último. En cualquier caso le noto una frialdad inhumana,da casi miedo… casi me da la sensación de que es un texto hecho con algún software de “mezcla aleatoria de palabras”.

    ” que no están relacionados con los más dotados, sino con los más tercos en ser y estar al servicio de los enfermos.”

    Interesante, además de “estar al servicio de” se puede “ser al servicio de”…

    Quizá la explicación a este texto es tan sencilla como que lo ha escrito a toda prisa, sin ganas y lo ha enviado sin volver a leerlo. Desde luego, eso no lo disculparía de presentarlo.

    Y sí, cada vez más valoro la claridad con la que alguien se expresa. No sólo es algo deseable sino que es un deber para las personas que ostentan cargos de responsabilidad. Por lo tanto, totalmente de acuerdo con Valéry.

  16. josele dijo:

    Una cosa es que el señor firme el escrito, otra que lo haya escrito él -y otra que tenga la desvergüenza de firmar cosas que ni siquiera ha leído, porque total, ¿para qué?.

    ¿Cuántos negros escriben por encargo? ¿Cuántos directores generales tienen tiempo para escribir 10 páginas? Una cosa es que el tipo tenga poca decencia, otra que su equipo, puesto a dedo, sea tan competente como él para escurrir el bulto (entre otras cosas, por eso nunca llegarán a Director General).

    A mí me parece igual de preocupante que hagamos estos juicios de valor, tan categóricos ellos, sin hacer un mínimo de contraste o sin al menos dejar lugar a la duda. No me las quiero dar, pero si buscas y le oyes hablar, incluso hablando se corrige a sí mismo -cuando es difícil mantener la coherencia entre tiempos verbales, sobre todo si se usan frase subordinadas y subjuntivos constantemente, como hace este tipo- reorientando su discurso (ejemplo, http://medicocritico.blogspot.com.es/2012/11/cuando-los-poderosos-hablan-entre-amigos.html hay errores que corrige, nada que ver con el texto que propone Pseudópodo).

    En 10:34 queda clara su formación escolástica; “es bueno, justo y necesario”, dice. Le falta aclararnos que es nuestro deber y salvación dar gracias siempre y en todo lugar.

    Es como si hablamos de los discursos del monarca; el que quiera suponer que los revisa, allá penas, pero eso no habla de su capacidad, sino de otras cosas, y el que nosotros hablemos de ello sin ponerlo en suspenso, habla también de nosotros.

  17. Clodoveo11 dijo:

    Ay, qué jovencitos sois todos… se nota que no conocísteis a Felipe González. :-)

  18. bloodykefka dijo:

    A pesar de ser muy joven si que lo recuerdo (es que de pequeño los colorines de los escudos de los partidos me llamaban la atención). Pero tenía entendido que era un buen orador, si dices es malo, supongo que es porque estamos acostumbrados a los mediocres (aunque viendo a gente como Anguita que se marca unas evasivas de cuidao cuando le hablan de Cuba y de Venezuela…).

  19. Adenas,

    Estoy seguro de que usted no se sorprende si le digo que doy más confianza a un buen amigo catedrático de Anatomía Patológica que desde hace treinta años está trabajando con gran entrega, vocación y reconocimiento científico (en privado puedo darle el nombre) en investigaciones precisamente sobre las causas del cáncer sin estar al servicio de la industria farmacéutica (créame) , y que manifiesta sin titubeos que una de las mejoras cosas que se están haciendo en materia de salud pública es lograr la detección precoz de procesos tumorales para, aplicando tratamientos de quimioterapia, lograr (precisamente con esos tratamientos) resultados terapéuticos muy satisfactorios, desde luego preferibles para el enfermo a los recursos de otro tipo de medicina alternativa que no sirve para estos fines. Es curioso el paralelismo: él dice que los recursos de una medicina alternativa (o “no oficial”, me da lo mismo) sólo sirven si el proceso cancerígeno no es por sí mismo expansivo y letal, y que si es letal, sólo la quimioterapia, aunque desde luego no siempre, puede curar o procurar una prolongación de la vida (digna) al paciente.

    Fíjese que ni siquiera le digo que él tenga razón y usted no. Sólo le digo que mi ignorancia la pongo en manos de alguien a quien doy crédito, como hago con tantas cosas de las que no entiendo. Mucho, mucho tendría usted que argumentar para que los ignorantes como yo lleguemos a descubrir un día que todo es una mentira, que tantos científicos y médicos son cómplices de una industria voraz que mercadea con el sufrimiento y con la muerte. Le corresponde a usted la carga de la prueba. Y naturalmente esa prueba no queda cumplida con acreditar que la industria quiere vender y que a veces ha exagerado efectos terapéuticos o ha minimizado efectos secundarios. Eso ya lo sabemos todos, particularmente los científicos que trabajan al servicio de eso que usted llama medicina “oficial”, que no se chupan el dedo. Mientras no encuentre razones contundentes, entenderá usted que prefiera el lento y colectivo criterio de la comunidad científica. Es evidente que sobre el origen y las causas de la enfermedad la ciencia “oficial” ha entendido muchas jotas. Si no es así y nos están engañando, le ruego que continúe usted intentando convencernos, porque es importante.

    ¿A que sí me comprende?

  20. Adenas dijo:

    Miguel, se agradece su mejor talante en la respuesta.

    Mire, es absurdo pensar que la tragedia que se deriva de la medicina oficial esté fundamentada en una gran conspiración, o en la captación de personas sin escrúpulos para transformarlas en médicos, etc, etc. Esto puede ser muy del gusto de los amantes de las teorías conspiranoicas, pero simplemente es ridículo y no hay argumentación racional que sustente esas chorradas.
    Al igual que su buen amigo hay multitud de médicos que creen en lo que hacen, y que además realizan un trabajo sobre el que no tienen dudas. Ellos ofrecen los que consideran buenos tratamientos, aunque en realidad sean “soluciones” de muy baja eficacia, pero si no se conoce nada mejor, ¿habría que decirle al paciente que no se puede hacer nada por él?. Nadie negará tampoco que siguen luchando para que un día no demasiado lejano esas soluciones logren alcanzar el fin que se propusieron, erradicar el sufrimiento, la enfermedad y evitar por lo tanto esas tragedias tan prematuras que causa, por ejemplo, la gran variedad de cánceres que afectan al ser humano.

    Ahora bien, que exista buena voluntad, que se sea ajeno por completo al negocio farmacéutico,… ¿todo eso garantiza acaso que el procedimiento seguido en los tratamientos sea correcto?. Es evidente que no pues todo eso nos puede hablar de una ética acertada en una persona que al mismo tiempo puede estar utilizando una técnica completamente equivocada.

    Así que no nos confundamos y no intentemos justificar la técnica con la ética.

    Su buen amigo tiene terriblemente asimilado el paradigma médico porque ha vivido la historia inventada por la medicina moderna y ha creido ver confirmaciones de esa teoría en casos donde en realidad se estuvo “induciendo a la muerte” a los pacientes, sin saber que se estaba contribuyendo a acelerar ese fin.
    ¿Ha conocido usted a personas en ese proceso, desde que se les diagnostica un cáncer hasta que fallecen?
    Pues si ha conocido bastantes casos se habrá dado usted cuenta de que el diagnóstico médico suele ser una sentencia demoledora, que en muchos casos se convierte en el obstáculo insalvable que condena a muerte a esos pacientes.
    Como el médico oficial ignora el origen de la enfermedad lo único que puede hacer es intentar guiarse por los síntomas, pero de nuevo ahí se pierde y sobre todo, malinterpreta.
    Allí donde cree ver a un organismo que se ataca a si mismo demuestra su incapacidad para reconocer un proceso que pretende alcanzar la curación, y por eso mismo, porque es incapaz de arrojar un poco de luz en mitad del proceso y todo lo confunde con agresión, decide utilizar la quimioterapia o la radioterapia.
    Se agrede al paciente en un momento en el que nadie está sobrado de fuerzas, ni de ánimo, pero muchos lo soportan e incluso puede parecer que debido a esos tratamientos hay una mejoría, pero esto de nuevo es equivocado porque ni se sabe identificar el proceso de la enfermedad ni de su curación.
    El uso de los medicamentos en enfermos de procesos cancerígenos debe de atender sobre todo a qué fase de la enfermedad es la que está pasando en ese momento.
    Por ejemplo, cuando su buen amigo cree ver una mejoría en algún enfermo lo que está ocurriendo es que al paciente lo saca temporalmente de su profunda vagotonía, los síntomas cambian, y eso a poco que el paciente tenga mejor lucidez o menos dolor se interpreta como una mejoría. No se quiere saber más, ¿tiene mejor color de cara?, entonces es que se está curando.
    Yo no le voy a negar a su amigo que la radioterapia puede conseguir ese efecto en algunos casos, pocos, pero es una brutalidad sacar a alguien de su vagotonía con un arma de ese calibre.
    Esas técnicas tan agresivas demuestran la desconfianza en un organismo que no se entiende.

    Lamento no entrar en detalles, porque usted mismo se dará cuenta de que no he dicho NADA. Pero comprenda que no es el lugar.

    Dígale a su amigo que la próxima vez que tenga que ofrecerles un tratamiento a sus pacientes intente hacer lo siguiente:
    Diferencie dos grandes grupos, los que están en vagotonía con síntomas claros de los procesos vagotónicos, y aquellos que están en el otro extremo con un estado de alerta constante, que padecen insomnio, y sus órganos se ven afectados por ese estado que parece previo a un ataque contra su integridad.
    Aunque sea de una manera muy burda si consigue un mayor equilibrio entre el sistema simpático y el parasimpático, incrementará el número de curaciones.
    Que intente no matar moscas a cañonazos, porque en los casos menos extremos el café puede hacer “milagros” sin necesidad de la brutalidad de la radioterapia.
    ¿Sabe usted por qué ciertas investigaciones atribuyen al café la capacidad de evitar o incluso curar (esto es un error) bastantes tipos de cánceres? (búsquelo en Internet). Pues simplemente por esa capacidad para evitar que los enfermos caigan demasiado profundo en su vagotonía, gracias a esto la curación puede ser mucho más prolongada, y ese es el “gran secreto” para transformar una terrible enfermedad con la que el cuerpo intenta curarse en poco tiempo, en otra que será más prolongada pero al mismo tiempo mucho menos grave.

    Y ahora sabrá disculparme pero tampoco tiene sentido escribir para guardárselo todo.
    Sólo le digo que el mundo que ha creado la medicina oficial es terrorífico, y es un mundo basado en un gran error.

    Si su amigo me permitiese entrar en contacto con uno de sus pacientes le demostraría cual es su error, y se lo demostraría de la siguiente manera:
    en una sesión que puede durar dos o tres horas, sin tener ningún contacto inicialmente con ese paciente, tan sólo conociendo el estado de sus órganos, podemos utilizar un tac, le puedo decir exactamente cual ha sido lo que podríamos denominar “historia orgánica” que nos detallará cuándo comenzó su enfermedad, debido a qué comenzó, en qué fase se encuentra, y sobre todo, cómo podemos llegar a la curación.
    El paciente por lo general siempre rompe a llorar, al identificar en esas palabras lo que él internamente sabía que era el origen de su enfermedad, y al mismo tiempo el llanto demuestra que comprende que el camino propuesto es una liberación-curación.

    Por favor, que compare eso que le menciono con esos pabellones de la muerte que su amigo conocerá. Pabellones en donde puede que trabaje personal de extrema bondad, pero ya le dije, la ética poco puede hacer para curar y no puede servir como demostración de la técnica empleada.

    Saludos

    • Aloe dijo:

      Ellos ofrecen los que consideran buenos tratamientos, aunque en realidad sean “soluciones” de muy baja eficacia, pero si no se conoce nada mejor, ¿habría que decirle al paciente que no se puede hacer nada por él?.

      Efectivamente, no se conoce nada mejor.
      Puede ser que algunos médicos y la comunidad médica en cuanto tal adolezcan de cierta arrogancia (como paciente de tocología yo también la he padecido, por ejemplo) pero eso no desmiente que efectivamente “no haya nada mejor”.

      Las chifladuras homeopáticas, alternativas, “tradicionales chinas” o de cualquier otro tipo no son efectivamente algo más eficaz, sino completamente ineficaz (y comercialmente muy provechosas, lo que menciono ya que el provecho parece ser descalificador). Lo que hay es lo que hay, y, seguramente por casualidad, han más que duplicado nuestra esperanza de vida en un siglo, y disminuido la mortalidad infantil de un aterrador cincuenta por ciento a una cifra anecdótica.
      Eso sí, al final nos seguimos muriendo. Vaya falta de eficacia…

      • bloodykefka dijo:

        A mi me ha encantado cuando has puesto en cursiva y entre comillado algunos términos, porque eso significa que hilas muy fino: distinguiendo lo que pueda haber en oriente con lo que nos venden. Te voy a poner un ejemplo, el Reiki.

        Tal como partimos, el Reiki como nos lo venden es una chifladura… sin embargo veamos lo que pone en la wikipedia.

        http://es.wikipedia.org/wiki/Reiki

        Que cosas, el propio fundador dice que “no es un método para sanar enfermedades físicas”, sino una serie de prácticas y una actitud ante la vida de calma y relajación. Dicho de este modo, no es tan chiflado XD.

        Yo tengo un colega que dice que los médicos y los farmaceúticos están compraos… eso roza el magufismo.

    • Ramonmo dijo:

      Esto sería increíble si no fuera porque no es la primera vez que veo algo parecido. ¿Qué pasa con el cáncer que abundan tanto los “enteraos” que presumen de saber más que los médicos? He vivido en mi entorno casos sangrantes de terapias “alternativas” que no han servido para nada, más que para sacar dinero a familiares desesperados; entre el famoseo, ahí está el célebre caso de Steve Jobs. Al menos dos personas de mi entorno se han recuperado de sus cánceres mediante la medicina “oficial” o como se quiera llamar, que es, por cierto, la única que funciona, como se ha demostrado por el increíble éxito que ha tenido desde que empezó su desarrollo científico. ¿Quién es esta gente, que se permite cuestionar el trabajo de décadas de tantos médicos, biólogos, becarios, enfermeros? ¿De dónde salen, qué pretenden? Me parece un juego muy cruel el que se traen entre manos. Sólo lo mitiga el hecho de que dudo de que (al menos en ciertos casos) sean realmente conscientes de lo que hacen.

  21. acasosoyyoelguardiandemihermano dijo:

    pregunto azorado y retórico:

    ¿por qué la banda que va a los bares de los demás y no habla de lo que se habla en el bar no se monta su propio bar, ahora que te ponen hasta los clientes?

    ¿por qué el barman no aplica la sintaxis -griego para “con medida”, “con límites” o algo así- y deja de servir alcohol a los que evidentemente no admiten más?

    Pseudópodo, cuida tu bar. Coherencia… o sintaxis enferma.

  22. pseudópodo dijo:

    josele, esto se llama sobre todo falta de tiempo: entre la ESO y otras historias no puedo atender el bar como es debido. Podría cerrarlo una temporada, pero creo que los clientes en general os apañáis bastante bien, y también me apetece seguir escribiendo aunque no pueda comentar (y controlar los comentarios) como es debido. Pero a partir de enero debería tener más tiempo (y ya habré acabado con los 50 libros).

    Como no me da tiempo a más, me centro en lo fundamental.

    adenas, he podido leer por fin su último y kilométrico comentario y lo siento, pero creo que es un disparate. Por lo que he deducido me parece que es un seguidor del Dr. Ryke Geerd Hamer, creador de la Nueva Medicina Germánica (corríjame si me equivoco). Hamer atribuye la causa del cáncer y de todas las enfermedades graves a factores emocionales. No digo que no pueda haber a veces un grano de verdad en esto, pero absolutizar esta causa es absurdo, y apartar a los pacientes de la medicina “oficial” cuando es lo único que puede salvarlos me parece sumamente grave. De hecho Hamer está inhabilitado como médico, ha estado encarcelado en Alemania, Francia y España y a sus tratamientos se atribuyen muchas muertes. No creo que haga falta decir mucho más.

    Ah, mi madre sobrevivió a un cáncer de útero 25 años gracias a la medicina oficial: cirugía y radioterapia. No tenía ningún conflicto emocional grave, de hecho es la persona más equilibrada que he conocido. Dos de sus hermanas murieron jóvenes de lo mismo, porque se lo detectaron en un estadio más avanzado.

  23. Adenas dijo:

    Por favor, pseudópodo, cuando lea este comentario bórrelo. No aportará nada en este blog pero para mí es inevitable enviárselo.

    Esto se lo digo en tono de broma: cuando usted vaya al infierno, quien allí lo reciba le grabará a fuego en la frente estas palabras:
    “Hamer atribuye la causa del cáncer y de todas las enfermedades graves a factores emocionales. No digo que no pueda haber a veces un grano de verdad en esto, pero absolutizar esta causa es absurdo, y apartar a los pacientes de la medicina “oficial” cuando es lo único que puede salvarlos me parece sumamente grave. De hecho Hamer está inhabilitado como médico, ha estado encarcelado en Alemania, Francia y España y a sus tratamientos se atribuyen muchas muertes. No creo que haga falta decir mucho más.”

    ….

    Es increible la cantidad de prejuicios e ignorancia que ha metido usted en tan pocas palabras.
    Usted que escribe un blog de “ciencia” resulta que está minado de prejuicios.
    Ya veo que está en el mismo caso de tantos otros que simplemente son burócratas de la ciencia.
    Dudan de aquello sobre lo que está bien visto dudar y lo demás lo meten en el saco de los prejuicios. Una pena.

    Y ahora sobre Hamer: no soy seguidor de Hamer pero si conozco en profundidad sus descubrimientos.

    Unas aclaraciones: Hamer no atribuye el origen de las enfermedades a factores emocionales. Nunca dijo tal cosa Hamer.
    Si usted no sabe lo que son los conflictos biológicos es mejor que no manipule sus descubrimientos mintiendo sobre lo que no sabe.
    A partir de ahí sólo leo prejuicios en usted: ¿cómo puede acusar de absolutizar esa causa que usted menciona cuando ni siquiera conoce lo que Hamer descubrió?
    De ahí salta usted a decir que la salvación está en la medicina oficial, es decir, a imponer algo que no funciona sobre unos descubrimientos sobre los que se está arrojando “mierda” para impedir que puedan salir adelante.

    Pues mire usted: los descubrimientos de Hamer, muy a su pesar (mejor dicho muy a pesar de su ignorancia y prejuicios) son correctos y demostrables (y han sido demostrados) CIENTÍFICAMENTE.

    Hay confirmaciones y demostraciones de esos descubrimientos y además realizadas por alguna universidad en un momento en el que no se era consciente de lo que supondría aceptar la demostración científica de lo que Hamer descubrió.
    ¿Es capaz usted de imaginarlo? ¿Es capaz de entender qué supondría rechazar lo que es la medicina oficial porque esa medicina de Hamer demostrase cual es el camino correcto?

    Así que por favor, sienta vergüenza por sus palabras, por su ignorancia, por su fanatismo y miedo a que alguien demuestre que la medicina oficial no es la correcta o incluso se pueda decir que es totalmente equivocada.

    Usted viene a ser como un pequeño miembro de la Santa Inquisición actual, y lo peor es que usted cree ser un justo e imparcial defensor de la ciencia. ¿De verdad tiene usted la mente tan cerrada para no darse cuenta? ¿De verdad es usted tan burócrata como para mentir como lo ha hecho hablando de lo que no conoce sin sentir vergüenza?

    Ha “pecado” de cobardía porque se esconde usted detrás de la “oficialidad” porque no quiere que lo miren mal, así de simple.
    Ese es el camino tomado por muchos médicos que SABEN que los descubrimientos de Hamer son ciertos, correctos, acertados, demostrables científicamente (algo que evidentemente se impide salvo en los primeros años que se aceptó verificar lo que descubrió Hamer).

    ¿Hamer en la cárcel? Pues si, suerte que ha tenido de que ahora no se utilicen hogueras.

    Me ha demostrado usted que es una persona de muy corto vuelo, un simple burócrata de la ciencia, temeroso de lo nuevo, que abraza prejuicios y al mismo tiempo “se las da” de utilizar el método científico para buscar la verdad.

    Es un usted un hipócrita, un timorato. No se sienta insultado como persona, no es esa mi intención, sólo le acuso de cobardía e hipocresía intelectual.

    Como le dije no soy seguidor de Hamer pues aunque sus descubrimientos sean correctos no estoy de acuerdo con la terapia que propone.

    Ya por último:
    Lo que le sucedió a su madre está perfectamente cartografiado por Hamer. Causas, proceso, soluciones.
    Es evidente que usted no entiende nada de lo que le sucedió a su madre, desconoce por qué se curó, y por supuesto desconoce el origen de su enfermedad.

    Por cierto, lo escrito por usted me ha sido de ayuda pues me permite entender algo mejor a la Inquisición moderna, que es la peor que jamás haya existido pues utilizan la Verdad, la Ciencia,… como condenas, bien manipuladas a su gusto y necesidad, para que el sistema económico siga adelante sin cambios.
    Además todo lo hacen sin mala conciencia, da igual que estén impidiendo la curación de millones de personas.
    Ande y vaya preparando su frente porque no hay quien le libre. :)

    Saludos e intente echarle un poco más de valor a la vida

  24. pseudópodo dijo:

    adenas, no voy a borrar el comentario. Creo que es mejor dejarlo ahí y que cada uno juzgue por sí mismo.

  25. Es curioso. He probado a cambiar, en el último comentario de adenas a “Hamer” por “Mi vecina del 2º”, a “medicina oficial” por “climatología oficial” y a “enfermedades” por “precipitaciones”, y me ha salido un texto con el mismo sentido que el original… Probad y veréis. Da para una clase práctica de gnoseología. O de filosofía analítica. En adelante, cualquier científico ha de sospechar de sí mismo que es un burócrata miedoso de la verdad. Y un colaboracionista.

  26. bloodykefka dijo:

    Creo que el ser abierto de mente no es incompatible con ser prudente a la hora de aceptar las cosas como verdades… esa es la base del escepticismo. Lo digo por Adenas.

    • Adenas dijo:

      bloodykefka, no confundas escepticismo con el pseudoescepticismo, que es lo que profesan algunos comentaristas, como por ejemplo los dos que publican antes tú.

      Para estos pseudoescépticos más vale recurrir a la burla, al chascarrillo, y en definitiva a la tarea de desacreditar sin argumentos porque ya tomaron posiciones, siempre a la defensiva, para seguir bien acomodados en su poltrona en la que encuentran un buen respaldo en lo que a nadie le conviene dudar.

      Lee, por ejemplo, lo escrito por Miguel de Esponera. Tanto para él, como para pseudópodo, los argumentos falaces deben de ser la mejor herramienta para ofrecer respuestas.
      En cualquier caso “la mente abierta” no es lo que demuestra alguien que tergiversa una teoría, transformándola en lo que no es, para demostrar basándose en sus errores que esa teoría es falsa.
      ¿Es eso a lo que tú llamas mente abierta? Yo diría que no.
      En cuanto a la prudencia te diría que por supuesto siempre tiene que estar presente, pero ¿acaso demuestra prudencia quien se lanza a desacreditar lo que ni siquiera conoce? Evidentemente, NO.

      Por lo tanto, bloodydefka, tu final “lo digo por Adenas” mejor se lo podrías haber aplicado a otras personas, porque tú mismo estás demostrando esa falta de apertura mental y de prudencia que pareces elogiar.
      No hay que adherirse a los comentarios de otras personas simplemente porque se les tenga por “ídolos” o porque lo más cómodo sea dejarse llevar por la corriente.
      Te animo a que tú mismo puedas tener una opinión al respecto de los descubrimientos de Hamer, por ejemplo leyendo el sitio web: http://www.learninggnm.com/documents/bienvenido.html

      Como ya comenté, yo no soy seguidor de Hamer. Reconozco que sus leyes son ciertas, demostrables y demostradas, y que acertó por completo al establecer el origen de las enfermedades. Reconozco que su teoría, antes o después, será origen de la mayor revolución conocida. Pero no estoy de acuerdo en su forma de crear la terapia.

      Infórmate, si te interesa, y después vuelve aquí para decirme de nuevo quién carece de apertura mental o quien no ha sido prudente.

      Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s