Potemkin, año 2011 (I): Quien mucho abarca poco aprieta

Copio del Cuaderno del Cercanías:

Corregir los trabajos del curso X me deja una insatisfacción que ya he sentido muchas veces, sin que haya hecho nada por solucionarla.

La insatisfacción viene de que la única manera de que los alumnos aprendieran de verdad sería con una realimentación de sus errores. Pero no hay ocasión, porque no hay tiempo: ni ellos ni yo lo tenemos, todos estamos metidos en demasiadas cosas. El resultado es que se pierde una magnífica ocasión para el aprendizaje.

Y lo malo es que esto ocurre constantemente. Los alumnos de la asignatura Z no han aprendido nada de termodinámica. ¿Por qué? Pueden señalarse muchas razones: no tienen base, son malos estudiantes, no se han esforzado… esto, si queremos echarles la culpa a ellos. O también: el plan de estudios está mal diseñado, tienen demasiadas prácticas y poco tiempo para estudiar, el nuevo diseño boloñés no funciona, los profesores no saben enseñar o si saben no se esfuerzan… esto, si queremos echar la culpa a la universidad. E incluso podemos ir más allá y señalar toda una serie de causas más remotas de índole sociológica y cultural.

Pero ¿por qué ocurre todo esto? Si buscamos un nivel más profundo de explicación, vemos que esta aparente diversidad de causas empieza a no ser tan diversa.

¿Por qué los alumnos no tienen base? Porque en el bachillerato no se han centrado en materias básicas e instrumentales, sino en “tecnologías” y “educaciones para” variadas. O quizá porque en otros tiempos sólo llegaban a la universidad los mejores, no todos como ahora. En ambos casos podríamos decir: porque quien mucho abarca poco aprieta. Queremos que los alumnos abarquen muchas materias y que la universidad abarque muchos alumnos.

¿Y por qué esta mal diseñado el plan?¿Por qué no funciona el diseño boloñés de las clases? Porque había que hacer muchos planes en poco tiempo, porque el diseño se ha improvisado sin recabar la opinión de los profesores, porque no se ha puesto a prueba en una titulación piloto, etc. Una vez más, los profesores (o la universidad) quieren abarcar demasiado: hacer demasiadas cosas en demasiado poco tiempo.

¿Y por qué hay profesores que lo hacen mal? En parte, porque tienen que investigar, conseguir sexenios, acreditarse… tienen que hacer demasiadas cosas y las hacen mal.

En definitiva: la simple verdad de que quien mucho abarca poco aprieta explica muchos de los males de la enseñanza en la universidad. Y no es una verdad tan simple, en realidad: el refrán apunta a la profunda verdad de que la relación entre causas y efectos no es lineal, y a menudo hay un umbral en las causas por debajo del cual no se obtiene nada… pero eso ya lo conté en un post hace tiempo. Ahora toca, en el próximo, preguntarnos por qué nos ha dado por abarcar tanto y apretar tan poco, y explicar qué pinta aquí Potemkin…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación, Ideas & Thoughts, Sociedad, Universidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Potemkin, año 2011 (I): Quien mucho abarca poco aprieta

  1. josele dijo:

    creo que es obra del divide et impera

    en latin y en corto, ¿como seria?

    saludos

  2. Javier dijo:

    Me vienen a la cabeza varios recuerdos de mi felizmente abandonada universidad española al leer tu post, pero comienzo con una refutación: no creo que las clases se den mal porque los profesores tengan que investigar; la prueba es la cantidad de profesores que ni investigan ni dan bien sus clases. Precisamente estos días ando quejándome a colegas de que tenemos demasiados instructores profesionales dando clases de cálculo y no son capaces de enfatizar lo importante, muy probablemente porque lo desconozcan o porque, a base de solo dar clases, han olvidado para qué se emplea lo que saben.

    Ahora un apunte. Lo hemos tratado ya varias veces, pero no deja de ser cierto: en el modelo boloñés se ha introducido una reforma educativa en toda regla (la LOGSE universitaria) con la excusa de la homologación de títulos en Europa. Lo difícil es averiguar cuál es el objetivo de la reforma, especialmente aplicada a terrenos científicos y tecnológicos. Yo creo que hay un objetivo (explicado en la confusa terminología de los pedagogos), pero que es erróneo. Se han planteado maneras de acceder al conocimiento que pueden valer para algunas disciplinas y se han extrapolado a otras sin más discernimiento.

    A la larga, estamos moviendo el sistema universitario español hacia el modelo americano pero sin ninguna de sus barreras de seguridad (importación de estudiantes y profesionales, clasificación de estudiantes por universidades, extracción de los mejores estudiantes en programas de honores, estudios más avanzados financiados con un sueldo a cambio de tareas docentes, etc). Con uno de estos nuevos grados, cuando se termine la reforma y la gente se dé cuenta de que solo se pueden explicar cuatro cositas, un estudiante terminará cuatro o cinco años de escuela con unos conocimientos básicos que le permitirán acceder a unos cuantos puestos de trabajo, más o menos mal pagado. El que quiera más, tendrá que pagarse otro título para salir del mileurismo (antes estaba el sector público como salida lateral, pero vamos a ver muchos cambios allí también).

  3. Te informo de que te estás boloñizando. Una de las ideas de la pretendida reforma educativa (no la legal) es incorporar evaluaciones durante el proceso de aprendizaje que permiten detectar problemas y poderlos solucionar. En general, saber a fin de cuatrimestre todo lo que se te da mal sirve de poco. El reto es incorporar mecanismos de retroalimentación asumibles en tiempo y esfuerzo por alumnos y profesores y que no trivialicen las materias.

  4. Joaquin dijo:

    Si hay alguna alusión a la película de Eisenstein, no olvidar una de las primeras escenas, en que se descubre que el motivo (o la causa eficiente) de la rebelión de la marinería, fue el descontento por las malas comidas y el trato despótico de la oficialidad…

  5. Dr.J dijo:

    Hombre, yo imagino que más bien será por los “pueblos” aquellos todo fachada que le ponía Potemkim (no estoy muy seguro de la grafía) a la Emperatriz Catalina para hacer creer que todas las Rusias estaban urbanizadas.
    En todo caso, me niego por definición a opinar sobre la Universidad española, sigo creyendo que todo el que sigue en ella es cómplice.

  6. ¿No es incompatible la queja de que no daba tiempo a profundizar o supervisar junto a la queja de que ahora verán menos temario?

  7. pseudópodo dijo:

    Josele, las causas en el próximo post…

    Javier, yo creo que no hay ninguna correlación entre el talento investigador y el docente. Hace falta, claro, y hay que exigirlo, un buen nivel de conocimientos de la materia (para dar clases en la universidad, lo lógico es exigir el doctorado). Como no hay ninguna correlación y el tiempo es finito, los que más tiempo dediquen a la investigación dedicarán menos a la docencia y eso repercutirá en las clases.

    Yo estoy convencido de que podría hacerlo mucho mejor como profesor. Tendría que dar tutorías personalizadas, hacer seminarios con los alumnos, devolverles todos los trabajos comentados a tiempo para que se realimenten, interrogarles “socráticamente”. Esto tiene dos inconvenientes:

    (1) Estoy seguro que a la mayoría de mis alumnos no les gustaría que les diera la tabarra de esa manera. Aún así, seguro que habría unos pocos (los que realmente deberían de estar en la universidad) que responderían con entusiasmo. Pero ahí entra el segundo inconveniente…

    (2) Que con la cantidad de alumnos que tengo, hacer todo eso me llevaría una cantidad de tiempo desproporcionada. En realidad, no podría hacerlo incluso aunque abandonara por completo la investigación

    A esto hay que añadir “the bottom line” como decís en los USA: que no tengo ningún incentivo para hacer eso. No sólo sería un esfuerzo hercúleo con 130 alumnos, es que si lo intentara, todo el mundo me miraría como un imbécil, la institución me penalizaría, y mis posibilidades de promoción serían nulas. Pero qué te voy a contar que no sepas.

    Por cierto, interesante lo que dices del modelo americano pero sin sus barreras de seguridad. Como siempre, lo copiamos todo mal. Y sobre las “cuatro cositas”, te informo del estado de la cuestión: ahora andamos en que en los nuevos grados de ingeniería, en primero parece que ya nadie se atreve a poner un problema en el que haya que calcular una integral. Y es que la verdad es que no entienden lo que significan ni tienen idea de cómo se usan.

    Topo, si lo del feedback está muy bien, ¿cómo voy a discutir eso? Lo que pasa se quiere implantar el feedback por decreto en unas condiciones en las que es inaplicable: grupos “magistrales” de más de 100 alumnos, asignaturas cuatrimestrales, reducción del número de horas presenciales con la excusa de que Bolonia es así, etc… Quien mucho abarca, poco feedback puede proporcionar.

    Ah, y sobre las quejas incompatibles: es que el problema de que den menos temario está en otro sitio. Por lo menos en las ingenierías, lo que pasa es que se ha reducido enormemente el número de asignaturas de ciencias básicas (física, química y matemáticas). Más o menos a la mitad. Y ya se había reducido más o menos a la mitad en la reforma anterior, cuando se introdujeron los créditos. Así que el decrecimiento es exponencial. Pero los temarios de cada asignatura siguen estando inflados y estaríamos mejor si se redujeran.

    Sobre Potemkin… ¡premio para el Dr.J! Pero ya que Joaquín ha mencionado el peliculón, me he encontrado la sorpresa de que está entero en Youtube (será que en la Unión Soviética no había derechos de autor):

    Y bueno, Dr.J, seré cómplice, pero usted es entonces un escapista. Zin acritú lo digo…

  8. eulez dijo:

    Como profe, totalmente de acuerdo,. No hay forma de hacer esto como debería hacerse. Es una cuestión de superviviencia, hay que ser pragmático y hacer lo que se pueda con el tiempo que hay y no todo es docencia, como parece que se creen algunos. Pero hay otros muchos problemas en la uni española, eh? Va a ser que buena parte del profesorado no es tan “eficiente” (menudo eufemismo) como debiera y eso encima perjudica el trabajo individual de cada uno…

  9. Sim dijo:

    Entre otros problemas, que hay 73 disparatadas y caras universidades públicas y lo mucho es enemigo de lo bueno, pero que si las cierran nos iríamos a dar por saco a la ESO (bueno, yo ni eso, que soy asociado, jiji, vaya rima).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s