Hasta luego

Llevo bastante tiempo pensando en escribir este post pero sin decidirme a hacerlo. Tranquilos, no voy a echar el cierre, pero sí voy a tomarme un descanso. Llevo descuidando el blog por lo menos desde la vuelta del verano: publicando poco, dejando comentarios sin contestar… Es simplemente que tengo mucho trabajo estos meses, pero el resultado es que estoy mirando el blog como una obligación, como un trabajo más, en vez de como un placer. Así que voy a ponerlo en barbecho, pero por un plazo definido: dos meses.

Eso es lo estaba pensando últimamente, pero al final no va a ser sólo eso. Quizá soy en el fondo un puritano, pero me parecería mal mariposear por la red teniendo el blog abandonado. Así que voy a hacer algo más drástico: desconectarme.

Como no quiero que me alcance el anatema de don Enrique Dans (“prescindir de internet hoy en día no es una liberación, ni nada que se le parezca. Es una estupidez.”) no lo voy a hacer del todo. Además, tengo que usar la red para trabajar y quiero seguir revisando los comentarios del blog. Pero si voy a ponerme unas normas estrictas y muy concretas:

  1. No conectarme a internet desde casa los días de trabajo.
  2. Los fines de semana, conectarme una vez como máximo (no más de media hora), salvo si es por motivos de trabajo.
  3. En el trabajo, no consultar el correo más de cuatro veces al día. No mirar más de un par de veces el periódico u otras fuentes (blogs, etc). No dedicar a esto más de media hora.

Se entiende implícita la cláusula “salvo causa de fuerza mayor”: no soy un fundamentalista. Iré tomando notas de lo que pase, pero espero leer más, dormir mejor, estar más con mis hijos y aprender algunas cosas. Si Dios quiere y no me ha trastornado por completo el síndrome de abstinencia, estaré de vuelta antes de fin de año para contarlas.

Hasta luego.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blogs, Computers & Internet y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

65 respuestas a Hasta luego

  1. Emilio dijo:

    Solo desearte que consigas tus propósitos. Un saludo

  2. triglifo dijo:

    Sabia decisión… Hay que mantener a raya al “demonio” de internet. Lo primero es lo primero. Saludos

  3. BloodyKefka dijo:

    Lástima, echare de menos los artículos y los debates que se generán, especialmente con Aloe y Emilio.

    Supongo que el sentimiento no es recíproco, pero tenía que decirlo XD

  4. Sabio consejo. Muchos tendrían que abstenerse de entrar en internet para todo aquello que no sea estrictamente necesario, como ver porno, p.ej.
    😉

  5. Asdf dijo:

    Que lo disfrutes. Yo me lo tomaré como una excusa para releer viejas entradas.

    (Anda, que manda narices que haya que hacer pactos de estos con uno mismo por culpa de internet…)

    Salud.

    • Asdf dijo:

      Por cierto, por algún motivo una buena parte de la gente sabia que conozco termina haciendo cosas de estas…

    • Asdf,

      Muy buen consejo, releer las viejas entradas del blog.

      Igualmente, no puedo decir que la decisión de Pseudopodo me tome por sorpresa, la gente sabía que conozco siempre han sido conscientes de los problemas de Internet (que son muchos), y en algún momento toman la decisión de regular su uso de forma más estricta —haciendo necesario un momento de quiebre en el que es necesario desconectarse por completo, para retomar su uso de forma más responsable poco a poco.

      Para mi el cartel siempre estuvo puesto en el blog, reitero, por el carácter sabio de Pseudopodo, no por algún aspecto negativo.

  6. Hesperetusa dijo:

    Un blog no puede convertirse en una obligación, a no ser que se aun blog profesional.
    Yo también tuve que escribir una entrada explicando que las publicaciones serían menos en los próximos meses, Hoy quería publicar, pero pro varias razones la entrada ya saldrá por lo menos una semana más tarde.
    De todos modos el correo me avisará cuando publiques de nuevo.

  7. Celeste dijo:

    Que disfrutes la familia!!! Buen descanso.

  8. Frenzo dijo:

    See you later, alligator!

  9. Ana dijo:

    Estamos en la misma tesitura, don Pseudópodo, enredados en otras redes, con la aleta pegada a la barriga, más “liaos” que la pata de un romano, que dicen en mis profundos sures… Hace meses que quiero venir a contestar a algunos compis comentaristas que me aludían en posts ya pasados y, entre unas cosas y otras, lo voy postergando. En mi caso es la publicación de un libro lo que me tiene atrapada en redes ajenas desde finales del verano, pero confío en que la maraña me libere pronto, se me despeguen las aletas, y pueda volver a nadar por su amable laguna virtual, (como trucha en el agua, oiga :-)) comentar, leer y saludarle a usted y a sus amigos con más asiduidad. Feliz reposo, don Pseudo, se le extrañará, téngalo usted por seguro 🙂

  10. Ruber dijo:

    Se lo dije cuando se empeñó en hacer aquella estupidez de leer 50 libros. En lugar de buscar el placer de manera libre, necesitaba condicionar su vida. Aquello fue una soberana estupidez que se volvió contra usted. Ahora me doy cuenta de que en realidad ese es su carácter. Algo va mal en su vida, y no sabe solucionarlo, de ahí que necesite volver a condicionar su vida. Le adelanto que no le va a dar resultado. Usted no se atreve a afrontar los verdaderos problemas de su vida, y cree que el tiempo se le escapa, no logra disfrutar como debería, algo, en definitiva, va mal.
    Es un tanto ridícula esa creencia suya de que la disciplina le sacará del pozo. Ni siquiera se da cuenta de que usted sólo es disciplinado en quedarse en el mismo lugar. Ande, revise su vida y asuma su responsabilidad, e intente, echando una mirada atrás, resolver todo eso que tiene pendiente desde hace demasiado tiempo.

    • Ruber,

      ¿Qué propósito tiene trata de lastimar a alguien con un odio tan tibio y palabras de rencor tan endebles? Si no aborreces a alguien con absoluto rencor y desprecio, con toda tu alma, en otras palabras, si no odias a alguien a muerte entonces realmente no lo odias lo suficiente como para tener el cometido de lastimarlo.

      ¿Si no tienes siquiera la convicción necesaria para lastimar a alguien, que te hace pensar que tienes el derecho para hacerlo? Lo que más detesto de Internet, es gente como tu. Gente con un odio tibio, carente de toda convicción, y que sin embargo lastiman a otras personas, inconscientes de cuanto daño causan.

      Si no odias a Pseudópodo con un odio ardiente, entonces muestra algo de compasión. Deséale tus mejores deseos, o mantén silencio. No tienes por qué sentir compasión genuinamente — después de todo, tampoco odias genuinamente —, pero cuando menos tus palabras serán de mejor provecho.

      • Ruber dijo:

        Chaval, que te has pasado 3 pueblos.
        No sé de quién hablas pero todo me hace pensar que hablas de ti mismo, o es que eres un cursi de mucho cuidado.

        ¿De qué odio hablas, de qué tibieza, de qué rencor?
        Por lo que se ve va a ser sólo cursilería y superficialidad lo tuyo. Háztelo mirar.

        Aunque tú no lo puedas entender:

        En la crítica, y más de algo tan absurdo como lo que hizo pseudópodo de leer 50 libros por… porque si,… no hay ni odio, ni rencor, ni chorradas. Lo que hay es una constatación de una actitud frente a la vida que es equivocada, en una necesidad de moverse por obligación, por imposición desde fuera.
        Pero vamos, que esto hasta pseudópodo lo ha tenido que pensar y sentir. Yo no digo nada nuevo, salvo… para ti.

        Cuando la vida de un hombre (o mujer) hay que cargarla de obligaciones de ese estilo, que tanto tiempo y esfuerzo consumen, y que terminan derrotando a esa persona, algo no va bien. Porque la realidad es que desde que pseudópodo hizo aquella “proeza” ya no ha tenido el mismo interés por el blog. Aunque por momentos le haya podido gustar publicar algún artículo.
        Fue él mismo quien se situó ante algo que no era ni agradable, ni deseable, y que le condujo a ver el blog como un devorador de su tiempo y de su vida.

        ¿Lo vas cogiendo Marfil?

        Ahora, llega pseudópodo, y nos cuenta que está cansado de publicar, que lo ve como una obligación, que esto no puede ser, que tiene que conectarse no más de media hora los fines de semana,…
        Sinceramente, me parece ridículo, y tengo derecho a que así me parezca, y con decirlo ni insulto a pseudópodo, ni me ando con tibiezas, ni cursiladas de ese estilo.

        Yo no sé qué poesía acababas de leer, Marfil, pero no a todo, ni a todos, se le puede aplicar siempre el mismo diagnóstico.

        Lo que hace pseudópodo es algo mucho más serio de lo que parece que han entendido algunos de los que por aquí se han pasado.
        ¿Qué es eso de imponerse todas esas limitaciones? Más bien parecen propias de un adolescente que todavía no se han enterado de qué va la vida, y que donde hay algo que cambiar no puedes pretender ordenarlo de otra manera para que termine gustándote más.

        Además, pseudópodo repite en su actitud y eso apunta a que puede ser algo propio de su carácter. Necesita marcar todo el camino, asegurar que el futuro será como él planea, de ahí que se propusiera leer 50 libros, o que ya sepa que sólo se conectará media hora los fines de semana.
        Pero es una planificación tan ridícula como imponerse que sólo se va a tener hambre a las 5 de la tarde los sábados y a las 4:30 los domingos.

        Quien llega a ese extremo, a esa necesidad de controlar, de imponerse en qué momento tiene que suceder algo,… es evidente que “algo” le sucede, y que “algo” no va bien.

        A diferencia de lo que te sucede a ti, Marfil, yo no me he parado a pensar en lo que más detesto de Internet, no me llega a interesar tanto este medio como para eso, y prefiero catalogar lo que me gusta antes que lo que detesto.
        Sin embargo, si puedo decirte que algo que me ha decepcionado siempre de este medio es que se escriben demasiadas tonterías, hay muchos adolescentes jugando a aprender que llenan páginas y páginas o tweets,… de vaciedad.

    • Emilio dijo:

      Hay que ser muy mezquino para escribir lo que has escrito. Con muchos como tú y pocos como Pseudópodo el mundo estaría muerto. Pseudópodo saldrá de esta fortalecido no solo por ser un hombre inteligente también una buena persona. Aunque no hiciera nada más su blog será por mucho tiempo un referente en la blogosfera, y todos debiéramos estarle agradecidos por darnos la ocasión de leerlo y brindarnos la posibilidad de expresarnos, fuera para concordar o para disentir.

    • BloodyKefka dijo:

      Supongo qué debes conocer a Pseudópodo personalmente, por eso mismo lo que no entiendo es que si le estás haciendo un favor como dices, por qué no le pontificas en privado, la verdad. Por que así, la verdad, lo único que nos haces preguntarnos es quién coño te crees que eres para decirle eso.

      • Ruber dijo:

        Bloody, sabes que podría pasar de responder, y de hecho paso de hacerlo a comentarios de personas que parecen no haber superado la etapa infantil de sus vidas.

        Vamos a ver:

        Alguien decide un buen día publicar sus pensamientos en un blog. Menciona mil asuntos, entre ellos los de su vida privada aunque el blog trate sobre temas relacionados con la ciencia. Lees el blog y tienes referencias de los hijos, de la esposa, de las vacaciones, de las lecturas, de determinados momentos de su vida o de la manera de vivir, de los trayectos al trabajo,…
        Alguien decide dar ese paso y lo hace siendo consciente y deseando lo que está haciendo, y no está mal que así se haga sino que es algo propio de los seres humanos abrirse a los demás.
        Alguien menciona públicamente que tiene problemas, aunque sea sin decirlo explícitamente, y lo demuestra con su desorientación y su necesidad de determinar el futuro, incluso en lo que no se puede ejercer control.

        ¿Por qué a esa persona, aunque la conozcas, tienes que responderle en privado si todo eso ha deseado decirlo públicamente? ¿Qué de malo tiene?

        Lo que sucede es que la mayoría de la gente se sienten incómoda mencionando lo privado, lo íntimo, y cuando hablas de crisis, o de problemas que hay que solucionar, suponen que estás intentando hacer daño. Eso puede deberse a inmadurez o a que esas personas se han criado en un mal ambiente y están a la defensiva.

        Alguien parece no tener reparos en mencionar su crisis, sus problemas, aunque no sea explícitamente, y yo le respondo.

        ¿Qué hay de malo en todo esto?
        Yo veo por un lado a una persona que toma la decisión, libremente, de mencionar lo que le sucede y lo que cree que puede ser la solución, en un blog.
        Y por otro lado estoy yo, que le responde en el mismo blog.

        Como digo, lo que sucede es que falta madurez, y los asuntos íntimos y todo lo que suena a crisis o zozobra, son tabú, y sin embargo es parte natural de nuestras vidas, que hay que tratar con franqueza y sin temor.
        Por lo que veo en este blog hay personas que nada de esto lo han entendido.

        Pseudópodo tiene un problema, y cualquiera puede darse cuenta.
        No es un problema actual, sino que está enquistado en su carácter.
        La lectura de aquellos 50 libros fue una estupidez que se volvió en su contra.
        En lugar de disfrutar libremente del blog, de publicar a su aire, cuando le viniese en gana, se impuso como obligación aquellas lecturas, y como era de esperar le salió mal.

        Ahora vuelve de nuevo queriendo controlar su vida hasta extremos ridículos.
        Es como el adolescente al que le hace sufrir la novia y se plantea que sólo pensará en ella los fines de semana, y sólo durante una hora. Ridículo.

        Es probable que en la vida de pseudópodo sea necesario hacer cambios, y además cambios en profundidad. Al contrario de lo que hace debería de concederse mucha más libertad, y no debería de sentir miedo por no controlar, y por no saber si el sábado le dedicará 8 horas y no sólo 1 a Internet, o si pasarán muchos sábados sin conectarse.
        Pseudópodo debería de liberarse de mucho de lo que en realidad no le aporta nada bueno en su vida, debería de ser más valiente y más honesto consigo mismo. Él debería de saber que no puede engañarse, y no puede imponer nada a su futuro. Como mucho podrá trabajar en favor de algo.

        Su problema no es tampoco nada extraordinario. Lo que sucede es que a determinadas edades, con una vida bastante hecha,… puede ser complicado caminar con libertad.

        En cualquier caso, lo que se ha propuesto pseudópodo cualquiera puede entender que no es solución de nada sino que va a tener el efecto contrario que él espera. Se va a dar cuenta de que es una tontería imponerse limitaciones, y que lo que debe de hacer es una revisión en profundidad de su vida, echarle valor, y…

      • BloodyKefka dijo:

        ¿Qué mierda me estás contando? Pseudópodo simplemente ha comentado el por qué tarda tanto en actualizar, y tú vas y montas la película sobre eso. Los asuntos personales no son cosa nuestra.

        Es más, veo que respondes a evasivas sobre si lo conoces personalmente o no.

        En fin, paso de darte más cacahuetes.

    • Aloe dijo:

      Ruber, ábrete tú un blog de ayuda psicológica (no pedida) a personas (que no conoces) para decirles cosas desagradables (que no vienen a cuento), con tu (nulo) conocimiento … y así con suerte no lo leerá nadie y no harás el ridículo en el blog de Pseudopodo, que sí lo lee mucha gente.
      De nada.

  11. Guajiro dijo:

    La creación nunca puede ser forzada, y eso es lo que advierto en los últimos tiempos de tu blog.
    Cuando te refresques, si aún te falta una buena razón para volver a uncirte el yugo, piensa en las toneladas de endorfinas que esparcen tus ideas sobre todos los que te leemos… aunque no siempre concordemos.
    Suerte campeón.

  12. Esto es un clásico en el mundo del blog: cada cierto tiempo el titular de un buen blog demuestra cansancio, deja más tiempo del habitual sin incluir un post, y anuncia que lo deja definitiva o temporalmente. Para mí nunca es una buena noticia, si es blog es bueno: no pasa nada por tener el cuaderno cerrado un tiempo, pero cerrarlo (aunque sea por dos meses) “oficialmente”, es una mala noticia. Pero, pseudópodo, yo sólo puedo decirte que tu blog es una maravilla, y que nadie te reprochará que pasado mañana incumplas tus propósitos…

  13. Cristina dijo:

    Gracias por tu blog, Pseudópodo. Se te echará de menos.

  14. Alejo Urzass dijo:

    Aunque me he reído mucho con los comentarios de @Reburr, no puedo evitar una especie de tristeza, como de nostalgia por adelantado, Don.
    Pero como de buena cintura anda usted más que sobrado, me voy a atrever a insinuarle que las nuevas normas de la casa se me antojan cuasi menonitas. Vamos, que no le va a dar tiempo ni a dejarse ver en Chez Cristina, ni nada.
    Y a ver que sale de ahí, que espero sea bueno para usted, Doña Pseudópoda y los Pseudopoditos. Estoy seguro de ello, y si me equivoco (si usted se equivoca), ya volverá a levantar la persiana.
    Hasta luego, Don Pseudo.

    • Ruber dijo:

      Pues yo no me he reído nada con su comentario, Don Ruchoooo.

      Cuando una persona lanza un mensaje de “tengo problemas” todos miran para otro lado como si fuese un apestado.
      Nadie se quiere enterar (o es que están incapacitados para enterarse). Todos bromean, o muestran la cortés indiferencia de, bueno, estoy seguro de que usted sabe lo que hace y por lo tanto le va a ir bien (y si no que te den…)

      La marcha de pseudópodo es lo que ya han hecho otros muchos blogueros, sobre todo los que se implican en el trabajo de redacción hasta convertirlo en una obligación que se distancia del placer, y por eso mismo el comentario de estas personas suele ser: “estoy mirando el blog como una obligación, como un trabajo más, en vez de como un placer.”

      Además, no es cuestión de falta de tiempo como intenta hacer creer pseudópodo, tal vez por quedar bien con quienes por aquí se pasan, porque si un trabajo es gratificante no te importa seguir con él aunque sea publicando una vez al mes o cada dos meses. Lo que te gusta y gratifica nunca es un obstáculo sino una meta a la que siempre deseas llegar. Pero lo que ni se le ocurre a alguien que disfruta con su trabajo, o con su hobby, es montar esta marabunta mezclando el blog con dedicarle más tiempo a los hijos, con poder volver a dormir bien,…

      A la edad de pseudópodo han sido bastantes años los que se han vivido sin Internet, así que ese desenganche no le va a descubrir nada nuevo.

      Al no tomar yo la misma actitud de indiferencia de todos los demás que han escrito algún comentario, se ha desvelado uno de los motivos por los que no le merece seguir con el blog. En realidad todo da igual. Qué escribes, te leemos. Que no escribes, te damos una palmadita en la espada. Con el paso de los meses publicar artículos se convierte en algo carente de sentido, y tomas conciencia de que es mejor dedicar ese tiempo a algo de mayor provecho o interés, y no a un grupo de personas que te dedican su cortés indiferencia. Por eso dejas de escribir. Por eso no ves nunca el momento de publicar un nuevo artículo. Por eso el blog se convierte en un trabajo alejado del placer.

      La falta de tiempo no convierte lo agradable en desagradable.

      Pseudópodo hace bien en dejar el blog. Él menciona una marcha de dos meses, pero yo le aconsejaría que no lo retomase, porque esto será como el que se divorcia, y regresa con su pareja para volver a dejarla de nuevo reprochándose el error de haber vuelto con ella.
      Seguro que él tendrá buenas palabras para todos, y hasta es posible que borre estos comentarios o que desmienta “la marabunta”. No hay problema, como ya he dicho, todo da igual. Así que yo dejo de añadir más comentarios.

      • Alejo Urzass dijo:

        Amigo Burrer, solo usted sabrá dónde dice Don P. eso de “tengo problemas”. La búsqueda de la palabra “problema” en esta entrada justo antes de que yo postee esto que escribo, ofrece 10 resultados, a saber: cero veces por Pseudópodo, una vez por marfil y 9 veces por usted.

        Así que yo diría que no es aventurado pensar que quien tiene “problemas” es usted, mientras que lo de Pseudópodo es con toda probabilidad falta de tiempo que se soluciona fijando las prioridades, algo que no suelen hacer las personas maduras pero sí las responsables.

        No soy nadie para discutir sus absurdas valoraciones sobre el dueño de la casa, lo hará él si tiene la necesidad, pero en tanto que yo soy un asiduo del lugar, señorito Rubor, me escuece que usted hable de indiferencia. Se ve que no sabe usted interpretar que haya entradas en este sitio que alcancen con relativa facilidad las 60, 80 ó 100 respuestas, normalmente respuestas largas de la mano de poco más de una docena, o dos, de comentaristas habituales, nunca 100 respuestas compuestas de un par de monosílabos escritos por otras 100 personas, mientras que sus aportaciones, señor Blur, a este blog a mí me parecen trolleo de salón.

      • Ruber dijo:

        D. Zurza

        Me va a disculpar por trollearle tanto el ánimo, pero en ocasiones quien molesta lo hace sin intención, y quien se molesta es el único responsable de tan incómodo sentimiento.
        De lo único que soy responsable es de volver a escribir aquí, aunque me hubiese propuesto lo contrario.

        Mire, D. Alejuza, ya mencioné yo mismo, sin necesidad de que llegase usted, que pseudópodo había demostrado por sus palabras que algo le sucede, y que sin escribir la palabra “problema” se podía deducir que más allá de disponer de poco tiempo para este blog, algo estaba llamando en su interior para hacer cambios de relativa importancia.

        Además, pseudópodo no sólo se limita a mencionar la falta de tiempo sino que aclara un asunto para el cual usted prefiere quedarse ciego, o mudo, o manco, lo que más le guste:

        “estoy mirando el blog como una obligación, como un trabajo más, en vez de como un placer. ”

        Es evidente que sólo pseudópodo puede saber con exactitud lo que le sucede, pero no hay que tener demasiada agudeza mental para comprender que existía una descompensación considerable entre lo que pseudópodo aportaba al blog y lo que recibía.
        Como usted no comprende nada, pretende medir esa compensación contando comentarios.
        Lo escrito por pseudópodo le quita completamente la razón, y sin embargo en su empecinamiento usted lo que pretende es negar esas frases, como si con sus divagaciones cambiase el sentido de lo ya escrito.

        Pues mire, ni 50, ni 100, ni 2000 comentarios han sido suficientes para que pseudópodo lograse dormir mejor, o escribiese que ya no mira el blog con placer sino como un trabajo u obligación, que en el sentido mencionado se puede traducir por una pesada carga o por lo menos no lo suficientemente placentera.

        Con sus palabras lo que ha hecho usted es profundizar aún más en su indiferencia hacia el autor del blog porque de lo que le suceda, si es que le sucede algo, usted no necesita saber nada. A usted lo que le interesa es el número de comentarios. ¿Problemas? Por Dios, ¿alguien ha visto arrastrarse a pseudópodo suplicando ayuda? ¿Ha publicado pseudópodo su acta de defunción? Pues entonces, ¡qué problemas!.

        Para usted, la parte más humana, incluso de los autores de blogs, está completamente desterrada.
        Allá usted, pero le digo que incluso cuando pseudópodo borre estos comentarios, incluso cuando lo desmienta todo y diga que sólo es por falta de tiempo por lo que se toma un descanso, le aseguro que hasta el último lechuzo comprenderá, al leer lo escrito por el autor del blog, que a esta persona le sucede algo que le conduce a tomar unas decisiones nada acertadas.
        Porque esa es otra cuestión adicional: lo que pseudópodo plantea como soluciones lo único que conseguirán es agravar el problema de fondo.
        Claro que según usted, D. Ojeruza, ni hay problemas, ni planteamientos de ningún tipo, ni nada de nada. ¡Lo que hay son comentarios!.

        Si todo esto le escuece, ya sabe lo que dicen…

        Cuando todo esté borrado y/o desmentido, y todos respiren tranquilos en su amable indiferencia, pseudópodo también podrá abordar su vida que es ajena por completo a este blog y en la que no hay ni una sola aportación, ni un solo comentario, ni una sola palabra, ni un monosílabo.
        Quien comete el error de cargar su vida con tareas (50 libros, blog,…) que terminan agobiando, molestando, y alejando el placer, lo termina pagando. El error está en creer que, como a uno le gusta leer, o le gusta aportar y relacionarse con otras personas utilizando el blog, no hay límites, y si que los hay. Pero de nuevo cae en un error quien cree que esos límites los puede poner allí donde no tiene un total control, porque entonces la sensación volverá a ser que, ya sea por otros o por uno mismo, la vida no rueda de manera placentera sino que hay constantes imposiciones que en realidad nunca llegan a dar buen resultado.

        Por cierto, la madurez y la responsabilidad suelen ir siempre de la mano.

      • Alejo Urzass dijo:

        Fe de erratas: en la frase “algo que no suelen hacer las personas maduras pero sí las responsables” obviamente es “personas inmaduras”.

    • Ruber dijo:

      Gran película. Grande Woody Allen.
      Usted, Don Ajuza, se equivoca y no tiene remedio. Tampoco quiero incomodarlo. No voy a responderle.

      Pero ya puestos,… aquí tienen un vídeo dedicado a pseudópodo.

  15. eulez dijo:

    Hala, un egoblog (no profesional) menos. Y van…

  16. Pseudópodo,

    Cuando reflexiono acerca del Internet — algo que bien nos viene hacer a todos —, me viene a la mente aquella sensación que describe Bilbo en el primer capítulo del Señor de los Anillos, “me siento adelgazado, estirado, ¿entiendes lo que quiero decir?, como un pedacito de manteca extendido sobre demasiado pan.” Y continua, “eso no puede ser. Necesito un cambio, o algo. Tengo necesidad de un descanso; un descanso muy largo.”

    Y como todos sabemos, más pronto que tarde Bilbo abandonó la Comarca, pese a lo mucho que la quería. No se podría culpar a Bilbo por marcharse, ni se te podría culpar a ti, Pseudópodo, por desconectarte. El Internet, por su propia naturaleza, es inexorablemente “virtual” e incluso en sus expresiones más genuinas — un excelente blog como el tuyo, por ejemplo — se queda corto del mundo “real” y el contacto personal.

    Eso no quiere decir que el Internet sea algo malo, o que incluso no sea útil y enriquecedor para nuestras vidas. Sin embargo, cuando el Internet toma tanto tiempo de nuestras vidas que se antepone a otras prioridades, como puede ser el leer más, dormir mejor, o pasar más tiempo con nuestras familias, el Internet puede llegar a tomar un aspecto bastante nefasto, e incluso siniestro.

    Cuando intento racionalizar tu decisión de desconectarte, Pseudópodo, pienso que se trata de un dilema moral que todos afrontamos. El punto medio, la virtud para Aristóteles, es lo más difícil de alcanzar, y yo me atrevería a decir que es incluso imposible. Debemos esforzarnos por alcanzarlo, es cierto, pero al mismo tiempo también debemos ser conscientes de nuestras limitaciones. Al momento de fallar en alcanzar el punto medio, lo mejor que podemos hacer es elegir conscientemente en que lado de dos extremos viciosos preferimos caer, si fallar por exceso o por defecto.

    El Internet es tan omnipresente en nuestra sociedad, que incluso si nos proponemos regular su uso conscientemente, lo más probable es que fallemos, y casi con total seguridad será por exceso en su uso, no por defecto o falta de uso. Desconectarse puede parecer extremo, e incluso ludista dirán algunos, pero es una decisión bastante sensata si se quiere retomar el control responsable de Internet en nuestras vidas. Desconectarse es elegir de antemano fallar por defecto, en caso de fallar, y tratar de acercarse al punto medio del uso responsable de Internet desde el otro extremo.

    Digo “fallar por defecto”, pero después de todo fallar en este caso no significa otra cosa más que leer más, dormir mejor, o pasar más tiempo con tu familia, y la verdad no creo que haya un límite en el que esto deje de ser algo bueno.

    Te deseo la mejor de las suertes Pseudópodo, mi mundo era bastante chato antes de conocerte, y aunque aún no es muy ancho, es mucho más amplio gracias a tu blog. Se te espera incondicionalmente, y si mi comentario se lee como una despedida, es porque me temo que al igual que Bilbo, a tu corazón no le baste “un descanso muy largo”, y se te convierta en “un descanso permanente”. Aún así, espero con todas mis fuerzas que vuelvas, ojalá rejuvenecido y mucho más sabio — pero si vuelves maltrecho, no te preocupes, también se te recibirá y con más hospitalidad.

    Hasta luego, Pseudópodo.

  17. Emilio dijo:

    Es de personalidades con inclinaciones totalitarias suponer que se poseen las claves y se conoce la vida de los otros mejor que ellos mismos. Pero resulta además chusco que quien así actúa y manifiesta tantas insuficiencias personales pretenda dar lecciones a quien posee mucho más talento que él.
    A Pseudópodo le ha pasado lo que a tantos otros, y en cierta medida a cada uno de los que estamos aquí: la blogosfera está poblada por seres tan diversos y es tan extensa e imprevisible como el propio mundo globalizado en que vivimos, por lo que, de cuando en vez, se hace preciso desaparecer de la primera línea para tomar aliento, respirar profundo y poner en orden las ideas y la vida. Así es al menos como lo interpreto yo, pero sea así o no, lo que a los demás nos toca es respetar su decisión.

  18. Ruber dijo:

    Pobrecito pseudópodo.
    Puso en marcha este blog con toda su ilusión creyendo que reuniría en torno a sus artículos a un grupo de personas completas en cuerpo y alma, dignas de todo el trabajo que él tendría que realizar, y resultó que todos eran cojos, mancos o ciegos, y sin ser eso demasiado importante, lo peor es que eran personas sin alma, asustadas en el momento en el que pseudópodo mencionó que algo no iba bien.

    No es que me haya sorprendido esta uniformidad en sus respuestas tratando como tabú las cuestiones personales y rechazando cualquier mención a problemas o dificultades del autor del blog, pero si que decepcionan un poco todos ustedes.

    Aunque por eso mismo despiertan interés pues son un caso clínico digno de estudio.

    Fíjense que nada más publicar pseudópodo su artículo las respuestas fueron de gran indiferencia y casi de rápida huida, casi de compromiso.

    Son comentarios cortos del estilo de: que te vaya bien, lástima, sabia decisión,… pero ni uno solo aborda lo que al “pobre” pseudópodo aflige: ya no siente placer al escribir en el blog.

    Lo llamativo es que cuando yo menciono que pseudópodo tiene problemas y aplica malas soluciones, ustedes niegan lo que él ha escrito, quedándose ciegos ante esas palabras, o incluso, como hace Bloody en un arrebato de insensibilidad lo califica todo de “mierda” y dice que los asuntos personales no son cosa de ustedes.

    Pero vamos a ver, lean con detenimiento el artículo de pseudópodo, porque parece que ustedes han leído un artículo diferente o es que ciertamente tienen un corazón bastante duro. Es él mismo quien se abre a ustedes, aunque lo haga con muchos reparos.

    Por si acaso no llegan a comprender el artículo yo se lo explico:

    Pseudópodo comienza diciendo que está descuidando el blog y aunque menciona que “simplemente” es porque tiene mucho trabajo, en el resto del artículo él mismo se desmiente.
    Lo que ha hecho es comenzar con lo que le gustaría decir, con lo que sabe que su poco sensible público desea leer.

    Aclara que en un primer intento de superar esa situación va a dejar de publicar durante dos meses, porque el blog lo ve como un trabajo u obligación, y no como sucedía inicialmente que le reportaba placer.

    (Eso que he mencionado lo han ignorado todos ustedes, y es algo bien significativo de su relación con este blog y con el autor)

    A partir de ahí pseudópodo se explica de manera incompleta pues da un salto importante, desde el blog hasta todo Internet, desde publicar algún artículo hasta conectarse sólo de manera muy puntual, desde el tiempo que puede dedicarle a escribir unas cientos de palabras a lograr dormir mejor, relacionarse más con sus hijos,…

    Es más que evidente que pseudópodo hay algo, poco o mucho, que no cuenta porque yo conozco a personas que han dejado de escribir blogs, que perdieron el interés, que fueron a menos en ese trabajo, que no podían atenderlo,… y ni una sola de ellas necesitó plantearse cambios que iban más allá del mismo blog. Cambien la palabra blog por cualquier otra y las conclusiones serán las mismas: nadie necesita ir tan lejos si realmente no hay algo más que necesita de soluciones más profundas o amplias. Si te deja de gustar conducir no cambias de coche, de casa y de mujer o de marido.

    Luego llegan los errores de pseudópodo. Sus planteamientos son casi los de un niño que cree que puede gobernar sus necesidades y deseos, que puede decir en cada momento lo que va a querer y lo que no.
    No hace falta que diga que esa actitud está condenada al fracaso.

    Es también llamativo que algo que casi aborreció cuando lo hizo como imposición (leer 50 libros) ahora, después de desconectarse de este blog y de Internet, quiere encontrarlo como tarea placentera, y eso al mismo tiempo demuestra que no sólo es este blog (en realidad han sido errores de su carácter), que en realidad hay algo más en la vida de pseudópodo que no es cómo él desearía y le está privando de esa felicidad que quiere conseguir.
    En un breve listado final vuelve a demostrar que no es el blog sino que hay más, porque un hombre que se plantea estar más con sus hijos reorganizando su vida y rechazando lo que antes hacía, que menciona que necesita dormir mejor, y que deja una y otra vez claro que no logra controlar bien su vida es porque tiene PROBLEMAS como cualquier ser humano los tiene, incluso los que carecen de alma.
    Esa es la clave del artículo de pseudópodo. A él se le escapa la vida y lo que debería de reportarle placer, y además lo que está obteniendo no le gusta.
    Quiere cambios profundos, quiere reorganizar su vida, quiere volver a sentir placer como antes, y sobre todo cree que debe de planificar y controlar mejor su vida, y por eso menciona esos cambios en su vida, porque señores y chavales visitantes de este blog, un hombre que hace todo esto tiene PROBLEMAS, y de esto sólo se avergüenzan, o lo sienten como tabú, o lo rechazan de plano, o no lo quieren ni ver quienes están demostrando que no están a la altura humana de pseudópodo.

    Reconozco también que todo esto que menciono y la manera de abordarlo ha tenido que ser un completo incordio para ustedes. Pero mírense ustedes mismos, ¡menudo panorama!

    El pobrecito pseudópodo viene aquí a decirles que no es del todo feliz y ustedes miran para otro lado y le dicen que le vaya bien, ¡menudo pago para tanto esfuerzo!. Luego saltan con sus bobadas cuando yo les menciono que no se han querido enterar de nada: que si el odio tibio, que si la mierda, que si la mezquindad, que quién coño me creo para decir todo esto, que si tengo inclinaciones totalitarias,…

    Se nota que he puesto el dedo en la llaga, en un pacto no escrito en el cual la parte personal que demuestra debilidad queda anulada. Ese tipo de acercamientos son tabú. Cualquier mención a todo esto es negada y bien que lo han demostrado con su total indiferencia a las palabras de pseudópodo. Así me lo han aclarado todos ustedes.

    Lo personal para ustedes es fachada, es como esa canción de la época juvenil de pseudópodo en la que alguien cantaba: “Hola Don Pepito. Hola Don José. ¿Paso usted ya por casa?. Por su casa yo pasé. ¿Vio usted a mi abuela?. A su abuela yo la vi. Adiós Don Pepito. Adiós Don José”, es decir, una cordial indiferencia.

    Empiecen ustedes a reunir piezas de este puzzle y tal vez entiendan, por lo menos en privado porque si lo comentan en este blog despotricarán como han hecho hasta ahora, que el cierre del blog debería de ser definitivo y que pseudópodo tiene un problema de carácter que le ha llevado a alargar demasiado en el tiempo lo que ha jugado en contra de su felicidad. No es un problema de planificación, y menos aún como lo plantea pseudópodo.

    Lo bueno de esta crisis es que ahora pseudópodo tiene la oportunidad, si no comete esos errores de planificación, de conseguir un poco más de felicidad.

    • BloodyKefka dijo:

      ¿Pero lo conoces personalmente o no?

    • No coincidimos prácticamente en nada, pero pareces tener buenas intenciones y querer ayudar a Pseudopodo. Me disculpo por acusarte de querer lastimar a Pseudópodo.

      Bien sea dicho esto, me temo que tu método de querer ayudar a Pseudópodo puede ser desatinado. ¿Sabes algo acerca de Pseudópodo que el resto de los lectores del blog desconocemos?, el motivo por el que preguntamos esto varias personas en los comentarios es porque a partir solamente de las palabras de Pseudópodo no es posible deducir los problemas personales a los que aludes tu.

      Si no tienes conocimiento de ello, sino se trata de una interpretación, se consciente de que hay muchos supuestos que asumes para llegar a dicha interpretación. Personalmente, la explicación más simple para la decisión de Pseudópodo me parece que es tomar por ciertas sus propias palabras.

      • Ruber dijo:

        No intento que coincidamos.
        Incluso puedo comprender que a la gente le resbale lo de hacer un análisis un poco más profundo de las palabras de pseudópodo.

        Pero cualquiera que haya seguido diferentes blogs a lo largo de los años sabrá que el paso que ha dado el autor de este sitio web le sitúa a muy poca distancia de no seguir escribiendo aquí.
        El patrón coincide bastante con el actual: se comienza con bastante fuerza hasta que se produce un bajón considerable, que en este caso coincide con el final de 2012 y la lectura de aquellos 50 libros. A partir de ahí quien escribe el blog ya no lo ve de la misma manera y de hecho estas son palabras de pseudópodo allá por el mes de marzo:

        “la verdad es que mantener un blog puede llegar a ser cansado”

        Entonces aparecen en el camino varios distanciamientos (se escriben posts de relleno o lo que debería de ser sólo un post se convierte en cuatro) hasta que se decide hacer una pausa. Se suele regresar echando de menos el blog, pero muchos autores sólo llegan a escribir uno o dos artículos, otros logran mantener durante algún tiempo el ritmo hasta que comprenden que en la vida hay muchos otros caminos, y que incluso escribiendo un blog el planteamiento no puede ser de servidumbre hacia un público que en ocasiones puede ser excesivamente ingrato.
        Cuando pseudópodo se ha planteado dejar el blog durante dos meses lo ha hecho sin duda con la mejor intención. Pero no se da cuenta de que empieza a necesitar ese distanciamiento para poder seguir escribiendo aquí, y eso ya demuestra que este trabajo no es en si mismo lo que él necesita. Tiene que respirar fuera para soportar seguir por aquí.
        Todo esto es un error porque el tiempo pasa y todo cambia, y lo que no cambia termina apolillándose, pero puedo comprender que algo que se ha hecho durante tanto tiempo, desde el verano de 2004, cueste dejarlo.

        Yo no soy un seguidor de este blog, lo he leído de tarde en tarde, me han interesado algunos posts, algunas recomendaciones,… pero digamos que no coincide en exceso con mis preferencias.
        Sin embargo la entrega de pseudópodo al blog me pareció siempre digna de admiración.

        Si en realidad yo les hubiese dado a todos ustedes el mismo trato que me han dado a mí cuando publiqué mis comentarios, les tendría que haber escrito más o menos así:

        ¿Pero qué cojones les sucede? ¿es que no tienen sangre en las venas?
        Se marcha pseudópodo que ha estado trabajando en este blog durante casi 10 años y lo único que se les ocurre decirle es que le vaya bien, o que ya le leerán cuando por correo les llegue un aviso cuando publique algo nuevo.

        ¿Casi 10 años para tanta ingratitud?
        Sólo han escrito tres veces la palabra gracias cuando deberían de haber empapelado toda esta zona de comentarios con 1000 gracias.

        Incluso se atreven a mandarle trabajo en su descanso. Imagino que lo hecho en estos años les habrá parecido poco. ¿Además de actualizar la lista de lecturas alguien necesita que pseudópodo le compre el pan, o tienen algún libro pendiente que podría leer pseudópodo para hacerles un resumen? Pidan, por favor, pidan todo lo que necesiten.

        Con toda la prisa que tenían para largarse del blog, es de suponer que habría sido mucho pedir que alguno de ustedes le hubiese preguntado a pseudópodo: ¿todo va bien?.
        Pseudópodo no se limitó a decir que tenía poco tiempo aunque para todo lo demás han preferido hacer como si no se hubiesen enterado.
        Comprendo que ustedes son unos “pofesionales”, o unos “intelestuales”, de pies a cabeza, y esas mariconadas de preguntar si le sucede algo están fuera de lugar.

        Yo lo que espero es que en estos meses descubra nuevos caminos y consiga disfrutar más que nunca con su trabajo.

        Si no les respondo a ninguno de ustedes no será por falta de interés o mala educación, sino porque comienza la semana con bastante trabajo y este largo fin de semana que he pasado en casa es una excepción. Ya entraré en algún momento durante este mes de Noviembre pero volveré a ser simple visitante. Les dejo a ustedes la zona de comentarios.
        No es que yo me conecte poco pero suelo aparcar en parcelas muy delimitadas y como ya les he comentado sólo seguía de tarde en tarde este blog.

        Que a todos les vaya bien.

  19. Tómese un descanso, pero siga actualizando su lista de lecturas. Gracias.

  20. Frenzo dijo:

    Hasta la vista, Ruber! Mil gracias por compartir tu perspicacia y agudeza con este hato de ingratos e insensibles!

  21. josele dijo:

    Alucino en colorines.

    Vi el post cuando aún no había ningún comentario, y me reprimí -como desde hace meses- para no decir nada.

    Pero lo del Ruber este me hace mucha gracia: no por el contenido de lo que dice, que lo he leido a vuelapluma, sino porque escribe con la misma grafía, giros, etc, que Pseudópodo.

    Y no digo na, y lo digo tó.

    Por cierto, que en otro orden de cosas, y siguiéndole el juego a Ruber, ya decía yo que eran muchas circunferencias, que mucho post era el eterno retorno no cerrado, que este propio post ya lo hemos visto antes en este mismo blog -barbechos, que si darme tiempo pa terminar, que si tal…-.

    Ruber esta pidiendo criticas, constructivas, por eso Ruber, como el hospital y como el disco de los beatles.

    Yo ya le dije, que o hacía por ir al grano con algunos temas y quitar esa paja pseudoproductiva de algunos comentaristas a quienes les animo a que se monten su propio blog y me dejen leer este tranquilo, o se iba a aburrir de leerse y leer a esos comentaristas.

    Pero bueno, yo entraré al bar cuando lo vea abierto; le cogi el gustoi a la cerveza, aunque desdeñe algunas tapas.

    saludos

    • BloodyKefka dijo:

      Que quieres que te diga, pero yo tengo serias dudas de que lo de Ruber eso sea un trolleo de pseudópodo. Con imitar las formas no es suficiente XD. De todos modos, capaz es, pero creo que eso lo dejaría en mal lugar, la verdad. Y bueno, yo no voy a dejar de ser cansino, no es algo que pueda evitar. Aunque quizás si me tenga que marchar…

  22. josele dijo:

    ayyy, ¡coño, que se me olvida!

    GRACIAS

  23. pseudópodo dijo:

    En los escasos ratos que mis normas casi menonitas me dejan (don Alejo dixit) me había dado tiempo a leer los comentarios (ya dije que lo haría: siempre puede quedarse uno de Bloody lleno de enlaces pendiente de revisión). Estuve tentado de contestar, primero para dar las gracias por los ánimos, luego sorprendido por las interpretaciones de RuberPreferí no hacerlo para no romper el encanto de la vida menonita que apenas había empezado a saborear… pero este último comentario de Josele casi me obliga a dar un desmentido oficial: ni conozco de nada a Ruber ni mucho menos es un alter ego mío. Y ya de paso, por si alguien se ha preocupado por sus argumentos (¡a mí casi me pasa!): haciendo examen de conciencia, no encuentro en mi vida más problemas ni más defectos de carácter que los que pueda tener cualquiera. Aunque bien pensado, muy sano no debo estar, si no disfruto con el fútbol y prefiero leer a Simone Weil…

    Gracias a todos por estar ahí. Vuelvo a la granja y antes de fin de año pruebo la cerveza de nuevo, estaréis invitados 🙂

    • Ruber dijo:

      Rompiendo con mis costumbres que suelen ser ajenas a este blog, y viendo que Pseudópodo ha intervenido, me gustaría añadir unas pocas palabras, y espero ser breve.

      Efectivamente, Pseudópodo y yo no nos conocemos de nada, y también puedo asegurar que no están ante un caso de desdoblamiento de la personalidad.

      A los participantes del blog no tengo nada que decirles, salvo que me tomé la libertad de añadir varios comentarios en este post sin tener en cuenta el patio de fieras en el que me había metido. Algunos de ustedes han sido innecesariamente desagradables y como ya les mencioné no les vendría mal que explorar la parte humana que imagino que también tendrán.

      A Pseudópodo lo único que puedo decirle es que su comentario ha sido el más flojo de todos.
      Pretende hacernos creer que él tiene alguna conexión especial con el post que ha iniciado todo este debate o tumulto, y por eso mismo, olvidando todo lo que está escrito, nos dice que “haciendo examen de conciencia,…”.
      Pero vamos a ver, ¿qué tiene que ver usted, y su conciencia, con el artículo que está escrito al comienzo de esta página?
      Usted no tiene más vela en este entierro que la que tenemos los demás, y es sólo alguien más que puede aportar su interpretación, pero no venga aquí como si fuese el sumun sacerdote para demostrarnos en un acto casi mágico que usted puede ver el trasfondo de esas palabras y puede arrojar una interpretación más certera.

      Las palabras de su comentario no tienen ningún valor porque usted ha ignorado más que nadie lo que escribió Pesudópodo el día 31 de Octubre.

      Me niego a explicarle a usted también lo que le sucede a Pseudópodo porque ha adoptado una postura impermeable pretendiendo que creamos que usted se puede situar en otro nivel ajeno al debate y puede pontificar sobre el autor del blog, y por eso mismo tiene derecho a ignorar lo escrito en el post.

      Lo que usted pueda decir, ahora, al margen de lo escrito el día 31 no tiene ningún valor porque los únicos dogmas, lo único sagrado e intocable, son esas palabras iniciales.

      Le invito a que lea el post y reflexione sobre la desorientación de esa persona, sobre su necesidad de controlar lo incontrolable, o sobre los miedos que se dejan entrever en esas palabras, el paso del tiempo, la felicidad que no se logra alcanzar, la necesidad de cambiar,…

      Y si tiene algo que aportar en la interpretación de este post, pásese por aquí y comente lo que desee, pero su conciencia déjela tranquila y al margen de los comentarios.

      Por cierto, vaya grupo de desagradecidos que ha reunido usted aquí.

    • Gracias por la aclaración de los comentarios, Pseudópodo. Me disculpo por formar parte, sin haber sido mi intención, del caos.

  24. josele dijo:

    Jo, ¿te imaginas que ahora el tal Ruber no dice ná y queda esto así?

    Pseudópodo, era para picarte; ni hice el análisis en serio, ni había leido medio comentario del tal Ruber. Pero oyes, ¿por qué no? (ya, no es elegante, ni serio, ni tu estilo… pero hay gente pa tó).

    Espero seguir siendo bienvenido a pesar de sembrar dudas. ¿O lo era por eso?

    saludos

  25. Clodoveo11 dijo:

    Siempre la cosa es más sencilla que eso. Los blogs, y todo en la vida, dura mientras reporta una satisfacción, pecuniaria o de otro tipo. Como no es el primer caso y como ya no satisface por otro lado, se cierra o deja languidecer hasta el deceso. Ha sido es y siempre será así. Y como no vive de esto no está obligado a mantenerlo ante nadie ni para nada.

    Que le vaya bien, amigo Pseudópodo. Su blog me ha hecho pensar y me ha entretenido, que es lo que cuenta.

    Y como decía Eulez, empiezan a desaparecer los blogs interesantes y gratuitos a toda mecha. Qué pena. Internet ya se va profesionalizando, y es lógico: para matarse con ésto, mejor cobrando.

  26. MarianoS dijo:

    Pseudópodo, ¿qué puedo decirte? que disfrutes lo más posible esta etapa menonita, que saques adelante el trabajo pendiente y que prosigas con ánimo ahora y luego en lo que sientas que tienes que hacer. Da por cierto que hagas lo que hagas (excepto borrar el blog 🙂 ) contarás con el agradecimiento de muchos y que mientras estés de retiro se te echará de menos: tu blog ayuda a un mundo menos chato. Así que ¡gracias!

    Y de momento, siempre podremos zambullirnos en esta inexplorada isla del tesoro temporal que son los posts antiguos de tu blog. Quienes te seguimos solo hace un par de años, tenemos ahí una mina.

    Cuando he leído de un tirón el post y todos los comentarios he pasado sucesivamente por sorpresa primero, desconcierto después, e incredulidad finalmente. Y por algun motivo no racional (un vago recuerdo de mí mismo leyendo a Poe el descifrado del criptograma en el Escarabajo de Oro) he hecho una pequeña incursión en un post pasado del blog, cuyo resultado, al menos a mí me ha dejado algo más tranquilo. Pues inicialmente en algún momento hasta me llegué a preocupar por los argumentos, expuestos con una chocante y explosiva mezcla de aparente racionalidad y una completa carencia real de empatía, llegando en ocasiones al dislate (me tranquiliza ahora leer que a Pseudópodo lo de preocuparse también ¡casi le pasa!).

    Pues bien, por si a alguien más el resultado de mi incursión le puede dar algo de luz, lo menciono. Que quizás no prueba nada, claro está. Pero es intrigante. Soy un maniático (mitigado) de la ortotipografía, lo declaro. Lo que he hecho ha sido buscar un conjunto concreto de dos caracteres, que según las normas de ortotipografía deberían escribirse separados por un espacio, pero que ciertas personas tienen tendencia a escribir de manera incorrecta omitiendo el espacio (un vicio análogo al de por ejemplo,emplear comas sin dejar un espacio adicional,como lo hago en dos ocasiones en este inciso, y que a los que tenemos tinta de tipógrafo en las venas nos da una dentera horrible). Vean los resultados:

    Comencé con el post “Apostillas ….”, incluyendo todos los comentarios a ese post. En total, número de apariciones de esa combinación particular: 0 veces.

    Seguí con otros tres posts tomados aleatoriamente entre los anteriores, incluyendo post y comentarios, escogidos todos con más de 50 comentarios. Número de apariciones de la combinación: 0 veces.

    Finalmente procesé el post “Theological … VI”, que este sí es un mamotreto con más de 100 comentarios, y 38000 palabras. Número de apariciones de la combinación: 1 vez (aparece una segunda vez que no se debe contar al ser en una reproducción textual, por parte de otro comentarista, de la vez anterior)

    Comprobar que en cinco posts, que con seguridad suman más de 100000 palabras, ésta particular combinación aparece una sola vez me ha parecido ya suficiente para ver lo rarísimo de este particular vicio tipográfico.

    Tras esta fase de control, pasé al núcleo del asunto. Helo aquí:

    En este post “Hasta Luego” y sus comentarios, número de apariciones de la combinación: 16 veces. Todas en los comentarios de Ruber. Ninguna vez en el post ni en el resto de comentarios.

    En el post: “La sintaxis enferma”, número de apariciones de la combinación: 5 veces. Todas en los comentarios de Adenas.

    Seguro que hay por aquí algún experto en estadística que podrá estimar la probabilidad de que esos resultados sean casuales. Que no debe ser demasiado grande. Cierto, esto no prueba nada. Pero, como hipótesis, si se leen los comentarios de Adenas en aquel post, incluyendo el último que escribió para que Pseudópodo borrase, pero que Pseudópodo sabiamente prefirió dejar, y los de Ruber en éste, … pues … Pero puedo estar diametralmente equivocado, claro está.

    PS. Hasta ahora, nunca me habían dicho que formara parte de un patio de fieras. Naturaleza que asumo, aunque para mí, que no había comentado antes, será en todo caso un calificativo sobrevenido. Me ha impresionado. Yo que os hacía al autor y a todos los comentaristas de este blog humanos dotados de raciocinio de la mejor calidad! Un test de Turing a todos, por caridad …. Mira que si somos Morlocks sin alma!

  27. Escilo dijo:

    MarianoS

    He leído lo que mencionas pero no sé por qué no dices la verdad al completo. A mí lo que me ha intrigado es el motivo por el cual mencionas lo relativo a los caracteres que deberían de ir separados, cuando en realidad es el orden lo que no es correcto.
    Eso que mencionas coloca a pesudópodo en el centro de la intriga pues no olvides que en ocasiones una persona que intenta ocultar su identidad procura introducir errores, o giros, diferentes a los que se encuentran en sus textos. Aunque incluso esas personas algún día terminan escribiendo con esos errores sin darse cuenta:
    https://pseudopodo.wordpress.com/2008/10/01/gilles-lipovetsky-el-crepusculo-del-deber/

    Cuando intentan ocultar su identidad recurren a algo que ya estaba en su mente y lo explotan más veces de lo que se podía esperar en un texto para que no se pueda asociar con ellos.

    Según tú, algo tan raro, aunque yo dudo de su rareza, pues en 100.000 palabras han aparecido muy pocas veces (has cometido el error de considerar 100.000 palabras pero escritas por relativamente muy pocas personas y ese error es imperdonable), demuestra que debe de haber conexión entre autores. Tampoco niego esto, pero me parece que tendrías que tener en cuenta la capacidad del ser humano para manipular incluso lo que parecen errores y sobre todo la pequeñisima población de la que extraes conclusiones más rotundas que las de Ruber.
    El mundo es un pañuelo, y hay en ocasiones más parecidos entre las personas, y por lo tanto de lo que escriben, de los que creemos.
    Yo desde luego no creo que pseudópodo haya escrito los comentarios de Ruber, pero también creo que sin dejar de ser interesante la búsqueda de errores, nos puede llevar a conclusiones equivocadas y siguiendo tus razonamientos cualquiera podría concluir que pseudópodo se toma de vez en cuando unas vacaciones mentales y escribe con otros nombres.

    A pesudópodo le deseo unas felices vacaciones.

  28. Mike Roguez dijo:

    Hasta luego Pseudópodo, ha disfrutar, extrañaré tus post en estos meses. ¡Abrazo!

  29. Alejo Urzass dijo:

    Muy interesante y divertido lo que plantea MarianoS.
    El trolleo de @Ruber efectivamente es similar al de @Adenas en aquél caso, seudosicología chamanista de exhibición narcisista.

    Si se fija bien, Mariano, además de esa combinación ortotipográfica (si es la que yo pienso, que es la @Escilo señala desde un link), existe otra aún, aunque algo más común, y que también se repite en ambos posts de la mano de @Ruber y @Adenas respectivamente.

    Pero no acaba aquí la diversión: @Adenas tuvo un desliz de tecleo, en aquél post de finales de 2012, en una palabra que sale varias veces en todos (creo) los posts de Pseudópodo. A pesar de que esta palabra a la que me refiero es tan común en este blog, desde entonces hasta ahora (y ha pasado todo un año) solo aparece con este error de tecleo en dos ocasiones más… sin embargo, en el post actual aparece nada menos que tres veces, precisamente una por @Ruber y dos por @Escilo. Esto podría explicar el postureo extraño de este @Escilo a quien no recuerdo haber visto antes.

    Y una cosa me ha llamado la atención desde el debut de @Ruber: “Se lo dije cuando se empeñó en hacer aquella estupidez de leer 50 libros.” ¿Dónde?

  30. Escilo dijo:

    Alejo Urzass, supongo que me he distanciado de la postura oficial que pretendes implantar entre los comentarios que aquí se añaden, e imagino que esa referencia, un tanto desdeñosa, cuando te refieres a mí: [el postureo extraño de este @Escilo], tendrá alguna justificación, aunque me parece que mi no-rechazo de las palabras de Ruber ha sido suficiente para convertirme en objetivo.
    Desconocía que llevases también la contabilidad de quién publica comentarios, y que publicar por primera vez situase a alguien en la categoría de sospechoso.

    No sé si me he perdido algo, aunque todo lo escrito por Ruber lo he leído a saltos, pero si una persona llega reconociendo que ha publicado más comentarios y que de vez en cuando ha seguido este blog, es decir, si una persona no oculta su participación, además no entiendo por qué debería de ocultarla, ¿por qué tendría que llegar dando explicaciones de cuándo y dónde publicó más comentarios?. No sé qué es lo que tú consideras normal, y lo mismo puedo decir de lo que considera frecuente MarianoS, pero a mí me parece bastante normal que una persona que no tiene ninguna dependencia narcisista de la opinión de otras en un blog, y que tal vez decida participar muy de tarde en tarde, no le parezca necesario utilizar un apodo fijo sino que, tal vez pasados muchos meses, considere irrelevante volver a emplear el apodo que utilizó la ocasión anterior, y eso suponiendo que lo recuerde.

    No seré yo quien se defienda de lo que va a terminar siendo una acusación, con juicio sumarísimo, de ser Ruber. Así que no me sumaré al desmentido que antes tuvo que publicar Pseudópodo y que ahora parece que me toca a mí. Todo eso me parece irrelevante pero por lo que veo a ti, Alejo Urzass, te ha debido de descolocar bastante lo que ha mencionado Ruber en esta página y te lanzas contra cualquiera que vea un poco de sentido a sus palabras.

    Yo no comparto la manera que ha tenido Ruber de presentar sus hipótesis sobre lo que le sucede a Pseudópodo, porque ha llegado como una apisonadora que ha tenido el curioso efecto de levantar ampollas, aunque si reconozco que me parecen bastante razonables sus argumentos y no creo que estén mal orientados.

    De todo lo sucedido, lo que me ha parecido más interesante no es lo acontecido en el escenario, sino en la platea del público.
    Lo escrito por Ruber es una descripción de determinados problemas psicológicos bastante comunes que no pueden despertar pasiones, pero las reacciones que le han seguido si que han tenido su gracia.
    Recurrir a otros supuestos comentarios, que parece ser que esa persona ha podido realizar tiempo atrás, para descalificar sus argumentos actuales me parece bastante indigno de una mente abierta y sin prejuicios. Las falacias no pueden ernogullecer a nadie y quien las utiliza, Alejo Urzass, no está dando un buen ejemplo.

    Un comentario de lo más acertado, refiriéndose a Ruber, es el que escribió BloodyKefka: [Resumiendo, que estás majara ¿no?].
    Demuestra que Ruber tenía razón cuando mencionaba que se ha buscado descalificarlo a él olvidando sus argumentos.
    Decepcionante, y más en este blog.

    Olvidarse de los argumentos y rastrear la vida en forma de comentarios de una persona, aunque sea en este mismo blog, basándose en hipótesis que a mí me parecen un poco arriesgadas y que en cualquier caso ni me interesan, para arrojar dudas sobre ella es una salida que parece desesperada por conseguir descalificar y que no anima a participar aquí. Desde luego a mí, que me he convertido en sospechoso de no sé qué crimen, se me han quitado las ganas de formar parte de esta persecución estalinista.

    No sé si vosotros os habéis divertido mucho con los comentarios que habéis escrito, pero a mí, el actual, ya me resulta un poco forzado.

    Adiós.

    • BloodyKefka dijo:

      Perdona Escilo, pero mi pregunta es ¿Por qué no debo defenderme de alguien que está insultando a Pseudópodo?

      Quizás Alejo ha sido demasiado duro contigo, pero Ruber se lo ha buscado, él sólito. No voy a poner la otra mejilla con alguien que ha ido a hacerle daño a un colega como Pseudópodo. Se llama defenderse.

      Siembra truenos y recogerás tempestades.

  31. Alejo Urzass dijo:

    Dije: existe otra aún, aunque algo más común, y que también se repite en ambos posts de la mano de @Ruber y @Adenas respectivamente.
    Pues ahora se le escapa a @Escilo en su segundo comentario. Creo que es el día de ir a comprar lotería.

    • Escilo dijo:

      Alejo, por lo que veo careces del sentido del humor,… o tal vez es que lo aplicas de una manera demasiado despectiva, aunque esto es lo de menos.
      El tema inicial del debate parecía ser el cierre del blog de pesudópodo y se ha convertido en el juego de la zanahoria porque cuando se la pones delante a alguien y cree por lo tanto tener el control de la situación, siempre saca lo que tiene dentro de si mismo, ya sea bueno o malo.
      Balbín, tenía razón, incluso aunque supiese que como aquél ortográfico programa sólo había dos, ahora tres, en esta misma página.

      En las ocasiones que leí algunas entradas de este blog pensé que lo más interesante no era lo que mostraba sino lo que te permitía intuir. Sin embargo, pesudópodo dejó caer un toque más personal en el actual, y eso ha dado pie tras la interpretación de Ruber a que algunos participantes hayan demostrado lo mejor que llevan dentro.

      Esto es lo grande de Internet, haces clic y hasta nunca,..

      • Escilo dijo:

        je je je Balbín no sabía contar, ¡eran cuatroooo!, si es que a mí me importa un comino llevar las cuentas de estas chorradas. Ciao y clic.

    • Escilo dijo:

      Me sabe mal irme así, y no por ti, sino por mí. Esto no iba contigo, pero entraste a trapo de mala manera.
      Lo único que pretendía era demostrarle a MarianoS que todo es manipulable, pero se ve que él lo comprendió, o no se conectó, o no le importó, y tú te metiste por medio.

      Como yo no quiero que me alcancen las palabras de Ruber:
      Pseudópodo, [vaya grupo de desagradecidos que ha reunido usted aquí] (Ruber dixit) jejeje

      Gracias, y gracias, y nuevamente gracias, por los posts que leí en el blog. Ahora si me voy en paz.

  32. Ciencia dijo:

    Decía José Luis Balbín en su añorada La clave, aquél programa que no se ha vuelto a repetir en calidad en la tv, que él perdía el interés en un debate, y procuraba acelerar la llegada de su final, cuando todos se olvidaban de debatir y se dedicaban a defender su identidad que parecía estar en entredicho, o acometían contra los demás en ataques personales. El barbecho le sentará bien al blog y mejor aún a sus comentaristas.

  33. Suerte! Es cansado tener un blog!

  34. edulcorado dijo:

    Pues sea cual sea el destino de este blog y el de su autor, quería felicitarle por lo realizado hasta ahora. Creo que ha sido un blog muy personal, inteligente y creativo. Si desaparece , lo lamentaré y, sin duda, la biodiversidad de la blogosfera se resentirá. Pero lo prioritario es el autor y sus circustancias, por supuesto.

  35. Dr.J dijo:

    ¡Feliz Año nuevo D. Pseudo! y nada de prisa por volver, es el suyo un silencio estruendoso

  36. Pingback: desconectar | El Bosque de Júpiter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s