Día del libro: los 10 más grandes del 2009

Ando con tanto trabajo últimamente que casi se me pasa el único “día de” que se celebra en este blog: ¡el día del libro!

Había pensado que una manera de cumplir con fecha tan señalada era poner aquí el top ten de los libros que he leído el año pasado. Pero, como científico que soy, he decidido hacer un ranking objetivo, con indicadores cuantitativos, como cada vez va siendo más habitual para medir los méritos. Nada de nebulosos criterios como el mérito literario o la profundidad de pensamiento, y mucho menos algo tan intransferible e irrelevante como si me han gustado o no. Cuando hablo de los que han sido para mí los libros más grandes del 2009 me refiero a los más grandes. Aquí está la lista, ordenada por centímetros cúbicos:

Bulgakov, M.: El maestro y Margarita. 1079
Dyson, F.: El científico rebelde. 1033
Juaristi, J.: Cambio de destino. 963
Ball, P.: Masa crítica. 955
Lovelock, James: La venganza de la Tierra. 765
du Sautoy, M.: La música de los números primos. 758
Evola, Julius: Rebelión contra el mundo moderno. 717
Burke, P.: La cultura popular en la Europa moderna. 706
Zweig, S.: La curación por el espíritu. 645
Pausch, R.: La última lección. 568

Aunque, tratándose de libros, deberíamos ser menos materialistas. Pero sin abandonar la objetividad, por supuesto. Podemos medir la grandeza por número de palabras. Aquí están los más grandes, ordenados por kilopalabras:

Evola, Julius: Rebelión contra el mundo moderno. 203
Ball, P.: Masa crítica. 200
du Sautoy, M.: La música de los números primos. 172
Bulgakov, M.: El maestro y Margarita. 167
Tolstoi, L.: Infancia, adolescencia, Juventud. 164
Burke, P.: La cultura popular en la Europa moderna. 155
Juaristi, J.: Cambio de destino. 146
Dyson, F.: El científico rebelde. 140
Houellebecq, M.: Plateforme. 126
Zweig, S.: La curación por el espíritu. 124

Y finalmente, merecen ser destacados los libros más densos. No por su prosa inextricable o su dificultad conceptual, sino los más densos materialmente (en g/cm3)

Lewis, C.S.: Dios en el banquillo. 0.91
Darnton, R.: La gran matanza de gatos. 0.89
Keynes, J.M.: Dos recuerdos. 0.87
Kingsley. P.: En los oscuros lugares del saber. 0.86
Zweig, S.: La curación por el espíritu. 0.85
Ball, P.: Masa crítica. 0.85
du Sautoy, M.: La música de los números primos. 0.84
Bethell, T.: Guía políticamente incorrecta de la ciencia. 0.82
Heath, I.: Ayudar a morir. 0.80
Guillebaud, J-C.: Cómo he vuelto a ser cristiano. 0.76

O quizá mejor, los más densos en palabras/cm3:

Berger, P.L. & Luckmann, T.: La construcción social de la realidad. 392
Tolstoi, L.: Infancia, adolescencia, Juventud. 385
Troyat, H.: Tolstoi (I). 374
Benedict, Ruth: El crisantemo y la espada. 344
Houellebecq, M.: Plateforme. 334
Darnton, R.: La gran matanza de gatos. 294
Evola, Julius: Rebelión contra el mundo moderno. 283
Tolstoi, L.: La muerte de Iván Illich. 236
Bethell, T.: Guía políticamente incorrecta de la ciencia. 231
du Sautoy, M.: La música de los números primos. 228

Quizá haya quien opine que es ridículo medir la grandeza de un libro por parámetros de este tipo, que ignoran el contenido. Que sepa quien piense así que está irremediablemente anticuado: ¿o es que cree acaso que cuando la ANECA o cualquier otro organismo similar evalúa la calidad de la investigación hace alguna referencia a su contenido? ¿y no son la ANECA y esos organismos similares que proliferan como setas la vanguardia de un esfuerzo modernizador y de racionalidad en la gestión?  Pues eso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura, Libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Día del libro: los 10 más grandes del 2009

  1. xxx dijo:

    ¿Qué edición de “El científico rebelde” es esa que tiene 1033 páginas? Las que yo conozco no llegan a las 400.

  2. Mujerárbol dijo:

    Nunca me había planteado un “rankin” de ese tipo, Pseudópodo, ¡qué risa! Me agrada ver que El Maestro y Margarita aparece en dos de las listas, lo cual se explica porque los demoños tienen más propensión a la obesidad que los ángeles 😉

  3. eulez dijo:

    Jajajajaja!!! Lo veía venir, la referencia a la ANECA es gloriosa! Jajaja!

    Efectivamente, la ANECA realiza sus acreditaciones de la siguiente forma: pilla el total de los artículos publicados por el aspirante a acreditado y mide en una balanza (analógica) el peso total! ¡Si supera una cierta cantidad arbitraria (en todo caso) está acreditado! Bravo!

    Bueno, yo siempre lo digo, pero mejor es que pesen los artículos publicados a que no pesen nada de nada, como pasaba antes.

  4. Grunentahl dijo:

    ¡Sí, señor! Muy buenos hit-parades…
    Les propongo otro: Llamazares y Romeva, los Rolls-Roice de los diputados al congreso: más de 450.000 votos por dipu; Rosa10, la “Mercedes 300”, con 303.000; Y así hasta Ujúe Barcos, la Mobilette, a 51.000 votos.
    Esa es la tesis de los partidillos minoritarios y el gozo del partido bifronte, el PPPSOE. Por ahora ninguno de los pequeños se ha atrevido a plantearse la cuestión en otros términos que los cuantitativos.
    Ya es hora de que se planteen la calidad de la representación: los electores (algunos por lo menos) queremos diputados concretos, que nos representen a nosotros y no a las comisiones electorales de los partidos, por aquello de que “el que se mueve no sale en la foto”.
    Y eso sólo se consigue (si es que se consigue) con listas abiertas y con circunscripciones pequeñas.

  5. pseudópodo dijo:

    xxx, te has ganado un suspenso en comprensión lectora 8)

    Mujerárbol, me alegro de que saques la nariz del bosque. Más que por la obesidad, lo del peso de los demonios yo pensaba que era su la materia vil, grosera y terrestre, en contraste con la celeste y empírea de los ángeles (¿qué son los demonios sino ángeles caídos?¿Y por qué cayeron? ¡por su propio peso!)

    eulez, me acuerdo de haber oído por primera vez tu descripción de la acreditación de la ANECA de boca nada menos que de John Maddox (por entonces editor de Nature), en una conferencia. No se refería a la ANECA, claro, sino a cómo ya por entonces se evaluaba la producción científica. Hasta mencionó la báscula (no precisó si analógica o digital).

    Grunentahl, uf, sí que has extrapolado tú mi ránkin.. Lo que tú has hecho es calcular la densidad, en votos/diputado. No estaría mal que se planteara la calidad de la representación, no. Yo también soy partidario de las listas abiertas. Pero hoy (y en este post) prefiero hablar de libros.

  6. Pingback: Día del libro: los 10 más grandes del 2009

  7. pececito arcoiris dijo:

    Pues va a ser que con ese sistema yo lo tengo complicado para clasificar los libros que me he leído el año pasado. Casi todos son de literatura infantil….¿Quizá por densidad de ilustraciones por cm2? Eso sí, como empieze con Anna Karenina me parece que no habrá quien le gane en el próximo ranking.

  8. Ozanúnest dijo:

    Estamos sarcásticos, ¿eh? ¡Ju!

    Por cierto, me ha recordado algo que leí en un blog de críticas. Al parecer, el autor conoció a una lectora de best-sellers, a la cual le gustaban los libros gordos. El tema le importaba un comino: la cuestión es que fueran gordos.

  9. josele dijo:

    Bueno… y eso que no mencionais las Anecas de las comunidades autónomas, que las hay; en CyL está la Anecsucyl, sine qua non eres ni Profesor Asociado: sí, sí, no es broma.

    ¿Y qué piden? Una memoria. Estoy por mandarles un pendrive este año (porque para renovarte de profe asociado te piden renovar todos lo años).

    Y eso que el catedrático de mi universidad dice que en ciencias (en las carreras de ciencias puras, se entinde) puedes hacer una tesis en una tarjeta de presentación.

    Y no sin en cambio (¡ay!, lo quería decir) no deja de recordarte lo importante que es la asistencia (¡como en el cole!).

    Ah, pero esto iba de libros, ¿o era una crítica lacónica gallega?

    saludos

  10. Joaquin dijo:

    Se dice de un torero antiguo, que habiendo recibido una cornada, entretuvo la convalescencia leyendo El Quijote, y contando las veces que aparecían nombrados Don Quijote y Sancho Panza, hallando que aparecían citados exactamente las mismas veces los dos. No me he entretenido en comprobarlo, aunque con la digitalización del texto, y los buscadores, no debe ser difícil verificarlo.

  11. jusamawi dijo:

    Mi hija cuando ve un libro gordo abandona al instante la idea de leerlo.Le supone de inmediato una densidad exagerada.Mi suegra, al contrario, da por hecho que un libro obeso ha de ser bueno.Establece una relación directa entre la obesidad y la calidad.Un amigo compra libros fijándose sólo en el título (éste no sería un mal ranking).Un alumno me comentó el otro día que jamás había podido terminar un libro.El problema es que ya lo ha intentado muchas veces.Mi abuela cuando acababa un libro lo empezaba a leer de nuevo.Decía que ya había olvidado el principio.Mi abuelo iba siempre con un libro bajo el brazo al salir de casa.Al volver traía dos o tres.Yo nunca entendí cómo lo hacía.

    Propongo un tema: los libros y las manías.

    Empiezo:
    -Nunca leo las contrasolapas de los libros hasta haberlos terminado.
    -Antes de empezar a leer un libro tengo que mirar cuántas páginas tiene pero sin ver las últimas palabras.
    -Cuando termino un libro apunto, en la última página,la fecha y el lugar donde lo he terminado.Con el paso del tiempo, disfruto mucho sacando libros de las estanterías y mirando las fechas en que los leí.

  12. Javier dijo:

    Me encanta la referencia a la ANECA. La diferencia es que ellos te piden la fotocopia de la primera y última página del libro para poder restar ellos mismos, porque no se terminan de creer que tú sepas hacerlo (sin mentir).

    Lo malo de tu clasificación es que en tu lista sale cuatro veces el libro de Marcus de Sautoy que, personalmente (y que nadie se sienta ofendido), me pareció una memez de categoría bastante elevada. El subtítulo inglés es algo así como “En busca de la solución del mayor misterio de las matemáticas”. ¿La hipótesis de Riemann? Come on! Who cares? Lo único bueno del libro eran los cotilleos sobre las peleíllas entre matemáticos (ellos no pelean de hecho, luchan sus egos). Es como ver a niños en el recreo.

    En tu clasificación deberías hacer como el NYT, separar tapa dura de tapa blanda. Por cierto, ¿has descontado el volumen de aire que hay entre las tapas en los hardback? ¿O cuentas volumen como el volumen que ocupa en la estantería?

  13. Severian dijo:

    ¡Jah! muy buen post (puse un link en mi blog).

    Si sirve de consuelo, la evaluación de la calidad científica usando solo el sistema métrico es un mal que se extiende a traves del Atlántico. Recuerdo una secretaria que, al inscribirme en un concurso, tomo los papeles que yo le estaba entregando, los sostuvo apilados horizontalmente sobre la palma de su mano, a la altura de sus ojos, y exclamó con voz algo despectiva “¿sólo esto?”… Luego de eso aprendí a incluir no sólo una lista de publicaciones, sino también la versión impresa -en una sola cara- de cada publicación. En Arial 12pt, con grandes márgenes.

    Saludos

  14. pseudópodo dijo:

    Uff, entre Bolonias en el trabajo y virus en casa no saco un rato ni para contestar…

    Joaquín, claro que sería fácil. De hecho he estado un rato intentando hacerlo pero lo he dejado porque no he encontrado el texto en un sólo archivo, sólo por capítulos. Pero aquí he colgado la nube de palabras de Wordle para el capítulo VII, el primero en el que sale Sancho: aquí gana claramente Don Quijote.

    ¡Javier!, es un placer volver a leerte por aquí, veo que no te ha mordido ningún gopher (que seguro que transmiten la peste). Del libro de Du Sautoy me sonaba que ya habíamos hablado algo (aquí está), pero ahora que sale, ¿qué opinas de esto?¿Has oído hablar de Onofrio Gallo?

    Muy perspicaz tu observación sobre la tapa dura: no he descontado el volumen de aire. Era demasiado trabajo, y además pensé que lo que importa es lo que el libro ocupa. La verdad es que es apreciable el efecto: los libros de tapa dura están entre los menos densos…

    Severian, parece mentira que a lo que hemos llegado en este tema es a lo que hacíamos de pequeños cuando nos mandaban una redacción y poníamos la letra grande y renglones separados tres cuadritos para que abultara más… Gracias por el enlace.

    jusamawi, más vale tarde que nunca: ahí van algunas manías mías.
    • El mismo día que he comprado el libro, pongo mi firma en la primera página, la fecha, el lugar de la compra y el precio. Con lápiz, claro.
    • Esa firma sólo la uso para los libros, no es la del DNI
    • Apunto desde años cada libro que compro y que leo en un cuaderno a doble columna: a la izquierda los comprados, a la derecha los leídos. Los leídos luego los paso al blog.
    • Siempre leo con un lápiz (mejor dicho, un portaminas) en la mano, incluso las novelas.
    • Siempre uso como marcapáginas un folio doblado en cuatro. En ese folio apunto lo que me llama la atención del libro. A veces necesito varios folios, y si me parece que merecen la pena, los guardo, una vez acabado el libro, en una carpeta de anillas.
    • No me gustan los libros poco densos (o sea: con pocos gramos/cm3)
    • Sí, soy de los que meten la nariz en el libro para olerlo. Hay libros de los que recuerdo más el olor que el contenido.

    Y ya vale por hoy… Ahora que lo pienso, jusamawi, esto tiene toda la pinta de un meme, ¿no?

  15. Javier dijo:

    Pues nunca había oído hablar de Onofrio Gallo y te aseguro que conozco un buen puñado de teoristas numéricos que siguen creyendo que la hipótesis de Riemann está sin demostrar. Somos muy ignorantes con toda la ciencia mágica que aparece en las fronteras del mundo académico.

    Y, pues sí, vuelvo al bloggerío, tras unos cuantos meses en que he estado, como se dice por aquí, “on the market”. Ya me han comprado y me puedo dedicar a leer blogs otra vez. Y Bolonia se queda para vosotros en el otro lado del Atlántico.

    Me ha hecho gracia leerme a mi mismo hablando del libro de marras, el de Sautoy. Creo que me gusta menos su recuerdo que cuando lo leí, que tampoco fue mucho por lo que leo que escribí, o bien escribió un marciano en mi nombre.

  16. Mmmmmhhh…. ¿Pero estamos hablando de libros con la misma encuadernación, tipo de papel y tipografía? Porque si no yo agarro Caperucita en un font gigante con páginas de cartón corrugado y ahí vas a ver quién es el más grande…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s